octubre 2021 - V Año

ARTE

Ramón Muriedas, escultor (I)

Por Ricardo Martínez-Conde*.- | Septiembre 2017

Muriedas hombre y niñaLa escultura, como toda expresión artística, provoca en el espectador, necesariamente, una reacción, favorable o no, que, excluyendo una objetividad inexistente, le sitúa con respecto a la obra.

La gama de estas reacciones es tan varia como distinto es entre sí el punto de vista de un observador con respecto a otro. Ello, es decir, esta provocación que posee toda obra, toda expresión plástica, le sitúa, a su vez, dentro del concepto tradicional de arte.

Pues bien, si hubiéramos de aplicar estos criterios a la obra de Ramón Muriedas, habríamos de decir, en primer término, que su escultura es una escultura de contenido humanista, esto es, su provocación no es tanto estética (línea o volumen) sino que lo sería más bien por su capacidad para activar un resorte anímico de respuesta a un personaje (o personajes) que nos interrogan. Es, pues, una escultura real e inteligente a la vez; ‘sentiente’, si utilizamos la expresión zubiriana.

Este será el camino que vamos a seguir para analizar su obra, esto es, a partir de su expresión plástica y utilizando como ‘elemento crítico’ nuestra condición de observador, desarrollaremos la interrelación anímico-estética de su obra, lo que equivale, en resumen, a hacer una valoración artística del escultor desde el punto de vista de nuestro ser-observador.

ramon-muriedas 2El autor y su obra

Ramón Muriedas (Villacarriedo, Santander, 1938) es un escultor cuya inteligencia, cuya expresión, está entre la introspección y el sueño. Ahora bien, una escultura no es solamente la representación de una forma de identificación con lo real, con lo humano. Escultura es también técnica, elaboración manual, proporción, volumen, sentido estético.

La expresión plástica

Hay una nota dominante a destacar como un rasgo característico de toda su obra, y ello es la elegancia. Cerca, sin voluntad determinada, del canon praxiteliano -es decir, sumiso a la proporción- sus figuras poseen esa elegancia cercana a la estilización, un tanto angulosa y huidiza, fiel acaso al arte de Giacometti, cuya influencia admite el artista sin reservas.

Esta figura, no obstante, un tanto aérea, evanescente, posee una serena fijación en lo real; son figuras tercamente sólidas a pesar de su implícita capacidad de evocación. Esta es una de las razones por las que podría considerársele un escultor realista.

Además, junto a la proporción, ordenada y exigente, destaca su concepción de los volúmenes, y ello en dos aspectos . De un lado, por la equilibrada compensación de éstos (‘Madre e hija en sofá‘, ‘Mujer con perro‘); de otro, en la ordenación armonizada de los mismos cuando se trata de figuras formando grupo (‘Tres mujeres sentadas‘).

ramon-muriedasmujerEn el primer caso son los movimientos (o las actitudes móvil/no-móvil) quienes se compensan; en el segundo, es la complementación de las figuras en favor de un equilibrio estable y sugerente -no ‘pesado’- a la vez. ‘La escultura -dice el artista- ha de tener solidez, fijación real, ha de estar asentada, sin caer en ningún momento en los volúmenes pesados’, opinión resaltada por uno de sus críticos que señaló en su obra ‘ese huidizo estar de sus volúmenes’. ¿Se trata, acaso, del cuidado puesto en la línea por Henry Moore -otra paternidad que reconoce el artista- o bien de la compensación armónica de los constructivistas?

Y junto al concepto del volumen, la concepción del espacio, que no hace sino completar el significado del primero. Así es; estas esculturas poseen espacio, entorno, y en algunas casi podría decirse que el entorno vacío– tal vez sabiamente unido por la capacidad de evocación de las figuras- es tan importante como el volumen en sí. Hay, evidentemente, una interrelación directa y creadora entre la figura y su espacio circundante, su paisaje.

A su vez, y vistas parcialmente las piezas, es de destacar el contenido significativo de las manos (‘Mujer sentada en sofá con perro’, ‘Hombre sentado’, ‘Padre con niña’), donde éstas, consustanciando el tiempo en los dedos estilizados y sensibles (a veces la posición; otras por la forma, en conjunto, de la mano), centran, encuadran el momento representado, dando una gran capacidad expresiva a lo que tratan de representar.

Tal vez todo venga justificado porque, para ejercer su labor, Muriedas emplea con exclusividad un material: el barro. ‘Mi escultura necesita un calor y una calidad que sólo la da el barro’, ha dicho en alguna ocasión. Luego estos barros son, en la mayoría de los casos, vertidos al bronce, y es entonces, definitivamente, cuando la esencia y solidez de las figuras reflejan con mayor verosimilitud la concepción plástica que pretende transmitir el escultor.

