octubre 2020 - IV Año

ENSAYO

Andrés Saborit líder socialista

Andrés Saborit Colomer fue elegido concejal de Madrid por el PSOE en 1917, siendo uno de los cuatro (Largo Caballero por Inclusa, Julián Besteiro por Universidad, Daniel Anguiano por Hospital y Andrés Saborit por Chamberí) sobre 30 que el PSOE pudo conseguir en las elecciones dentro de la coalición republicano socialista. En esta ocasión resultó perdedora frente a los monárquicos, quedando con la minoría, pero así todo, no pudieron tomar posesión como consecuencia de la sentencia del Consejo de Guerra sobre la Huelga de agosto del 17, que fue primero de muerte y luego de reclusión e inhabilitación perpetua. Tenía Saborit en ese momento 28 años. Todos los que pertenecieron al comité de huelga al ser de carácter político fueron recluidos en el penal de Cartagena, sólo saldrían tras las elecciones a Cortes del 24 de febrero de 1918 al promulgarse una amnistía sobre el delito de rebelión. Saborit saldría elegido por la circunscripción de Oviedo, Largo Caballero por Barcelona, Daniel Anguiano por Valencia, Julián Besteiro y Pablo Iglesias por Madrid e Indalecio Prieto por Bilbao.

Tras ser elegido por Oviedo centró su actividad por Asturias, pero resultó una legislatura sólo hasta junio de 1919. En las nuevas elecciones volvió a ser elegido por Oviedo en la conjunción republicano socialista, obteniendo en su conjunto el PSOE seis diputados, quedando fuera dos: Caballero y Anguiano, entrando otros dos: Fernando de los Ríos por Granada y Teodomiro Menéndez por Gijón. La crisis de la monarquía hace que vuelvan a producirse elecciones en diciembre de 1920, pero esta vez los socialistas se presentan solos, después de once años de coalición con los republicanos, obteniendo en esta ocasión cuatro actas, repitiendo Saborit por Oviedo, Besteiro e Iglesias por Madrid y Prieto por Bilbao, quedando esta vez fuera los que entraron la vez anterior: De los Ríos y Menéndez.

El 29 de abril de 1923 se producen las últimas elecciones de la Restauración obteniendo el PSOE siete diputados, de los que cinco lo son por Madrid, siendo esta vez Saborit elegido diputado por Madrid. Esta elección tiene una especial importancia al ser posterior a la escisión de 1921 provocada para formar el Partido Comunista de España por la adhesión de una parte del PSOE a las 21 condiciones propuestas para la participación en la III Internacional. El resultado de las candidaturas comunistas en Madrid estuvo en menos del 10 % de las socialistas, con lo que los obreros dieron la razón a Pablo Iglesias y a Julián Besteiro en el proyecto autónomo del PSOE dentro de la II internacional. En septiembre de 1923 fueron disueltas las Cortes por el Golpe de Estado de Primo de Rivera. Un total de cinco años estuvo Saborit centrado en las Cortes, prácticamente todos ellos, por Asturias. Volvería a ser diputado en el período republicano en 1931 por Madrid y el 1933 por Ciudad Real, no apareciendo en las listas en 1936 al ser marginados los que apoyaban a Besteiro.

¿Quién era Andrés Saborit? Ese político a quien el socialismo ha insistido en que se pusiera una placa en unos jardines en el distrito de Chamberí y que tendría tanta importancia en la vida cotidiana de los ciudadanos de Madrid, y que resultaría un paradigma del compromiso municipal de los socialistas, siendo elegido concejal por primera vez en 1917, pero sólo efectivo en 1920 y en 1931 (únicas elecciones municipales republicanas). En 1931 iba a ser el alcalde de Madrid, pero siguiendo los criterios de Besteiro cedió este puesto al republicano Pedro Rico, siendo Saborit el primer teniente de alcalde. Los temas sobre los que se centró su actividad variaron mucho por la heterogeneidad de sus responsabilidades, desde la lucha contra los precios abusivos y el fraude del pan, como del carácter lesivo para la ciudad del convenio de la compañía de tranvías. Especialmente dedicó esfuerzos a los servicios complementarios escolares y a la reserva de solares para las escuelas de la villa que tanto proliferaron en la República. Fue además presidente de las comisiones de hacienda y del servicio de consumos, así como jefe de personal.

