abril 2021 - V Año

ENSAYO

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

octubreAviso para lectoras y lectores avezados: aquellos que hayan leído el artículo aparecido la semana pasada en esta revista bajo el título «2018: ¿año de la…», tienen ante ellos una segunda parte, una continuación motivada por la buena acogida que tuvo la primera. Eso sí, adolece del mismo defecto, pues si la problemática de una revisión constitucional (en mi opinión deseable o, mejor, inevitable) y con ella los elementos tácticos y estratégicos que va a exigir su negociación subyace al texto que van a ver, ésta no aparece explícitamente. Espero poder analizarla en artículos posteriores, si es que llegan a escribirse.

El objetivo de este ensayo, hilar un análisis sociopolítico de algunas peculiaridades que presenta la situación catalana pocos días antes del 1-O, exige una aclaración precautoria. Veamos.

La complejidad, o sea la suma de incertidumbre + no-linealidad, es parte ontológica, consustancial a la política y siempre que podamos, debemos intentar reducirla o, como mínimo, sistematizarla para que nos identifique la aparición de factores clave en los procesos políticos. A toro pasado veremos si estas claves pueden:

a) ser ocasionales y aparentemente irrepetibles
b) ser cíclicas o repetitivas, aunque dando lugar a situaciones diferentes
c) y nos permiten imaginar claves, situaciones y consecuencias posibles a la hora de tomar decisiones.

octubre3En el comentario político habitual casi siempre suele ser más intuitivo hablar en términos de la incertidumbre que rodea a la política y a las decisiones que en ella se toman, que hablar (con mayor rigor) de la no-linealidad de la política: pero dado que la política no es lineal, los acontecimientos políticos tampoco son lineales (en general tampoco los sociales o incluso los legales). En el mundo real, dinámico, nos encontramos con situaciones abiertas, sometidas a influencias externas o factores internos no previstos que interfieren en cualesquiera relaciones sociales, distorsionando su análisis.

Una normativa política determinada, diseñada para organizar un conjunto de problemas (como puede ser p. ej. la priorización), se encuentra con que éstos no son estáticos ni responden como se esperaba a unas medidas dictadas de manera lineal, pues pueden y suelen reaccionar de manera impredecible. Podemos sistematizar, simplificar, analizar y plantear soluciones para un problema (o conjunto de problemas) político, ser todo lo exhaustivos que queramos con las causas y consecuencias que hayamos detectado en un cierto escenario político necesariamente temporal, que será dinámico y en él, según vaya evolucionando, transformándose, estas mismas causas pueden dar lugar a reacciones imprevisibles o ser -simplemente- sustituidas o superadas por otras distintas que vayan apareciendo.

En todo caso el efecto a que den lugar las medidas que tomemos no tiene por qué ser lineal. Dicho de otra manera, en política la complejidad ejerce su influencia en cualquier relación causa-efecto, por mucho que aparentemente consigamos aislarla e intentemos emular una partida de ajedrez.

pscEsta introducción llamando a la precaución política de no caer en el determinismo, cobra especial importancia a la hora de reflexionar sobre el desarrollo de los acontecimientos políticos que están teniendo lugar en Cataluña. Las variopintas descripciones que proliferan en los medios de comunicación hablan de «choque de trenes», «rumbo de colisión» y otros escenarios de parecido tenor, momentáneamente finalistas. Todas las reseñas tienen en común un trasfondo determinista y lineal, bien que prudentemente se suelan matizar con la apostilla «… claro, si no pasa algo inesperado…», casi siempre cargada de negros presagios. Es la amenaza de un impredecible cisne negro.

Las decisiones que van tomando los protagonistas sociales del desaguisado político (p. ej., el «… se responderá proporcionalmente…») que se está condimentando, porque cociéndose ya lleva mucho tiempo, ayudan a mantener este determinismo en la cadena de acciones y reacciones reforzando la sensación ilusoria de control sobre los efectos a que puedan dar lugar.

Semejante dinámica determinista se robusteció (bajo una óptica revolucionaria diríamos que inevitablemente) hacia posiciones más cerradas y maximalistas al comprobar que la participación popular en la última celebración de la Diada, en términos de apoyo al ‘procés’ en su vertiente independentista más radical, o sea, la Ley de Transitoriedad y la subsecuente proclamación de una República catalana, no había tenido la repercusión esperada en una población que, a efectos de movilización, supone ~ 6,3 MM de habitantes mayores de 15 años y, a efectos de votación, arrojaba ~ 5,5 MM de personas según censo de 2015.

octubre2Según los escasos datos fiables disponibles y excluyendo Barcelona capital, las manifestaciones presenciales fueron cuantitativamente muy escasas en las grandes urbes catalanas y prácticamente nulas en las de tamaño pequeño o mediano. En todos estos entornos ciudadanos ya no se percibió la celebración de la Diada como el fenómeno de sociabilidad y presión social popular encontrado en años anteriores. Ahora la llamada a participar suponía integrarse en un instrumento político claramente sesgado hacia el «SI». El razonamiento podría extrapolarse a la misma Barcelona si se descontara el número de participantes llegados de otras regiones catalanas.

Aceptando estos argumentos el movimiento independentista tiene su apoyo social limitado en cuanto a la voluntad popular de participar en movimientos maximalistas o en exceso rupturistas. Es el ‘seny’ social.

Por parte del Gobierno no se están buscando salidas a este círculo vicioso, posibles alternativas que el calendario va dificultando según pasan los días y el 1-O se viene encima. Para el día después y siguientes queda amplio margen para aplicar la imaginación política que tenga voluntad negociadora. Un buen ejemplo nos lo ha dado iniciativa del PSOE (que fue tomada con anterioridad al 1-O…) proponer -con éxito- una Comisión parlamentaria de Evaluación y Modernización del Estado Autonómico.

catalanesEl arsenal de medidas gubernamentales que se han puesto en marcha para ahogar la posibilidad de llevar a cabo un referéndum que tenga el menor atisbo de credibilidad nacional e internacional, tropieza con este maximalismo lineal que decíamos reforzado tras la Diada, pues chocan con un factor específico, un principio clásico en la estrategia de cualesquiera grupos revolucionarios. Éstos, en sus intentos por forzar el cambio de las estructuras políticas existentes (sin olvidar los cargos que las acompañan) con el objetivo de crear un nuevo modelo organizativo más favorable a las transformaciones económicas y sociales que -siempre según ellas- son imprescindibles para Cataluña, toman buena nota de que cuentan con un apoyo social inicialmente minoritario a la hora de acompañarles en sus reivindicaciones y, en consecuencia, siempre desde una óptica revolucionaria, la única salida triunfante que se plantean consiste en seguir adelante, acelerando.

Nada nuevo desde una perspectiva histórica, pues basta consultar las dimensiones sociales que tuvieron en sus comienzos los grupos iniciadores de las revoluciones americana, francesa o rusa.

Una vez más debemos repetir que hasta ahora nos hallamos ante una revolución de carácter político, un esquema revolucionario que no ha mostrado síntomas importantes de derivar en una revolución social que ambicione cambiar las relaciones de propiedad y riqueza. La amable lectora o lector que haya llegado hasta aquí, puede sustituir la evocadora y a veces molesta palabra revolución por cualquiera de los muchos sinónimos que ofrece la lengua castellana.

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”