El contenido estético

La aportación de la figura humana al tema escultórico condiciona, necesariamente, el punto de vista del observador. Es así que podría decirse que las obras en grupo representan situaciones anímicas genéricas; individualmente, representan carácter, interiorización. Observemos, por ejemplo, para el caso que nos ocupa, la escultura ‘Hombre sólo de pié’. La expresión, como suele ser común en su obra, no es una expresión que indique emoción, alteración del ánimo. Su hieratismo le confiere un cierto aislamiento. No es siquiera una expresión situable en el tiempo. Sin embargo, interiormente, cualquiera de nosotros sería capaz de ubicarle en un momento dado de nuestra más sensible intimidad. No nos mira siquiera, y sin embargo sentimos sobre nosotros su mirada. (La sensación general que se obtiene al contemplar la obra de Muriedas es una cierta implicación ontológica. Implicación porque esas figuras nos preguntan certeramente dentro de nosotros mismos).

ramon-muriedas 1Las manos en los bolsillos, a su vez, dan la solidez necesaria a la figura para situarla aquí (un aquí que será válido en todo tiempo; un aquí intemporal, otra de las características de sus personajes), en lo real. La posición de las piernas, ligeramente separadas y algo adelantada una con respecto a la otra, indica la actitud del movimiento, la perennidad del gesto, un cierto grado de certeza.

Hay, también, en la misma figura, signos de cierta abstracción: ese retoque un tanto irreal de la vestimenta donde los dedos del escultor parece que han jugado, sugieren.; el pelo sin estructura sólida, un tanto desvaído, evocando también el movimiento. Y todo ello como algo presente, intacto, vivo.

¿Muchas de las características que acabamos de señalar en la figura del ‘Hombre sólo de pie’ podrían hacerse extensivas a su escultura en general?; ciertamente sí. Veamos si no su ‘Mujer de pie con perro’ donde el estatismo radica en la postura sedente del perro mientras la mujer, cuyo gesto sugiere actividad, expresa serenamente un carácter interiorizado; o la figura de ‘Pablo’, que apenas expresa exteriormente y, sin embargo, es, existe.

He aquí, entonces, cómo la condición activa en la escultura puede ser una representación visible, real, traducida y expresada en los gestos propios del movimiento, o bien, cuando se trata, como en este caso, de la figura humana, provenir del movimiento interno, anímico, espiritual, del propio hombre.

Es, en efecto, clara, no solo la forma, sino la ‘condición humana’ de sus esculturas, su condición interiorizada, su ser propio. A su vez, y como complemento, aparece en ocasiones la figura del perro, cuyo papel podría ser doble: de una parte realzar la importancia de la ‘titularidad’ del hombre, de su dominio; de otra, y como complemento estético, de fijación, lo que añade indudable belleza y armoniza en su actitud reposada.
Cabría incluir, también, algunas consideraciones acerca de un personaje complementario de sus composiciones, cual es el ángel o figura voladora. Y, para ello, tendríamos que plantear su análisis en forma de pregunta: ¿se trata de una ironía?; ¿es la representación material de una voluntad de aspiración, de evasión, de trascendencia a otros mundos de sus figuras, unido todo a un sustrato de manifestación religiosa expresada en el mundo de la esperanza en que se trata de incluir al hombre?

ramon-muriedasHay, sin duda, un algo común. Muriedas es a veces como un niño que pone en juego lo trascendente con lo cotidiano, de cuya unión resulta lo irónico (‘Marilyn y Santa Teresa’). A la vez, no es desdeñable su voluntad de colocar la figura del ángel: el equivalente de lo trascendente, lo íntimamente humano, y que expresaría el carácter cósmico y de elevación religiosa que late también en el escultor.

Otras veces, por contraste, lo humano gana significación por sí mismo, expresando una idea de dominio, de lo cual tenemos un ejemplo tan bello como claro en la ‘Mujer sentada en sofá con perro’.

El sofá, en esta consideración teórica de humano-animal-ángel, representaría el carácter sereno, duradero. Simbolizaría, de alguna forma, la expresión material en esa doble actitud espiritual del hombre, símil del título que había de formular uno de nuestros filósofos como ‘la espera y la esperanza’. El volumen sólido, denso, del sofá; su delimitación del espacio en que se encuentra la figura humana sería, aquí, el complemento material necesario que centra estética y formalmente el contenido teórico de la obra.

Fotos con imagen del escultor: Diario Montañés (Cantabria)

ricardo cir

 

*Ricardo Martínez-Conde es escritor, web del autor http://www.ricardomartinez-conde.es/

 

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ARTE

Arte

La “nave” Oporto atraca en el Puerto de Málaga: El minimalismo de los Carabancheles desembarca con calma chicha en la UMA.

Arte

Harry Lime, suspenso en ‘Historia del Arte’. Reflexiones sobre el Dadaísmo (I)

Arte

¡El pintor Jesús Crespo incendia la Galería Arniches!

Arte

Del racismo considerado como una de las bellas artes. Confesiones de un mitómano

Arte

‘Tosca’: celos, poder, intolerancia, pasión y engaño

Arte

Nuestras Natachas. Apuntes para una vanguardia rusa (y III)

Arte

La imagen humana: arte, identidades y simbolismo

Arte

Cantinflas, el Chaplin soviético. Apuntes para una vanguardia rusa (II)

Arte

El fotógrafo Rafael Trapiello expone su trabajo ‘Así fue’ en la Galería Arniches 26

Arte

¡Ay madre, que vienen los rusos! Apuntes para una vanguardia ¿soviética? (I)

Arte

Cristóbal Halffter: Posteridad de quien ya era historia viva

Arte

Chema mira por dentro

Arte

George Martin, el Maravilloso Mago de Oz

Arte

Tiempo para lo imposible, Óscar Vautherin en La Neomudéjar

Arte

Una ‘Norma’ con telones pintados

Arte

Joly Braga Santos y su “Cuarta Sinfonía”: El tesoro vecino

Arte

‘El parlamento de las monedas’. Exposición de Sofía Gandarias en el Ateneo de Madrid

Arte

El caso Spector: ¿Conocerle es amarle?

Arte

Bob Marley, la vuelta a casa del rey negro o la utopía de Etiopía

Arte

Expresionismo alemán en la colección del barón Thyssen-Bornemisza, arte en los tiempos del coronavirus

Arte

Indian Odyssey: El universo de Ravi Shankar. The Beatles en la India

Arte

La música en el Ateneo de Madrid: el Conde Morphy

Arte

Real: Don Juan en un bosque de ‘cruising’

Arte

Ludwig van Beethoven, el Miguel Ángel de la música, protagonista en el Ateneo de Madrid

Arte

‘El sueño americano’. Mucho más que pop art.

Arte

Pedro Miguel Marqués, ‘el Beethoven español’

Arte

Tirso de Molina y el cine. El terso torso de Tirso de Tarso.

Arte

Giuseppe Verdi en su viaje a España 

Arte

Dime tú, Antígona: ¿Ha cambiado algo en 2.500 años?

Arte

Seis años de ‘Clásicos a contratiempo’, de Antonio Daganzo

Arte

Las flores gigantes de Petrit Halilaj en el Palacio de Cristal del Retiro

Arte

Recordando a Joaquín Sorolla en el bicentenario de la Docta Casa

Arte

Madame Anselma y el Ateneo de Madrid

Arte

‘Those Were the Days’: La canción que Los Beatles nunca grabaron

Arte

Una hora y media en el Museo del Prado (y II)

Arte

Una hora y media en el Museo del Prado (I)

Arte

Arturo Benedetti Michelangeli, el arte de lo eterno

Arte

Alberto Sánchez y la Escuela de Vallecas

Arte

La tradición de los manuscritos iluminados del románico

Arte

El extraño rostro de Jaca

Arte

Vivir de milagro: lamento a dos voces

Arte

Sorolla: el dibujo como esencia de su obra

Arte

Cosecha femenina de Arte áulico y sacro en el Palacio Real de Madrid

Arte

Exposición ‘Imágenes y mil palabras’, fotopoesía de Elena Muñoz

Arte

2020: Los 250 años de Ludwig van Beethoven

Arte

Madrid, viernes 19 de noviembre de 1819

Arte

Un lienzo del Ateneo en la exposición ‘Benito Pérez Galdós, la verdad humana’

Arte

Boldini y la pintura española de finales del XIX

Arte

Pintor en Nueva York. Esteban Vicente y José Guerrero en la ciudad de García Lorca

Arte

Exposición ‘MetrallARTE’ de Goyo Salcedo en el Centro Social de Covibar

Arte

Ópera, pasión, poder y política

Arte

El Sahel en el corazón

Arte

Exposición: ‘Los impresionistas y la fotografía’

Arte

Pink Floyd sin los Beatles: matar al padre y ocultar su cadáver

Arte

David Wojnarowicz – La historia me quita el sueño

Arte

Fronteras del arte y la propaganda

Arte

Exposición ‘Extraño, Llano, Vacío’ en el Centro Coreano de Madrid

Arte

Exposición. ‘Kafka el visionario’.

Arte

Exposicion: ‘Balenciaga y la pintura española’

Arte

Exposición. ‘Pioneras. Mujeres artistas de la vanguardia rusa’.

Arte

Paula Rego en el CEART de Fuenlabrada. Giving fear a face. Poniéndole cara al miedo

Arte

Anatomía de un retrato regio

Arte

Juan Antonio Hormigón, estratega de la Cultura como bien social imprescindible

Arte

Exposición: Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmartre

Arte

Amazonías. Perú en ARCO Madrid 2019

Arte

Modus. A la manera de España

Arte

Arte contra el genocidio colonial en el Retiro. Dierk Schmidt expone ‘Culpa y deuda’

Arte

‘Vida de Pulpo’, Miquel Barceló en la Galería Elvira González

Arte

‘Enigmas’ de Ramón Margareto, una visión Geopop Art de la existencia

Arte

‘El mozo de mulas’, por fin: un hito en la recuperación del legado de Antonio José

Arte

Liberxina. Pop y nuevos comportamientos artísticos, 1966-1971

Arte

‘La puta de las mil noches’ de Juana Escabias en el Teatro Español

Arte

Tamara de Lempicka y la creación Art Decó

Arte

Montserrat Caballé: la naturalidad de la perfección, y la perfección de la naturalidad

Arte

Palabras e impresiones. ‘De la realidad a la fantasía’. Una singular artista en el Ateneo

Arte

Exposición de Dorothea Tanning en el Reina Sofía

Arte

Exposición: ‘Humberto Rivas. El creador de imágenes’

Arte

‘Músicas en la antigüedad’, exposición en CaixaForum Madrid

Arte

Yōkai, Iconografía de lo fantástico

Arte

Supervivientes de la lírica (en la muerte de Antonio Lagar)

Arte

Tectónica humana, lugares de poder. Hernán Cortés Moreno en Fundación Telefónica

Arte

‘Gritos y silencios’ de Domingo Huertes

Arte

Dadá ruso 1914-1924

Arte

‘La antropología de los sentimientos’ de Isabel Muñoz

Arte

La Zarzuela es Patrimonio Nacional

Arte

‘Gloriana’: suntuoso rescate de una joya escondida

Arte

Iglesias coloniales de El Salvador

Arte

Un viaje en el tiempo por Madrid de la mano de Gerardo Contreras

Arte

Visto… y no visto. ‘Inside Out’. Suse Stoisser

Arte

Tambascio: como insuflar vida a clásicos y modernos

Arte

El epitafio de Seikilos

Arte

Dos cuadros (familias reales a través de reales pintores)

Arte

Exposición ‘Warhol, el arte mecánico’

Arte

Exposición ‘Vuelan pájaros´ de Lee Chul Soo

Arte

Lluvia sobre el puente Atake

Arte

Lo bello, medio día de intelección

Arte

Alphonse Mucha nos recibe en palacio

Arte

‘Topografías’, un viaje por la fotografía de Berenice Abbott

Arte

‘Confluencias’, dos grandes de la Escuela de París

Arte

Colección Banco de Santander

Arte

‘Iluminaciones’ de Paloma Navares en Kubo-kutxa

Arte

Ramón Muriedas, escultor (y II)

Arte

Ramón Muriedas, escultor (I)

Arte

Arte de América Latina y España

Arte

‘Ana Torralva: Teoría y juego del duende’. Exposición antológica de fotografía

Arte

Exposición de fotografía ‘Imagin Korea, Beyond the People, Land and Time’

Arte

‘Balerdi (1934-1992)’ Exposición antológica del pintor Rafael Ruiz Balerdi

Arte

Madama Butterfly y la atracción por Japón.

Arte

El dibujo del 27. Vanguardia sobre papel 1920-1939

Arte

‘Ciutat de vacances (Ciudad de vacaciones)’ en el museo Es Baluard de Palma

Arte

‘Misterios y leyendas’ de Ramón Margareto

Arte

Arte, ciencia y filosofía se dan cita en el universo infinito de Escher

Arte

Edén, la figura humana bajo la mirada de Johana Roldán (Jante)

Arte

‘La vida por delante. La infancia en la calle, 1941-1951’ Fotografías de Valentín Vega

Arte

Inmaculata

Arte

Exposición “Cinco horas con Mario: cincuenta años de historia”

Arte

Exposición «Philippe Halsman. ¡Sorpréndeme!»

Arte

Primera exposición en España de Anne-Marie Schneider

Arte

Exposición «Pessoa / Lisboa»