Andrés Saborit resultó ser muchas cosas en la vida pública, como estamos describiendo en el presente artículo. Nace en 1889 en Alcalá de Henares, trasladándose pronto a Madrid a una casa de la plaza de San Miguel, en el distrito Centro, donde sus tíos tenían una hojalatería convertida poco después en un café. Con tan sólo ocho años comienza a trabajar de aprendiz en una imprenta, con trece se afilia a la Asociación General del Arte de Imprimir (cuna de gigantes según Morato, al ser la base sobre la que se construye la UGT y el PSOE), en 1906 con diecisiete años entra en las JJSS y con veinte se afilia a la Agrupación Socialista Madrileña (PSOE).

Las JJSS fueron fundadas por Tomás Meabe en 1903, teniendo un papel destacado Mariano García Cortés, que sería pronto elegido miembro del CN del PSOE en 1908 y responsable de la juventud socialista madrileña. Su posición era oficialista y minoritaria, contraria a una mayor autonomía de organización de JJSS, en el PSOE se prefería una organización más vinculada a la estructura clásica de agrupaciones territoriales. Su oposición estuvo combatida por Francisco Domenech, también de Madrid, al que apoyaban los vascos fundadores y mayoritarios de la organización. Esta discusión dura dos congresos en 1906 y 1908, finalizando con el exilio de Domenech tras varios procesos por su activismo antimilitarista en la guerra de Marruecos. García Cortés asume desde 1910 a 1912 la presidencia de las JJSS y traslada la organización de Bilbao a Madrid. Posteriormente Saborit dejaría las JJSS para dedicar su atención al PSOE y la UGT, siendo concejal desde 1911 hasta 1915.

Andrés Saborit participa en 1910 en un mitin de JJSS contra la guerra de Marruecos siendo condenado a tres años de cárcel por su intervención en el mismo y por escribir un artículo de prensa relacionado, saliendo en febrero de 1913. En el tercer congreso en 1912 es elegido presidente de las JJSS y director de Renovación.

En esta situación llega la primera guerra mundial en 1914, existiendo por su antimilitarismo una posición en JJSS contraria a la entrada en el conflicto, siendo la postura de Iglesias y del PSOE cercana a los aliados. La posición de Andrés Saborit fue intermedia, ya que, aunque la amplia mayoría de las JJSS era neutralista, no hubo una ruptura con la posición oficial del PSOE. La posición de las JJSS respecto a la conjunción republicano- socialista fue durante su mandato de apoyo a la postura oficial del PSOE.

La huelga de 1917 tuvo un fuerte contenido político de cambio de régimen, la solicitud que se hacía en ella era de más democracia, más justicia social y la finalización de la Guerra de Marruecos, al final la UGT terminó siendo fuertemente perseguida, pero Saborit a pesar de estar en el comité de huelga, al ser elegido diputado por Oviedo, terminó siendo ser el primer diputado de las JJSS en entrar en las Cortes.

El debate en las organizaciones socialistas resulta ser en 1920 la pertenencia a las Internacionales (al producirse el triunfo de la revolución rusa, que fue ampliamente valorada en los sectores obreros, se planteó el compromiso de pertenencia a la III internacional con sus 21 condiciones), en JJSS se producen dos escisiones, una minoritaria en 1920 del núcleo pro-bolchevique más duro del CN y otra mayoritaria en 1921 que formaría el PCOE. Saborit por estas fechas deja la organización al haber alcanzado la edad reglamentaria, apoyando la postura más moderada de la ejecutiva del PSOE, partidaria de la segunda y media, es decir por reformar la II Internacional que había quedado muy tocada por el conflicto bélico de la I Guerra Mundial.

