diciembre 2020 - IV Año

LETRAS

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Vivirán como un símbolo, como una invocación
apasionada hacia el futuro, en los momentos malos.
Jaime Gil de Biedma

HarrietHoy, precisamente, hoy se cumplen cincuenta años del asesinato racista de Martin Luther King, una conciencia ética puesta en pié, un luchador infatigable en pro de la igualdad racial y de los derechos de los negros (los cursis de rigor, con su visión simplista del mundo, los llaman afroamericanos) y un soñador que intentó cumplir sus proyectos emancipadores hasta dejarse la vida en el empeño. Cincuenta años más tarde algunos no hemos olvidado su valentía, su ejemplo y su combate utilizando como arma la palabra en pro de la igualdad, de los derechos civiles y de la dignidad humana.

He querido comenzar recordando a Martín Luther King, pero voy a dedicar este breve ensayo a Harriet Beecher (1811-1896), una mujer de pequeña estatura pero de gran carácter y fuerza de voluntad, que en una época difícil para la visibilidad de las mujeres, supo poner su inteligencia, su pluma y sus ideas al servicio de la causa abolicionista.

Como a tantas otras, apenas se la recuerda. Como mucho, se tiene una vaga idea de que escribió La cabaña del Tío Tom, novela que suele motejarse de lacrimógena pero que en la sociedad de su tiempo tuvo mucha más influencia de la que suponemos y que está abierta a no pocas conjeturas, interpretaciones y posibilidades.

No sólo tuvo un gran éxito sino que se convirtió en un auténtico best-seller antes de que existiesen, como lo prueban los trescientos mil ejemplares, antes de cumplirse el año de la primera edición y los quinientos mil un lustro más tarde. Lo que indirectamente es una prueba de unos índices de lectura dignos de ser tenidos en cuenta y que contaba con un buen número de lectores y, sobre todo, lectoras que se identificaban con las ideas y situaciones que exponía en sus libros.

Hay quienes sostienen que sus obras fueron, no sólo influyentes, sino decisivas en las elecciones presidenciales que dieron el triunfo a Abraham Lincoln.

Sus novelas y ensayos pro-abolicionistas no son sólo literarias; también, es la autora de A key to uncle Tom’s cabin, donde fundamenta y ofrece datos de las situaciones que ha descrito en La cabaña del tío Tom. Es un texto de valor sociológico que sirve para adentrarse en las condiciones socioeconómicas de ese momento histórico, donde se había abierto una brecha entre un norte, rico e industrial y un sur que dependía, en buena parte, de la agricultura con sus campos de algodón, sus negreros y sus esclavos, imprescindibles, para hacer viable ese modelo productivo.

Creo que La cabaña del tío Tom y otras obras de Harriet Beecher, hay que releerlas de nuevo en este 2018, pero con perspectiva histórica, es decir, siendo conscientes de lo que ha significado y de los caminos que contribuyó a abrir en defensa de los derechos civiles de las minorías con su denuncia del esclavismo.

stoweConvencido como estoy, de que el pensamiento genera acción, es indudable que Harriet Beecher suscitó con sus escritos no pocas polémicas y que favoreció la expansión de las ideas abolicionistas.

En el sur, en la América profunda, se la insultó sin miramientos desde los púlpitos y desde la prensa que defendía la causa esclavista. No es difícil imaginar también, un fuerte componente misógino en estos ataques. Por su parte, los abolicionistas encontraron en sus libros argumentos y estímulos para proseguir la lucha para poner fin a la esclavitud.

Como hemos apuntado, La cabaña del tío Tom apareció a partir de 1851 como literatura de cordel o novela por entregas. Desde el principio tuvo un fuerte impacto en la sociedad estadounidense, incluso mayor de lo que hoy nos imaginamos.

Harriet Beecher sabía lo que hacía. Había que apelar a la comprensión intelectual y social del problema, pero también, había que despertar los sentimientos más nobles de quienes veían con horror las humillaciones, palizas y malos tratos que los negros padecían hasta hacerles vivir situaciones límites: como separar a los padres de los hijos, puesto que los esclavos eran tratados como animales, ignorando los más elementales derechos humanos.

En cuanto a las acusaciones, de escaso valor literario, hay algunas precisiones que hacer. Si no recuerdo mal, Uncle Tom’s cabin es la primera novela protagonizada por un esclavo. Este hecho por si sólo debería otorgarle a la novela un papel pionero en lo que podríamos denominar la literatura social norteamericana y quizás el origen, lo que se ha dado en llamar, el abolicionismo cultural.

