noviembre 2020 - IV Año

LETRAS

El Hidalgo: literatura y pobreza

Por Ricardo Martínez-Conde*.- / Octubre 2018

hidalgo3Alguien ha dicho, creo que acertadamente, que la grave crisis económica que asola los mercados internacionales no es tanto una crisis económica sensu strictu como una crisis del Humanismo, esto es, una crisis de criterio racional, de educación del sentido común…

Hablando de Historia, una figura del Barroco español podemos decir que ha sido paradigma de una situación similar a la económica habida hasta hace bien poco, tan boyante como falsa. Hasta tal punto que, en pleno desarrollo imperial de España, la pobreza era marchamo de su realidad social: nos referimos a la figura del Hidalgo.

Muchos autores han reparado en esta figura socio-cultural, pero acaso Quevedo haya sido quien lo abordó de una manera más cruda y, a la vez, más divertida. Fue en su libro La vida del Buscón. Veamos.

Puesto que nos referimos a una novela picaresca, el personaje del Hidalgo ha de ser presencia forzosa, y ello por dos razones: de un lado porque el pícaro como tal adquiere su carácter por comparación con el hidalgo, al que el pícaro sirve o hurta según la circunstancia y situación. De otro, porque ¿quién resulta a veces ser el pícaro sino el propio Hidalgo venido a menos? Vayamos al texto: ‘Señor licenciado, no es oro todo lo que reluce… Veme aquí v(uesa) m(erced) un hidalgo hecho y derecho, mas, sepa al punto que, a mi entender, no puede ser hijo de algo el que no tiene nada’ y, a continuación, enumera algunos de sus infortunios: ‘He vendido hasta mi sepultura por no tener sobre qué caer muerto… Solo el don me ha quedado por vender, y soy tan desgraciado que no hallo nadie con necesidad de él’

¿Por qué habrá elegido Quevedo presentar esta, digamos, variante de Hidalgo, el Hidalgo pobre? Probablemente por su ‘grafismo social‘, toda vez que era un tipo muy bien definido y asentado en la sociedad barroca, y por su importancia numérica, reflejo de la crisis económica. Esto es, por su importancia sociológica y porque estos hidalgos son los que han proporcionado al realismo español los ejemplares más típicos.

El Hidalgo como clase social (formaba, junto con los Grandes y Caballeros, el estamento de la nobleza) tiene una definición muy clara, constituye, según Pfandl, una suerte de nobleza inferior, la nobleza de cuna, y se compone de una doble procedencia: de las antiguas familiar, por una parte, que recibieron el título de nobleza por méritos adquiridos en la guerra de la Reconquista, y de las nuevas generaciones por otra, que, en tiempos de los Austrias, recibieron la ejecutoria de nobleza por motivos y merecimientos de muy diversa índole. Y explica: ‘estos Hidalgos solían ser los poseedores de aquellos esquilmados y rumbosos mayorazgos que arrastraban penosamente los últimos restos de un pasado esplendor y dan, durante varios siglos, la resultante de Hidalgo, tan altivo como pobre‘. Por su parte, el profesor Domínguez Ortiz precisa aún más: ‘los hijosdalgo cantábricos –y tal sería el caso del protagonista quevediano- o se habían resignado a una vida que poco se diferenciaba de la de sus convecinos los plebeyos, o marcharon a Castilla y a los países del Imperio a navegar, a comerciar o a ejercer oficios de paz y guerra‘. Es un hecho que, si bien la nobleza era una cualidad única e indivisible –aunque se distinguieran varias categorías de noble según su fortuna- los hidalgos constituían el proletariado; vivían de modestas fincas campestres, de pequeñas rentas; a veces, incluso, del trabajo de sus manos. Y no pocos se vieron reducidos a una orgullosa mendicidad satirizada por la literatura de la época.

quevedo1En cuanto a la procedencia de origen, la distribución geográfica de la nobleza castellana es de señalar que presentaba, aproximadamente, la misma disposición en bandas según los paralelos que otros hechos de orden histórico-social; esto es, traducía las condiciones en que se hizo, de norte a sur y con gran lentitud, la Reconquista del país. Lo que aúna, implícitamente, posesiones por hechos de armas (y, quizás, por ello, derive de ahí el que algún historiador sostenga todavía aquella frase lapidaria de que ‘no hay escudo de armas que no esté manchado de sangre’).