Como muchos de los miembros de la Asociación del Arte de Imprimir, Andrés Saborit careció de estudios, pero consiguió desarrollar una fuerte vocación por el periodismo resultado complementario de una fuerte pasión lectora autodidacta. Además de director de Renovación (el órgano de JJSS) en 1912, funda en 1914 y dirige hasta 1917 la revista Acción Socialista. Sería subdirector de El Socialista, mientras el director era Pablo Iglesias, pasando a la dirección a su muerte en 1925, permaneciendo en esta responsabilidad hasta la llegada de la República, al ser el secretario general de la ejecutiva. En 1934 fundó y dirigió la revista quincenal Tiempos Nuevos de carácter municipalista (1934-1936) y el semanario Democracia (1935) mientras estuvo suspendido El Socialista. En el exilio volvería a ejercer como director de El Socialista.

La participación de Saborit en la UGT resultó intensa, formando parte de su ejecutiva desde 1914 a enero de 1934, siendo primero vocal y luego secretario adjunto de 1920 a 1928 y volviendo en 1932 a ser vicepresidente hasta 1934, donde dimite por oponerse junto a Besteiro al movimiento revolucionario de octubre atendiendo a las circunstancias en las que se produce. Forma parte de la ejecutiva del PSOE de 1915 a febrero de 1931 en el que dimite de secretario general (entonces el puesto de mayor responsabilidad era el de presidente) al estar en desacuerdo con la participación gubernamental en la república, junto con Besteiro. En el exilio sería vocal de la UGT de 1944 a 1951 y vicesecretario del PSOE de 1948 a 1950.

Fue fundador de la Gráfica Socialista, teniendo a su cargo a más de cien trabajadores y del consejo directivo de la Cooperativa Socialista Madrileña. Dentro de la política de la dictadura de Primo de Rivera, formaría parte de la representación de UGT en los comités paritarios. Respecto a su socialismo estaría más en la línea del laborismo británico o del socialismo austríaco, que en la de otros modelos.

Durante la guerra civil fue nombrado por el gobierno Negrín Director General de Aduanas y subgobernador del Banco de Crédito Local desde enero de 1937 al final de la guerra. Sale al exilio a Francia, donde participa activamente en la reconstrucción de las organizaciones socialistas y contribuye significativamente a conseguir la recuperación de la figura de Besteiro.

Desde 1950 en el exilio en Ginebra, donde coincidió con Luis Araquistain y Marcelino Pascua, Saborit realiza una ingente labor recopilatoria de lo defendido por las organizaciones socialistas, publicando un gran número de artículos y libros relacionados, que van llegando con cuentagotas al interior, dando a conocer el pensamiento de Besteiro y de otros dirigentes. Regresa a España en 1977, manteniendo sus posturas políticas dentro del PSOE (histórico) junto con Rodolfo LLopis, fijando definitivamente su residencia en Valencia, donde fallece en 1980. A su entierro, organizado por el Ayuntamiento de Madrid, siendo representado éste por el primer teniente de alcalde Alonso Puerta, se le hizo un sentido homenaje al que asistieron unas 2.000 personas y en el que hablaron en nombre de las organizaciones socialistas Ramón Rubial y Nicolás Redondo, destacando su doble condición de revolucionario e intelectual, a pesar de su origen autodidacta.

La Fundación José Barreiro de Oviedo ha reeditado el libro “Asturias y sus hombres” y organizó en 2006 una exposición con las semblanzas existentes en el libro. En 1999 se editó una antología de biografías comentadas por Andrés Saborit titulada “Galería de personajes”. En 2005 se editó por la Fundación Indalecio Prieto una obra de Saborit titulada “Semblanza de Indalecio Prieto” con un estudio introductorio de Enrique Moral. El libro “Asturias y sus hombres” fue presentado en el mismo año en Madrid en la Fundación Julián Besteiro de la UGT.

