septiembre 2020 - IV Año

TRIBUNA

De la táctica a la praxis. Carta abierta a los ciudadanos/as de la izquierda progresista

sanchezpresidenteLos actuales acontecimientos políticos han devuelto la esperanza a los sectores ciudadanos más desfavorecidos y sin duda constituyen una ventana de aire fresco, que saludan briosos los progresistas, el nuevo gobierno surgido constitucionalmente del Congreso de los Diputados; aunque algunos supuestos defensores de la constitución, intentan afear la moción aduciendo que el candidato no ha sido elegido por la ciudadanía; ¿es que acaso M. Rajoy lo eligió la ciudadanía?, algunos olvidan que estamos dotados de un sistema parlamentario y no se contempla la elección directa del primer ministro; este nuevo periodo debe de servir fundamentalmente para corregir las medidas retrogradas, las injusticias que solemnemente se convirtieron en norma, quitar el freno a libertad de expresión, recuperar los derechos humanos, reinstaurando la universalidad de la sanidad, impulsando una ley de vivienda justa y legislando a favor de la dación en pago, combatiendo la pobreza energética y anulando el impuesto al sol, impulsando una educación de calidad, pública y laica, desterrando la pobreza infantil y asegurando una renta mínima universal y muchas otras medidas que sirvan para construir un estado pluricultural y plurinacional, bajo la consigna de Justicia, Libertad, Igualdad y Fraternidad.

gobiernopsoe2Sin embargo, para conseguir los propósitos del socialismo democrático, debemos partir de una estrategia que sea capaz de permitir alcanzar los logros para el cambio progresista y para ello son necesarios en primer lugar superar una endiablada aritmética parlamentaria, maridada con los intereses, unas veces espurios y otras egoístas, pero legítimamente partidistas, que en estos momentos dificulta o impide alcanzar los propósitos deseados.

En segundo lugar y dada la actual coyuntura política y parlamentaria, es fácil deslizarse por un canal conducente a un desgaste de la imagen y de la valoración pública.

Por consiguiente y atendiendo a los escenarios electorales del 2019, sin duda el contexto y el espacio que se abriría después de las elecciones municipales y autonómicas en el mes de mayo, podría resultar beneficioso, aprovechando el previsible tirón de la izquierda en las elecciones municipales, pero eso significaría convocar la consulta ciudadana para después del verano y ese tránsito podría abocarnos a un desenlace incierto para los resultados, frustrando las expectativas de las fuerzas progresistas.

gobiernopsoe1Pero si la convocatoria electoral fuese coincidente con unas supuestas elecciones autonómicas en Andalucía en el mes de marzo, constituiría un escenario mas favorable, ya que permitiría, en primer lugar ‘cocer las heridas abiertas’, entre las corrientes internas y en segundo lugar la fuerza de la izquierda andaluza empujaría para obtener unos mejores resultados, contribuyendo a una composición aritmética más favorable para las fuerzas progresistas y consecuentemente para impulsar las medidas correctoras anteriormente expuestas y afianzar los propósitos de la izquierda democrática. Sin dejar de lado, que un menor tiempo de duración del actual gobierno, contribuiría a consolidar la imagen y frenar el desgaste, y a la vez implementar las medidas más significativas y necesarias para la mejora de las condiciones de vidas de la ciudadanía y a fijar el rumbo conducente hacia un futuro más prometedor.

Este gobierno táctico, surgido al amparo de los art. 113 y 114 de la constitución, debe encuadrarse dentro de una estrategia claramente diseñada, planificada y con una línea clara, que pueda asegurar un transito ciudadano hacia un estado de bienestar en el marco de las circunstancias que marcan los nuevos paradigmas del siglo XXI.

Es en este marco donde también deben abrirse los cauces de comunicación y negociación para la restructuración territorial del estado, tal vez con la creación de una Secretaria de Estado, que tenga como objetivo el análisis y el estudio situacional, que desemboque en una propuesta viable y beneficiosa para todas las partes.

La moción de censura aprobada el pasado 1 de junio, nos aseguró haber cruzado el Rubicón, pero el combate por una sociedad laica y de progreso, acaba de comenzar y para alcanzar el triunfo hace falta asegurar una mayor fortaleza de las huestes.

 
 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN TRIBUNA

Publicidad