diciembre 2020 - IV Año

LUGARES

El Teatro Petruzzelli de Bari

Una alegoría que renace de sus cenizas y se reinventa

… los dos, sin aplausos, ofrecíamos 
tan solo el goce de un espejo mudo
Rafael Alberti. Retornos de lo vivo lejano

petru5Después de unos cuantos años hemos regresado a Bari. Es una ciudad apacible y laboriosa, la de más envergadura, extensión y número de habitantes de la región de Apulia. Tengo buenos recuerdos de la Universidad Aldo Moro, de la Città Vecchia con sus intrincadas y laberínticas callejuelas… y, sobre todo, del Teatro Petruzzelli que, por diversos motivos, me parece que adquiere una dimensión simbólica.

Su historia es dilatada y amplia. Fue un importante puerto romano y es un vivo ejemplo más de mestizaje. Por allí han ido desfilando, entre otros, bizantinos, sarracenos y lombardos, hasta formar un verdadero crisol donde siempre ha estado presente la tolerancia. A veces más, a veces algo menos.

Bari es envolvente y quien la conoce no suele quedar indiferente a sus encantos. Atrapa, es vitalista, señorial y decadente… todo a un tiempo. Modernidad y tradición están presentes en sus gentes y en el trazado de las calles y callejuelas de la Città Vecchia.

Pone a nuestra disposición placeres agradables como una cena en Perbacco y, sobre todo, una visita atenta al Teatro Petruzzelli a lo que significa y a lo que ha representado desde su inauguración.

Situado en Corso Cavour, no es sólo una seña de identidad de esa Bari que sigue siendo, en alguna medida, lo que fue aunque ya no es lo que era, sino un auténtico paradigma de su carácter.

petru1

Llama la atención su ecléctica fachada roja. Es uno de los teatros líricos más prestigiosos de Italia, quizás, el recinto operístico más celebrado de la vasta zona meridional.

Hemos comentado que renació de sus cenizas como el ave Fénix y que ha tenido la virtud de reinventarse a sí mismo y sobrevivir, tanto a diversas tragedias y accidentes, como al demoledor paso del tiempo.

El Teatro Petruzzelli es un juguete metafórico en una esfera de vidrio imaginario. Las vidas secretas y venturosas del pasado parecen habitar como fantasmas su recinto, dándole ese aire imperecedero de lo que decae y vuelve a florecer. Tal vez por eso, siguen siendo mágicas las horas en las que las luces se encienden, dando lugar a ese milagro mediante el cual hilos invisibles entrelazan fugazmente unas vidas con otras.

El Teatro Petruzzelli es hermoso. Su belleza es de las que penetran y pese a su tamaño, es el cuarto en dimensión de Italia, resulta manejable y en él se advierten todavía las huellas de elegancia y voluptuosidad que lo caracterizaron en sus momentos de mayor esplendor.

Como todo lugar que sigue vivo en el inconsciente colectivo, está lleno de leyendas y de historias más o menos verosímiles, que nos hablan de pasadizos subterráneos y de espejos. Es una tabla vacía –o vaciada como nos gusta decir últimamente- que permanece en la memoria.

En sus palcos y en su patio de butacas experimentamos esa nostalgia y pesadumbre ante los cambios… que tantas cosas se han llevado por delante. Hay que saber mirar este armazón, este trozo de historia con ojos inquietos, espíritu curioso y voracidad insaciable.

petru4No podemos ni debemos renunciar a intentar aproximarnos a lo indescifrable… aunque sea una tarea perdida de antemano.

Los palcos guardan celosamente secretos y, también, efímeros sueños. Están llenos de ‘ayer’ con sus simulaciones, anhelos y malentendidos.

El teatro Petruzzelli es un engranaje de meticulosa relojería. Podemos imaginarlo como un ascenso por una escalera de caracol hacia una cima incierta… en tanto que suenan violines que disuelven las semejanzas y diferencias.

Hay máscaras que se adaptan mejor que otras, las que lo hacen de forma impecable y duradera son las que parecen haber entendido los mensajes cifrados del tiempo.

El Petruzzelli es un teatro decimonónico con mucho recorrido, desastres y entresijos a la espalada. En 1991 sufrió un incendio demoledor. Corren diversas teorías, hipótesis y habladurías, parece, sin embargo, que prendió la mecha el propio empresario para cobrar el seguro.

Es una prueba de coraje cuando se tropieza y se cae, levantarse de nuevo. En el 2008 finalizaron las obras de reconstrucción y se reinauguró en el 2009, es decir, hace diez años.

petru2La restauración nos parece modélica y fiel, lo que no es nada fácil. Como dicen los italianos, tanto su estructura como su decoración interna se ha realizado ‘dov’era’ e ‘como’era’.

El teatro Petruzzelli está lleno de historia y de intra-historia. Pongamos un solo ejemplo, en el siglo XVIII (1779) se estrenó en él Ifigenia en Tauride, de Niccolo Piccinni.

A lo largo de su dilatada trayectoria tanto músicos como figuras del ballet, actores, dramaturgos… han desfilado por su escenario, señalemos entre otros al dramaturgo Eduardo de Filippo, al director de orquesta Von Karajan, al bailarín Nuréyev o a los actores cinematográficos Frank Sinatra o Liza Minnelli. En definitiva una parte muy representativa de lo más granado de diversas artes del siglo XX.

