septiembre 2020 - IV Año

TEMAS

La religión en la cultura sumeria

sumer1Los sumerios son una de las más antiguas civilizaciones que han habitado el mundo, siendo los primeros en ser considerados como tal. Estas poblaciones habitaron la región sur de la antigua Mesopotamia, más concretamente en Oriente Medio entre las planicies aluviales del Tigris y el Eúfrates. Tenemos que darnos cuenta que de ellos proceden los primeros vestigios de escritura moderna, aunque su pronunciación se ha perdido, quien sabe si para siempre dentro de la historia de la humanidad.

Lo que sí sabemos sobre ellos es que fueron los primeros que comenzaron a aglutinarse en ciudades, a utilizar el sistema sexagesimal o llevar a cabo una codificación de las leyes, además ha llegado a nosotros una gran parte de su religión, la cual bien habría podido servir de cierta base para las religiones que hemos podido albergar dentro del mundo a lo largo de la historia ya que en algunos casos podemos ver ciertos nexos de unión entre ésta u otras religiones como la griega, o incluso con algunas mayoritarias que nos son contemporáneas como el Cristianismo o el Islam.

Para los sumerios, la civilización llegó del agua, ya fuese del mar o del propio agua de los ríos. Ellos concebían el mundo en un llamado caos primigenio el cual estaba formado por dos elementos o divinidades; el primero de ellos era el agua dulce, que estipulaban como el bien, ataviado con un ideal en cierto sentido masculino y denominado Aspu, el cual podía asimilarse a una divinidad de la cual surgen las plantas llamado Dummuzi; y luego encontramos el otro elemento o divinidad; el agua salada que representa el mal, con tintes femeninos de donde salen los monstruos, también llamada Tiamat.

tsumerios3Descubrimos que tendrán dos hijos, los cuales recibirán los nombres de Lahmu y Lahamu, ellos serán divinidades bienhechoras y su característica representación será con una cabeza de serpiente de mar. Luego, las dos divinidades primigenias tendrán dos hijos más, Anshar y Kishar, representados el primero como el cielo, y la segunda como la tierra, de los cuales, nacerán los tres dioses varones representados como reyes de lo que perciben los ojos del ser humano, o sea, lo terrenal; el primero es An (o Anu en akkadio) que es el rey del cielo; luego encontraremos a Enlil que será el rey de la tierra y por último Ea, el rey del océano bienhechor.

Estos tres reyes divinos son los creadores de, como hemos dicho antes, todo lo que el cielo y la tierra contiene, como por ejemplo el Sol, Shmash, la Luna, Sin y los planetas, entre los cuales Venus ocupaba un lugar predominante. Estos tres dioses también serán los creadores de las diversas divinidades y seres humanos que pueblan la tierra, siendo estos últimos creados para hacer más alegre el mundo, concebido también como la morada de los dioses.

También es obra de estas divinidades la organización política de los hombres, ya que se dice que la propia realeza bajó del cielo para gobernarlos, donde encontraremos una de las primeras veces que la propia posición del rey o jefe de estado proviene de una fuerza mayor, y así hacer que su posición gozara de una justificación divina para que nadie osara contradecirla.

Podemos ver que entre los mismos dioses también gozan de posiciones de poder, en primer lugar, An es el Dios Supremo, el rey de la Creación, quedando Enlil como el rey de todos los humanos y soberano de todo el territorio conocido. Una de las primeras conexiones de esta religión con la Biblia es la que nos dice que Enlil envió un diluvio para castigar a los seres humanos ya que hubo un tiempo en el que abandonaron a los dioses. El tercer rey divino, Ea, quien fue uno de los creadores de los seres humanos modelándolos en arcilla, advirtió de esto a Utanapishtim, un hombre bueno y bondadoso que aún adoraba a los dioses; y fue él quien construyó un arca y salvó a la humanidad.

sumeriosTenemos que tener en cuenta la concepción materialista de la religión, ya que antes que los demás dioses después de An lo poblaran, los elementos que constituyen el mundo ya existían, caso contrario por ejemplo es el de la religión cristiana, en la que Dios es creador de todo. Esta concepción materialista explica también el más allá; ya que a la muerte del ser humano el cuerpo perece, pero aún subsistirá una parte que habitará en un mundo subterráneo denominado como La Casa de donde no se sale, estando rodeada de 7 muros con 7 puertas cada uno donde reinan los dioses infernales, Nergal y su esposa Ereskhigal, bajo cuyas órdenes el ser humano estará vigilado por la peste y las enfermedades para que no salga. No hay luz en ese lugar y el hombre o mujer tendrá que alimentarse de barro y polvo sentado en las tinieblas con un hábito de plumas, y si el muerto es abandonado sin sepultura y ofrendas, deberá errar por el mundo atacando personas, transformándose en un espíritu maligno.

En este caso vemos que los dioses no desempeñan papeles en la otra vida, recompensando o castigando a los muertos; por lo tanto las plegarias hacia ellos solo persiguen la obtención de una larga vida y de bienes materiales en el mundo, lo cual será la recompensa que dan los dioses a los no pecadores.

Alrededor de todo esto se formó una ideología sumeria; las primeras ideas científicas explican el progreso del mundo mediante la evolución espontánea: An crea el cielo, el cielo crea la tierra, la tierra crea los ríos, los ríos crean los barrancos,…(Dhrone, La litterature babylonienne); además, se creó una inmensa literatura mitológica que divinizó los astros y relató la vida y las relaciones entre dioses y hombres, poblando así el mundo de genios, ángeles y demonios, además se explican los ciclos en los que Enlil y su esposa provocan la lluvia y la fecundidad del suelo; mitos sobre la muerte de Dummuzi, o incluso su descenso al infierno y su retorno periódico a la tierra gracias a la diosa Ishtar, quien simbolizaba la belleza, la vida, la fertilidad y el amor. También se sabe que hay fábulas sobre monstruos que aterrorizan a la humanidad.

sumer2En cuanto a lo que se podía llamar clero, que representaba esta religión en el mundo, vemos que se encargó de combatir la desgracia, alejar a los espíritus y apartar la enfermedad de la población. Los sacerdotes fueron adivinos que predijeron el porvenir, explicaron los sueños, trataron temas de astrología y verificaban sacrificios; fueron ayudados por sacerdotisas, las cuales designaban presagios divinos, bailaban, cantaban, adivinaban y fueron siervas de la diosa Ishtar, quien justificaba la entrega de estas mujeres a la prostitución sagrada, participando en rituales de fertilidad o como recogió el historiador Herodoto, acostándose al menos una vez en la vida con un desconocido en el templo de la diosa.

Ya llegando al Imperio de Sargón, veremos que el rey terrenal sufrirá una especie de divinización equiparable al caso de los propios faraones egipcios, lo que sería adaptado a la religión real del Estado. El mayor exponente de esta divinización fue Naram Sin, quien tras sus conquistas sobre Sumer, Akkad, Subar y Amurru tomó el título de Rey del Universo. Ahora el rey no es el vicario enviado por Dios, si no el propio Dios en la tierra que gobierna a la población.

Tras todo esto, cabe decir que la Religión Sumeria fue sufriendo adaptaciones a lo largo de su historia. Debido a la entrada en el territorio de nuevas poblaciones, ya sea mediante la fusión de la cultura de los nuevos pobladores con la autóctona; o bien mediante la fuerza, llevando a cabo la conquista del territorio y la imposición de sus leyes y dogmas o incluso otras formas de sumisión o intercambio cultural; hicieron que la religión se fuera transformando para aglutinar a los distintos pueblos que habitaban en el territorio.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN TEMAS