agosto 2021 - V Año

TRIBUNA

Atmósfera política en Cataluña

En un temblor de hojas atravesó el silencio la velocidad de un zorro, pero el silencio es la ley de estos follajes… Apenas el grito lejano de un animal confuso… La intersección penetrante de un pájaro escondido… El universo vegetal susurra apenas hasta que una tempestad ponga en acción toda la música terrestre.
Pablo Neruda (Confieso que he vivido)
Tal vez en el bosque oscuro aparezca un claro, donde los graznidos, los zarpazos y la confusión de las fieras en medio de la desesperación por la pervivencia, se aplaquen y den lugar a la harmonía de la coexistencia en progreso.

Durante el programa televisivo Salvados del pasado domingo 17 de enero, Pablo Iglesias otorgaba respaldo a la “casta” política del “procés”, considerando al eurodiputado Puigdemont exiliado por acciones políticas, no sólo contrarias al estado de derecho, al que éste prometió lealtad al asumir el cargo de President de la Generalitat de Cataluña, respetando y haciendo respetar la constitución española y por añadidura el corpus legal del estado.

Carles Puigdemont con gran habilidad para el trampantojo, consiguió abrirse camino al margen del compromiso adquirido a la lealtad institucional y tras un acto de ilusionismo político, escondido bajo la capa de su trasfondo honesto, se refugió en Bélgica en un alarde de felonía.

Pero aun así, no es en absoluto criticable el empeño ideológico y aferrado al más estricto significado de la libertad de pensamiento, es lícita la defensa de sus propósitos políticos, pero haciendo un ejercicio con el mismo rigor, igual respeto para aquellos posicionados en contra de sus objetivos o propuestas.

El problema en primer lugar, fue llevar a cabo un intento de fuerza y a la fuerza, al margen de una realidad geo estratégica (en el actual mundo globalizado, no es fácil la integración de nuevos operadores), al margen de la realidad socio política, (el independentismo sometido a las urnas no ha obtenido nunca ni siquiera el 50% del respaldo ciudadano, y eso en la cresta de la ola de su campaña, y es ese y no otro el auténtico referéndum, como lo proclamó Artur Mas, al convocar elecciones “plebiscitarias”) y por último, un intento separatista al margen de las necesidades de los hombres y mujeres que viven y trabajan en Cataluña, atornillados por los recortes presupuestarios y la reducción de los recursos públicos llevados a cabo, a causa de la crisis del 2008, por el padre político de Carles Puigdemont, es decir, Artur Mas, que en una espectacular huida hacia adelante y para tapar las miserias, chanchullos y trapicheos a la sombra de una ética oscura, intentó convertir la coalición de Convergencia y Unió, de autonomista y burguesa (“el segadors han deixat d’existir i han sigut reemplaçats per  els  botiguers”) y se lanzó a la cruzada del independentismo, por aquel entonces no sabía, ni siquiera sospechaba, que su sucesor designado le arrebataría el timón o simplemente perdería el control de la nave; él mismo sentenció en su investidura: «Si no hay suficiente sintonía entre el timón y las velas, puede pasar que la embarcación vuelque» y no la hubo…..

Ahora bien, esta aventura basada en la emocionalidad de la ciudadanía y alejada de la razón práctica y bajo las consignas de Lengua y Patria, ha estado conducida por todas las fuerzas de la derecha política catalana, donde siempre había predominado la cuestión económica para la razón de estado y tuvieron eso sí, el mérito de arrastrar con ellos a Esquerra Republicana de Cataluña, un partido que se declara de izquierdas, aunque históricamente se sitúa al margen de los partidos de izquierdas de origen sindical y/o de filiación socialista o marxista. Su ideología puede resumirse en una variante socialdemócrata y republicana, pero, sobre todo, independentista, de facto ha sido la única fuerza política que siempre defendió esta ideología, las demás agrupaciones han sido siempre ideológicamente autonomistas y de derechas, hasta su conversión oportunista, con excepción de los de la CUP.

La coalición de la CUP confluencia de algunos partidos de corte marxista y por consiguiente internacionalista, integrados eso sí, en su mayoría por un grupúsculo de partidos independentistas radicales, hoy estos también reconocen su error, el de haber sido arrastrados por el autonomismo de derechas….

Aquí pensaban seguir
Tragando y tragando tierra……
Y seguir de modo cruel
la costumbre del delito
Y en eso llegó don Pablo.

Pablo Iglesias Turrión, recurriendo a la memoria y la hemeroteca, es aquel que hacía aquellas afirmaciones como “no somos ni de derechas ni de izquierdas”, “queremos una democracia real”, colocándose enfrente de los de “la casta” y que hoy se posiciona al lado del, por así decirlo, del Puigdemonismo.

Los círculos del movimiento Podemos, convertido hoy en otro partido clásico (de la casta) que su único mérito ha sido defenestrar a Izquierda Unida y a Iniciativa per Cataluña, absorbida ésta última por su confluencia catalana. Poco queda ya de la solidez y la integridad de aquel viejo PSUC que dejó huella en la historia. El podemos de hoy intenta nadar y salvar la ropa, mientras va haciéndose girones en la batalla, no representa con la misma solidez la ciudadanía más desfavorecida de la sociedad, los trabajadores, los inmigrantes castellanoparlantes, que dejaron su sudor en la construcción de la Cataluña de hoy, los marginados.

¿Es posible que no se dé(n) cuenta de su deriva?, tal vez a causa de su ambición o tal vez a causa de una simple ligereza verbal. Da para pensar. Si sus antepasados republicanos levantasen la cabeza, tal vez de vergüenza se volvían bajo tierra. Iglesias alineado con los inquilinos de la mansión de Waterloo, compara a estos con aquellos que sufrieron la persecución y el escarnio de la dictadura de un fascismo nacionalcatólico y cuyo destino, para muchos de ellos, fue alojarse en los campos de concentración del sur de Francia.

Es entonces, mirando el escenario, cuando asoman a mi mente, con tristeza y tal vez buscando respuestas aquellos versos del miserere de Gaspar Núñez de Arce,

¡Cuántos cráneos soberanos,
Que el genio habitara en vida,
Hoy convertido en guarida
¡De miserables Gusanos!

¿Acaso ellos, a los que ya no se les puede escuchar, no se sentirían ofendidos, al haber sido comparados, los que respetaban la ley y la democracia legitima, con aquellos que la ignoraron?

¿Cómo es posible en política, no atender a la razón?, salvo que el genio haya muerto, hoy aparece el cielo cubierto por un opaco manto de nubes; unos esperan hacer renacer la izquierda que un día fue, otros buscan ampliar la base de seguidores de la causa separatista, algunos intentan nadar, aunque sea contracorriente, o al menos mantenerse a flote, otros sumidos en la meditación, buscan descubrir cómo piensan ellos mismos. ¿y los ciudadanos dónde están?; ¿escondidos tal vez dentro de una telaraña de comunicación cruzada?, ¿manipulación a lo mejor? ¿tal vez a resguardo dentro de las emociones y el amor a la patria?

Muchos pueden estar detrás de la trilogía “Dios, Patria y Familia”, lema de algunos partidos u organizaciones que se encuentran en desacuerdo con el sistema democrático o cerca del fascismo. Últimamente ha sido una bandera levantada por Bolsonaro en Brasil, por consiguiente, cercanos a VOX o a una buena fracción de seguidores del PP, pero eso no quiere decir que envueltos en la estelada, no encontremos bastantes partidarios de esta trilogía en las filas del independentismo.

Así, la realidad política catalana se debate en una crisis tragicómica, donde la mayoría de sus actores se mueven trufados con la teoría del esperpento (1) (Género literario que se caracteriza por la presentación de una realidad deformada y grotesca y la degradación de los valores consagrados a una situación ridícula), pero lo que aún es más deprimente es que tal vez, ni siquiera se dan cuenta.

Hace ya un año que el President Torra (de facto, ya que al asumir el cargo afirmaba que el único President era Carles Puigdemont), daba por acabada la legislatura, para poco tiempo después anunciar que convocaría elecciones, para que nueve meses después fuese inhabilitado por la justicia para el ejercicio de cualquier cargo público, sin haber cumplido con la obligación de la convocatoria a las urnas, a la que de alguna manera estaba obligado por el desgobierno y la falta de entendimiento entre los miembros de la coalición gobernante. Sin embargo, antes de ceder el bastón de mando, pacta con su vicepresidente de ERC, que no habrá nuevo President, sino que éste asumiría el cargo solamente en funciones, y Pere Aragonés, de acuerdo con lo también pactado, convoca elecciones para el 14 de febrero y disuelve el Parlament el pasado diciembre (2). Ahora sin President y sin órgano legislativo, en un desesperado intento de huida, ante el miedo de perder el timón, escorando a babor, justificado en la peste que nos asola a todos, pretenden continuar el frente del desgobierno hasta un día antes de junio, tal vez así el viento haya alejado la tormentosa amenaza que hoy se vislumbra con un cielo rojizo.

Si la justicia les fallase en contra, aducirían, como siempre y sin dudarlo, al relato de la persecución, intervención y represión del Estado sobre Cataluña, enviando el manido mensaje victimista.

Democracia, no solamente votar, sino también gobernar para el pueblo, cosa que no han hecho, es respetar las normas jurídicas de un estado de derecho, cosa que no han hecho, es gestionar para el bienestar de la ciudadanía y para toda la ciudadanía, cosa que no han hecho.

Tres años de una legislatura extremadamente pobre, con iniciativas en su mayoría presentadas por grupos parlamentarios y no por el Govern, caracterizados por la sanción de leyes contrarias a derecho, que hubieron de ser impugnadas por los tribunales y donde uno de sus mayores “hitos”, fue una llamada ley de desconexión, propia del tiempo del esperpento en que se desarrolló, una legislatura caracterizada por el sin-gobierno. Cuando históricamente el PIB catalán superaba al de Madrid, ahora se sitúa por debajo, el retroceso socio económico es un hecho incontestable…. claro que alojados en el victimismo siempre podemos imputar la culpa al estado central y levantar la bandera de “Madrid nos roba”, para nuestras vergüenzas

¿Alguien puede pensar que aquellos que fueron capaces de desafiar al Olimpo para convocar una manifestación política, sacando las urnas a la calle un uno de octubre, no son capaces hoy de buscar una alternativa para llevar a cabo unas elecciones seguras?, en este momento en medio de la cuarta revolución industrial, ¿no hay mecanismos posibles para facilitar el acto electoral como el voto telemático? ¿no es acaso posible el impulso del voto por correo?

Afirman que muchos ciudadanos/as infectados por el COVID 19, no podrán hacer efectivo su voto, ¿tampoco por correo?, no recuerdo indignación en otros actos electorales por aquellos enfermos que no podían ir a votar, ni por facilitar a los desplazados al extranjero el voto subrogado.

Desde luego, podemos encontrar ejemplos a favor y en contra de otras elecciones celebradas en territorio español como en el extranjero, sin embargo, esto suena más a artimaña que a una defensa de la soberanía democrática.

Las opciones políticas situadas también en la derecha política, pero de alcance nacional, se reparten los votos, después del despeñamiento de ese otro espejismo ilusionista que fue Ciudadanos, los pronósticos colocan a todas estas fuerzas en una posición representativa, pero ciertamente testimonial.

Por cierto, si me permitís en este análisis una pregunta retórica, ¿Estos nobles patriotas españoles, en el caso de un triunfo de la izquierda democrática, constitucionalista y de razón equilibrada, favorecerán otra vez un gobierno independentista o ceñidos a la razón de estado actuarán en beneficio de la mayoría?

La respuesta, por ende, se encuentra únicamente en la banda izquierda y la opción de alcanzar un gobierno, sereno, equilibrado, racional y por sobre todas las cosas capaz de llevar a cabo una gestión eficiente y eficaz del territorio, se coloca hoy más que nunca al alcance de la mayoría de la ciudadanía de Cataluña. El liderazgo del PSC, encabezado por un hombre que lleva dedicado a la gestión muchísimos años en el Ayuntamiento de Barcelona, licenciado en Filosofía (3) y con un temple capaz de asumir los más complicados retos desde la tranquilidad y la escucha activa del entorno, sin duda abre un nuevo panorama que asusta a los “indepes”.

Pero desde la óptica percibida de posiciones más a la izquierda y que sin duda alguna es más necesaria que nunca, la recreación de un espacio, que refunde una plataforma roji-verde, alejada de los maniqueísmos y de aquellos convertidos en modernos Hermes, como heraldos y mensajeros de los Dioses, con la habilidad del uso de la palabra, que, en algún caso, vomitan verbo, uno tras otro. Esos que traducido por algún rapero podrían llamarse bocazas.

Poco a poco, don Pablo Iglesias, se separa del camino y casi, ya no tiene quien le escriba, sin embargo, hay mujeres en sus filas que tal vez, serian más prudentes y mejores conductores de los remeros de la nave.

En Cataluña, el activismo social suplantó a la política, en ocasiones prescindiendo del análisis riguroso, pero sobre todo acogiendo distintas sensibilidades que muchas veces resultan incompatibles entre sí, a medio camino entre el calor y el color, no se les percibe con claridad y aunque probablemente con las mejores intenciones, se alejan cada vez más del sentir y del “seny” ciudadano.

Ahora es el momento de abandonar la duda, de acercarse al racionalismo, de dar un paso en el camino hacia la resiliencia, de reforzar el timón y la quilla, es tiempo de alcanzar la concordia.

Referencias
1.- Género literario de Ramón María Del Valle Inclán. – RAE
2.- Vista la Comunicación de la presidencia del Parlamento al Pleno de la cámara sobre la imposibilidad de proponer un candidato para ser investido Presidente o Presidenta de la Generalitat y de inicio del cómputo del plazo de dos meses fijado por el artículo 67.3 del Estatuto de autonomía de Cataluña y del artículo 4.7 de la Ley 13/2008, de 5 de noviembre, de la Presidencia de la Generalitat y del Gobierno (BOPC número 709, de 21 de octubre de 2020)
3.- Según Platón, el principio democrático es absurdo porque el gobierno lo debe ejercer una persona con el conocimiento de la verdad y el que conoce la verdad es el filósofo.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN TRIBUNA

Tribuna

Democracia amenazada o construcción de ciudadanía

Tribuna

Un país encarrilado

Tribuna

Episodios racionales

Tribuna

El camino a la convivencia no pasa por Colón

Tribuna

¿Qué es el patriotismo?

Tribuna

“Venceréis, pero no convenceréis”

Tribuna

¡Exclusiva! también hay buenas noticias

Tribuna

Candidatura “Emilia Pardo Bazán” para el Ateneo

Tribuna

Madrid se va

Tribuna

Entreletras y el Ateneo de Madrid

Tribuna

El Ateneo en la encrucijada

Tribuna

Pasaba por allí (casi un cuento infantil)

Tribuna

Sí, VOX es fascismo

Tribuna

En el día del libro: Hacia la construcción de una motivación literaria desde la escuela

Tribuna

Si no votas, no te quejes

Tribuna

Manifiesto unitario del Mundo del Trabajo de la Comunidad de Madrid por el voto a la izquierda

Tribuna

Reivindicamos el Ateneo de las Luces

Tribuna

90 años perdidos

Tribuna

Lo llaman libertad, pero es injusticia

Tribuna

Ateneo de Madrid: el placer de rendir cuentas

Tribuna

Volver a encender la luz del Ateneo

Tribuna

Jorge Lozano, paladín de la Semiótica en España

Tribuna

Transfuguismo es corrupción

Tribuna

Gabilondeando

Tribuna

Alta política

Tribuna

La diferencia entre Mónica y Pablo

Tribuna

Tribuna por un Ateneo Libre

Tribuna

11-M, relato de un testigo diecisiete años después

Tribuna

Ante la infección de la barbarie: la vacuna de la cultura

Tribuna

Ayuso un peligro para Madrid

Tribuna

El 8M no es solo cosa de mujeres

Tribuna

Celia Amorós, maestra del pensamiento feminista

Tribuna

La independencia, la cuestión social y un rapero

Tribuna

Jóvenes ¿antifascistas?

Tribuna

La normalidad es ocuparse de los problemas reales

Tribuna

Una nueva legislatura, para un cambio sosegado

Tribuna

Cataluña, progreso o decadencia

Tribuna

Illa, nuestra esperanza

Tribuna

¿Elecciones para qué?

Tribuna

¡Vuelve Cataluña!

Tribuna

Bárcenas, el PP y el gobernar para robar

Tribuna

Solamente somos emigrantes en busca de un futuro mejor

Tribuna

La derecha contra España

Tribuna

Concepción Arenal y “ese mural”

Tribuna

Los problemas de los inmigrantes

Tribuna

De caraduras, sinvergüenzas y segundas dosis

Tribuna

Madrid a solas

Tribuna

Atmósfera política en Cataluña

Tribuna

La derecha judicial contra el Parlamento democrático

Tribuna

De la restitución del honor y una figurada y respetuosa propuesta a S.M. Juan Carlos I

Tribuna

No lo dejéis a la serpiente

Tribuna

Migrantes de paso, flexworker

Tribuna

Asalto al Capitolio de los EE.UU., la sombra del cainismo eclipsa la democracia en Washington

Tribuna

Carta a los Reyes Magos para un mundo post-covid19

Tribuna

Sueños de migrantes

Tribuna

¿Por qué no son fiables los datos de contagios de Covid-19 de la Comunidad de Madrid?

Tribuna

Política y antipolítica

Tribuna

‘Un español en Alemania’. Día Internacional del Migrante 18 de diciembre

Tribuna

El PSOE de los mayores, de ahora y de siempre

Tribuna

Los lectores invisibles  

Tribuna

188 votos responsables y 26 millones de infamias

Tribuna

Maradona y la pandemia

Tribuna

¿Por qué no hablan de los presupuestos?

Tribuna

¿Para qué seguir con la filosofía?

Tribuna

El tercer centenario del Ateneo de Madrid y los 80 años de Azaña

Tribuna

Verdades y mentiras sobre una gran ley de educación

Tribuna

¿Elegir? El PSOE ya ha elegido

Tribuna

¿Para qué ha servido izquierda socialista?

Tribuna

Periodismo, pandemia de falsedades o la distancia del puercoespín

Tribuna

Vacunas

Tribuna

Aburridos de la democracia

Tribuna

¿Qué es la democracia? (no respondan rápidamente…)

Tribuna

Hachazo a la injusticia social

Tribuna

Negacionistas

Tribuna

Poesía a Sul

Tribuna

¿Cón qué Casado quedarse?

Tribuna

Razones para la reforma judicial

Tribuna

Suspender el examen

Tribuna

Identidad política y autocensura

Tribuna

El psicoanálisis en el Ateneo de Madrid

Tribuna

La Cataluña posTorra

Tribuna

Hacerse un Azorín

Tribuna

La mentira como arma política

Tribuna

Don Sindulfo de la Barca

Tribuna

Madrid, un respeto

Tribuna

¿Por qué no acuerda el PP?

Tribuna

Guerra cultural, democracia y libertad

Tribuna

Francisco Rodríguez Adrados: in memoriam

Tribuna

¿Monarquía?¿Independencia?¿Y si debatimos sobre lo importante?

Tribuna

Es más que un no a Calviño

Tribuna

El camarote de los hermanos Marx (catalanistas)

Tribuna

Reconstruyendo, sin el PP

Tribuna

Saldremos más fuertes, más unidos y más iguales

Tribuna

En Europa, todos detrás de Pedro Sánchez

Tribuna

El acuerdo sólo perjudica a los ultras

Tribuna

Andanadas inútiles: Estado y Gobierno, un mismo horizonte

Tribuna

El ingreso de la dignidad

Tribuna

No es crispación, es desestabilización

Tribuna

La salida del laberinto

Tribuna

Economía sí, pero otra economía

Tribuna

Alarma, salud y partidismo

Tribuna

Comisión de reconstrucción

Tribuna

¿Más Estado?

Tribuna

Insultar no es hacer oposición

Tribuna

Más y mejor Europa

Tribuna

Rearme

Tribuna

Casado ¿pactas o te desentiendes?

Tribuna

Ultras en pandemia

Tribuna

Dependencia histórica

Tribuna

El dinero público no es de nadie

Tribuna

El mundo en que vivimos

Tribuna

Primera lección: defender lo público

Tribuna

Ética y enfermedad

Tribuna

Fake news, el otro ‘virus’

Tribuna

COVID-19 o somos Europa o todo era mentira

Tribuna

¿Honestidad? Breve apunte realista

Tribuna

El zorro fenec, y el principio de legitimidad democrática

Tribuna

Es la hora de la responsabilidad

Tribuna

Crisis Coronavirus: Comunicado Equipo Entreletras

Tribuna

El coronavirus: un miedo histérico colectivo inducido

Tribuna

Manifiesto de la manifestación feminista del 8 de marzo de 2020

Tribuna

8 de marzo

Tribuna

Ni delante ni detrás

Tribuna

¿Pacto educativo?

Tribuna

¿Despolitizar la política?

Tribuna

Memoria sin orgullo

Tribuna

Fernando Morán, “in memoriam”

Tribuna

El legado de Fernando Morán

Tribuna

Lo del juego en mi barrio: o con el empleo no se juega

Tribuna

¿Paranoia o tolerancia?

Tribuna

Agendas reales y ficticias

Tribuna

Adecentar la casa

Tribuna

Odio

Tribuna

El discurso preliminar de Agustín Argüelles

Tribuna

Coalición, estabilidad y eficacia

Tribuna

Galdós y la docencia

Tribuna

Galdós como ejemplo

Tribuna

Honrando a Galdós en Marianela

Tribuna

La democracia se abre paso

Tribuna

En memoria de Don Benito Pérez Galdós

Tribuna

Homenaje a Galdós Ateneista

Tribuna

Homenaje a Benito Pérez Galdós

Tribuna

La persona y el amor

Tribuna

Lecciones del Reino Unido

Tribuna

Juegos de poder en política

Tribuna

Sólo pactan los fuertes

Tribuna

Ecología y Política

Tribuna

Tiempos de pre-política

Tribuna

Juegos de poder en pareja

Tribuna

El art. 27 CE78, la ministra y los ‘empresarios docentes’

Tribuna

La década infame

Tribuna

Respetemos la decisión de las urnas

Tribuna

Homenaje a Ernest Lluch: ejemplo de tolerancia y humanidad

Tribuna

La Agrupación para el Estudio de las Religiones inicia su andadura en el Ateneo de Madrid

Tribuna

El peligro ultra

Tribuna

El Ateneo de Madrid acoge la semana de la ciencia 2019

Tribuna

Una jornada gozosa y memorable

Tribuna

El tigre nacionalista

Tribuna

Oneto, el guardián de las confidencias.

Tribuna

Frente a la Cataluña de la subversión y el caos, acatamiento de la sentencia, tolerancia y diálogo

Tribuna

Homenaje a Indalecio Prieto

Tribuna

Homenaje a Indalecio Prieto en el Ateneo de Madrid

Tribuna

10-N: ¿Qué hacemos con las pensiones ante el riesgo de crisis?

Tribuna

Juegos de poder verbales

Tribuna

Hay que respetar el resultado de las elecciones

Tribuna

La procesión de la humanidad

Tribuna

¿Gobierno a cambio de qué?

Tribuna

Gobierno ya

Tribuna

La cuestión de la identidad y de los migrantes

Tribuna

Muere en accidente Santiago Bastos, el militar de Inteligencia que truncó la involución en las FF.AA.

Tribuna

El ‘Águila’ ha alunizado. 50 años de la llegada del ser humano a la Luna

Tribuna

Soluciones al alcance de la mano

Tribuna

La Legislatura del derecho a la vivienda

Tribuna

Gobierno progresista y estable, cuanto antes

Tribuna

La leyenda de Ali y Cántara, Alicante

Tribuna

Investidura: hablemos del para qué

Tribuna

Homenaje a Jaime Vera en el Ateneo

Tribuna

Reflexiones sobre el homenaje a Jaime Vera en el Ateneo

Tribuna

La gran coalición pasa factura al SPD

Tribuna

Jaime Vera vuelve al Ateneo

Tribuna

Una Europa que avanza con una España que empuja

Tribuna

Literatura y gastronomía

Tribuna

Elecciones Municipales en Cataluña: La cuestión social y el miedo

Tribuna

Cien mil españoles más votarán por Europa

Tribuna

El mito Rubalcaba

Tribuna

Ahora también … 26 de mayo!!

