enero 2021 - V Año

ENSAYO

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Bicentenario del nacimiento de Engels (28 de noviembre de1820 – 5 de agosto de 1895)

“Simplemente no puedo entender que alguien pueda tener envidia de un genio. La genialidad es algo tan especial que quienes no la tenemos sabemos de forma inmediata que es algo inalcanzable. Para sentir envidia de algo así, hay que ser tremendamente estrecho de miras”. Friedrich Engels se refería así a su amigo KARL MARX a quien definió en su breve oración ante su tumba como “el más grande pensador de nuestros días”. Engels aceptaba, así, el papel secundario que la historia le ha concedido. Pero lejos de ser un demérito, su virtualidad ha sido, por fin, reconocida incluso por algunos de sus más ácidos y acérrimos críticos. Ahora, cuando se cumple el bicentenario de su nacimiento, quizá sea más necesario que nunca reivindicar la figura y los legados teóricos de un intelectual de quien MARX, en reconocimiento de su decisiva aportación a las muchas obras que firmaron conjuntamente, afirmó que era el hombre más culto de Europa. “Un verdadero diccionario universal capaz de trabajar a cada hora del día o de la noche, comido o en ayunas, veloz en escribir y en comprender igual que el mismísimo diablo”.

Marx y Engels, recíprocos como hemos dicho a la hora de manifestar su mutua confianza y admiración, se repartieron, en innumerables ocasiones, los papeles que tenían que representar. A ENGELS corresponden estas reveladoras confesiones: “La división del trabajo que existía entre MARX y yo me ha correspondido defender nuestras opiniones en los periódicos lo que, singularmente, significaba luchar contra las ideas opuestas a las nuestras para que, así, MARX tuviera tiempo de acabar su gran obra principal. Esto me obligó a exponer nuestros principios en la mayoría de los casos en forma de polémica, contraponiéndolas a las otras concepciones”.

Ahora revisaremos algunas de esas críticas a la obra de un pensador que podría haber sido una de las grandes figuras del siglo XIX, pero que conscientemente aceptó un lugar menos destacado a cambio de ser el colaborador más estrecho que tuvo MARX en los años decisivos de su producción teórica, cooperando intelectual y financieramente con la realización de una obra, sin duda, cumbre. Como escribe el sociólogo y catedrático argentino, ATILIO ALBERTO BORÓN, ENGELS “pagó, así, el precio de su prolongada asociación con la vida y la obra de MARX y con su incondicional entrega al movimiento obrero y socialista europeo”. A pesar de esto, y teniendo en cuenta la complicada encrucijada que en la actualidad vive el mundo, resulta, como he dicho, más necesario que nunca la revalorización y la reflexión del legado teórico que nos dejó, para su serena discusión, el talento innegable de FRIEDRICH ENGELS.

Mucho más, cuando en su obra “ANTI-DÜHRING”, ENGELS desmonta la mendaz teoría del filósofo y economista alemán KARL EUGEN DÜHRING. Este, divulgó una versión descafeinada del socialismo para, como recoge en un reciente artículo en este mismo medio el profesor ANTONIO CHAZARRA, tratar de sustituir, de manera fraudulenta e imposible, el pensamiento transformador de MARX y ENGELS. Deberían tomar buena nota, quizá releyendo el imprescindible ANTI-DHURING, aquellos que, desde posiciones teóricamente izquierdistas, predican, no con el ejemplo, por supuesto, pero sí con con periódicas intervenciones, increíbles alegatos en favor de políticas conservadoras en perfecta coincidencia con los insanos y “trumposos”, perdón, quise decir tramposos, aires que nos llegan desde otros poderos países occidentales.

Y es más verdad que nunca que, en este caso, no hay peor cuña que la del mismo palo o la misma madera. Porque quizá las más furibundas críticas que se han realizado sobre la obra y el pensamiento de ENGELS, han llegado de marxistas arrepentidos de no se sabe muy bien de qué o de aquellos que se autoproclamaron especialistas e investigadores que redujeron el papel del amigo de MARX al de un simple y mediocre divulgador de su obra. Para otros, sobre todo para los críticos de abstracción liberal, ENGELS, incapaz de generar ideas propias, se limitó a ser el escribano mecenas del “explotador autor” de EL CAPITAL.

Ahora, cuando la historia pasa su factura, algunos de los más fieros detractores de ENGELS presentan un lamentable currículo de saltos estratégicos que, en algunos casos, les trasladaron desde el eurocomunismo o la socialdemocracia a conversas posiciones neoliberales. Ahí están, agazapados, pero nunca escondidos, los “DHURING” de hoy a los que se ha referido el profesor CHAZARRA en el artículo anteriormente mencionado.

Así pues, este bicentenario debe, o en todo caso debería, servir para realizar una reflexión histórica y, quizá, una cierta recuperación de las esencias del pensamiento de ENGELS. Y no solo por mera justicia sino por la plena vigencia de un intelectual cuya curiosidad y conocimientos abarcaba campos tan diferentes como la filosofía y la historia hasta la antropología y la sociología, pasando, por supuesto, por la política y la economía.