Con motivo del centenario del nacimiento de Saborit se han publicado varios libros para el conocimiento de su papel en el socialismo, tanto por la Fundación Pablo Iglesias, como por las Fundaciones Indalecio Prieto y José Barreiro, siendo presentados por Santos Juliá en un acto en la sede de Ferraz. También se ha reeditado un voluminoso libro titulado “Pablo Iglesias y su tiempo, apuntes históricos”, que recoge un conjunto de biografías de los principales líderes socialistas con los que convivió y que fue preparado con mimo durante veinte años por Saborit en su larga trayectoria en el exilio, recopilando todas sus notas de los primeros cincuenta años del socialismo. Su continua presencia en un segundo nivel de responsabilidad, poco conocida, ha permitido dar continuidad y coherencia al socialismo español. Cabe señalar además la interesante aportación de Abdón Mateos en un texto introductorio denominado “Líderes y militantes socialistas” en la edición de 2009 de la obra de Saborit por la Fundación Pablo Iglesias en el que se hace una extensa reseña del papel desempeñado por Saborit en el socialismo español y de las vicisitudes de sus dirigentes, esta edición se realizó en colaboración del CIHD de la UNED.

Existen además de la biografía de Pablo Iglesias realizada por Saborit otras tres más breves: la de Julián Zugazagoitia, cuya primera edición fue en 1935, la segunda en 1938 y la tercera reeditada por la Fundación Pablo Iglesias en el 2000; la biografía de Juan José Morato cuya primera edición fue en 1931, la segunda en el exilio en 1968 y la tercera por Ariel en 1977 y por último la del político socialista argentino Juan Antonio Solari publicada en 1951 y titulada “Pablo Iglesias, Época- Lucha-Ejemplo”.

En 2019 fueron encontrados por la familia dos textos inéditos de Saborit, escrito uno en 1970 (Julián Besteiro, socialista) y otro en 1975 (sin título que en la edición posterior se denomina “En defensa de Julián Besteiro”), editados por la Fundación Pablo Iglesias en colaboración con otras fundaciones con el título “En defensa de Julián Besteiro, socialista”. En dicho texto se reivindica la figura de Julián Besteiro y su papel en el final de la guerra.

En definitiva Saborit fue un destacado testigo y actor de su tiempo, representando la continuidad de las ideas socialistas en la monarquía, la república y en el exilio, centrándose siempre en el municipalismo y en la organización.

BIBLIOGRAFÍA:
“Sociología Electoral de Madrid. 1903-1931” Javier Tusell. Ed Cuadernos para el diálogo. 1969.
“El pensamiento político de Julián Besteiro”. Andrés Saborit. Seminarios y Ediciones. SA. “Hora H”. Ensayos y documentos nº 50. Prólogo de Emiliano M. Aguilera. 1974.
“Apuntes para la historia de las juventudes socialistas de España”. Antonio González Quintana y Aurelio Martín Nájera. Ed. Fundación Pablo Iglesias. 1983.
“Un alcalaíno en la historia española del siglo XX”. Urbano Brihuega. Ed. Ayuntamiento de Alcalá de Henares. 1984.
“La segunda república. El Grupo Parlamentario Socialista”. Aurelio Martín Nájera. Ed. Fundación Pablo Iglesias. 2000.
“Julián Besteiro”. Andrés Saborit. Ed. Biblioteca de la Cátedra del exilio. 2008.
“Pablo Iglesias y su tiempo: apuntes históricos” Andrés Saborit. Edición de Abdón Mateos. Ed. Pablo Iglesias. 2009.
“Andrés Saborit Colomer. Recuerdos de un concejal socialista”. Ed. Fundación Pablo Iglesias. 2017.
“Andrés Saborit, primer diputado socialista por Asturias”. Adolfo Fernández Pérez. Ed. Fundación Indalecio Prieto y Fundación José Barreiro. 2018.
“En defensa de Julián Besteiro, socialista”. Edición de César Luena. Fundación Sistema, Biblioteca Nueva, Fundación Pablo Iglesias, Fundación Largo Caballero y la Universidad de Alcalá. 2019.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”