Tribuna

Las dos derrotas de Aznar

Tribuna

Las Mentiras Románticas, Cataluña, elecciones Generales y Municipales

Tribuna

La ciudadanía decide

Tribuna

Tres autores, tres ideas para la socialdemocracia

Tribuna

Con el PSOE, la economía crece más y mejor

Tribuna

Manipulación, tergiversación y mentira… vienen de bastante atrás

Tribuna

Lecciones del Brexit

Tribuna

Homenaje al profesor Peces Barba en el Ateneo de Madrid

Tribuna

Un municipalismo para promover Europa

Tribuna

Límites éticos a la investigación en edición genómica

Tribuna

El feminismo socialista para Amparo Martí

Tribuna

28 de Abril: una visión desde Catalunya

Tribuna

No con mi voto

Tribuna

Por la dignidad de las personas, contra el menosprecio y la invisibilidad

Tribuna

El derecho a ser escuchado de Pedro Sánchez

Tribuna

Humanización, deshumanización, transhumanización

Tribuna

Progreso, Bienestar y Concordia

Tribuna

Luchar por Europa

Tribuna

La vigencia del socialismo democrático

Tribuna

Impuestos: suficientes y justos

Tribuna

Sol de domingo en los cien años de la Cuesta de Moyano

Tribuna

¿Decretos leyes? Depende para qué

Tribuna

Homenaje a Jiménez de Asúa en el Ateneo de Madrid

Tribuna

Conquistas, identidad y unas pelis de romanos

Tribuna

Sin igualdad y derechos Europa no existe

Tribuna

¿Sobre qué debatiremos en 2019? ¿Sobre territorios o sobre personas?

Tribuna

Traición a la democracia española

Tribuna

Muere la abogada María Luisa Suárez Roldán, pionera del primer bufete laboralista

Tribuna

La Extremadura incomunicada del siglo XXI

Tribuna

¿Dónde conduce la política de la crispación?

Tribuna

El año que la izquierda vivirá peligrosamente

Tribuna

PP y Ciudadanos pactan con el franquismo

Tribuna

¡A por ellos!

Tribuna

Constitución, celebración y reforma

Tribuna

El contagio de la ultraderecha europea no debería darse en España

Tribuna

Alfabetizar a las cúpulas de la derecha

Tribuna

La Mezquita-Catedral de Córdoba: razón y religión

Tribuna

A vueltas con los símbolos patrios

Tribuna

Jueces independientes

Tribuna

A vueltas con la monarquía

Tribuna

Eutanasia o el derecho a vivir dignamente

Tribuna

Liderazgos políticos y redes sociales

Tribuna

La Filosofía se recupera

Tribuna

Dejen gobernar

Tribuna

Cataluña en la encrucijada

Tribuna

Yo voté a Carmena, ¡perdonadme!

Tribuna

El huevo de la serpiente

Tribuna

Se dignifican las pensiones, pese a las cloacas

Tribuna

Falsedad del máster de Casado

Tribuna

Vuelve el aznarismo

Tribuna

Cataluña y la jaula del hámster

Tribuna

Los enemigos de las humanidades

Tribuna

El auge fascista y la anti-europa

Tribuna

Casado recorta desde la oposición

Tribuna

En memoria de Manuel Salcedo Vaya

Tribuna

Demasiados ‘hombres fuertes’

Tribuna

La herencia de Franco

Tribuna

Sanidad universal y justicia social

Tribuna

Ustedes se equivocan

Tribuna

Los jóvenes reclaman soluciones

Tribuna

Esperanza con interrogantes

Tribuna

Políticas de identidad y políticas de solidaridad

Tribuna

Jugando a escribir

Tribuna

Afrontar las causas de la inmigración

Tribuna

España vuelve a contar en Europa cuando más falta hacía

Tribuna

Acuarius o la lección española

Tribuna

De talantes y gestos estos días

Tribuna

Don Tancredo y el bolso de Soraya

Tribuna

Lecciones de la moción de censura

Tribuna

Un gobierno legítimo

Tribuna

Pedro Sánchez: el cambio imprescindible

Tribuna

De la táctica a la praxis. Carta abierta a los ciudadanos/as de la izquierda progresista

