diciembre 2022 - VI Año

ENSAYO

Estar bien, sin llorar

Estar bien es una actitud radical, en la que el yo fundamenta la afirmación de sí mismo, con sus puntos fuertes y puntos bajos de poder, de cara al desarrollo de un proyecto inmediato que, a su vez, se ensarta en el proceso de autonomía de la persona. Viene a ser un crédito que el propio yo se otorga para iniciar, o seguir, su andadura, una validación de su ambición, congruente con todo lo que ya es y con independencia de cuál pueda ser el resultado del plan inmediato que ha previsto a desarrollar.

Si para estar bien, el yo dependiera del éxito de sus propósitos, comenzaría éstos incompleto. Su equilibrio y armonía estarían supeditados al resultado del programa por  hacer. Esto sería una escisión entre lo que el yo es en ese momento presente y lo que quiere conseguir en el futuro: su felicidad, su paz, su valoración estarían más allá de su presente, se las encontraría cuando obtuviera el logro, pero, ahora no las tiene, o las tiene incompletas; por tanto, ese es el comienzo de un proceso de ansiedad, tanto más inquietante cuanto más azaroso sea el desarrollo; nunca un buen comienzo para obtener un logro.

Estar bien es una acreditación en la realidad: tengo carencias, pero estoy bien por las competencias y habilidades con que cuento; tengo defectos, pero estoy bien por los hábitos eficaces que he sabido crear; tengo miedos, pero estoy bien por el poder propio en el que confío; tengo vacíos, falta de conocimientos, pero estoy bien por la experiencia y saberes que albergo; sufro tal enfermedad, o insuficiencia, pero estoy bien por asumir mi circunstancia y darle un sentido didáctico, de ejemplaridad, o trascendente; soy viejo, ya no puedo hacer tales o cuales proezas, pero estoy bien por la riqueza existencial acumulada. Así puede haber un asentamiento realista y fecundo del proceso de desarrollo personal. No son sonrisas en un paisaje bucólico alpino, sino afirmaciones sólidas en la andadura.

Luego está el otro, que puede ser colaborador, cooperante necesario, una expectativa de sinergia, alguien que, presumiblemente, también está bien, a pesar de sus sombras. Si logramos encontrarnos en un campo de intereses mutuos, podemos compartir experiencia y ayudarnos en un proyecto común.

Cuando hacemos posible que ocurra ese encaje, nacen proyectos al amparo de una expectativa positiva: Yo gano-tú ganas-ganamos todos, que puede convocar más energías y alentar la participación de otros agentes. Así germinan y crecen el proceso de desarrollo personal, ajeno a la dependencia de la subvención, apoyándose en el amor propio para construir autonomía y la articulación social.

Epicuro, en su carta a Menoceo, concibe la filosofía como higiene del alma, y considera que nunca es demasiado pronto, ni demasiado tarde para estudiarla. No hacerlo es indicio de que no se ha llegado todavía a la época de la felicidad, o que ya es demasiado tarde para conseguirla. Naturalmente, la felicidad es el objeto de la higiene filosófica y resulta ser un estado de salud psico-físico, donde se encuentran el placer sensual o material, con el espiritual o ético, machihembrándose. La Canónica de Epicuro es realmente sabia.

Cuando el autor habla del tetrapharmacon, una de las medicinas que aconseja es no ocuparse de la vida política, ya que rompe la ataraxia, el estado de ecuanimidad del ánimo, la serenidad que requiere la reflexión y el equilibrio que exige la creatividad. El discurrir político es un campo de maniqueísmo, donde estar bien es patrimonio exclusivo de uno de los polos, mientras el contrario está absolutamente mal. Ambos posicionamientos son un espejismo. En política, quien cree estar plenamente bien se siente ufano de pensar y sentir como lo hace, a tenor de su ideología, aun cuando ésta lo lleva en volandas hacia la utopía, o la autocracia. Además, considerar al contrincante fuente de la distopía y por tanto despreciable, convertirlo en diana de todas las negativas y, si se tercia, de los estacazos es mal camino para encuentros y consensos.

Sin pretender seguir a Epicuro, los masones, igual que los miembros de Rotary club, utilizan esta misma pauta en sus tenidas: no hablan de política, aunque la hace cada uno por su cuenta. Discutir de política desemboca en gresca por el sentido agonal que contiene. Si no, es un pasatiempo, un entretenimiento ocioso, puramente retórico, que sólo sirve para ocupar el tiempo, esto es, matarlo. Por tanto, es más inteligente hacer, para que la fuerza no se vaya por la boca y se concrete en proyectos.