Otra acusación, mil veces repetida, es que se trata de una novela por entregas, tal vez ignorando, que casi todos los grandes literatos del XIX recurrieron en algunas ocasiones a esta fórmula. Piénsese, sin ir más lejos, en Benito Pérez Galdós o en Honorato de Balzac.

Harriet fue una mujer de profundas convicciones religiosas, tanto su padre como su marido eran pastores luteranos; ahora bien, su actitud ante la vida es profundamente humanista. No conviene olvidar que, especialmente en el sur, existían diversos movimientos religiosos de carácter fundamentalista y que algunos de los ataques más furibundos que recibió procedían de esos sectores. Lo que da más valor, si cabe, a sus posicionamientos humanistas y avanzados.

La denominada Guerra de Secesión (1861/1865) dejó muchas heridas mal cicatrizadas. En los años que transcurren entre la publicación de La cabaña del tío Tom y el comienzo de la Guerra Civil, la novela de Harriet se convirtió en un auténtico fenómeno sociológico y tuvo una influencia nada desdeñable en la conformación de una opinión abolicionista. En más de una ocasión se ha comentado el encuentro entre Harriet Beecher y Abraham Lincoln, cuando este ya había alcanzado la presidencia. Es probable que las palabras que se reproducen no se pronunciaran nunca y, que esta sea una de tantas anécdotas apócrifas como corren en la historia de la literatura. Lo cierto es que ‘se non è vero, è ben trovato‘. Se cuenta que Abraham Lincoln pronunció esta frase, poco menos que lapidaria, ‘So you’re the little woman who wrote the book that started this great war!‘ (De modo que es usted la pequeña mujer que escribió el libro que ha iniciado esta gran guerra).

La anécdota, apócrifa o no, es reveladora del calado y del influjo que La cabaña del tío Tom había alcanzado y logrado convertirse en un arma contra la esclavitud. Harriet Beecher era una abolicionista convencida y convincente, que sabía llegar al corazón de los lectores, dosificando hábilmente, la evolución del relato y logrando ‘los clímax’ oportunos para lo que posteriormente se denominó la toma de conciencia. Quizás, por eso, durante mucho tiempo Harriet fue una leyenda. También, puede apreciarse un cierto carácter alegórico y hasta místico por lo que respecta al lazo telúrico que vincula al hombre con la Madre Tierra. La autora sabe provocar reacciones en el lector. Lo conduce sagazmente del terreno objetivo al de los sentimientos, poniendo de relieve la actitud humanista que alentaba el movimiento antiesclavista.

La cabaña del tío Tom, es nada más y nada menos, que un retrato de la vida en la América profunda en los años que antecedieron a la Guerra Civil, convirtiéndose en fiel reflejo de una época.

tom1Es indudable, que en muchos aspectos está teñida de melodramatismo, ahora bien, pocas novelas decimonónicas escapan a esta clasificación. Curiosamente, Harriet Beecher, nunca estuvo en el sur, por tanto, son fruto de su documentación e imaginación las descripciones fidedignas de las plantaciones de algodón y de la vida de los esclavos. Además, resultan convincentes algunos personajes como el brutal y despiadado Simon Legree. Otro atractivo es la utilización que hace del lenguaje coloquial.

La vida de Harriet Beecher Stowe no fue fácil. Su madre murió cuando ella tenía, tan solo cuatro años, tuvo que compaginar la creación literaria con las obligaciones que se exigían a una mujer en el siglo XIX, fue madre de siete hijos de los que algunos murieron a temprana edad.

Me parece una figura admirable, que no ha sido reivindicada por el movimiento feminista, sin embargo, luchó denodadamente para que la mujer alcanzara una visibilidad y rompiera los techos de cristal que la sometían y enclaustraban, si bien es cierto, que su combate fue más individual que colectivo.

¿Merece la pena reivindicar su legado? Creo que es un acto de justicia. Pensemos que los Estados Unidos, especialmente en los estados del sur aún persiste con toda su carga negativa una discriminación racial apreciable. El Ku-Kux-Klan, sigue dando muestras de su fundamentalismo y su defensa de la supremacía de la raza blanca, cometiendo sus tropelías habituales. Por otro lado, día sí y día no, en los medios de comunicación encontramos el salvaje asesinato de un negro.

Bien es verdad que se ha avanzado mucho, no es menos cierto que la obra de Martin Luther King marcó un antes y un después… pero aún queda mucho por hacer, en estas circunstancias merece la pena volver la vista atrás y recordar a esa mujer de cuerpo menudo pero de una fuerza interior arrolladora que sentó las bases con sus novelas, no siempre bien entendidas, para crear un espíritu abolicionista que pusiera fin a tanta barbarie, tanto sufrimiento y tanta explotación.

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación