mayo 2022 - VI Año

ENSAYO

El chantaje del futuro

‘Relojes derretidos’, Salvador Dalí

Te dicen: el futuro es eso, nada más que eso, indiscutiblemente eso. Y si no lo acatas estás fuera (pero la Historia ha cambiado de dirección tantas veces). Hablan del calentamiento global. Pero yo hablo del enfriamiento global. De que el mundo está cada vez más lleno de máquinas y más vacío de personas. De que no hay emociones ni sentimientos, sino tuercas y circuitos. De que no sentimos el mundo, sino que tomamos sus datos muertos. De que no pillamos el alma de las cosas, el espíritu de las cosas. De que nada vibra a nuestro alrededor, todo suena a hojalata.

Hablan del calentamiento, yo siento el enfriamiento. A mi alrededor hay cada vez más máquinas expendedoras de bebidas, de respuestas a preguntas frecuentes, de vomitonas de los programas, de fórmulas, de frases repetidas. Hablan del calentamiento, pero yo hablo de artefactos fríos. Que no estuvieron nunca vivos, que ni siquiera son fantasmas. Al menos en los fantasmas queda un resto de vida lejana. Prefiero los espectros a las máquinas, prefiero los recuerdos a los informes y los algoritmos.

Pero el mundo es cada vez más frío. No nos echa el aliento porque no tiene aliento. Las máquinas por todas partes no tienen aliento, a lo sumo echan gases cuando se estropean.  O dejan al mundo entero en el aire virtual cuando se estropean. Y no te reconocen como un ser vivo porque no reconocen nada. Y no puedes sonreírles porque ellas no sonríen, a lo sumo sueltan muecas programadas.

Imaginen un tren que va siempre en la misma dirección por encima de todo, pase lo que pase, le digan lo que digan al maquinista. Aunque le adviertan que hay campos de minas, charcos cenagosos, colonias de buitres, precipicios. No, él tiene que seguir adelante. Le han dicho que el progreso es ir siempre en línea recta, que no puede cambiar de dirección, y mucho menos volver atrás, a algunos pueblos que se veían tan sugestivos, a algunas estaciones donde una desconocida tocaba un arpa.

Y los viajeros del tren discuten, algunos sugieren tímidamente: tal vez habría que variar la dirección, dentro de poco viene un cementerio de carbón, más allá bullen unos lagartos venenosos. Pero la mayoría de los viajeros dicen dogmáticamente: hay que ir siempre adelante, en línea recta, sin cambiar nunca nada, eso es el progreso, eso es el futuro, no podemos escapar del futuro. Hay que seguir en línea recta pase lo que pase y caiga quien caiga, no podemos negar el futuro que está marcado fatalmente.

Pues bien, ese tren es la dirección que llevamos. Hay que seguir en línea recta aunque vayamos a un mundo cada vez más mecanizado y más muerto, más programado y más automático, más lleno de reglas y de fórmulas, sin margen para la creatividad, para la personalidad, para la imaginación. Un mundo en que incluso la Luna se aprovechará económicamente como decía Villiers de l´Isle Adam en lugar de ser un astro parásito para poetas ociosos e improductivos.

Esa es la dirección, ese es el futuro implacable e incuestionable que no podemos discutir, han decretado que el futuro tiene que ser eso y nada más que eso, aunque uno levante temblando un dedo, plantee una duda, no, los que dudan de esta dirección son unos carcas, unos frikies. Tenemos que progresar aunque nos muramos todos.

Las palabras ya no significan nada, o significan cualquier cosa. Y a veces significan lo contrario de sí mismas.  Como en la novela de Orwell en que al ministerio de la tortura se le llamaba ministerio del amor.  Y cuando el cristianismo obligatorio todo el mundo era tu hermano aunque lo machacaras con saña. Y en las dictaduras comunistas todo el mundo es camarada aunque no sea nada camarada. Qué curioso, los nazis usaban el mismo lenguaje. Y ahora llaman progreso a traer un mundo cada vez deshumanizado y cada vez más solo para los ricos.

El coleccionista de arañas diría que progresar consiste en acumular más arañas en su habitación. Otro diría que progresar realmente es reducir el hambre en el mundo. Otro tal vez considere que consiste en aumentar la cultura media. Otro más loco dirá que consiste en aumentar los lectores de Proust. Y otro asegurará que progresar es usar más petróleo y tener los mares más manchados.

Pero lo que ha triunfado es que progresar consiste en acumular cada vez más máquinas hasta el infinito, y aún más allá del infinito. Tal vez un tragón crea que progresar es tragar comida sin fin aunque su cuerpo sea limitado y pueda reventar. Pero los forofos de las máquinas por encima de todo no conciben que haya límites para ellas, que se pueda reventar de tanta máquina, que las máquinas en exceso nos maten o nos atrofien.

