junio 2021 - V Año

ACTUALIDAD

Encuentran una de las moléculas indispensables para la vida, cerca del centro de nuestra Galaxia

Radiotelescopio IRAM de 30 metros de diámetro de Pico Veleta (Granada) uno de los instrumentos implicados en el descubrimiento

Se ha detectado la presencia de etanolamina (NH2CH2CH2OH) en la nube molecular G+0.693-0.027, situada cerca del centro de la Vía Lactea. La etanolamina es una molecula que contiene cuatro elementos indispensables para la creación de la vida (el oxígeno, el carbono, el hidrógeno y el nitrógeno) y es uno de los constituyentes de las membranas celulares que permiten que el interior de las celulas quede encapsulado y protegido del medio exterior, preservando tanto el material genético como la maquinaria metabólica.

Las membranas celulares, constituidas por etanolamina, fueron cruciales en el origen y en evolución temprana de la vida en la Tierra

El grupo científico internacional de astrofísicos, astroquímicos y bioquímicos liderado por Víctor Manuel Rivilla del Centro de Astrobiología (CAB), junto con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial ha sido el que ha llevado a cabo el descubrimiento para el que se usaron las instalaciones del radiotelescopio IRAM de 30 metros de diámetro de Pico Veleta (Granada) y el de 40 metros del Observatorio de Yebes (Guadalajara).

El resultado de la investigación ha sido publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences USA (PNAS). Izaskun Jiménez-Serra, del Centro de Astrobiología y coautora del estudio ha explicado que las estimaciones de los científicos apuntan que «alrededor de mil billones de litros de etanolamina podrían haber sido transferidos a la Tierra primitiva mediante impactos de meteoritos»

Este hallazgo abre la puerta a pensar que estos ingredientes de la vida se encuentran disponibles en distintos lugares de nuestra galaxia

Según los investigadores, este hallazgo abre la puerta a pensar que como estos ingredientes de la vida posiblemente se encuentren disponibles en distintos lugares de la Via Lactea, se haya formado o se pueda crear vida en otros lugares de la galaxia de la misma manera que se ha formado y creado en la Tierra.

Carlos Briones, investigador del del Centro de Astrobiología, y coautor del estudio, afirma que «la disponibilidad de etanolamina en la Tierra primitiva, junto con glicerol, grupos fosfato y ácidos o alcoholes grasos, pudo haber contribuido a la evolución de las membranas celulares primitivas. Esto tiene importantes implicaciones no sólo para el estudio del origen de la vida en la Tierra, sino también en otros planetas y satélites habitables dentro del Sistema Solar o en cualquier parte del Universo»

«Quizá haya vida en formas distintas a las que conocemos o no se han dado las condiciones para ello, pero los ingredientes podrían estar»

«Gracias a la mejora de la sensibilidad de los radiotelescopios actuales y los de próxima generación, seremos capaces de detectar en el espacio moléculas cada vez más complejas y que pudieron dar lugar a los tres componentes moleculares básicos de la vida: los lípidos, los ácidos nucleicos ARN y ADN y las proteínas», señala Víctor Manuel Rivilla.