febrero 2023 - VII Año

LETRAS

¿Las escritoras actuales conocen la “sororidad”?

La mujer loba…

Que el hombre es un caníbal para el propio hombre, ya nos lo advirtió y de manera muy rotunda Thomas Hobbes utilizando la figura tan seriada y famosa hace años del licántropo bien avenido con su compañero de francachelas, el vampiro.

Me malicio que en aquel entonces el filósofo hacía referencia al hombre en genérico, al ser humano sin distingos actuales de sexo, raza y religión. Hombre latu sensu.

Ahora convendría reflexionar sobre la “mujer, loba para la mujer” remedando la frase sentenciosa del británico que de buenas a primeras no resulta muy ejemplarizante, parece, porque el imaginario colectivo es traicionero sin duda, y nos inunda la mente de fotogramas en los que se aprecian féminas en plena batalla campal, sea en la selva agreste o en la urbe más cuadriculada y si se alían con las “vampiresas”, el descrédito ya está más que asegurado.

Es lo que tiene el estudio del género gramatical en masculino o femenino cuando de fieras se habla.

Sororidad…

Más allá de películas y sagas con secuelas y precuelas de animalario variopinto, importa recalar en la palabra sororidad que nos remite a solidaridad entre mujeres (entre hombres sería fraternidad) especialmente ante situaciones de discriminación sexual y actitudes y comportamientos machistas; se deriva por tanto de la hermandad entre mujeres, al percibirse como iguales que pueden aliarse, compartir y sobre todo cambiar su realidad debido a que todas de diversas maneras han podido experimentar cierta opresión…

De esta manera, podríamos citar sinónimos del tipo hermanamiento o complicidad o alianza incluso; del latín, soror, sororis fue Kate Millet quien utilizó en los años 70 la palabra inglesa sisterhood de donde proviene la sororidad tan traída y llevada.

Existen voces que afirman que la forma de establecer y consolidarla se lleva a cabo sin juzgar entre las propias féminas apariencia física individual y ajena, maquillada como una puerta o a cara lavada, respetar decisiones, sexualidades, apoyarse frente al acoso, entre otras vicisitudes; ahora bien, la sororidad no implica permanecer muda,  ni calzarse una venda de escayola para no ver lo evidente.

Sin romanticismos ni fantasías, ahora más que nunca nos conviene ser muy realistas, poner los pies en la tierra y apechugar, que no disimular y visibilizar la labor realizada por mujeres famosas o anónimas, conocer y reconocer su función, su lugar en el tiempo y en el espacio que les ha tocado vivir.

Tengo la sensación de que en nuestros días, “sororidad” es un término que sugiere empoderamiento, igual que la expresión “mujeres empoderadas”, pero no me queda ni claro ni transparente eso del “poder” femíneo (recordemos que Melibea se quejaba de su encogimiento y fragilidad), aunque sí me consta que hoy por hoy se llevan las mujeres, ser mujer está en alza y hasta cotiza (mas allá de escotes o muslamen, que de todo hay en la viña del Señor).

Josefa de Jovellanos

Aquellas escritoras, estos tiempos…

De todas maneras, no sé qué migas harían Mary Shelley o Jane Austen de haber coincidido en aquellos pagos de la campiña británica o Josefa de Jovellanos con Madame du Deffand en algún salón literario, o Zelda Fitzgerald con Adela Zamudio comentando obras de una y otra… seguro que se liaban a codazo limpio en un ámbito tan masculino que las callaba por si piaban demasiado.

Por estar vivitas y coleando, omitiré nombres y solo sobrevolaré libros, contenidos, técnica estilística, premios y crítica de las escritoras vigentes en nuestro país, a modo de reflexión como ya he prevenido líneas antes.

Por un lado, no les duelen prendas a muchas de estas escritoras, exhibir lindezas acerca de su pedigrí o relatar biodatas interminables, descubrir cierto origen oscuro y describir vida sufriente frente a otras que pasean palmito, no tanto por sus obras -entiéndase títulos literarios- sino por sus hechos, acciones en los medios y en las redes. Principalmente, estar, que me vean y que no se olviden de mí.

El trabajo callado y silente no se lleva, condena a las escritoras de pro a una opacidad que es aprovechada por una patulea de advenedizas (igual pasa con la “fraternidad” masculina, pero hoy la enjundia va de mujeres) erigidas en chamanes, gurús de masas amorfas; la trayectoria profesional o el esfuerzo constante luce poco: una foto bien hecha (retocada por supuesto) o un premio de campanillas encarama un libro y a su progenitora en las mieles del triunfo rápido. Y las otras, las silenciosas, que rabien por muy bien que escriban.

