junio 2021 - V Año

ARTE

¡Ay madre, que vienen los rusos! Apuntes para una vanguardia ¿soviética? (I)

Grupo Mir Iskusstva por Kustodiev

Parece que todo empezó con el estreno en 1913 de la ópera futurista `Victoria sobre el sol`, con música de Mijaíl Matiushin y libreto en idioma transmental (záum) de Alekséi Kruchónyj, en el Teatro Luna Park de San Petersburgo. Malévich tuvo la primera oportunidad de presentar su célebre «Cuadrado negro» suprematista, icono enmascarado donde los haya. Pero si consideramos este como el pistoletazo de salida de la modernidad en el país eslavo nos estaremos equivocando de medio a medio. Aun cuando el teórico marxista y sociólogo Boris Kagarlitski sostenga que “la crítica del orden establecido llegó a ser el contenido principal del arte ruso” y  que “la totalidad de la cultura espiritual llegó a politizarse y orientarse hacia la revolución” no podemos cometer el error de identificar “Vanguardia” con “Revolución”. Es como cuando en nuestro país etiquetamos a la ligera a los intelectuales del renacimiento de la Edad de Plata con el candoroso epíteto de “Generación de la República”. Pesa más el deseo que la realidad “porque el deseo es pregunta cuya respuesta nadie sabe”, que cantaba Cernuda.

Si decidimos situar el nacimiento de la modernidad rusa cuando Yurii Annenkov diseñó, tras conocer a Matiushin en San Petersburgo, las delirantes puestas en escena de las celebraciones de 1920 de conmemoración de la Revolución de 1917 en las calles de Petrogrado y la escenificación de la toma del Palacio de Invierno en un descomunal espectáculo en el que movió a  siete mil actores seguiremos desbarrando.  No hace al caso el hecho de que Annenkov venga de  trabajar en París con los discípulos del mismísimo Gauguin, los míticos nabis,  en los estudios de Maurice Denis y de Félix Vallotton y tampoco que acabe en Hollywood, desarrollando una actividad como escenógrafo en el mundo del cine de la mano de Orson Welles y Jean Renoir. Porque todo esto, con ser vanguardia pura y dura, no nos va a explicar lo suficiente  dónde está el origen del dichoso fenómeno de la modernidad en el país de los Urales.

Ivan Bilibin por Kustodiev

Podemos también apuntar que Lunacharski, durante su labor como comisario de instrucción pública, impulsó el célebre juicio contra Dios por sus crímenes de lesa majestad contra la Humanidad y recordar también que un plomizo 17 de enero de 1918, a las 6:30 horas de la madrugada un pelotón de fusilamiento disparó cinco ráfagas de ametralladora contra el cielo de Moscú. Pero sólo sacaremos en claro que la sentencia de muerte contra Dios se había cumplido llevando escrupulosamente a sus últimas consecuencias el espíritu inconformista de la vanguardia rusa… Así pues, insistimos: ¿de dónde viene esa flamante vanguardia?

Cuando uno se obstina en encontrar su origen hay que irse un poco más atrás en el tiempo. Y es que el relato que la Historiografía moderna ha inventado para asociar el nacimiento de  la modernidad con la Revolución del 17 es toda una leyenda urbana. Da la sensación de que nos encontramos con un mortífero juego de matrioskas sin fin.

Si seguimos tozudamente la madeja nos toparemos de narices con el grupo de los Peredvizhniki (Artistas Ambulantes). Llevaron a cabo una labor encomiable como divulgadores del arte en una época de rancio academicismo estatal. Lo cual no es poco… ¡Estamos nada más y nada menos que en la segunda mitad del siglo XIX! Y es que, como también ocurre de nuevo en nuestro país, este malhadado siglo en materia artística se ha ignorado con un pasmoso desprecio.  Con el apoyo de la Cooperativa de Artistas de Petersburgo,  la recién fundada asociación de exposiciones itinerantes organizó ¡desde 1870! una primera muestra con la intención de acercar el arte a las poblaciones de las provincias del Imperio, al margen de toda ayuda oficial. Alcanzarán su apogeo en la década siguiente, aunque la sociedad perdurará durante más de medio siglo hasta que, ya en 1923,  muchos de sus miembros se integren en las filas de la Asociación de Artistas de la Rusia Revolucionaria. Casi diez años antes, en 1863, un grupo de catorce estudiantes se había segregado de la Academia Imperial de las Artes, renegando de su anticuada normativa oficial y del irrespirable academicismo de la institución, agravados por el talante carca de la casa. ¡Ese sí será el germen de la modernidad en la Madre Rusia!

Durante las dos primeras décadas de su existencia el director de la sociedad será el inefable Iván Kramskói, pintor y crítico de arte,  que imbuido por los ideales de los demócratas revolucionarios rusos, defiende la existencia de un deber fundamental del artista para con la sociedad de su tiempo en su compromiso con los principios del realismo, reivindicando un alto contenido moral y nacional en el arte; amigo y consejero personal del coleccionista Pável Tretiakov que acabará fundando finalmente el museo nacional. La labor que hicieron ambos desde el principio fue ingente. En total, entre 1871 a 1923, la sociedad organizó 48 exposiciones en diferentes ciudades como San Petersburgo, Moscú, Kiev, Járkov, Kazán, Oriol, Riga u Odessa. Un esfuerzo titánico que siembra la  semilla indeleble del arte en el yermo suelo ruso.

Entre los miembros más destacados del movimiento nos  encontramos con el gran  Iliá  Repin (maestro de Aléxej Jawlensky y Marianne Werefkin, artistas del futuro grupo Der Blaue Reiter alemán,   a los que les traslada su pasión por el mundo de los iconos), Su figura, más tarde, será admirada como ejemplo por los artistas del realismo socialista. El movimiento itinerante, en una suerte de Misiones Pedagógicas avant la lettre,  traslada sus cuadros de un lado para otro en un gesto que les granjea la estima y la  simpatía de un amplio sector popular.

El conjunto de pintores que integran el grupo Peredvizhniki destaca por su dominio en todos los géneros esenciales de la pintura. Además de su importante muestrario de estremecedores ejemplos del llamado realismo social y de tematizar la vanguardia estudiantil y  los intelectuales de espíritu revolucionario, son notables sus aportaciones a la pintura de paisaje en connivencia con un incipiente impresionismo local importado desde París, el retrato (insistiendo en el estudio y la recuperación poética del alma del campesino ruso), la pintura de género o el costumbrismo pictórico, e incluso la pintura de historia que alentaba entonces una airada protesta contra el conservadurismo cutre de la Academia Imperial de las Artes.

Diaghilev por Léon Bakst

Pero centrémonos, sobre todo, en esa labor de recuperación del alma rusa, en pleno apogeo nacionalista postromántico, en la que van a coincidir con el gran folklorista Aleksandr Afanásiev, que encarnará sin duda  uno de los espíritus llamados a despertar al fin la renovación.

Su trabajo de recopilación de los cuentos eslavos de tradición oral le pone en contacto con las fuentes populares que las reformas del zar Pedro I el Grande había abortado, dejando de lado toda la tradición  de origen ortodoxo-eslavo, para introducir en las frías estepas los códigos de vida europeos. Los boyardos son sustituidos por los duques y marqueses y la lengua rusa se ve reducida a las clases media-baja de la sociedad, pasando la nobleza a hablar en francés. Y aún hoy la mayoría de las ediciones de las obras rusas que nos llegan, tristemente, son traducidas desde el idioma de Moliére. Afanásiev se apoyará en las fuentes de los cuentos de la Sociedad Geográfica Rusa sin moverse de su pupitre, lo que contrasta, sorprendentemente, con ese espíritu aventurero de los Peredvizhniki. ¿En ese interés por la literatura fantástica se puede rastrear la fascinación que provocó El Quijote en la intelligentsia rusa al extremo de ser libro de lectura obligada para los niños en los colegios estalinistas?

La influencia de estos cuentos populares se encontrará en las obras del grupo de los Cinco y de muchos escritores y compositores, en particular, Nikolái Rimski-Kórsakov (Sadkó, La doncella de nieve) y del ya  plenamente moderno Ígor Stravinski (El pájaro de fuego, Petrushka, e Historia del soldado), abriendo esa ansiada ventana a la vanguardia que alentará también los aires de modernidad en la cultura occidental.

Para ello, no debemos olvidar la gran empresa que llevó a cabo un grupo de artistas singulares capitaneados por el gran Serguéi Diáguilev. Nos referimos al grupo modernista Mir Iskusstva (Mundo del Arte). Diáguilev era el redactor jefe de  la  revista homónima que inspirará el posterior movimiento artístico. Su marcado espíritu antipositivista se apoderará de la cosmovisión de todo el grupo. El ya citado Annenkov colaborará, entre 1922 y 1924, estableciendo la Sociedad de Pintores de Caballete dentro de la propia organización. La revista se pone en marcha en 1899 en San Petersburgo por Diáguilev,  Alexandre Benois y  Léon Bakst, insustituible trío de ases que será el núcleo duro de una decidida vanguardia que va a subvertir el lenguaje artístico dominante. Entre los objetivos que se marca está dinamitar los bajos estándares  de la ya obsoleta escuela Peredvízhniki y promocionar los principios del Art Nouveau oponiéndose al esclerosado realismo social de los Ambulantes. Luego nacerán los célebres  Ballets Rusos que terminarán por liarse la manta a la cabeza para exportar, ya fuera de sus fronteras, una vanguardia que acabará convirtiéndose en internacional. Fascinados por las máscaras, por el carnaval y por el teatro de marionetas, por los sueños y los cuentos de hadas de Afanásiev,  admirarán las artes populares tradicionales y el rococó del siglo XVIII y con él a uno de sus máximos exponentes, el francés Antoine Watteau, pintor de bucólicos Pierrots y de encantadoras escenas de la Commedia dell´arte.  Todo lo grotesco y lo lúdico les atrae con más interés  que lo trascendente y lo psicológico: la búsqueda incansable del arte por el arte. En cuanto a sus medios, los miriskúsniki preferirán los efectos ligeros y etéreos de la acuarela y el gouache a los grandes cuadros al óleo. Este y no otro será el caldo de cultivo de los hallazgos del legendario Vasili Kandinsky, que partiendo de un simbolismo pleno de color local irá estilizando sus propuestas antes de entrar de lleno en el ámbito de la abstracción pura. Territorio que también explora, aunque sin tanto atrevimiento formal,  un onírico Marc Chagall que ya desde 1907 en San Petersburgo se vincula a la tutoría de Nikolái Roerich, otro de los grandes maestros del Simbolismo nacional, para después acercarse a Léon Bakst.

Baba Yaga por_Bilibin

Pero para ello, debemos reparar previamente en la imprescindible figura del ilustrador  Iván Bilibin que tradujo en imágenes de exquisita belleza todo el universo fantasmal de los cuentos de Afanásiev.​ Su técnica se depura en contacto con las estampas japonesas del Mundo Flotante de los ukiyo e. Sin la aportación de sus bilinas (láminas que adoptan el nombre por sinécdoque de las epopeyas serbias y rusas medievales) y los lubbocks (grabados populares en madera) la materialización gráfica del mundo de los cuentos populares no habría sido posible. Nuevamente, el maridaje entre tradición y vanguardia va a servir de eje discursivo a una corriente de renovado lenguaje plástico. Así pues, la indispensable aportación del gran Bilibin es esencial para entender la llegada de este nuevo paradigma. El propio ilustrador va a contribuir con la realización de coloristas escenografías para los Ballets Rusos de Diáguilev y así ya tenemos configurada una estética de abierta retórica de vanguardia.  Desde 1909, varios de los miembros del movimiento también participarán en las producciones de los ballets,  ya en París. Entre ellos, el ya mencionado Nikolái Roerich, que se convierte en director escénico. Siete años más tarde, el recambio en la dirección artística en 1917, del ya mencionado Bilibin asegura la conquista de aportaciones más arriesgadas. Ese mismo año la mayoría de los miembros del grupo la Sota de Diamantes (con Nathan Altman y Vladímir Tatlin, entre otros) se integra aportando nuevo impulso al movimiento. El resto ya es historia.

No es difícil comprender cómo la vanguardia rusa conectará, ya en la capital francesa, con el espíritu desenfadado del Grupo de los Seis de Jean Cocteau y de su demiurgo, Eric Satie. La vinculación estética con el director escénico Meyerhold no era casual tampoco, a través del lenguaje de la opereta, del music-hall y del circo. Recordemos la Escuela del Actor Excéntrico de Kózinstev que en su posterior carrera cinematográfica nos traerá el mejor Quijote filmado, en pleno corazón de Crimea (con el asesoramiento escénico de nuestro genial exiliado Alberto Sánchez).  La revolución de la escenografía de Bakst y Benois con sus decorados para Cleopatra (1909), Carnaval (1910), Petrushka (1911) y La siesta de un fauno (1912), llevarán al extremo de lo posible lo que sólo se había aventurado a soñar Bilibin una tarde de verano bajo los cerezos de su dacha embriagado por el aroma de un samovar humeante. Sus delirios fin de siécle ya se pueden llevar a la realidad. Y los bailarines, Nijinsky, Fokine y Massine,  conseguirán encarnar esas fantasías volando literalmente,  animados por una fuerza demoníaca como aquellas que abrigaban los maleficios de la Baba-Ýaga. No es circunstancial que en esas clamorosas coreografías ya estuviera prefigurado el cine de los  pioneros y toda su magia.

Sorprende el afán divulgador de aquellos rusos nómadas que llevaron sus hallazgos a las mismas puertas de París en una mascarada dionisíaca de la vieja farsa como, más tarde, haría  también Lunacharski con sus vagones-expositores o Maiakovsky en las ROSTAS de las ventanas de los edificios que se convertirán en improvisados “kioskos de malaquita” con sus coloridos  eslóganes constructivistas y consignas gráficas haciendo suyo la gramática del cómic.

Cuando Picasso se case con Olga Khokhlova, bailarina del cuerpo de baile de los Ballets Rusos, bajo el padrinazgo de Cocteau y Apollinaire, en la Catedral ortodoxa de Alejandro Nevski de París, un 12 de julio de 1918, la influencia de la vanguardia eslava ya no se hará esperar más. Con el estreno de Parade,  el pintor español en su papel de demiurgo, va a revitalizar el lenguaje teatral  siguiendo los patrones de la ya citada `Victoria sobre el Sol´: “The Russians Are Coming, the Russians Are Coming”.

La vanguardia rusa no podía tener mejor promotor en la Ciudad de la Luz. El bueno de Bilibin ya podía dormir tranquilo en su dacha moscovita bajo el dulce arrullo de los cerezos en flor. ¡Su samovar ya no se apagaría nunca!

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ARTE

Arte

El fotógrafo Rafael Trapiello expone su trabajo ‘Así fue’ en la Galería Arniches 26

Arte

¡Ay madre, que vienen los rusos! Apuntes para una vanguardia ¿soviética? (I)

Arte

Cristóbal Halffter: Posteridad de quien ya era historia viva

Arte

Chema mira por dentro

Arte

George Martin, el Maravilloso Mago de Oz

Arte

Tiempo para lo imposible, Óscar Vautherin en La Neomudéjar

Arte

Una ‘Norma’ con telones pintados

Arte

Joly Braga Santos y su “Cuarta Sinfonía”: El tesoro vecino

Arte

‘El parlamento de las monedas’. Exposición de Sofía Gandarias en el Ateneo de Madrid

Arte

El caso Spector: ¿Conocerle es amarle?

Arte

Bob Marley, la vuelta a casa del rey negro o la utopía de Etiopía

Arte

Expresionismo alemán en la colección del barón Thyssen-Bornemisza, arte en los tiempos del coronavirus

Arte

Indian Odyssey: El universo de Ravi Shankar. The Beatles en la India

Arte

La música en el Ateneo de Madrid: el Conde Morphy

Arte

Real: Don Juan en un bosque de ‘cruising’

Arte

Ludwig van Beethoven, el Miguel Ángel de la música, protagonista en el Ateneo de Madrid

Arte

‘El sueño americano’. Mucho más que pop art.

Arte

Pedro Miguel Marqués, ‘el Beethoven español’

Arte

Tirso de Molina y el cine. El terso torso de Tirso de Tarso.

Arte

Giuseppe Verdi en su viaje a España 

Arte

Dime tú, Antígona: ¿Ha cambiado algo en 2.500 años?

Arte

Seis años de ‘Clásicos a contratiempo’, de Antonio Daganzo

Arte

Las flores gigantes de Petrit Halilaj en el Palacio de Cristal del Retiro

Arte

Recordando a Joaquín Sorolla en el bicentenario de la Docta Casa

Arte

Madame Anselma y el Ateneo de Madrid

Arte

‘Those Were the Days’: La canción que Los Beatles nunca grabaron

Arte

Una hora y media en el Museo del Prado (y II)

Arte

Una hora y media en el Museo del Prado (I)

Arte

Arturo Benedetti Michelangeli, el arte de lo eterno

Arte

Alberto Sánchez y la Escuela de Vallecas

Arte

La tradición de los manuscritos iluminados del románico

Arte

El extraño rostro de Jaca

Arte

Vivir de milagro: lamento a dos voces

Arte

Sorolla: el dibujo como esencia de su obra

Arte

Cosecha femenina de Arte áulico y sacro en el Palacio Real de Madrid

Arte

Exposición ‘Imágenes y mil palabras’, fotopoesía de Elena Muñoz

Arte

2020: Los 250 años de Ludwig van Beethoven

Arte

Madrid, viernes 19 de noviembre de 1819

Arte

Un lienzo del Ateneo en la exposición ‘Benito Pérez Galdós, la verdad humana’

Arte

Boldini y la pintura española de finales del XIX

Arte

Pintor en Nueva York. Esteban Vicente y José Guerrero en la ciudad de García Lorca

Arte

Exposición ‘MetrallARTE’ de Goyo Salcedo en el Centro Social de Covibar

Arte

Ópera, pasión, poder y política

Arte

El Sahel en el corazón

Arte

Exposición: ‘Los impresionistas y la fotografía’

Arte

Pink Floyd sin los Beatles: matar al padre y ocultar su cadáver

Arte

David Wojnarowicz – La historia me quita el sueño

Arte

Fronteras del arte y la propaganda

Arte

Exposición ‘Extraño, Llano, Vacío’ en el Centro Coreano de Madrid

Arte

Exposición. ‘Kafka el visionario’.

Arte

Exposicion: ‘Balenciaga y la pintura española’

Arte

Exposición. ‘Pioneras. Mujeres artistas de la vanguardia rusa’.