Según un cálculo estimativo, de 1.300.000 familias que había en Castilla al finalizar el siglo XVI, 137.000, o sea, más de la décima parte, eran nobles. De ellas, la máxima concentración se hallaba en las provincias cantábricas; y en dos de ellas, Guipúzcoa y Vizcaya, toda la población reclamaba tal cualidad, de forma que bastaba, por ejemplo, acreditar ser de Vizcaya, por ejemplo, para gozar en toda España de sus privilegios. En Santander y Asturias se consideraba noble la mitad de la población, y era en Galicia y la cuenca del Duero donde bajaba mucho la proporción, si bien se mantenía elevada. Ha de entenderse, no obstante, que toda esta nobleza norteña era de Hidalgos, con muy escaso número de Caballeros y títulos.

La necesidad forzaba a muchos a trabajar con sus manos, y todas las explicaciones y subterfugios no bastaban para justificar un hecho tan discordante: los teorizantes, basándose en el arado de Cincinato y otros precedentes clásicos, sostenían que la agricultura no degradaba, pero ¿cómo explicar la existencia en la Corte de una multitud de cocheros, lacayos y aguadores cuya hidalguía de sangre era indudable? Esta situación desazonaba a los defensores de la nobleza por lo que desacreditaba a todo el Estado; pero no atreviéndose a negar que aquella cualidad era inalienable, no hallaban otra salida que declarar que, aunque existente, se encontraba como en suspenso mientras sus portadores se encontrasen en tan degradantes circunstancias, lo que equivale a proclamar la crisis económica como telón de fondo.

Se consideraba, para ser tal, que el Hidalgo, dado el valor social del dinero en la época, había de tener necesariamente un mínimo de renta como sustento material que, hacia 1600, ‘no podía calcularse en menos de unos 6000 ducados anuales’ (Quevedo, por contra, hace decir a su protagonistas ‘que, por la bondad de Dios, mi mayorazgo vale al pié de 4000 ducados de renta‘ Escasa renta para lucir su nobleza).

velazquez2El pretexto social de una renta solvente es real hasta el punto de que una polémica vigente pretende no solo desligar los conceptos de riqueza e hidalguía, sino contraponerlos como dos maneras posibles de concebir la sociedad y el mundo. Y es que hubo ciertamente muchos Hidalgos, no meramente pobres, sino reducidos a la mendicidad, sin que por ello abdicaran de sus fueros y mentalidad de privilegiados. Es lo que nuestro autor recoge en su texto de una manera tan cruda como descriptiva refiriéndose a un comportamiento social determinado:

Miren el todo trapos, como muñeca de niños, más triste que pastelería en Cuaresma, con más agujeros que una flauta, y más remiendos que una pía, y más manchas que un jaspe, y más puntos que un libro de música…

En cuanto a su evidente pobreza y necesidades, bástenos algunas muestras, a saber:

que el sonarse estaba vedado en la orden, si no era en el aire, y las más veces sorbimiento, cosa de sustancia y ahorro

O bien

No se desnudaron los más que, con acostarse como andaban de día, cumplieron con el precepto de dormir en cueros

Y, en cuanto al comer:

yo me voy –dice uno- a la sopa de San Jerónimo, adonde hay aquellos frailes de leche como capones, y allí haré el buche

para concluir,

todos los que me veían me juzgaban por comido, y si fuera de piojos, no erraran

Sería innecesario, es cierto, recordar aquí que el texto quevediano corresponde a una novela de ficción donde la sátira predomina como reflejo de una realidad social; ahora bien, ¿no sería un error, a su vez, ignorar su valor documental (y testimonial) antes que los tiempos que corren, ahítos de falsa apariencia, emulen aquellos otros con fruición?

A saber.

NOTA: Los textos de Quevedo aquí citados han sido recogidos de la edición de El Buscón preparada por el profesor Lázaro Carreter, Salamanca, 1965
ricardo cir
 
 
* Ricardo Martínez-Conde es escritor, web del autor http://www.ricardomartinez-conde.es/
 
 
 
 

 

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación