noviembre 2020 - IV Año

LIBROS

‘Palabrando’ de Emilio González Martínez

PalabrandoPalabrando
Emilio González Martínez
Vitruvio, 2017

 

 

 

Palabrando‘ es el último libro del poeta Emilio González Martínez. Un poemario espléndido. No por casualidad ha sido este año libro recomendado de la Asociación de Editores de Poesía, compartiendo lista con nombres como Brines, Gimferrer, García Montero y Martínez Mesanza (Premio Nacional de Poesía 2017).

Un libro donde encontramos alta literatura, poesía de madurez escrita por quien atesora el bagaje de una dilatada experiencia vital y sabe trasladarla al poema. Poesía escrita con una cadencia mesurada que trae a la memoria aquel estilo de ‘Tranquilamente hablando‘ de Gabriel Celaya. Aquí, Emilio González Martínez nos acerca a sus versos ‘tranquilamente palabrando’. Poemas en los que el poeta nos habla a través de las palabras y las palabras hablan, con emoción, del poeta que las escribe.

Intentemos desentrañar algunas claves de este poemario. ‘Palabrando‘ es ante todo un libro dedicado ‘A la vida‘. A la vida con todo su esplendor, su luminosidad, pero también con toda su crudeza, sus contradicciones y sus desengaños. A la vida que tiene la fascinante capacidad de asombrarnos con sus continuos altibajos y vaivenes. Nos lo dice su autor en las primeras líneas que hallamos a modo de proemio en el inicio del libro: A la vida, esa atroz maravilla, / Que parece que se va y está llegando.

A lo largo de las páginas de este poemario, el autor indaga sobre el devenir de la existencia, partiendo de su propio itinerario vital. Resaltar, asimismo, que lo hace sin reservas, apegado a la sustantividad de lo que el poeta desea expresar, dejando que la ‘realidad real’ se cuele por las rendijas de cada poema. Una realidad que el poeta interpreta a través de sus versos. Y además lo hace con una cordialidad, a mi juicio, muy señalada, que suscita una sutil cercanía entre el poeta y el lector que se acerca a sus versos.

Porque en este libro, en efecto, hay un autor que se expone sin disfraces ante el público, con una franqueza que a veces sorprende y otras conmueve. Desde el primer poema, ‘Leyenda personal’, el libro nos abre una puerta a la crónica íntima y a los adentros del poeta. No sé si estamos ante lo que se ha denominado poesía de la experiencia. Lo que sí creo es que para escribir poesía con el trasfondo y la hondura que podemos observar en las páginas de este libro, según nos vamos internando en su lectura, tiene que haber detrás un recorrido por la vida marcado y significativo.

Palabrando‘ es una poesía de reflexión y prospección sobre la vida de quien ha escalado ‘los sótanos del alma‘, nos lo dice su autor en el poema ‘Carbonero y sol‘, también de quien se ve ‘del otro lado…‘ y ‘al lado del otro / hecho nube de un gris poco creíble‘, como escribe en el poema ‘El otro lado‘, o de quien sabe que ‘hay poemas que lo nombran casi todo‘, como asevera en su poema ‘Versos del hay‘.

El poeta mira en este libro hacia el pasado, recuenta desde el comienzo ‘antiguas hojas de vida‘, haciendo un ejercicio autobiográfico que finaliza con una declaración de intenciones: ‘Ambiciono la edad de escribir / y los años de mi edad‘. Y es lo que hace Emilio González Martínez en los poemas que nos entrega en este libro, escribir, escribir sobre las escenas e instantes de la vida, de su vida, que ha querido convertir en poesía.

Al fin y al cabo, ¡qué importantes son los instantes para un poeta!, ¡cuántos poemas parten de un instante! Diríase que a veces los poetas no son sino fotógrafos del instante y los poemas, nada más y nada menos, que instantáneas de una vida sostenidas por la palabra. Un reto singular que el poeta se autoimpone para oponerse al inexorable correr del tiempo, por salvaguardar la memoria poética de nuestro paso por el mundo.

Esto encontrará el lector en los poemas de ‘Palabrando‘. Pero el poeta no solo vuelve la vista a recuerdos más o menos lejanos, también atisba el presente y extiende la mirada hacia el futuro.

En ‘Palabrando‘ se habla o se ‘palabra’ del amor, un tema que aparece en todo el libro, pero especialmente en la segunda parte del mismo, también de la inocencia, del deseo, de la amistad, de los sueños, el despertar, el vértigo, el porvenir… en definitiva, de múltiples temas que van surgiendo como asunto de los poemas o como elementos del discurso poético.

La crítica social tiene espacio en poemas como ‘Cambalache‘, donde además el autor reivindica una seña de identidad que me parece relevante: el Sur como identidad y singularidad. Nuestro poeta es Sur. ‘Si hay algo que gritar seré el Sur / frente al norte del lamento monetario / y la técnica perfecta para sonreír‘, escribe el poeta. En versos como estos no solo hay un posicionamiento frente a una forma de ser y estar en el mundo, también hay reivindicación y no poca ironía.

Por otro lado, la poesía vertida en este poemario es una poesía ágil y asequible, por la que se transita confortablemente. Pero también debemos saber que estamos ante una poesía que pide la atención del lector. La fuerza de las imágenes, un empleo brillante del lenguaje que añade intensidad expresiva al texto y un estilo distintivo, fruto del carácter que el autor desea imprimir a su quehacer poético, solicitan una lectura atenta si queremos entresacar toda la substancia de los poemas que contiene este ‘Palabrando‘.

De esta forma, se puede afirmar que en ‘Palabrando‘ el autor consolida una voz poética propia, personal y diferenciada que ya había sobresalido en su anterior poemario ‘Escoba de quince‘. Una voz poética que nos entrega ahora un poemario bien acabado en toda su extensión y, sin duda, atractivo para los lectores que buscan poesía de calidad.

Palabrando‘ se suma así a los títulos anteriores del autor, dando continuidad a una obra poética que se construye con sólidos cimientos literarios y que con toda seguridad ofrecerá en el futuro libros tan notables como este o incluso mejores.

Algunos poemas del libro son representativos de por dónde camina la poesía de este autor. ‘Leyenda personal‘, que a modo de umbral poético anticipa lo que viene tras él. ‘Nadie volvió de la esperanza‘, ‘La vida es una herida absurda‘, ‘Porvenir‘, ‘A tu amor único o no único‘ y ‘Pulsando‘, nos dan referencia de cierto existencialismo que recorre este libro y, al mismo tiempo, de esa apuesta del autor por la ‘atroz maravilla‘ que es la vida. Por último, citar los poemas ‘La palabra‘ y ‘Versos del hay‘ que revelan, a mí juicio, la profunda creencia del autor en la poesía.

Para finalizar, siguiendo al poeta en sus ‘versos del hay‘, solo resta decir que ‘hay, claro que hay‘ un libro esperándoles, con muy buena poesía en su interior, titulado ‘Palabrando‘. Les invito a que le hagan suyo, a que descubran la poesía de Emilio González Martínez si no la conocen y a que la redescubran, si ya han leído con anterioridad a este poeta.