Fue un ENGELS muy joven quien demostró su probado talento cuando en 1845, con apenas 25 años, publicó su libro LA SITUACIÓN DE LA CLASE OBRERA EN INGLATERRA, una documentada denuncia de las lamentables condiciones en las que los obreros desempeñaban su trabajo en las fábricas de la Inglaterra victoriana. Para el mismísimo LENIN, esta obra fue uno de los mejores trabajos de la literatura socialista mundial. “ENGELS –sentenció Lenin –fue el primero en decir que el proletariado no solo es una clase que sufre, sino que, además, el proletariado en lucha se ayudará en sí mismo”. Las condiciones de vida que denunció ENGELS las vivió y sufrió personalmente en MANCHESTER, ciudad considera entonces como la cuna y el corazón de la revolución industrial. Allí, ENGELS conoció y trabó amistad con GEORGE JULIAN HARNEY, miembro extremista de los denominados “cartistas” y con JAMES LEACH, antiguo obrero y auténtico azote de los industriales. Con ellos, comenzó a frecuentar los ambientes obreros y a conocer, de forma empírica, las carencias de todo tipo que sufrían entonces los trabajadores.

Fue, sin embargo, THOMAS CARLYLE, el estudioso de la TEORÍA DEL GRAN HOMBRE y autor del libro SARTOR RESARTUS, quien más influyó en aquel joven ENGELS por su radical crítica del capitalismo. Persona fundamental en su vida fue, también,  su amante y primer gran amor, MARY BURNS, una trabajadora de origen irlandés, Ella fue quien le introdujo en los ambientes laborales más duros. Con ese bagaje cultural y con el valor de haber sido testigo y haber sufrido en carne propia esas absolutas injusticias, ENGELS se convierte en un referente social imprescindible como lo demuestran sus brillantes estudios sobre la insurgencia campesina en Alemania, o sobre la vinculación entre el patriarcado y la propiedad privada. Una reflexión desapasionada y alejada de elementos preconcebidos nos lleva, o por lo menos nos tendría que llevar, al reconocimiento de una altura intelectual bastante más elevada de la que el paso del tiempo y las particulares y variopintas interpretaciones de su vida y de su obra nos han intentado, y en muchos casos conseguido, imponer. Interlocutor de MARX durante cuarenta años, se convirtió, por decisión propia, en consejero y en coautor, siempre en segundo plano, de algunas de las más importantes aportaciones teóricas de la obra del filósofo de TREVERIS. Este, dos años mayor que su amigo, reconoció en él, desde los primeros encuentros que mantuvieron, a un intelectual de enorme capacidad cuya compañía, consejo y colaboración nunca desestimó.

Y para quien todavía duda de la calidad intelectual de ENGELS y de su capacidad para ofrecer ideas nuevas que, con críticas o sin ellas, perduran en el tiempo ahí queda su más clásica obra “EL ORIGEN DE LA FAMILIA, DE LA PROPIEDAD PRIVADA Y DEL ESTADO” a la que, una vez más LENIN, señaló como una de las obras fundamentales del socialismo contemporáneo.

Escrito en apenas dos meses, el libro se basa en los apuntes que KARL MARX realizó sobre el libro ANCIENT SOCIETY del científico progresista norteamericano LEWIS HENRY MORGAN. En él, y en opinión de ENGELS, se confirmaba la concepción materialista de la historia que MARX y él habían elaborado. Nació, así, una obra que constituye un profundo análisis científico de las etapas tempranas del desarrollo social de la humanidad, desde las comunidades comunistas primitivas hasta la formación de la sociedad de clases basada en la propiedad privada de los medios de producción. En ella, se denuncia el origen y la naturaleza clasista del estado. El erudito ENGELS, que repasa y corrige capítulos en las sucesivas ediciones del libro, aporta numerosos datos suplementarios basados en sus estudios e investigaciones sobre los principales problemas sociales planteados en las antiguas GRECIA y ROMA, así como en las primitivas civilizaciones de ALEMANIA E IRLANDA. Con las investigaciones de MORGAN y las aportaciones teóricas de ENGELS se completa una obra que trata de explicar, gracias a un análisis profundo y material, los cambios que experimenta el ser humano en su papel evolutivo.

ENGELS plantea una amplia discusión sobre la SOCIEDAD ANTIGUA en la que LEWIS HENRY MORGAN establece una secuencia de períodos étnicos para comprender el desarrollo de la civilización humana, desde los orígenes del hombre hasta la sociedad industrializada de EUROPA y de NORTEAMÉRICA del siglo XIX. A diferencia de otros pensadores contemporáneos con otras teorías sobre la evolución humana, ENGELS subraya la importancia de las relaciones del poder social y del control de los recursos materiales con el desarrollo de las nuevas tecnologías. Demuestra, además, la historicidad y, por tanto, la transitoriedad, de instituciones clásicas como la familia, el derecho y el estado. No son, tampoco, dignas de olvido las consideraciones que ENGELS hace en un plano económico, consideraciones que no son pocos los investigadores que le otorgan una plena vigencia y capacidad para explicar con una enorme visión de futuro las principales claves del actual sistema socio económico.

Considero de justicia hacer, aunque solo sea una mera mención, del verdadero testamento político de ENGELS en su brillante INTRODUCCIÓN a LA LUCHA DE CLASES DE FRANCIA de KARL MARX, escrita cinco meses antes de su muerte. La publicación de este texto, a pesar de haber sido censurados muchos de sus pasajes por la dirección de la socialdemocracia alemana de entonces, expone numerosas y fundamentales innovaciones básicas para el posterior desarrollo de la teoría marxista de la política que, años más tarde, tomó cuerpo gracias al impulso de ANTONIO GRAMSCI.

Desde el principio de su actividad política hasta el último día de su vida, ENGELS fue un incansable combatiente revolucionario y uno de los mejores intérpretes de los intereses de clase del proletariado internacional. “Después de la muerte de Marx –escribió VLADIMIR ILLICH ULIÁNOV —ENGELS, en solitario, continuó siendo el consejero y el guía de los socialistas europeos”.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”