noviembre 2020 - IV Año

LETRAS

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Por Rosario de la Cueva*- | Junio 2018

George SandGeorge SandPensaría cualquier lector aventajado que esa suerte de memorias breves o vivencias que la escritora George Sand, nacida Aurora Dupin, desgranó en Un invierno en Mallorca, habría de ser por el título evocador y por la época en que fueron escritas (1838-1839), una historia impregnada del romanticismo de la época y de la vida de la autora en cuestión.

Nada más adecuado que ese viaje a la entonces desconocida isla de Mallorca, desde la ciudad de la luz, la cultura y la mundología: Paris.

Y ningún motivo más acertado que buscar la serenidad y la paz en la recóndita naturaleza para un enfermo aquejado de la romántica y mortal tuberculosis, que curiosamente, no le fue diagnosticada por los afamados galenos parisinos, sino por dos desconocidos médicos mallorquines.

Un Invierno en Mallorca, puede imaginarse, para el lector que no conoce la esencia de esta obra, la apasionada y romántica historia de una estancia invernal en la Cartuja de Valldemosa, de dos personajes singulares: la extravagante, inteligente, liberal, Aurora Dupin y su entonces amante: el melancólico, lúgubre, hipersensible y sublime compositor, Federico Chopín.

Sin embargo, adentrándonos en las prolijas descripciones y sentimientos de este escrito, se sorprenderá el lector, que la autora se refiera al músico y amante sin ni siquiera mencionar su nombre de pila. ‘Nuestro enfermo’, ‘uno de los nuestros’, son las frases con las que habitualmente se refiere al exquisito pianista.

No encontrará el lector en las páginas de esta novela el relato íntimo de un tiempo único, alejados del mundanal ruido, de dos amantes entregados a su pasión en una isla desconocida.

Chopin-y-SandChopin y SandGeorge Sand, realmente de carácter más viril, determinado y resoluto que el delicado y enfermo Federico, y con el que hubo de jugar un papel más de cuidadora y enfermera que de amante, nos describe una Mallorca de una exultante belleza virgen.

Pero como contrapartida nos describe subjetivamente la dureza, la suspicacia, la maldad y el oscurantismo de sus habitantes. Al menos, de los moradores con los que aquel grupo de extranjeros, formado por Aurora, Federico, los hijos de la escritora: Mauricio y Soledad (niños de corta edad) y la camarera Amalia, se relacionaron durante aquellos inhóspitos meses del invierno de 1838.

La bizarra y primitiva belleza, de aquella naturaleza aún intacta, no mancillada aún por la mano del hombre fascinaría a la escritora cosmopolita. Esa podría ser, la única parte positiva de aquel peregrino viaje y de aquella incómoda estancia en Valldemosa, cuya Catuja no hacía mucho había sido abandonada forzosamente por los monjes que la habitaban.

Tras la famosa desamortización de Juan Álvarez Mendizabal, ministro de Isabel II, se había convertido en un lugar para uso civil. Por lo tanto, su estancia tuvo lugar en unas gélidas y en absoluto lujosas celdas conventuales.

Se queja amargamente la escritora de los problemas aduaneros para conseguir traer de Francia, a precio de oro, el piano de Chopín, que al menos hiciera más llevaderas las horas que el músico podía pasar fuerza del lecho del dolor.

dupinSand solía vestir ‘como un hombre’Se queja también la escritora del carácter duro, desconfiado de los nativos. De sus costumbres ancestrales, de su ignorancia secular. Se queja de los caminos intransitables, de las salvajes lluvias, de la desconfianza de los payeses hacia ellos, por haberse esparcido la noticia de la tisis de uno de los miembros de la ‘expedición’. Y el temor a no conseguir albergue alguno si no a precio de oro.

Finalmente, tras un camino de largos inconvenientes y molestias, un refugiado ¿político? español, les alquiló las estancias de la Carttuja. Reconoce George Sand, no sin esfuerzo: ‘La poesía de esta Cartuja me había enloquecido‘. Quedémonos con esta frase, quizá la única visceralmente elogiosa de su estancia en Valldemosa.

Y dejemos vagar nuestra mente, por la estancia en ella de dos artistas románticos y de una época romántica. Aunque este romanticismo tuvo que convivir con la ardua realidad de los hechos. Los mágicos nocturnos del gran músico no disminuyeron lo trágico de una enfermedad que le debilitaba y lentamente le acercaba al fin.

Un Invierno en Mallorca evidencia la fortaleza física y moral de Aurora Dupin, sobre su amante Chopín, sobre, seguramente, todos los amantes que hubo en su vida. Un Invierno en Mallorca, es el testimonio de una mujer siglo y medio adelantada a su época.

Quizá la grandeza de estos dos personajes, se ponga más de relieve en la inhóspita atmósfera de este su único invierno en Mallorca.

* Rosario de la Cueva dirige el ciclo ‘La Rioja poética’ en el Centro Riojano de Madrid
 
 
 

 

 

 

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación