septiembre 2020 - IV Año

ARTE

Exposición. ‘Kafka el visionario’.

En el Centro Sefarad- Israel, C/ Mayor 69. Hasta el 30 de agosto 2019. De lunes a viernes de 10:30 a 14:30 y de 15:30 a 20:00. Sábado y domingo cerrado. Entrada gratuita.

kafka1El Centro Sefarad- Israel situado en C/ Mayor 69, junto a la emblemática Plaza de la Villa en el Madrid de los Austrias, expone bajo el título Kafka el visionario, veinticuatro trabajos de la pintora vasca Sofía Gandarias, (Guernica, 1951- Madrid, 2016). La exposición se podrá visitar hasta el 30 de agosto 2019. En horario de lunes a viernes de 10:30 a 14:30 y de 15:30 a 20:00 horas. Sábados y domingos permanece cerrado. Entrada gratuita.

En la primera sala, la bóveda de cañón y ladrillo rojo con poca altura y escasa iluminación, crean una atmósfera de cercanía e intimidad. Aquí, el óleo ‘Kokoschka Alma-Malher’ (1978), recuerda la relación sentimental mantenida por Oskar Kokoschka, pintor y escritor expresionista, y Alma-Malher. En el lienzo, un pintor dibuja dentro del cuadro una y otra vez, deja traslucir de esta manera la obsesión que llegó a sentir Kokoschka hacia Alma. La obra, poseía un gran significado para la artista, pues según sus palabras, tras salir de la Facultad de Bellas Artes, el proceso que supuso esta creación, le ayudó a encontrar su manera de trabajar.

El recuerdo del Holocausto se extiende como mancha silenciosa que se adhiere a nuestra piel entre las salas del Centro Expositivo. Nuestro pensamiento evoca al pueblo judío masacrado de forma atroz, junto a otras personas aniquiladas también por sus diferencias.

Gracias a su paleta repleta de tonos oscuros, Sofía ilumina lugares recónditos y sombríos de la mente que ocultan los fantasmas existenciales del dolor y sus cicatrices.

La literatura de Kafka se desenvuelve en contextos oscuros, surrealistas, plagados de personajes sumergidos de pronto en una angustiosa existencia que escapa por completo a su control. Los protagonistas, desprovistos de sus rasgos esenciales, se ven sometidos a una terrible despersonalización y deshumanización. ‘La Metamorfosis, ‘El Castillo’ o ‘El Proceso’, proyectan entre sus páginas imágenes ‘visionarias’, antes de que el terror invadiera Europa con la Guerra y el espeluznante Holocausto. Kafka murió muy joven, en 1924, enfermo de tuberculosis. Fue enterrado en el Nuevo Cementerio Judío de Praga, si bien podía haber sido él uno de los millones de personas asesinadas. Buena parte de su familia, fue exterminada años después en los campos de concentración nazis.

La figura de Franz Kafka y su literatura se encuentran muy presentes en cada rincón de la muestra, servirán como fuente de inspiración para Gandarias, y nos acompañarán a través del viaje a esta dolorosa realidad.

kafka2La obra ‘Kafka el visionario’ (cementerio –Tumba) (2006), aporta el título a la exposición. En ella se ve representada la tumba de Kafka en Praga contigua a la de uno de sus mejores amigos, Max Brod, fallecido en el año 1968 en Israel, lugar donde se encuentra la verdadera tumba.

El lienzo ‘Ungezeifer’ (Kafka llega al campo, ojo visionario) (2008), dispone al protagonista, con la mirada perdida, en el centro de las vías de tren que fueron utilizadas para dirigir a los prisioneros hacia el campo de exterminio. En el punto de fuga, un ojo que todo lo ve. Números y huellas de manos simbolizan a las personas víctimas de la barbarie.

En ‘Los amantes’ ‘Schiskal’ (Destino) (2006-2007), dos siluetas lúgubres, entrelazadas frente a unas vías de tren, se dirigen hacia un campo de concentración, vidas destrozadas, rotas por la sinrazón.

