septiembre 2021 - V Año

CINE

La naranja mecánica (Clockwork Orange)

001 mAlexander DeLarge o Alex -DeLarge por el rey de Macedonia, Alejandro el Grande- es un adolescente que lidera una panda juvenil. Junto a sus tres ‘drugos’ (amigos) Pete, Georgie y Dim, se preparan cada noche para una nueva sesión de ultraviolencia en el Korova Milk Bar mientras toman leche plus, que es una bebida que contiene drogas llamadas dincromina y venoceta.

Ambientada en un Nueva York futurista, la trama se centra en Alex.

Alex es un psicópata narcisista, que reside con sus padres en un barrio marginal, y solo muestra emoción cuando escucha música clásica; sintiendo predilección por el músico alemán Ludwig van Beethoven.

Al joven le gusta el alcohol, las drogas; golpear, robar, violar; y escuchar la Sinfonía número 9 o ‘Coral’ de Beethoven. Porque escucharla le colma de alegría y felicidad.

La pasada noche no ha estado exenta de peleas y robos. Alex y su panda han asaltado una casa de campo en la que reside un escritor llamado Frank Alexander con su esposa. Y tras destrozar todo lo que se anteponía a su paso, acaban violando a la señora Alexander.

A la mañana siguiente Alex no asiste al colegio. Y cuando se levanta comprueba, desconcertado y sorprendido, que el asesor postcorrectivo P. R. Deltoid está en el domicilio, sentado sobre la cama de la habitación de sus padres.

Las insinuaciones por lo ocurrido en la madrugada y la reprimenda no tardan en salir de la boca del asesor, quien le advierte: la próxima vez no será el correccional, la próxima vez irás a la cárcel.

Sin embargo los consejos de P. R. Deltoid caerán en saco roto.

Esa misma noche, tras colarse en una apartada finca de reposo y golpear a una adinerada mujer que reside en ella rodeada de numerosos gatos, Alex es arrestado y conducido a dependencias policiales.

Sus amigos, hartos de su arrogancia y tiranía, le han traicionado. Ha rebasado los límites cuando aquella misma tarde les ha agredido, solo por decidir por sí mismos y tener iniciativa propia.

Horas más tarde, la única persona que ha intentado ayudarle -P. R. Deltoid- le comunica la fatalidad: el golpe asestado a la mujer ha sido mortal.

Tras el juicio y ser sentenciado por asesinato, Alex ingresa en la prisión Parkmoor para cumplir una condena de 14 años.

En Parkmoor le recibe el oficial jefe de seguridad, un hombre puntilloso y disciplinado en exceso.

Alexander DeLarge ya no es Alex: ahora es el prisionero número 655321.

Han pasado dos años desde el encarcelamiento. Durante ese tiempo el chico ha sido el ayudante del capellán y ha destacado por su buen comportamiento.

Un día en el que Alex solicita al sacerdote hablar en privado, le comenta unos rumores que ha oído y leído acerca de un nuevo tratamiento médico que asegura que el delincuente que se somete a él no regresa a prisión. El tratamiento al que se refiere es la Técnica Ludovico.

Al tiempo, el ministro del Interior visitará las instalaciones de la prisión Parkmoor para pasar revista, y buscar, entre los presos, un candidato con el que experimentar la Técnica Ludovico.

Alex será el candidato, luego de presentarse voluntario.

Tanto el director del penal, como el capellán, y el oficial jefe de seguridad, muestran desconfianza y recelo hacia el método. Aunque ello no impide que Alex sea trasladado de la penitenciaría al centro médico Ludovico, a las afueras de la ciudad, para ser sometido a la Técnica.

El tratamiento es experimental y psicológico, y se llevará a cabo por el doctor Brodsky y su equipo médico.

La Técnica Ludovico consiste en obligar al sujeto a ver horrendas y violentas sesiones de cine. Para ello, y a modo de vacuna, se le suministra vía intravenosa el suero número 114, que no es otra cosa más que un narcótico. Después se le inmoviliza la cabeza, se le sujeta el cuerpo con una camisa de fuerza a un sillón y se le colocan unas pinzas con ganchos en los párpados que impiden que los pueda cerrar.

La Técnica Ludovico -la droga- provoca que Alex sienta un terrible malestar físico al visualizar actos que antes le satisfacían por completo.

Para no sentirse mal deberá ser bondadoso, yendo en contra sí mismo. Pero entonces: ¿el tratamiento cura la mente criminal o únicamente condiciona la voluntad de la persona a la hora de actuar? ¿Dónde queda el libre albedrío?

Y para colmo de males, uno de los pases que Alex ve tiene de fondo musical el cuarto movimiento de su sinfonía favorita (la ‘Coral’).

De aquí en adelante, cada vez que escuche la Novena Sinfonía de Beethoven, Alexander DeLarge sufrirá un intenso dolor y se sentirá profundamente desdichado. Incluso tendrá deseos de ‘desaparecer’.

Alex abandona el instituto médico con el impulso delictivo inhibido; pero la sociedad -o el Karma- le devuelve todos los pecados que ha cometido en el pasado. Uno de ellos, absurdamente, viene de las manos de dos de sus antiguos amigos, Pete y Georgie, que ahora son policías.

‘La naranja mecánica’ fue dirigida y producida por el director de cine estadounidense Stanley Kubrick, quien asimismo escribió el guión.

Premios

A ‘Clockword Orange’ estuvo censurada durante treinta años en Gran Bretaña; pero es una obra maestra que estuvo nominada en numerosas ocasiones y obtuvo los siguientes premios:

New York Film Critics Awards, mejor película y mejor director.
Italia, Nastro D’Argento (Premio de Plata).
En el Festival de Cine de Venecia Stanley Kubrick ganó el premio en la categoría Pasinetti Award a la mejor película extranjera.
Alemania, Golden Spotlight (Frankfurt Abendpost).
Bélgica, Premio Especial de la Union de la Critique Cinémathographique.

Exprimiendo los gajos de ‘La naranja mecánica’

002 mLos 20 capítulos que Stanley Kubrick adaptó de la novela de Anthony Burgess y el uso habitual de la numerología

‘La naranja mecánica’ es resultado de la adaptación cinematográfica de la novela corta, distópica y homónima del escritor británico Anthony Burgess.

La novela se publicó en 1962 y consta de tres partes, divididas en siete capítulos, que hacen un total de veintiuno. Sin embargo, al escribir el guion, Kubrick omitió el último. El motivo por el que no lo incluyó fue por desconocimiento (el ejemplar que había leído era de la edición norteamericana, la cual consta de veinte capítulos).

El hecho molestó al escritor de uno de los libros más señalados y vendidos del siglo XX. Para él la estructura de su libro era de vital importancia.

El número de capítulos no es arbitrario: en la ciencia no exacta llamada numerología el 21 simboliza la madurez del ser humano.

El porqué de ‘naranja mecánica’ y del Nadsat

Son varias las hipótesis que hay acerca del origen del título.

Anthony Burgess desveló que ‘naranja mecánica’ proviene de la expresión cockney -argot londinense- ‘As queer as a clockwork orange’ (‘Tan raro como una naranja mecánica’).

Otro posible origen estaría en la palabra ourang. Ourang es una palabra de Malasia.

Burgess residió durante un tiempo de su vida, por cuestiones laborales, en este país del Sureste Asiático. Y en malayo ourang significa persona. He aquí pues que el autor hizo un galimatías. Por tanto, A Clockwork Orange significaría ‘Persona Mecánica’, en alusión a Alex tras ser sometido a la Técnica Ludovico.

Además ‘naranja’ equivale a ‘cerebro’; cerebro mecánico (hombre o persona mecánica que, aun siendo sometido a tratamientos, no puede ser modificado).

Con lo cual, Alex es un mecanismo de relojería, una ‘naranja mecánica’.

Por último, en la propia novela, el escritor Frank Alexander está escribiendo un libro titulado ‘La naranja mecánica’, al que define como la obra de su vida.

Acabáramos pues, ya que después de tanto embrollo, y como bien sucede siempre que se investiga: el dato más simple es el más esclarecedor.

NADSAT es una jerga juvenil inventada por Anthony Burgess para la novela, que mezcla vocablos de lenguas eslavas -mayoritariamente del ruso- del caló, del inglés y rimas del cockney.

Según el escritor, Nadsat se traduce como Adolescencia y es una versión rusificada del inglés. Como ejemplo de la jerga tendríamos ‘videar’ (ver).

