noviembre 2020 - IV Año

ENSAYO

Juegos de poder del nacionalismo

parlamentEs ocioso declarar que me refiero a cualquier tipo de nacionalismo, sea cual sea la extensión territorial donde se asiente. Mi análisis no está orientado a elogiar, o criticar, ninguno de ellos, sino a comprenderlos, dilucidar sus componentes y dimensionar su fuerza, a fin de determinar su alcance fenomenológico y las consecuencias múltiples que puedan tener.

A mi juicio, el nacionalismo, de base, es una actitud psicológica que ha promocionado en mancha de aceite, se ha compartido mediante la interacción social y ejerce efectos coercitivos sobre los individuos de consecuencias imprevisibles.

La actitud nacionalista está compuesta de elementos cognitivos y emocionales. La parte cognitiva contiene una idea raíz, arropada por una constelación de otras ideas afines que la refrendan, aparentando una consistencia pétrea. Igualmente, la vertiente emocional dinamiza una serie de sentimientos elásticos retroalimentados por ellos mismos y por las ideas, generando un bucle cerrado en sí mismo, que anula la ecuanimidad de criterio y fulmina la libertad de pensamiento. El nacionalista es esclavo de su propia actitud.

La idea raíz puede tener origen histórico y estar emparentada con mitos y leyendas ancestrales de los que nace un atisbo de identidad primaria, ruda y tribal, que germina en las consciencias de la gente con altivo carácter diferenciador, como un rasgo absoluto y sublime, que llama a pertenecer a una clase de excelencia, un pueblo elegido, la aristocracia, muchas veces teocrática, de la humanidad.

Efectivamente, tal vocación excelsa afecta al yo, al yo colectivo, que se convierte en excluyente. Emocionalmente, es un narcisismo que exalta al yo, al nosotros, los …, y se queda con todas las virtudes y cualidades elogiables, mientras resulta refractario del tú, del vosotros que sois…el no-yo, la condensación de todos los males.

Este principio de diferenciación siempre se da entre vecinos, allí donde las fronteras étnicas y culturales son imperceptibles y la historia es, posiblemente, común. La endogamia no puede ser nacionalista, porque está centrada en sí misma y se condena a su propia extinción. Para ser nacionalista es preciso mirar hacia afuera, tener a alguien a quien dominar, alguien a quien despreciar, una diana sobre la que proyectar la maldad.

Antes de ser nacionalistas, los grupos humanos se llevan bien con sus vecinos, comercian con ellos, se producen matrimonios exogámicos, hay ritos y fiestas compartidas. Sin embargo, tras alguna hambruna, catástrofe social, o etapa de carestía, los intereses económicos, el reparto de bienes, o las pretensiones tribales de dominio levantan barreras infranqueables. La barricada surge para blindar la escasez; es corta de miras, porque acerca demasiado la línea del horizonte.

disturbiosDespués viene la construcción de la estacada mental, que ocultará en el fondo del abismo el prurito pragmático, el afán material, porque no resulta estético, ni romántico. Lo presentable es alardear de ‘razones’ de idiosincrasia, rasgos de identidad, justicia multisecular con los ancestros y otros alegatos grandiosos. Este es uno de los juegos de poder de todo nacionalismo: ocultar parte de la realidad, negarla, resaltar un sentido peculiar, plausible, que contrasta con el sentido desdeñable y bochornoso del no-yo. Será constante y machacona semejante insistencia, hasta conseguir que suene a verdad lo que, tal vez, sólo sea un delirio.

Sin emociones, no hay nacionalismo. En todo caso, tendremos una discusión académica sobre quién es quién y cuáles sean sus orígenes. Un juego de tesis y antítesis, que siempre lleva a algún tipo de síntesis, o armisticio intelectual. Eso no mueve a la masa, que es irracional, una barahúnda estruendosa, confusa como la locura e imprevisible como un torrente desatado. No lo digo yo, son cosas de Le Bon y Freud.

Para garantizar tal agolpamiento de energía, hay que sembrar, hacer crecer y explotar el odio, como sea: vale mentir sobre la historia, fabular sobre el presente y prevenir un futuro funesto. Más juegos de poder. En cualquier caso, la conclusión ha de ser que nosotros, los mejores, hemos de desentendernos de ellos, los peores, por respeto al pasado, para mejorar el presente y garantizar un futuro óptimo. Como es obvio, al partir de premisas falsas, los engaños, las conclusiones tampoco pueden ser verdaderas; pero, eso no importa; en el camino, habremos armado un gran bullicio, un terremoto social, una gran catarsis emocional, cuyo máximo interés es, precisamente, fomentar el proceso oponente (Solomon y Corbit) de las emociones: ‘cada gusto tiene su coste y el dolor su gusto’, merced al juego del simpático y el parasimpático, en el plano individual, que se replica, mutatis mutandis, en el social.

En la escalada emocional, cabe considerar la guerra civil como una herramienta más. Éste juego de poder, el más grave y calamitoso, ha regado de sangre los siglos y dejado baldías las tierras. Los estrategas bélicos no se manchan de sangre, intoxican las mentes, mueven los recursos como si fueran marionetas y hacen sufrir a los propios y al enemigo, claro, desde el refugio del Alto Estado Mayor. La rentabilidad de la guerra se condensa en generar héroes y campeones, atesorar gestas y consolidar un manantial de mistificaciones, que podrán alimentar el sentimiento nacionalista en el futuro. El sufrimiento mismo se impondrá como hito de separación. En España, ahí queda el saldo del nefasto siglo XIX, que empezó muy mal y terminó mucho peor. Aquellos lodos se transformaron en el barrizal sobre el cual resbalamos.

El nacionalismo no puede combatirse confrontándolo con otro nacionalismo, porque ambos se enquistan. Las actitudes se cambian, faltaría más, desde la tolerancia: en la vertiente cognitiva, mostrando opciones, dando información, elevando el pensamiento crítico, fomentando la sinergia para crear proyectos compartibles. En la vertiente emocional, generando sentimientos de empatía, dialogando con la música, la pintura, el cine, la literatura, la danza.

La política de aproximación hacia un nacionalismo ha de recorrer el camino de los símbolos buscando el sincretismo, sin forzar nada. En libertad, la rebeldía es capaz de rebelarse contra sí misma, cuando se ve perdida en su propio laberinto.

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”