octubre 2020 - IV Año

TEMAS

Indalecio Prieto y Madrid

Escultura de Indalecio Prieto en Madrid

Escribió Indalecio Prieto que “la pasión política, cuando se desata, no repara en presentarse como idiotez ni se detiene ante la calumnia”. Lo dijo en un artículo que su periódico, El Liberal de Bilbao, publicó el 22 de mayo de 1936. El diputado socialista y ex ministro de Obras Públicas contaba en esta crónica la visita que, en compañía de un grupo de reporteros, técnicos y políticos, realizó el día anterior a algunas de las obras entonces en ejecución del Gabinete de Accesos y Extrarradio de Madrid: los Nuevos Ministerios, la prolongación de la Castellana hacia el norte, la carretera desde El Pardo a la Sierra y los enlaces ferroviarios, entonces paralizados, pero que preveían una nueva estación de pasajeros en Chamartín de la Rosa y otra de mercancías en Fuencarral.

Pocos días después, el 12 de junio, el alcalde de Madrid, Pedro Rico, llevó al pleno del Ayuntamiento una moción para solicitar la concesión de la Medalla de Oro de la Villa a Indalecio Prieto. El texto señalaba que “a su gran visión del futuro de Madrid y a sus generosas iniciativas se deben mejoras que abren horizontes y posibilidades para que nuestra capital alcance el rango e importancia que por sus condiciones y por su cualidad de capital de la República le corresponden”. La iniciativa del alcalde contó con el respaldo de todos los concejales y se aprobó por unanimidad.

Indalecio Prieto (1883-1962) había nacido en Oviedo y crecido en Bilbao, pero fue vecino devoto de Madrid desde 1918, año de su primera elección como diputado a Cortes. En la década de los treinta del convulso siglo XX fue un demócrata (lo que no es poco), un socialista comprometido con la justicia social, un político dotado de fina intuición, un excelente portavoz parlamentario y un notable periodista y escritor. El embajador estadounidense, Claude G. Bowers, le señaló en sus memorias como “la personalidad más brillante y poderosa, con más genio para la vida política” de la España de su época.

En efecto, Prieto tenía un talento natural para la política. Fue, toda su vida adulta, un hombre de acción. Creía más en las personas que en las ideas. Se hizo socialista a los dieciséis años más por sentimiento, por afectos personales, que por convicción teórica. No había leído a Marx ni a Engels, pero aprendió el socialismo en las fábulas de Tomás Meabe, en las novelas de Zola y Blasco Ibáñez, y en las obras de Jean Jaurès, el gran líder del socialismo francés asesinado en 1914. Socialismo y libertad es el título de un librito de Jaurès que un socialista bilbaíno, Timoteo Orbe, tradujo y editó en castellano. Prieto lo guardó toda su vida y lo utilizó con profusión en la famosa conferencia de la sociedad El Sitio, en 1921, en la que se declaró “socialista a fuer de liberal”; esto es, en la que dijo que él era socialista porque era liberal y porque entendía que el socialismo no es otra cosa que la “plena consagración de la libertad, que únicamente es posible con la abolición de la esclavitud económica”.

Dentro del PSOE en los años veinte y treinta del siglo pasado, Prieto fue un líder singular, atípico, el hombre que emprendía iniciativas muchas veces en solitario, a las que el partido y sus órganos de dirección se sumaban, o no, meses después. Su relación con Francisco Largo Caballero (ambos formaron parte del primer “grupo” parlamentario socialista, junto con Besteiro, Saborit, Anguiano e Iglesias) fue tan estrecha como difícil. Si Largo Caballero fue, en palabras de Rodolfo Llopis, “el hombre más representativo de su clase”, la personalidad política de Prieto, como reconoce el mismo autor, “desbordaba, con mucho”, los límites de las organizaciones socialistas. Prieto fue, efectivamente, mucho más que un líder de partido. Su proyecto político trascendía las siglas del PSOE y de la UGT para proyectarse sobre España en su conjunto.

En 1930, Prieto se convirtió en el principal abanderado del republicanismo, al que arrastró a buena parte de la opinión pública y a los otros líderes del socialismo español. Josep Pla afirma en su Historia de la Segunda República (1940) que, “históricamente hablando”, el advenimiento del régimen fue posible “gracias a la labor incansable de Prieto”. Desde que en el recibimiento a Unamuno en la frontera de Irún lanzó por primera vez la consigna “con el rey o contra el rey”, emprendió una “cruzada antimonárquica” para unir a todas las fuerzas de oposición en torno a un proyecto democrático.

Indalecio Prieto, ministro de Obras Públicas (1931)

Después del 14 de abril, Prieto se manifestó muy pronto, junto con Manuel Azaña, como la figura más representativa del nuevo régimen republicano. Ambos compartieron el objetivo de reformar el Estado español para hacer de él un instrumento de transformación de la sociedad, mediante una República democrática, liberal y parlamentaria. Los dos presidentes de la Segunda República vieron en él a un estadista y le ofrecieron la jefatura del Gobierno: Alcalá Zamora, en junio de 1933, y Azaña, en mayo de 1936. Este segundo encargo se produjo en un momento en que actores políticos de muy distinto signo vieron a Prieto como el gobernante que la crítica situación política demandaba. Desde mediados de abril, él consideró “inevitable” la entrada de los socialistas en el Gobierno, pero sabía que ésta no se produciría mientras no fuera decidida por el ala izquierda del PSOE, y en concreto, mientras Largo Caballero “no apreciara su necesidad”. Y éste no la apreció hasta septiembre de 1936, cuando el estallido de la guerra había producido ya la quiebra del poder republicano y en los frentes se libraba una “batalla a muerte”.

“¡Cuán diferente –escribió Miguel Maura en 1962– la suerte de España, de la República y de los innumerables españoles víctimas de la guerra civil, si, al tiempo de encargar Azaña la formación de su primer ministerio como presidente de la República, el 13 de mayo de 1936, Indalecio Prieto hubiera asumido tal misión! El veto del partido socialista lo impidió, y ahí dio comienzo la catástrofe del régimen y de España”. En realidad, la catástrofe no comenzó el 13 de mayo. Se desencadenó el 18 de julio cuando los militares golpistas, en connivencia con otros enemigos políticos del régimen, pusieron en marcha el “plan de agresión criminal” contra la República en el que venían trabajando al menos desde finales de febrero. Como explica el historiador Fernando del Rey, las tensiones y conflictos de la primavera de 1936 “no prefiguraron ni determinaron la guerra civil, que nunca fue inevitable ni derivó de la reacción legítima ante un peligro revolucionario inminente”.

Prieto, que conocía los planes subversivos de una parte del ejército y que el primero de mayo señaló en Cuenca al general Franco como posible cabeza del golpe, trató de prevenir al Gobierno del peligro cierto que se cernía sobre la democracia española. También lanzó esta advertencia a los mandos militares: “Si la reacción sueña con un golpe de Estado incruento, como el de 1923, se equivoca de medio a medio. Si supone que encontrará al régimen indefenso, se engaña. Para vencer habrá de saltar por encima del valladar humano que le opondrán las masas proletarias. Será, lo tengo dicho muchas veces, una batalla a muerte, porque cada uno de los bandos sabe que el adversario, si triunfa, no le dará cuartel”.

Prieto cometió, sin duda, errores políticos; algunos los reconoció públicamente y trató de enmendarlos. Pero no fue, de ninguna de las maneras, ni un asesino, ni un ladrón, ni un malvado. Más bien fue uno de esos “hombres buenos” que, en expresión de Ruiz-Manjón, pusieron la justicia por encima de las ideologías y no se dejaron arrastrar por el torrente de odios que pareció inundarlo todo en el verano de 1936. Baste, como muestra de su talla moral, este fragmento del discurso radiado que pronunció el 8 de agosto y que le convirtió en la primera voz que apelaba a la piedad en aquella España en guerra: “No les imitéis; os lo ruego, os lo suplico. Ante la crueldad ajena, la piedad vuestra; ante la sevicia ajena, vuestra justicia; ante todos los excesos del enemigo, vuestra benevolencia generosa… Pido pechos duros para el combate, duros, de acero…, pero corazones sensibles, capaces de contraerse ante el dolor humano y que sean albergue de la piedad”.

A partir de 1939 y hasta 1950, año en que dejó la presidencia del PSOE, Indalecio Prieto se convirtió en el dirigente principal del exilio republicano. La recuperación de la libertad en España fue el objetivo central de su actuación en este periodo. Casi desde el término mismo de la guerra, sin abdicar de su lealtad republicana, fue consciente de que el restablecimiento de la democracia en España requería de una política de reconciliación nacional, y de que el logro de este objetivo exigía flexibilidad respecto a cuál había de ser la naturaleza –monárquica o republicana– del futuro régimen español, algo que habría de resolverse mediante un plebiscito tras la victoria de los aliados en la Segunda Guerra Mundial y la desaparición de Franco.

Entre el 7 y el 10 de mayo de 1948, Prieto asistió en La Haya al primer Congreso de Europa, que reunió a 800 personalidades de 19 países para poner los cimientos de una Europa unida, libre y democrática. Ese mismo año, el 3 de septiembre, estampó su firma en el Pacto de San Juan de Luz, el acuerdo entre monárquicos y socialistas españoles que, en su punto octavo, decía: “Previa devolución de las libertades ciudadanas, que se efectuará con el ritmo más rápido que las circunstancias permitan, consultar a la Nación a fin de establecer, bien en forma directa o a través de representantes, pero en cualquier caso mediante voto secreto al que tendrán derecho todos los españoles, de ambos sexos, capacitados para emitirlo, un régimen político definitivo. El Gobierno que presida esta consulta deberá ser, por su composición y por la significación de sus miembros, eficaz garantía de imparcialidad”.

Dos años después, al eliminar la ONU su recomendación a los países miembros de no mantener a sus embajadores en Madrid, las últimas esperanzas del exilio republicano se vinieron abajo. En la nueva dinámica internacional impuesta por la guerra fría, el Gobierno de Franco pasaba de apestado a ser un aliado estratégico de Estados Unidos en la lucha contra el comunismo. Prieto presentó su dimisión como presidente del Partido Socialista y se apartó de la primera línea política. Murió en su casa de México en febrero de 1962.

Sus sueños de libertad y democracia para España se cumplieron en buena medida en la Transición de 1978. Su figura, vilipendiada durante la dictadura, se recuperó entonces para la memoria democrática del país. Ahora, cuarenta años después, demostrando un absoluto desconocimiento de la historia, el pleno del Ayuntamiento de Madrid, con los votos de PP, Cs y Vox, ha aprobado una moción infame que pide retirar del callejero de la ciudad su nombre y el de Francisco Largo Caballero. Una decisión que demuestra, una vez más, que “la pasión política, cuando se desata, no repara en presentarse como idiotez ni se detiene ante la calumnia”.

Bibliografía básica
Prieto, Indalecio: Discursos fundamentales, Turner, Madrid, 1975. Prólogo de Edward Malefakis.
Gibaja, José Carlos: Indalecio Prieto y el socialismo español, Editorial Pablo Iglesias, Madrid, 1995.
Granja, José Luis de la (coord.): Indalecio Prieto. Socialismo, democracia y autonomía, Biblioteca Nueva, Madrid, 2013.
Indalecio Prieto y los enlaces ferroviarios de Madrid, Fundación Indalecio Prieto, Madrid, 2013. Prólogo de Nicolás Redondo y estudio preliminar de Antonio García.
Sala González, Luis: Indalecio Prieto. República y socialismo (1930-1936), Tecnos, Madrid, 2017. Prólogo de Juan Pablo Fusi.
Granja, José Luis de la, y Sala González, Luis: Vidas cruzadas: Prieto y Aguirre. Los padres fundadores de Euskadi, Biblioteca Nueva, Madrid, 2017.
Cabezas Moro, Octavio: Indalecio Prieto en la guerra civil, Ministerio de Defensa, Madrid, 2017.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN TEMAS

Temas

La viróloga Margarita del Val en la Fundación UPDEA: claves y consejos para afrontar el coronavirus

Temas

La simbología oculta de la Pava de la balsa: Un enclave mágico

Temas

Radiografía sociopolítica del barrio de Salamanca

Temas

Indalecio Prieto y Madrid

Temas

Marginar a Largo Caballero y a Indalecio Prieto humilla a la clase trabajadora

Temas

Indalecio Prieto: demócrata, socialista, dialogante… y admirable 

Temas

La necesaria democratización de la derecha

Temas

Secreto y memoria democrática, una relación antagónica

Temas

Emilio Castelar y Ripoll: el tribuno de la democracia

Temas

La Corona y el servicio de Inteligencia

Temas

El Periodismo como antídoto

Temas

Hacia una nueva teoría de la emancipación

Temas

Las intrépidas acrobacias de Julies Vedrines, un pionero de la aviación

Temas

Juan Luis Vives y el Renacimiento español

Temas

Juan Luis Vives, pionero de conquistas sociales

Temas

Juan Luis Vives, reivindicando a un gran humanista

Temas

Aventureras ‘confinadas’ hace 150 años

Temas

Lo mucho que podemos aprender de Emilio Castelar

Temas

El Ateneo de Madrid y el bicentenario del Ateneo Español, 1820-2020

Temas

Las migraciones y la necesaria metamorfosis para el desarrollo humano

Temas

Marco Aurelio: emperador y filósofo estoico

Temas

Clemenceau: el tigre

Temas

Recordando a Luis Gómez Llorente y su ‘pablismo’

Temas

La Gripe de 1918 en Águilas (Murcia)

Temas

Miserias del Leviatán

Temas

El gran cambio en el umbral de una nueva era. La Revolución Conservadora continúa

Temas

El error de no planificar las emergencias en salud pública

Temas

¿Hay vida después del Covid-19?

Temas

La renta básica a debate: un proyecto de futuro para una democracia más justa, participativa y de mayor calidad

Temas

Exclusiva: Aparecen 15 documentos del archivo de Ramón de Mesonero Romanos, maestro de Benito Pérez Galdós.

Temas

La agencia federal alemana y las políticas de gestión de la diversidad

Temas

Una solución capitalista, pero inteligente: reducir la jornada laboral

Temas

El hundimiento del tercer depósito del Canal de Isabel II en 1905

Temas

Vigencia actual de Benito Pérez Galdós

Temas

Los dictadores y liberticidas son nefastos para las naciones

Temas

‘El agua secuestrada’, un documental de Montse de la Cal y Luis Moreno

Temas

De inmatriculaciones y otros privilegios

Temas

Industrialización del esparto

Temas

Exposición ‘Benito Pérez Galdós, la verdad humana’ en la Biblioteca Nacional

Temas

¿Qué vías de salida tiene Venezuela?

Temas

Los libros de viajes de Amós de Escalante

Temas

Notas históricas del origen del Fútbol en Águilas

Temas

Por una prescripción responsable de opioides

Temas

La responsabilidad social de l@s intelectuales. Asalto tecno-informático contra la Ciencia

Temas

Marcelino Menéndez Pelayo, rescatado del olvido

Temas

Águilas durante la rebelión cantonal: Una población indefensa ante los insurrectos de Cartagena

Temas

Anna María Ludovica de Medici y los Uffizi

Temas

El peso de la palabra

Temas

Las Lecciones de Agricultura de Antonio Sandalio de Arias

Temas

La credulidad adocenada de unos… es un buen negocio para otros

Temas

La batalla de Águilas (1810), un episodio histórico olvidado de la Guerra de la Independencia

Temas

Mariano Pérez Galán y la construcción de la Escuela Pública

Temas

La Real Sociedad Económica Matritense y la censura de obras en la Ilustración

Temas

Antonio Gil y Zarate , pensador laicista, dramaturgo y político en una España desnuda de futuro

Temas

El caso de la disputa de la playa los Cocedores

Temas

Wikileaks, frente a la extradición de su líder

Temas

La enseñanza de la agricultura dentro de la revolución agrícola en la Ilustración española

Temas

Geopolítica de Cataluña

Temas

Las cartillas agrarias en la crisis del Antiguo Régimen

Temas

La revolución de un genio irregular: 150 años de la muerte de Hector Berlioz

Temas

Elena/o de Céspedes: el primer cirujano tranxesual en la España del siglo XVI

Temas

Águilas: lugar de salida para los últimos republicanos antes de acabar la guerra

Temas

La Feria del Libro de la Cuesta de Moyano languidece mientras los responsables culturales y políticos miran hacia otro lado

Temas

El Museo del Prado y el rey Fernando VII (I)

Temas

El Museo del Prado y el rey Fernando VII (yII)

Temas

La novela histórica está cambiando el concepto de inferioridad con nuestra historia