Matizar que a la hora de doblar la película, del inglés al castellano, hubo que adaptar algunos vocablos. Así ‘golová’ (cabeza) quedó como ‘quijotera o rasurera’.

El porqué de la invención del Nadsat quizá resulte de la condición de lingüista de Burgess.

Lo que el escritor trasladó de la vida real al papel

Si profundizamos en la vida de Anthony Burgess nos percatamos con rapidez que la violencia era un capítulo inconcluso para él. Porque Lynne, su primera esposa, fue violada durante la Segunda Guerra Mundial por cuatro hombres: cuatro marines estadounidenses que habían desertado.

003 mLa extraña relación entre el director y el actor protagonista

Mientras Stanley Kubrick y Malcolm McDowell trabajaron juntos se llevaron realmente bien. Ahora bien, finalizado el rodaje Kubrick rompería la relación.

Conocedor de la fobia de Malcolm a los reptiles, el inteligente, perfeccionista, y por qué no decirlo, retorcido director, añadió escenas con una serpiente llamada Basil, las cuales no aparecen en la novela de Anthony Burgess.

Interpretar el papel de Alex marcó personal y profesionalmente al actor británico, quien sufrió lesiones en las córneas, se fracturó varias costillas y estuvo a punto de morir ahogado.

En declaraciones a la prensa, Malcolm McDowell dio a entender que estar a las órdenes de Kubrick era un infierno:

-A un minuto le quiero, y al otro le podría matar.

Pasado el malestar inicial, con los años manifestaría que trabajar con él fue divertido.

De cuando The Rolling Stones y The Beatles pudieron haber formado y compuesto ‘La naranja mecánica’

Sí, tal cual. The Rolling Stones pudo haber formado parte del mítico film. Obviamente, el cantante y líder de la banda británica, Mick Jagger, habría interpretado a Alex, y el resto de los componentes a sus ‘drugos’.

La banda sonora original la habría compuesto The Beatles.

Y no, ya que Anthony Burgess se negó a que ‘sus Satánicas Majestades’ participaran en el proyecto.

Flmación y decorado del Korova Milk Bar

‘La naranja mecánica’ se rodó íntegramente en Inglaterra.

En Borehamwood High Street -próximo a los estudios británicos de la Metro Goldwyn Mayer- se construyó el habitáculo donde Stanley Kubrick filmaría las escenas del Korova Milk Bar.

Comentaros que en la capital del Reino Unido hay un local inspirado en el Korova Milk Bar. Pero para dejar un halo de misterio, y para que vosotros, mis queridos ‘drugos’, os estrujéis vuestras ‘quijoteras’, tendréis que buscar la ubicación.

Símbolos fálicos, satanismo; coincidencias

Durante las más de dos horas de metraje de A Clockwork Orange, se hace un manifiesto despliegue de erotismo y se muestran señales relacionadas con el ocultismo. Sus enemigos, y policías, tienen los números 665 y 667. Considerando que son tres hombres, el número intermedio -666- se adjudicaría a Alex. Y el 666 es el número de Satán.

Y hablando de cosas ocultas, en la película los propios Kubrick y Burgess se dejan entrever. (Igual que con la ubicación del local, os insto a que los busquéis).

En ‘La naranja mecánica’, también, hay un cuadro que aparece en otra película de Stanley Kubrick: El resplandor.

Y en la película británica Trainspotting: La vida en el Abismo, volvemos a ‘videar’ al psicodélico y surrealista Milk Bar Korova.

De todo lo que esconde ‘La naranja mecánica’ hay algo especialmente curioso: lo encontramos en los nombres Ludwig y Ludovico.

Coincidentemente, Ludovico y Ludwig se traducen como Luis.

El guiño que hace Stanley Kubrick, desde ‘La naranja mecánica’, a ‘2001: Space Odyseey’

2001: Space Odyseey (2001: Una odisea del espacio, en la versión para nuestro país) es el título de la película que el director rodaría con anterioridad a ‘La naranja mecánica’.

2001: Space Odyseey surgió de la necesidad de Kubrick de crear ‘vida’ tras su anterior trabajo, ¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú (donde el exterminio es el punto final).

Y para dejar constancia del renacer, en A Clockword Orange podemos ver claramente la carátula del disco de vinilo de la banda sonora original de 2001: Una odisea del espacio.