Otro recurso higiénico, según Epicuro, es el cultivo de la amistad. Él, en su jardín ateniense, congregaba a sus amigos; diez mil, cuenta que tuvo, entre los  que había prostitutas que nunca fueron juzgadas por su trabajo. En verdad, como diría milenios después Saint Exupery el amigo no juzga. Este principio es la llave de paso para la sinergia, porque el juicio recrimina y discrimina; es decir, excluye.

Los otros dos fármacos que recomienda Epicuro es no temer a los dioses, que son demasiado perfectos y están muy bien en el Olimpo, ni tampoco temer a la muerte, porque cuando ésta nos afecte, ya no estaremos para sufrir.

Hay dioses que viven en el éter, o más allá, y como espíritus puros que son, no son temibles. Otros dioses son falsos y telúricos, viven en palacios de este mundo, rodeados de miles de sirvientes y edecanes que halagan sus delirios. Estos dioses, realmente, son gente común endiosada, se sienten bien aunque no están bien, y pueden derrapar y arrasar, impávidos ante el desastre. Estos dioses engañosos no pasan de trasgus, vestidos de rojo y con su agujero en la mano, por donde se les escapan dádivas y engañifas.

El trasgu seduce a muchos con sus encantos y fetiches, los vuelve bobos y dependientes de sus repartos y aparente generosidad, los anestesia para que no piensen por sí mismos, ni osen salir del redil; esto es, para que no estén bien, aunque se sientan bien. Es decir, hay trasgus que producen discapacidad, bien porque engatusan a su grey con promesas maravillosas, bien porque fomentan el dolce fare niente en espera, siempre en espera, de un bienestar gratis y total.

Esta estrategia de gestión política la conocían muy bien los romanos, que celebraban juegos durante 175 días al año, organizados y sufragados por el Estado. La asistencia era gratuita y se suspendía toda actividad durante su celebración, porque incluso los esclavos estaban convidados al festejo. Así pues, había fiesta universal en días alternos. Hoy, la televisión libera al Estado de esta carga, además la pagan los ciudadanos y la distracción es diaria.

Sin embargo, cuando llega la realidad intempestiva, los devotos de los trasgus se encuentran congelados en su infantilismo, sin habilidades a utilizar, y son arrollados sin paliativos. Les ocurre como a las vírgenes necias, y entonces llegan las lágrimas a lavar su incompetencia, su imprevisión y el exceso de la confianza puesta en las fantasías del trasgu de turno.

Para evitar la fijación en un estado infantil lleno de fantasías y gollerías de las que uno no sabe  proveerse,  hay que trabajar, comenzando por trabajarse a uno mismo en construir la propia individualidad. Santa Teresa recomendaba a sus pupilas retirarse al retrete del alma, ese lugar recóndito donde el yo se habla a sí mismo, sincerándose, reconociendo sus errores y aprendiendo de sus aciertos; así, el yo labra su criterio, su capacidad de enjuiciamiento; elabora sus sentimientos, los atempera con la empatía y acrecienta su maduración. Esta es una labor cuotidiana, previa a poder construir la conciencia ciudadana.

Epicuro diría que hay que cultivar el jardín, interior y exterior, para que vengan los amigos a construir su ciudadanía. Una vez que nuestro jardín sea acogedor, podrá florecer el diálogo (dia, a través de, logos, razón) entre amigos, razonar juntos para comprender los problemas y pergeñar planes certeros de solución.

En el solar donde hoy se levanta el Congreso de los Diputados, antes de las desamortizaciones, se levantaba el convento del Espíritu Santo. Pareciese que cada grupo parlamentario, todavía hoy, se considerara tocado por la gracia divina y poseedor, exclusivo y excluyente, de la verdad, de toda la verdad. Quizá por eso, ninguno se permite escuchar a su contrincante. Allí no hay jardín. Cada vociferante urde la respuesta más descalificadora para el rival, que resulte más ocurrente e hilarante. Es un juego verbal permanente, sólo interrumpido por los aplausos de la bancada propia. El maniqueismo sólo permite un esperpento de diálogo que abochorna al espectador racional y está en las antípodas del planteamiento de Epicuro. De ese parloteo no cabe esperar más que ocurrencias casuales de trasgu y más apuestas para estar y sentirse mal.

No obstante, es posible que cada ondividuo cultive su jardín, convoque a sus amigos y dialogue con ellos, usando la razón y los recursos personales y existenciales propios y ajenos. El edificio social es una labor mostrenca, obra de todos y patrimonio personal de nadie. Las abejas, que usaban como símbolo los faraones (Napoleón hizo una copia hortera), se organizan para construir el panal, dar jalea real a la reina, comer y garantizar la continuidad de la colmena. Cada abeja cumple su misión, con afán matemático, incluido el zángano que asume su destino efímero. El secreto es trabajar el jardín, no vivir del cuento, llamar a los amigos, dialogar con ellos y no escuchar los cantos de cigarra con que los trasgus pretenden seducir.