En la segunda sala, el óleo sobre lienzo ‘El proceso’ (‘Der Process’) (2006), un archivador, recuerda los diferentes empleos desempeñados por Kafka, siempre en oficinas, que le permitían disponer de suficiente dinero y tiempo libre para escribir. De nuevo su silueta es protagonista junto a una llamativa silla de escritorio. Mientras en uno de los cajones del mueble, se vislumbra un rostro y el nombre F. Kafka.

Cuatro retratos solemnes, cargados de significado, cuelgan de la pared; Jaroslav Seifert , poeta, ensayista, escritor y periodista checo Premio Nobel de Literatura, en la parte inferior del mismo se recorta El Puente San Carlos de Praga. Max Brod, amigo de Kafka. Kertész- Auschwitz- ‘Liquidación’. A los catorce años Kertész fue deportado a Auschiwtz, se convirtió en periodista, escritor y traductor. En 2002 obtuvo el Nobel de Literatura. Para finalizar, Primo Levi, escritor italiano de origen sefardí, poeta, político, novelista y químico, escribió sus memorias como superviviente del Holocausto.

Ya en la tercera sala salimos de la penumbra, física, no así de la existencial.

kafka3En ‘El destino’ (2009), dos cuervos, sobrevuelan una sombra de contorno humano, del pico de uno de ellos pende una cuerda apenas perceptible, símbolo de una espiral de fatalismo que atrapa de un modo inexorable e impide cualquier intento de huida.

‘El Castillo’ ‘Long Walk to freedom’, con permiso de Mandela (2008). Este cuadro de gran envergadura 2,40 de alto X 140 de ancho, rinde homenaje a Nelson Mandela, defensor de la libertad y la igualdad, encarcelado durante años, nunca dejó su lucha por conseguir erradicar el apartheid.

Continuamos el recorrido hacia el final de la exhibición donde nos aguadan algunas sorpresas.

Un gran díptico presenta por un lado ‘Saramago, ¿seremos?, ¿debemos ser?’ (2008/2009) y junto a éste ‘ Kafka: y seremos?’ (2008) animan a profundizar y reflexionar en cuestiones que conciernen a nuestra identidad.

En el cuadro de la izquierda, el Premio Nobel, José Saramago, sostiene con sus manos una máscara envuelta en vendas, tira de un hilo enredado entre sus dedos, dejando entrever un rostro inacabado bajo la venda.

A su derecha, ‘Kafka: y seremos?’, la misma máscara, el mismo hilo, rodea la silueta esbozada de Kafka que no puede escapar a su destino. Ambas obras complementarias, funcionan también a la perfección de forma independiente.

Capta nuestra atención el lienzo de grandes dimensiones ‘Dónde estaba Dios’ (2006), que ejerce una crítica feroz hacia la Iglesia Católica. En lado derecho, una enorme figura de Ratzinger, (Benedicto XVI), vestido de obispo, parapetado tras una puerta. En el lado opuesto, sobre una enorme mancha granate, aparece un niño empequeñecido, vestido con bata de rayas, mientras Kafka observa la escena desde una esquina.

‘La tela de araña’ 2008 es otra obra que reflexiona sobre la falta de libertad y los hilos invisibles que nos atrapan.

En las composiciones de Sofía Gandarias se percibe la influencia de Velázquez, Goya o Francis Bacon, entre otros. Música y literatura ayudan a despertar su talento imprimiendo excelencia en sus pinceladas, con las que representó además el convulso siglo XX.

Desde una perspectiva muy personal, sus retratos dieron vida a grandes intelectuales, escritores y defensores de la paz, comprometidos de forma activa contra las guerras y la violencia. La artista, a lo largo de toda su vida, se manifestó firme defensora de la educación y la cultura para evitar fanatismos.

Este encuentro trasciende la mera visita a una exposición. Se trata de un recorrido a través del alma humana, de su fragilidad y de su fortaleza. Es una invitación a reflexionar acerca de la condición humana y sobre qué lugar ocupamos o queremos ocupar dentro de la misma como individuos. Es también una lección de optimismo y superación, pues muestra el enorme potencial que tenemos para superar las adversidades.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ARTE