El guiño de Mario y sus Nancys a ‘La naranja mecánica’

El vídeo clip de la canción Me da igual -versión en español de ‘I love it’ de Icona Pop- del grupo de música electrónico, glam y pop Nancys Rubias, cuyo líder es el versátil Mario Vaquerizo, recrea la escenografía del Korova Milk Bar que aparece en ‘La naranja mecánica’.

Punto final

Después de ver ‘Clockword Orange’ podrás admirar o repudiar a Kubrick.

Por mi parte lo tengo claro: fue un genio…

Pero quiero recalcar que, como ocurre en la mayoría de las veces, a mi juicio el libro supera a la adaptación cinematográfica.

Esta vez, aun tratándose de un artículo de cine, doy prioridad a la novela y al escritor.

Retomando el malestar de Anthony Burgess por omitir el último capítulo, transcribo sus propias palabras -escritas en noviembre de 1986- referidas a ‘las dos naranjas mecánicas’:

-El capítulo veintiuno concede a la novela una cualidad de ficción genuina, un arte asentado sobre el principio de que los seres humanos cambian. De hecho, no tiene demasiado sentido escribir una novela a menos que pueda mostrarse la posibilidad de una transformación moral o un aumento de sabiduría que opera en el personaje o personajes principales. Incluso los malos bestsellers muestran a la gente cambiando. Cuando una obra de ficción no consigue mostrar el cambio, cuando solo muestra el carácter humano como algo rígido, pétreo, impenitente, abandona el campo de la novela y entra en la fábula o alegoría. ‘La naranja’ norteamericana o de Kubrick es una fábula; la británica o mundial es una novela’.

Ficha Técnica

Países: Reino Unido – Estados Unidos.
Duración: 2 horas, 17 minutos.
Año de estreno: 1971.
Género: ciencia ficción satírica; comedia negra, drama. (Película de culto).
El clásico no está recomendado a menores de 16 años.
Personajes principales:
-Malcolm McDowell interpretando a Alexander DeLarge. En él recae el papel de narrador.
-Patrick Magee interpretando a Frank Alexander.
-Adrienne Corri interpretando a la señora Alexander.
-Miriam Karlin interpretando a la adinerada mujer de los gatos.
Más personajes:
-James Marcus interpretando a Georgie.
-Warren Clarke interpretando a Dim.
-Michael Tarn interpretando a Pete.
-Aubrey Morris interpretando a P. R. Deltoid.
-Michael Bates interpretando al oficial jefe de seguridad.
-Godfrey Quigley interpretando al capellán de la prisión.
-Anthony Sharp interpretando al ministro del Interior.
-Michael Gover interpretando al director de la prisión.
-Actor de doblaje: Pedro Mari Sánchez puso la voz de Alex en la versión para España.
Fotografía: John Alcott.
Maquillaje: Barbara Daly, Freddie Williamson y George Partleton.
Música: Wendy Carlos.
Vestuario: Milena Canonero.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN CINE

Cine

De Peñaranda de Bracamonte a Hollywood: la extraordinaria vida del Señor Wences

Cine

Los Goonies (The Goonies)

Cine

Matrix 4: el regreso de la revolucionaria saga de las hermanas Wachowski

Cine

Arturo Fernández, mucho más que el eterno galán

Cine

Cristóbal Halffter y el cine, la extraña pareja

Cine

Top Gun: Ídolos del aire

Cine

24 crímenes por segundo: Agatha Christie en el cine

Cine

´Libreros de Nueva York´, ¿una película para ratones de biblioteca?

Cine

La madre de Tom Ripley va al cine

Cine

30 años del Silencio de los corderos… El silencio de los inocentes

Cine

Cine, literatura y memoria

Cine

Orgullo y Prejuicio (Pride and Prejudice)

Cine

A quiet place II: cuando hablar de padres y comunidad se conecta con el terror político

Cine

Hoy: Delibes, sesión continua

Cine

‘Tino Antuña, vivencias de un socialista’, un documental de Aladino Cordero

Cine

‘La cabina’ de Antonio Mercero, un mediometraje de culto

Cine

‘De Gaulle’, la película: una digna hagiografía

Cine

Una proposición indecente (Indecent proposal)