Si visita Bari procure asistir a una representación operística, a un ballet o a un concierto en este singularísimo espacio, que se ha venido caracterizando por, junto a una programación exigente y de calidad, ‘recuperar’ espectáculos artísticos, hoy olvidados. Por cierto, el teatro Petruzzelli es conocido, nada menos, como la ‘Scala’ del sur de Italia.

El tiempo devora y nos arrebata muchas joyas y obras artísticas del pasado. Sin ir más lejos, Raffaele Armenise realizó unas pinturas en el interior del teatro que se perdieron a causa de los sucesivos accidentes que devastaron el recinto… lo que no impidió que fuera reconstruido y sobreviviera para continuar siendo un orgullo de las generaciones presentes y futuras.

Italia es un país hermoso con un patrimonio histórico y cultural excepcional. Cada ciudad tiene diversos lugares emblemáticos que merecen una visita. En Bari, desde luego, la Città Vecchia, la Pinacoteca Provincial, con cuadros, entre otros de Bellini, Veronés o Tintoretto, junto a pintores de la Apulia… pero también el teatro Petruzzelli que, sin lugar a ningún género de dudas, merece una visita atenta y detenida ya que constituye una auténtica encrucijada o cruce de caminos entre el pasado y el presente de esta espléndida, desconcertante y llena de contradicciones ciudad meridional.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LUGARES

Lugares

El Panteón de Hombres Ilustres cambiará su nombre por Panteón de España

Lugares

Cuba en Berlín. El Búnker-Banana

Lugares

El Carpio de Tajo, una piedra fuera del Camino

Lugares

Varsovia, una ‘veduta’ veneciana

Lugares

El Corpus Christi en Camuñas: Pecados y Danzantes

Lugares

El Real Monasterio de Santa María de Veruela

Lugares

Turín y Xavier de Maistre

Lugares

Águilas: Historia y orígenes del antiguo Carnaval

Lugares

El Toledo de Galdós: lagartos y arqueólogos

Lugares

El fallido Museo Agronómico de los años cuarenta del siglo XIX

Lugares

Las rondas y los bulevares de Madrid. Jano bifronte urbanístico.

Lugares

Alcalá de Henares: ‘Lecturas cómplices’

Lugares

El Teatro Petruzzelli de Bari

Lugares

La Casa-Museo de La Tia Sandalia

Lugares

El Museo de Arte ‘Doña Pakyta’, un espacio almeriense que merece la pena explorar

Lugares

Una joya polaca olvidada

Lugares

Naica, un mundo subterráneo de cristales gigantes

Lugares

El ‘Eléctrico’ del Guadarrama

Lugares

Cuevas de Zugarramurdi, entre la historia y la leyenda

Lugares

Real Observatorio Astronómico de Madrid, una ventana a las estrellas

Lugares

Paseo por la catedral de Cuenca y sus tesoros

Lugares

Tailandia

Lugares

Explorando Indochina

Lugares

Museo Berggruen, una auténtica joya berlinesa… por descubrir

Lugares

Casa del poeta José Ángel Valente en Almería

Lugares

Uzbequistán, en la encrucijada de la mágica Ruta de la Seda

Lugares

La isla de Orleáns, un paraíso en el Québec canadiense

Lugares

El sureste peninsular español y los toques de caracolas

Lugares

Dólmenes de Antequera, una visita al neolítico

Lugares

Vietnam: El país de los nueve dragones

Lugares

Liérganes y la leyenda del ‘hombre pez’

Lugares

El Museo Frederic Marès, en el corazón del Barrio Gótico

Lugares

Teselas de Marruecos

Lugares

Grecia y la sombra (un paseo ateniense)

Lugares

La vieja Bruocsella

Lugares

Reseña incompleta de La Habana

Lugares

Carnaval de Ivrea (Piamonte): La venganza de la hija del molinero

Lugares

Malta…y cada ola tiene su belleza

Lugares

Una visita al Hermitage

Lugares

Albania y su doble

Lugares

Hué, capital imperial

Lugares

La Quinta de Guadalupe, joya de Colombres

Lugares

Buscando a Doña Emilia

Lugares

Navegando por la Costa Amalfitana

Lugares

Museo Nazionale del Cinema – Torino (Italia)

Lugares

Luang Prabang: ‘La ciudad de Oro’

Lugares

Tailandia: Un viaje a la alquimia de todos los deseos

Lugares

El Museo Egizio de Torino

Lugares

Casa de Cervantes en Esquivias

Lugares

Casa natal de Cervantes en Alcalá de Henares

Lugares

Vientiane, la pequeña capital

Lugares

Fez, el misterio del tiempo detenido

Lugares

Recorriendo la Great Ocean Road

Lugares

Hoi An, la joya de Vietnam

Lugares

Caro Adriático II: De Rijeka a Dubrovnik

Lugares

‘Caro Adriático I: De Split a Rijeka’

Lugares

La casa de Cervantes en Valladolid

Lugares

Ti penso sempre (Un viaje romano)

Lugares

Madrid para caminantes

Lugares

Betanzos, después del mar

Lugares

Los órganos de Andahuaylillas

Lugares

Segovia, entre la historia y la leyenda

Lugares

La ruta del río Yang-Tsé

Lugares

El palacio Ducal de los Borgia

Lugares

Sidi Bou Said, una joya en la orilla del Mediterráneo

Lugares

Chamberí, una estación de metro congelada en el tiempo

Lugares

Sigüenza, retorno al medievo

Lugares

Jardines secretos de Madrid

Lugares

Ciudadela de Jaca, fortaleza del Pirineo