Tribuna

Cumplir lo prometido

Tribuna

Recuperar la ilusión en que lo que creíamos muerto vuelve a vivir

Tribuna

Sumar fuerzas, fundir horizontes

Tribuna

La moción imprescindible

Tribuna

La respuesta al supremacismo de Torra

Tribuna

A Pablo Iglesias e Irene Montero los definió León Felipe

Tribuna

Disculpen las molestias (De la braguetocracia y otras lindezas)

Tribuna

Serial de poder en Madrid

Tribuna

Le llamábamos don Enrique

Tribuna

Por dignidad

Tribuna

Cánones de belleza

Tribuna

El populismo de Ciudadanos

Tribuna

Con los ojos abiertos (A las activistas de Altea)

Tribuna

Jardín cerrado

Tribuna

Pensiones dignas y poderes fácticos

Tribuna

Vía dolorosa de Semana Santa

Tribuna

La reforma de la financiación local

Tribuna

Machismo: los síntomas y la enfermedad

Tribuna

8 de marzo, huelga de mujeres

Tribuna

Elecciones en Italia: europeísmo contra populismo

Tribuna

¿Reforma electoral? ¿para qué y para quién?

Tribuna

Forges: Un sentido común democrático

Tribuna

Tecnología y precariado

Tribuna

Enrique Tierno Galván: El triunfo de la intuición

Tribuna

La gran coalición no es una buena idea

Tribuna

‘¿Qué pensaría su padre si…?’

Tribuna

Argentina y el ‘NeoGatopardismo’

Tribuna

Juan Carlos Quer, centro de admiración

Tribuna

El auge supremacista

Tribuna

El laberinto catalán

Tribuna

Invierno, invierno

Tribuna

Esa izquierda portuguesa que apoya el secesionismo catalán

Tribuna

Volver a empezar

Tribuna

¿Soberanía?

Tribuna

De la caverna a la ‘mediocracia’, en Argentina

Tribuna

No sigan estirando la cuerda de la desigualdad

Tribuna

Arrinconando al machismo

Tribuna

Terrorismo fiscal

Tribuna

Elogio de Puigdemont

Tribuna

A Cataluña le conviene el PSC

Tribuna

El regreso a la pax catalana

Tribuna

Cataluña también forma parte de mi identidad

Tribuna

Crónica de la muerte de un poeta

Tribuna

La locura de Seward y Cataluña. Pensamiento estratégico

Tribuna

Políticos para resolver problemas y políticos para crearlos

Tribuna

Podemos salir bien de esta

Tribuna

En defensa del Régimen del 78

Tribuna

Decadencia

Tribuna

Cataluña, los funámbulos sobre la cuerda floja

Tribuna

Víctimas y verdugos en Cataluña

Tribuna

Más cultura de defensa para un mayor esfuerzo presupuestario

Tribuna

Tatuajes

Tribuna

Pacto de rentas, también para los catalanes

Tribuna

Para un niño desconocido

Tribuna

Hay que subir los salarios

Tribuna

Ablación

Tribuna

El observador

Tribuna

Los secesionistas no tienen derecho

Tribuna

La alargada memoria de Miguel Ángel Blanco

Tribuna

El régimen del 78 y los candados

Tribuna

Prometeo

Tribuna

Lo del famoso Referéndum

Tribuna

Emeth

Tribuna

Babel

Tribuna

El poncho de los pobres

Tribuna

La necesidad de la política

Tribuna

La ‘gravitas’

Tribuna

‘The Jesoua Tree’ y el tesoro de las primeras veces

Tribuna

40 aniversario de la legalización del PCE

Tribuna

Noticia y realidad

Tribuna

Sobre la codicia o los jornaleros del voto

Tribuna

El precario equilibrio del funámbulo

Tribuna

Fantasma mío

Tribuna

Maradona

Tribuna

Carnaval, carnavalada, carnavalismo

Tribuna

“Unha flor é un milagre…”

Tribuna

Los hijos, nivel de vida, nivel moral

Tribuna

Un país de cocineros que se atraganta

Tribuna

Bruce Springsteen, cuando todos los genios deberían escribir su biografía

Tribuna

Me he pasado la navidad leyendo a Elgarresta

Tribuna

Las cintas de casette