Cine

SAW

Cine

Los Nuevos Mutantes

Cine

Superagente Makey

Cine

Dónde estás, Bernadette

Cine

‘Divino Amor’, Brasil 2027

Cine

La posesión de Mary

Cine

Cuestión de justicia (Just Mercy)

Cine

‘Parásitos’ en cartelera, un éxito tras ser premiada en los Oscars

Cine

Atrapado en el tiempo (Groundhog day)

Cine

‘Mujercitas’, un viaje al mundo de Emerson

Cine

Luis Eduardo Aute, cineasta: ‘Un perro llamado Dolor’

Cine

Kim Kong, la ingeniosa miniserie de Stephen Cafiero inspirada en Kim Jong-un

Cine

El oficial y el espía, la película del caso Dreyfus

Cine

¿Star Trek o pandemia zombi?

Cine

‘Estallido (Outbreak)’, un thriller epidémico

Cine

‘La amenaza de Andrómeda’, el virus que llegó del espacio

Cine

El confinamiento como materia literaria y cinematográfica

Cine

Trainspotting, la vida en el abismo

Cine

‘Sin novedad’, un drama social y psicológico de Miguel Berzal de Miguel

Cine

Cine con sombrero para quitarse el sombrero

Cine

El Joker: entre la reacción y la vanguardia

Cine

El jovencito Frankenstein (Young Frankenstein)

Cine

Star Wars: la fuerza nunca ha dejado de ser una cuestión psicopolítica

Cine

Un subgénero sobre ‘viajes iniciáticos’ … Gravity

Cine

El libro que aún le debemos al cineasta Julio Coll

Cine

Háblame de ti (Un homme pressé)

Cine

Del linchamiento económico del pueblo griego

Cine

Ad Astra: hacia las estrelllas

Cine

Jarmusch o el síndrome Zurbarán: de katanas e Inmaculadas.

Cine

La naranja mecánica (Clockwork Orange)

Cine

Paco Rabal y Águilas: un vínculo profundo e indestructible

Cine

American History X

Cine

Heat

Cine

Antoni Ribas, un luchador incomprendido…

Cine

Ode to the goose (Oda al ganso)

Cine

La masái blanca

Cine

Agnés Varda, entre el documental y la ficción

Cine

The Star

Cine

Million Dollar Baby

Cine

Despidiendo a un grande, despidiendo a mi padre

Cine

Song of the petalars: Cuando los Thundercats regresaron con el cambio de siglo

Cine

‘Mi vecino Totoro’, una de anime

Cine

La Sierra de Teruel… una película con mucha historia detrás

Cine

Superlópez

Cine

Woody Allen. El poder del psicoanálisis (y III)

Cine

Woody Allen. El poder del psicoanálisis (II)

Cine

Woody Allen. El poder del psicoanálisis (I)

Cine

Bohemian Rhapsody

Cine

El nacional-catolicismo, también, tuvo su cine

Cine

13 Muestra de Cine Europeo MUCES Segovia

Cine

Los avatares de ‘La respuesta’ de Josep María Forn

Cine

¿Qué fue de Baby Jane?

Cine

El gigante de hierro

Cine

Una película desasosegante e imprescindible de Gianfranco de Bosio

Cine

‘100 metros’ de Marcel Barrena

Cine

‘Campeones’ de Javier Fesser

Cine

‘Canciones para después de una guerra’: desenmascarando el relato oficial

Cine

‘Point Break’ de Kathryn Bigelow

Cine

Alfred Hitchcock (y II)

Cine

Alfred Hitchcock (I)

Cine

‘Rebelde entre el centeno’: el autor que se escondía del mundo.

Cine

‘Un lugar tranquilo’ de John Krasinski

Cine

‘Invitación de boda’: una ‘road movie’ palestina

Cine

Los mil y un rostros de tiempos modernos

Cine

Brian de Palma (y II)

Cine

Brian de Palma (I)

Cine

Entre Tennesee Williams y Clifford Odets pasando por Woody Allen

Cine

¡Este negro da la cara!

Cine

‘Dead man walking’: la compasión y el amor contra el ‘asesinato legal’

Cine

‘Señorita María, la falda de la montaña’

Cine

El año Bergman

Cine

De Sica: Rescate del olvido

Cine

Platón inventó el cine

Cine

Alien: Covenant