Francisco Massó Cantarero

Psicologo y Analista Transaccional

Ver todas las entradas de Francisco Massó Cantarero →

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

La fe ciega en las máquinas

Ensayo

¿Para qué filosofía?

Ensayo

El socialismo de Louis Blanc

Ensayo

Solo uso la lavadora para lavar

Ensayo

Estado de sitio y suspiros democráticos

Ensayo

Heráclides Póntico (siglo IV a.C.): La filosofía clásica griega está llena de recovecos y misterios

Ensayo

El conservadurismo español en los inicios del siglo XX

Ensayo

España y su historia en el liberalismo del siglo XIX y su deriva

Ensayo

Rita Levi-Montalcini: una mujer valiente en la vida

Ensayo

Elogio de la alegre contención

Ensayo

La concepción de España y su historia en la Ilustración española

Ensayo

De Noheda a Zamora: el rapto de Helena

Ensayo

Los jardines de la Ruta de la Seda y el Juego de la Oca

Ensayo

Tus hijos…

Ensayo

Los ojos de Ovidio: un heraldo poético de la modernidad

Ensayo

Las voces del deseo

Ensayo

Crisis de la modernidad: Atenas y Esparta, ¿un dilema moderno?

Ensayo

Santayana ante la religión

Ensayo

Lo digital como gran estafa

Ensayo

Crisis de la modernidad: mito y realidad de las revoluciones

Ensayo

Con el cerebro en un puño…

Ensayo

José Giral: la sombra de Azaña, siempre en el ojo del huracán

Ensayo

El exilio de la palabra

Ensayo

Cada hombre en su cárcel

Ensayo

Guion nacional

Ensayo

La huella de Cajal en el exilio mexicano

Ensayo

Cultura Latinoamericana

Ensayo

Arthur Schopenhauer: Un pensador incomprendido y casi olvidado…

Ensayo

¿España, invertebrada todavía?

Ensayo

La escolástica: grandeza y servidumbre (Paradojas del pensamiento medieval)

Ensayo

Giorgio Agamben: un diagnostico desolado para un presente incierto

Ensayo

El simplismo es un crimen

Ensayo

De la tristeza

Ensayo

El ocaso de las ideologías

Ensayo

‘La leyenda de D. Juan’: una conferencia de Gregorio Marañón en Lisboa

Ensayo

Apuntes sobre la decadencia de España (Estudio de sus causas a partir de Juan Valera)

Ensayo

Estar bien, sin llorar

Ensayo

La idiotez artificial

Ensayo

Jovellanos: elogio de Carlos III

Ensayo

Revolución silenciosa

Ensayo

El reto de la igualdad como principio ideológico

Ensayo

Complejo de inferioridad español

Ensayo

Señuelos, o personas

Ensayo

Sentido y finalidad

Ensayo

El concepto de «biopoder» de Foucault: resumen y evaluación critica 

Ensayo

El chantaje del futuro

Ensayo

Milena Rudnitska, periodista, feminista y activista en pro de los derechos del pueblo ucranio

Ensayo

Nunca lo hará ninguna técnica

Ensayo

“La secularización en España”, un nuevo libro luminoso

Ensayo

Cicerón: un ciudadano culto, inteligente y contradictorio que vivió el derrumbamiento de la República romana

Ensayo

Liberalismo político francés e inglés: ¿Fueron realmente modelos?

Ensayo

Zubiri: ¿Un retorno?

Ensayo

El estoicismo, repensado

Ensayo

Markus Gabriel, frente al determinismo científico

Ensayo

El escepticismo, revisitado

Ensayo

Antisistemas por sistema

Ensayo

Wolfgang Harich ¿no fue rescatable?

Ensayo

Markus Gabriel y la Nueva Ilustración

Ensayo

Peter Singer y el animalismo: epígonos del 68

Ensayo

Jovellanos y el liberalismo español

Ensayo

La filosofía posmoderna: un final ineludible

Ensayo

Markus Gabriel y el Nuevo Realismo Filosófico del siglo XXI

Ensayo

Paul Virilio, una reflexión sobre la velocidad y sus implicaciones cibernéticas

Ensayo

Platon, ¿empirista?

Ensayo

Circe: atractiva, inteligente y poderosa

Ensayo

Epicuro de Samos, replanteado

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Fernando de Castro

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Jorge Francisco Tello

Ensayo

Manuel Azaña Díaz, el ateneista

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”