diciembre 2020 - IV Año

LIBROS

‘Los idus de octubre’, Reflexiones sobre la crisis de la socialdemocracia y el futuro del PSOE de Josep Borrell

Idus de octubre
 
Los idus de octubre
Reflexiones sobre la crisis de la socialdemocracia y el futuro del PSOE
Josep Borrell
Editorial Catarata, 2017

 

 

Por Pilar Guerrero

Pese a la proximidad de las elecciones primarias, no es un libro coyuntural sino que, muy al contrario, supone una reflexión serena y documentada sobre la crisis del Partido Socialista, inscrita en el conjunto del declive de la socialdemocracia, las causas que han llevado hasta ella y lo que está en juego, que es ni más ni menos, la política de alianzas y el modelo de partido.

El libro no por casualidad se titula «Los idus de octubre». Así, explícitamente, Josep Borrell hace alusión a la conspiración que acabó con la vida de Julio César y abrió un periodo de inestabilidad que se prolongó durante bastante tiempo.

El ensayo, desde luego, obliga a pensar, ya que sobre lo ocurrido el 1 de octubre, se han vertido comentarios interesados, infundios, tergiversaciones e intoxicaciones que el libro ayuda a esclarecer y así poderse formar una opinión si no libre de prejuicios, al menos, bien documentada y que reproduce con fidelidad los hechos.

¿Cómo fue posible llegar hasta ese punto de enfrentamiento, sin apurar las posibilidades existentes para encontrar una salida menos traumática? Borrell lo atribuye a la falta de decisión para decir la verdad y enfrentarse a los hechos y a que nadie o muy pocos estaban dispuesto a asumir la responsabilidad de una abstención, ni mucho menos, sus consecuencias internas.

Los problemas son complejos y están entrelazados. Esto no quita un ápice de responsabilidad a haber organizado «un golpe de mano chapucero», con gracia lo atribuyó el autor «a propio de un sargento chusquero» o a difundir mentiras y falacias como la «operación frankenstein» que fue utilizada para justificar, a posteriori, el golpe de mano.

Por si esto fuera poco, todavía los hechos se enmarañan aún más con el denominado problema catalán y las interesadas declaraciones sobre lo que está o no en la cultura y la historia del Partido Socialista.

Nos encontramos inmersos en una larga crisis y no menos largo declive de la socialdemocracia europea y, por tanto, todo lo que está sucediendo hay que analizarlo con un ojo puesto en el presente y en el futuro del Partico Socialista pero con el otro en Europa, ya que hay que afrontar y buscar soluciones al declive de la socialdemocracia a nivel continental.

El autor hace un diagnóstico certero y esboza qué líneas hay que explorar, así como los peligros de un enrocamiento, que puede conducir al Partido Socialista a la marginalidad, tal y como está ocurriendo o ha ocurrido, en diversos países europeos como Italia, Grecia, Francia…

¿A qué retos habrá de hacerse frente sin más dilación? A una globalización insuficientemente regulada, a una financiarización de la economía y a las consecuencias sociales de la tercera revolución industrial.

La socialdemocracia necesita reinventarse como una fuerza contra la desigualdad. Hay que buscar soluciones a la desestructuralización de los mercados laborales, provocada por la digitalización económica y social. Por otra parte, hay que colocar en un lugar prominente la lucha contra el cambio climático, que hoy tiene un valor prioritario para todo ciudadano responsable.

Frente a los populismos en ascenso y a las soluciones pretendidamente fáciles a problemas complejos, hay que comportarse con realismo pero con audacia. Hoy, puede constatarse, que a muchos partidos socialistas y socialdemócratas le sobra realismo y les falta audacia.

¿Qué está en juego? Nada más pero nada menos que consensuar y en buena parte inventar un modelo organizativo y unas vías de funcionamiento que aumenten sustancialmente las demandas de una ciudadanía participativa.

Si no se logra añadir a los prístinos valores socialdemócratas, una sensibilidad ecologista, sincera y decidida, una defensa de la igualdad de género, que ponga fin a las consecuencias de una civilización patriarcal, unos controles, unas medidas eficaces contra la corrupción, un compromiso con la justicia social, unas propuestas creíbles para paliar el envejecimiento de la población, afrontar con realismo pero con solidaridad las migraciones y combatir con eficacia el terrorismo yihadista el electorado seguirá dando la espalda a un proyecto socialista envejecido, sin reflejos y sin capacidad de respuesta.

Son muchas las razones para leer este libro, para meditar sus contenidos y para debatir sobre sus propuestas que exceden en mucho las elecciones primarias y el combate precongresual del PSOE.