¿Dónde está la sororidad? Quizá se deba a que la historia ha enseñado a remojar las barbas de las neófitas en esto de la escritura: las mujeres estaban destinadas a otros menesteres y ahora que hay cancha para escribir y leer, difundir, aprender y enseñar debemos ir pertrechadas contra ese mundo -masculino- hostil y con las que agazapadas esperan el momento de clavar el colmillo, retorcido y mucho.

Las presentaciones de libros de autoras, las conferencias de mujeres…la escritura femenina no solo tiene que beligerar contra todo lo varonil sino que además hemos de emplear armas contra nuestras “sorores” porque hay algo falaz en ese término que nos viene de ¿fuera? de ¿nuestro propia idiosincrasia? Y es que un flash, un aplauso, un programa televisivo resultan muy tentadores para la visibilización de la mujer.

En apariencia se mantienen las formas, los parabienes y las “enhorabuenas” colectivas pero rascando las capas freáticas, encontramos un deseo perverso de “quítate tú que me pongo yo”, porque yo lo valgo, ya lo decía la publicidad cosmética.

Existen numerosos cursos universitarios dedicados a escritoras muertas o vivas, afamadas o ensombrecidas pero ninguno de ellos traza una línea de continuidad entre ellas, un hilo narrativo que las enmarque. Hoy por hoy se estudian como si fueran cápsulas aisladas, cada una con lo suyo propio sin “hermanamiento”.

Es cierto que han recorrido trayectos sinuosos y retorcidos hasta llegar a las aulas.

El grupo y las mujeres que escriben…

Mary Shelley

De igual manera pocas son las escritoras que configuran un grupo literario, una generación enmarcada en un momento histórico: se trata de personalidades individuales, singulares, significativas, por supuesto, pero con características diferenciales entre sí, carentes de un mismo aire grupal, y ya sabemos que la realidad es muy tozuda, y más si de libros hablamos: el grupo une y homogeiniza, el conjunto se apoya y se abre hueco social y cultural.

Ser un verso suelto desgasta y es un peso lastrante: luchar contra corriente, agota.

Las mujeres que escriben y que lo hacen públicamente, es decir, que sus libros son editados, configuran una suerte de archipiélagos inhóspitos: islotes que navegan a rebufo de gustos y conveniencias temporales; las escritoras de todos los tiempos suponen un avance de conocimiento, una entrega y una misión de servicio que cuesta entender y aceptar. Me gustaría hacer una salvedad: escribir un libro no convierte a su “demiurga” en escritora.

Ser escritora…

Zelda Fitzgerald

Como el mundo está hecho por y para el elemento masculino, la mujer comienza a descollar cual punta de iceberg, y emerge del fondo con la fuerza que le permite sobresalir en ese mar proceloso en el que encuentra otros picos que intentan no naufragar.

Lo curioso es comprobar, piensan algunos, que la mujer escribe bien, muy bien y que cuenta historias memorables, narra emociones y plasma sentimientos en los que muchos lectores y lectoras advierten estilo y contenidos llenos de imaginación y realidad, dignos de ser recordados.

Desde mi punto de vista la grandeza de la literatura radica en la diferente mirada con que la observan quienes se acercan hasta sus lindes y si la penetran hasta profundidades abisales, la sorpresa y el placer están garantizados.

Ocurre que en este conglomerado social en el que se insertan los libros escritos por mujeres (nótese que cuido el empleo de la palabra “escritora”) los naipes, en muchas ocasiones, aparecen marcados y se descubre el atrezo mal disimulado, las entretelas que esconden subterfugios y excusas de sororidad.

Conviene, por consiguiente, dar un puntapié al cartón piedra y hacer sólida la literatura de escritoras con fuste, o sea, sus libros y no la carcasa, ni el celofán.

Hay que preservar la esencia, sin trampas ni aderezos externos que distraen el buen hacer de las mujeres escritoras cuya producción literaria se sostiene y pervive por la calidad sin paños calientes ni actitudes condescendientes.

Tal vez con más tiempo eso de la “sororidad” desaparezca del todo para conformar la fraternidad. La cultura se lo merece sin fisuras ni diatribas femeninas que a nada conducen.

Resulta muy desalentador que las propias mujeres alimenten el recelo y las sospechas entre sí; a los hombres les permitimos, entonces, ese espacio para que lo ocupen mientras nos tiramos de los pelos en cualquier patio de vecindad.

Calidad, mucha calidad. Eso sí que es literatura. Ahí sí que nos encontramos las escritoras.

Pilar Úcar Ventura

Doctora en Ciencias de la Educación, Licenciada en filología hispánica y diplomada en filología francesa. Profesora en la Universidad de Comillas. Ha impartido cursos de doctorado y Máster en diversos centros oficiales y universidades extranjeras. Autora de varias publicaciones y ediciones críticas de obras literarias. Investiga sobre la metodología de la enseñanza del español y el análisis del discurso, también en Mitocrítica Cultural.

Ver todas las entradas de Pilar Úcar Ventura →

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

Italo Calvino en el centenario de su nacimiento (y II)

Letras

Enterrar a los muertos de Ignacio Martínez de Pisón

Letras

Italo Calvino en el centenario de su nacimiento (I)

Letras

¿Las escritoras actuales conocen la “sororidad”?

Letras

Sobre ‘El azar de la mujer rubia’ de Manuel Vicent

Letras

‘Un día más con vida’ de Ryszard Kapuscinski

Letras

‘Los felices cuarenta’ de Bárbara Probst Solomon

Letras

Así traduces, así traicionas: de autores y villanos

Letras

‘El caso Dreyfus’ por Denis Bon

Letras

Lámparas desde el silencio roto: Rubén Reches y su obra poética

Letras

Salvador Espriu, una evocación retrospectiva

Letras

El arte de la ganancia: el oficio silencioso del traductor

Letras

Llueve, lluvia esperada

Letras

A quién quieres más: ¿a papá o a mamá? Novela o poesía…

Letras

‘Dora Bruder’ de Patrick Modiano

Letras

Algunos términos olvidados, una noche de lluvia y la muerte del rey

Letras

‘El mono azul’: una hoja volandera republicana, que se leía en las trincheras

Letras

En torno a ‘La buena letra’ de Rafael Chirbés

Letras

Núcleos temáticos en la obra poética de Armando Uribe Arce

Letras

El mal que acompaña

Letras

Momentos escurialenses

Letras

Ricardo Reis y sus dobles

Letras

El “Viaje al sur” de Juan Marsé

Letras

Un ejemplo de modestia en el siglo XX (Antonio Machado, de Segovia a Colliure)

Letras

Literatura de mujeres, por mujeres, para mujeres… ¡¡vaya batiburrillo preposicional!!

Letras

Quien no se amaña no se apaña (De “El hombre duplicado” de Saramago, al “Enemy “de Villenueve)

Letras

‘Acta est Fabula’, las memorias del escritor portugués Eugénio Lisboa

Letras

‘Elogio de la Imperfección’ de Rita Levi-Montalcini

Letras

Razón y ser del Caín de Saramago, hacia una lectura en contexto (y II)

Letras

Razón y ser del Caín de Saramago, hacia una lectura en contexto (I)

Letras

El Cid, el poder y el derecho

Letras

José Carlos Llop, territorio poético re-conocido

Letras

El Evangelio según Marx: Saramago vs. Pasolini

Letras

Giuseppe Berto: Desolación penetrante y amarga

Letras

Caperucita roja y Sara Allen se van de fiesta…sin el lobo

Letras

Alberti y El Escorial

Letras

Sobre ‘El acontecimiento’ de Annie Ernaux

Letras

Camandulero

Letras

Jenny Jerome Churchill, madre de Winston Churchill e inventora del cóctel Manhattan

Letras

Jean Gabin, la estética del perdedor, tal Pierre Mac Orlan

Letras

‘Espuelas de papel’, un libro de Olga Merino

Letras

Madrid acoge este fin de semana la Asamblea del Consejo Europeo de Escritores

Letras

Saramago o José de Sousa da Piedade: el Pensamiento

Letras

Kadish por Walter Benjamin, de Antonio Crespo Massieu

Letras

Sobre ‘Los besos en el pan’ de Almudena Grandes

Letras

Efraín Barquero de orilla a orilla

Letras

Saramago, política, sociedad y vida

Letras

Teatro en Páginas de New Harmony

Letras

Algunas notas para la biografía de Antoniorrobles

Letras

Jacinta y Yerma…¡¡qué duro es ser madre!!

Letras

Chéjov, Deledda, la dignidad del paisaje

Letras

Los hombres contemporáneos no son otra cosa que ciegos que pueden ver… pero que no miran

Letras

En torno al libro ‘Lo que mueve el mundo’ de Kirmen Uribe

Letras

La escritura de Saramago: del monólogo al coro. Proximidad a la redacción de Philippe Claudel

Letras

Consideración de los cuentos de hadas

Letras

José Saramago, heterónimo de Fernando Pessoa

Letras

Se llamaba León Felipe

Letras

‘Cinco poemas comentados’

Letras

Almudena Grandes: el poderoso influjo de Galdós

Letras

La palabra interior del Ulises de James Joyce

Letras

Bernarda Alba y doña Rosa, confidentes de patio de vecindad

Letras

Nuno Júdice: cincuenta años de poesía

Letras

Regreso a Lisboa (Saramago versus Ricardo Reis)

Letras

Tarás Shevchenko, poeta de la liberación

Letras

Sobre el libro ‘Un largo silencio’ de Ángeles Caso

Letras

Años de hambre en Kiev

Letras

Saramago a escena

Letras

La impronta de Galdós en Cela: un paseo por Madrid

Letras

Saramago describe el extraño viaje del elefante Salomón

Letras

En torno a la poesía surrealista

Letras

Saramago: de la metáfora al ‘thriller’ futurista

Letras

‘Viajeras al Tren’ de Pilar Tejera, las sorprendentes aventuras protagonizadas por mujeres en los trenes de su época

Letras

Dos poetas descubiertos y uno por descubrir

Letras

Los muchos ‘Mark  Twain’ que hay en el polifacético y mordaz escritor

Letras

‘Todos Náufragos’ de Ramón Lobo

Letras

La estatua y la piedra, de Saramago

Letras

Los recientes poemas de Luis Alberto de Cuenca

Letras

Miniguía para seguir el ‘Ulises’

Letras

El paradigma ético de José Saramago

Letras

La desconocida estancia de Baroja y Azorín en la Sierra de Segura

Letras

Después de todo, Ángel Guinda 

Letras

Damaso Alonso “descubre” a Antonio Machado

Letras

Saramago, comunista de siempre

Letras

Como para que las leyesen los colibríes

Letras

¡Ese es Galdós! ¡Ese es Galdós! La Fontana de oro

Letras

‘Camino de palabras voy abriendo’: La poesía de José Saramago

Letras

Recordando a Galdós: La mujer en la sociedad de principios del XX

Letras

Tullia d’Aragona: el Renacimiento, especialmente el italiano, tiene también nombre de mujer

Letras

Entreletras recomienda 15 novelas / libros de relatos

Letras

Entreletras recomienda 15 libros de Poesía

Letras

Entreletras recomienda 15 libros de Ensayo / No ficción

Letras

En torno al libro ‘La mujer de Eliot y el hacedor de poesías’ de Pío Zelaya

Letras

Las parábolas de José Saramago entre la historia y la ficción 

Letras

Sofía Guadalupe Pérez y Casanova, 160 años de una ateneista olvidada

Letras

Almudena Grandes, en el mapa de honor de la literatura

Letras

Duelos y quebrantos

Letras

El viaje a Italia casi puede considerarse un género literario

Letras

‘La noche de los tiempos’ de Antonio Muñoz Molina

Letras

Poesia a Sul, 2021

Letras

Poesía y vino

Letras

Carmen Castellote, la última poeta viva del exilio español rescatada por el escritor Carlos García de Olalla

Letras

‘Arte Cisoria’ de Enrique de Aragón

Letras

Roberto Calasso, el conductor a “quién sabe dónde”

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (y II)

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (I)

Letras

Salvador Reyes Figueroa: novelista, ensayista y poeta chileno

Letras

Roberto Bolaño, póstumo y contundente gancho de izquierda

Letras

Virtudes Cuevas. Una superviviente del campo de concentración alemán de Ravensbrück

Letras

Dario Fo: un humor inteligente, corrosivo, sano, catártico, crítico y provocador

Letras

Rafael Alberti, el poeta deshabitado

Letras

La literatura de ficción de Santiago Ramón y Cajal

Letras

Emilia Pardo Bazán: Coraje, preparación, lucha contra los añejos prejuicios y feminismo

Letras

De Juan Ruiz a André Breton: El buen amor vs. L´amour fou

Letras

Wéstern, inédito confín

Letras

Los círculos de Justo Jorge Padrón

Letras

El día que murió Joan Margarit

Letras

‘Tea Rooms. Mujeres obreras’ de Luisa Carnés

Letras

Sencillamente contar historias

Letras

Ernesto  Herrera  Lascazes: dramaturgo uruguayo, transgresor… y un tanto bohemio

Letras

La enfermedad y la medicina en las novelas de Emilia Pardo Bazán

Letras

Gonzalo Rojas: voz fundamental de América

Letras

‘Con la ley en los tacones. Bautizo de fuego’ de Carlos Grau

Letras

José María Castillo-Navarro o el realismo social

Letras

Emilia Pardo Bazán: 170 aniversario de su nacimiento

Letras

Poesía de la sinceridad

Letras

Publicaciones sobre Galdós en su centenario

Letras

Vigencia del paisaje de Castilla

Letras

La vuelta a casa

Letras

El encuentro de Beethoven y Goethe

Letras

Vicente Aleixandre o el lugar donde el mar deja ver el horizonte de piedra  

Letras

La lluvia fina de Luis Landero

Letras

‘Siddhartha’, la búsqueda interior de Hermann Hesse

Letras

Una peregrinación hacia Shakespeare: Galdós en Stratford-upon-Avon

Letras

Galdós: Imagen y repercusión social

Letras

Galdós vs. Delibes: Vidas paralelas

Letras

‘El médico de Ifni’ de Javier Reverte

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

El nazismo para Antonio Ramos Oliveira en 1930

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación