febrero 2023 - VII Año

‘Breviario contra el mañana’ de Juan Salvador Correyero

Breviario contra el mañana
Juan Salvador Correyero
Ondina Ediciones, 2022

El poeta murciano Juan Salvador Correyero comenta en estas líneas su poemario ‘Breviario contra el mañana’

El libro en sí es la apertura a medias intuida de una lucha contra la improbabilidad, creo que uno de sus temas centrales (sobrevolando la obra, incluso donde no se tematiza explícitamente) es el que se crea en torno a lo radicalmente improbable. Bastante pascaliano, aunque entonces no había leído a Pascal sino a Mircea Cartarescu… En fin, digamos que es la apertura de una reflexión acerca de lo improbable, y como apertura tenía que ser especialmente desesperada, agresiva. Nada más importante que la apertura. Kyrgios saca a 220 km/h, y hace bien. Una vez se pone uno en movimiento, todo se vuelve más fácil, empezar es lo complicado. Y en ese aspecto, no tiene sentido esperar del libro un acabado pulido o equilibrado, si acaso lo contrario. No tiene sentido pedir refinamiento literario, porque la pregunta a la que se intenta responder está en el borde mismo de la literatura. Lo improbable no se deja cazar con alardes de refinamiento. Por eso mismo el libro tiene todos los defectos (pero también las virtudes) de las obras primerizas. Es irregular, pero con eso yo no quiero decir de ninguna manera que sea malo, hay que pensarlo en la acepción más literal del término, casi táctil. El poemario es irregular porque es áspero. Porque en él el atrevimiento sobrepasa lo asegurado por la habilidad técnica (personalmente, siempre me ha parecido que hay en ello una belleza particular).

Aunque esto es decir tal vez poco, muy poco, una lectura entre muchas… Necesariamente. El problema a la hora de hablar sobre un poema o un poemario es que explicarlo es imposible (sucede como con un chiste, en ello se perdería lo propiamente poético). Para explicar un poema, si acaso, habría que escribir un nuevo poema, y así en una regresión infinita. Cabe aportar detalles, ideas momentáneas, anotaciones…

En cuanto a la forma en la que se busca esa determinada cualidad áspera (resignificada como una posibilidad expresiva) decir por ejemplo que se aprecia en el uso de la disonancia, incluso hasta la rotura del ritmo. Claro que hay un poco de todo, incluso poemas con rima y una métrica reconocible, pero también ahí aparece un efecto equivalente por mediación del vocabulario. Y luego están los casos en los que se alterna sin transición entre prosa y verso… En fin, bastante de irracionalismo poético, más filiación expresionista que surrealista. Desde luego, es poesía para ser leída antes que para ser recitada, como decían por algún sitio de la de Stefan George: La música se encuentra al repasarla en solitario, al dejar caer la vista como en un golpe sobre el dibujo que formarían las líneas. Hay elementos, como las mismas líneas al partirse, que no pueden leerse adecuadamente en voz alta.

Un último detalle (aunque supongo que salta a la vista) es el de que el título de los poemas es ni más ni menos que el número que indica el orden en el que se escribieron. En algún sentido me agrada la idea de que se pueda reconstruir, y creo que más allá de lo interesante a la hora de repasar la evolución del estilo, sugiere también la conexión profunda entre lo poético y lo biográfico. La unidad del mismo libro es así más orgánica que temática, se genera un nexo solo a medias consciente en cuanto a estilo, reflexiones e ideas recurrentes.

Comprar el libro aquí