Temas

El singular caso de Manuela Ramírez Soto en la historia de la medicina

Temas

Terque y el tratamiento de la historia almeriense

Temas

Los 12 + 1 libros que no puede faltar en su biblioteca

Temas

El misterio del Disco de Festos

Temas

Andalucía, una mirada geopolítica

Temas

La Europa que viene o la Europa en la que estamos

Temas

El mítico Mayo del 68 en 3 libros

Temas

La primera guerra mundial en Águilas (Murcia)

Temas

Monarquía y culto en el Egeo a comienzos de la edad antigua

Temas

La democracia es incompatible con el capitalismo

Temas

Charada en clave saudí

Temas

Iluminados y esotéricos en la Murcia de finales del XIX

Temas

La religión en la cultura sumeria

Temas

Aislamiento social y muerte en soledad

Temas

La izquierda latinoamericana debe desenmascarar a Daniel Ortega

Temas

La foca monje en nuestras costas: últimos reductos donde habitó

Temas

Hollywood agoniza

Temas

Béla Bartók y la ópera: El centenario de ‘El castillo de Barbazul’

Temas

La tortuosa senda de la UE

Temas

El Este no quiere refugiados

Temas

50 años después de la invasión de Checoslovaquia

Temas

Guinea Ecuatorial, del colonialismo español a la neo-colonización petrolera

Temas

9 de julio 2018, una Ventana de Oportunidad

Temas

La compasión de los moderados

Temas

La inmigración no es un problema europeo; es el problema

Temas

1.000 kilómetros por Andalucía

Temas

La verdad del toreo

Temas

Una ambiciosa agenda para el Gobierno, posible desde el acuerdo

Temas

La aventura equinoccial de Carles Puigdemont

Temas

Fernando de los Ríos: democracia y socialismo en junio de 1931

Temas

Una nueva política para nuevos paradigmas

Temas

Wagner y Nüremberg: 150 años de ‘Los maestros cantores’

Temas

Trump, Italia: la respuesta es la Europa federal

Temas

‘Mayo del 68. Una utopía tras las barricadas’

Temas

El cine en Murcia en la primera mitad del Siglo XX

Temas

‘Operación Cóndor’, el intento de exterminar el pensamiento progresista

Temas

Crisis del Estado, un desafío a superar

Temas

Del conflicto catalán y el asolamiento del Estado español de progreso

Temas

Conversación con el poeta Nuno Júdice

Temas

El mito del ‘Tío Saín’, el hombre del saco

Temas

Michael Foucault revive en Madrid

Temas

Claude Debussy, a los cien años de su adiós

Temas

Europa: Tiempo de oportunidades

Temas

El pesimismo español y sus antídotos

Temas

Calados o bodegas subterráneas en Rioja: una mirada retrospectiva al pasado

Temas

Antídotos frente al pesimismo español (II)

Temas

D. Francisco Giner de los Ríos y la Institución Libre de Enseñanza (y III)

Temas

Giacomo Puccini y ‘La bohème’: Una aproximación

Temas

Riqueza que crea pobreza

Temas

Águilas (Murcia), un escenario de cine

Temas

Francisco Giner de los Ríos y la Institución Libre de Enseñanza (II)

Temas

D. Francisco Giner de los Ríos y la Institución Libre de Enseñanza (I)

Temas

La globalización en la viticultura

Temas

El Trovo o el verso improvisado, en Águilas (Murcia)

Temas

El espionaje reaparece en la escena literaria española

Temas

Los Reformadores del siglo XVI… mejor los de ficción

Temas

El Trovo o el arte de improvisar en verso

Temas

Moda de altura: ‘Manos tejiendo el Arte’

Temas

La viticultura heroica en la Ribeira Sacra

Temas

Un Centro de Interpretación para salvar un pueblo y su territorio.

Temas

Noche de cine en el Penal de Lurigancho

Temas

Las protagonistas olvidadas de la primera generación de la Reforma

Temas

La Reforma protestante, heredera del Renacimiento y promotora de la Modernidad

Temas

Lo que Estados Unidos le debe a Canarias

Temas

10 Robots que cambiarán el mundo

Temas

Las especies Top 10 cumplen 10 años

Temas

El enigma de los agujeros negros

Temas

La ‘Revolución de los Claveles’ o el día que Portugal ganó la libertad

Temas

Los 10 ‘tesoros’ del MAN

Temas

Henri Cartier-Bresson, fotógrafo del instante

Temas

Viaje al sistema Trappist-1

Temas

La poesía kazaja aterriza en España