Arte

Paula Rego en el CEART de Fuenlabrada. Giving fear a face. Poniéndole cara al miedo

Arte

Anatomía de un retrato regio

Arte

Juan Antonio Hormigón, estratega de la Cultura como bien social imprescindible

Arte

Exposición: Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre

Arte

Amazonías. Perú en ARCO Madrid 2019

Arte

Modus. A la manera de España

Arte

Arte contra el genocidio colonial en el Retiro. Dierk Schmidt expone ‘Culpa y deuda’

Arte

‘Vida de Pulpo’, Miquel Barceló en la Galería Elvira González

Arte

‘Enigmas’ de Ramón Margareto, una visión Geopop Art de la existencia

Arte

‘El mozo de mulas’, por fin: un hito en la recuperación del legado de Antonio José

Arte

Liberxina. Pop y nuevos comportamientos artísticos, 1966-1971

Arte

‘La puta de las mil noches’ de Juana Escabias en el Teatro Español

Arte

Tamara de Lempicka y la creación Art Decó

Arte

Montserrat Caballé: la naturalidad de la perfección, y la perfección de la naturalidad

Arte

Palabras e impresiones. ‘De la realidad a la fantasía’. Una singular artista en el Ateneo

Arte

Exposición de Dorothea Tanning en el Reina Sofía

Arte

Exposición: ‘Humberto Rivas. El creador de imágenes’

Arte

‘Músicas en la antigüedad’, exposición en CaixaForum Madrid

Arte

Yōkai, Iconografía de lo fantástico

Arte

Supervivientes de la lírica (en la muerte de Antonio Lagar)

Arte

Tectónica humana, lugares de poder. Hernán Cortés Moreno en Fundación Telefónica

Arte

‘Gritos y silencios’ de Domingo Huertes

Arte

Dadá ruso 1914-1924

Arte

‘La antropología de los sentimientos’ de Isabel Muñoz

Arte

La Zarzuela es Patrimonio Nacional

Arte

‘Gloriana’: suntuoso rescate de una joya escondida

Arte

Iglesias coloniales de El Salvador

Arte

Un viaje en el tiempo por Madrid de la mano de Gerardo Contreras

Arte

Visto… y no visto. ‘Inside Out’. Suse Stoisser

Arte

Tambascio: como insuflar vida a clásicos y modernos

Arte

El epitafio de Seikilos

Arte

Dos cuadros (familias reales a través de reales pintores)

Arte

Exposición ‘Warhol, el arte mecánico’

Arte

Exposición ‘Vuelan pájaros´ de Lee Chul Soo

Arte

Lluvia sobre el puente Atake

Arte

Lo bello, medio día de intelección

Arte

Alphonse Mucha nos recibe en palacio

Arte

‘Topografías’, un viaje por la fotografía de Berenice Abbott

Arte

‘Confluencias’, dos grandes de la Escuela de París

Arte

Colección Banco de Santander

Arte

‘Iluminaciones’ de Paloma Navares en Kubo-kutxa

Arte

Ramón Muriedas, escultor (y II)

Arte

Ramón Muriedas, escultor (I)

Arte

Arte de América Latina y España

Arte

‘Ana Torralva: Teoría y juego del duende’. Exposición antológica de fotografía

Arte

Exposición de fotografía ‘Imagin Korea, Beyond the People, Land and Time’

Arte

‘Balerdi (1934-1992)’ Exposición antológica del pintor Rafael Ruiz Balerdi

Arte

Madama Butterfly y la atracción por Japón.

Arte

El dibujo del 27. Vanguardia sobre papel 1920-1939

Arte

‘Ciutat de vacances (Ciudad de vacaciones)’ en el museo Es Baluard de Palma

Arte

‘Misterios y leyendas’ de Ramón Margareto

Arte

Arte, ciencia y filosofía se dan cita en el universo infinito de Escher

Arte

Edén, la figura humana bajo la mirada de Johana Roldán (Jante)

Arte

‘La vida por delante. La infancia en la calle, 1941-1951’ Fotografías de Valentín Vega

Arte

Inmaculata

Arte

Exposición “Cinco horas con Mario: cincuenta años de historia”

Arte

Exposición «Philippe Halsman. ¡Sorpréndeme!»

Arte

Primera exposición en España de Anne-Marie Schneider

Arte

Exposición «Pessoa / Lisboa»