Porque se usan máquinas para cualquier cosa, incluso para lo más elemental. Porque se ponen máquinas en lugar de personas en todas partes. Porque las máquinas nos están atrofiando y están limitando nuestras capacidades. Porque hay que mecanizar incluso los besos que damos. Pero nada, progresar consiste en amontonar más y más máquinas.

La automatización incesante lo convierte todo en gestos repetidos y mecánicos. Es decir, lo mata todo. En lugar de ¿qué hará fulanito? ya sabemos lo que hará tal maquinita. Todo está programado y previsto. Todo está muerto. Y a eso le llamamos progreso.

En lugar de la infinita riqueza de la vida, de la espontaneidad prodigiosa, te dicen: opción 1, opción 2, opción 3. Y no hay más opciones. Todo lo que está fuera de esas opciones no existe. En lugar del infinito y la vida tenemos la miseria y lo programado. Y a eso le llamamos progreso.

Si tienes alguna pregunta te mandan a preguntas frecuentes. Porque no tienes delante a un ser vivo imprevisible, tienes delante a una máquina que tiene tantas preguntas y tantas respuestas. Y te encierras en eso o te jodes. Si tienes otra pregunta te la callas o estás loco. O eres un retrógrado o eres una hormiga angustiada como aquella de Woody Allen. Y a eso le llamamos progreso.

Nos matamos progresivamente y a eso le llamamos progreso. En lugar de lo vivo y lo creativo, del latido y el esperar, del espíritu y el aliento, tenemos las tuercas y las herramientas, tenemos las opciones previstas, tenemos los programas cerrados.  No hay nada que imaginar, qué pensar. La máquina lo ha empobrecido todo para ti. Y a eso lo llamamos progreso.

Se codificarán las declaraciones de amor, las formas de tristeza, las emociones más inexpresables. Todo será expresable y previsto. Nos encerraremos en esa cárcel de muerte. Se codificarán incluso las expansiones románticas entre velas. Y dirás qué progreso, qué avance. Si te da pereza besarla, le das un beso virtual.  Oh qué avance.

La máquina digital hace millones de fotos. Haces clic a cada instante y acumulas fotos sin fin. Y luego quien se pone a mirarlas todas, que coñazo. Antes los carretes eran limitados, hacías una selección, fotografiabas lo que te parecía importante o sugerente. Ahora le disparas a cualquier cosa y todo se trivializa. Lo que importa es la cantidad. Todo se cuantifica y se trivializa.

Te dicen pasmados de admiración: con tal artilugio puedes consultar bibliotecas enteras, puedes abrir millones de libros. Y para qué mirar millones de libros si la gente no lee ni uno solo. No será mejor leer de verdad veinte o treinta, y que transformen tu vida, y que te hagan vivir, que pasar a toda velocidad millones de libros (todos con la misma apariencia en la misma pantalla, en una monotonía de pesadilla) de los cuales no te enteras de nada. Se pueden ver millones, se pueden ver trillones. Todo es la cantidad, la acumulación. Y la densidad de la vida, los momentos únicos, quedan fuera.

Una autopista te lleva en dos minutos de una ciudad a otra, un tren ave te lanza hacia otra parte.  Y todo el camino lo pierdes, no te enteras de nada, no vives nada. Al final la ciudad de destino solo será también un número hacia otra ciudad más lejana que también será un número. Todo se trivializa y se vacía. La cuantificación de todo nos vuelve a todos anodinos y vacíos, y todos nuestros instantes se vuelven anodinos y vacíos.

Y ya no digamos como los procedimientos mecánicos para todo nos vuelven mecánicos y rutinarios a nosotros mismos. Todo lo hacemos al estilo de las máquinas, de manera industrial y trivial. Al final desaparece la vida entera. Todo se convierte en cifras de unas estadísticas, en trillones de trillones de datos vacíos.

Todo el mundo comprende que no puedes beber agua sin parar todo el día. El agua es buena, pero si te tomas treinta toneladas revientas. El organismo no aguanta más. Te caes muerto y el agua sable por todas partes.

Todo el mundo comprende que las lentejas tienen hierro y son muy sanas para no sé qué. Pero no puedes estar tomando lentejas todos los días a todas horas. Si te ponen treinta días de lentejas (como a mí me pusieron una vez treinta días seguidos de guisantes) te cagas hasta en la madre de tu jefe, te cagas en lo que sea.

Todo el mundo comprende que el cuchillo es muy útil para cortar la chuleta, incluso para cortar las patatas cocidas. Y hasta para amenazar a un macarra si rompe tu puerta y amenaza con matarte él. Pero no puedes estar todo el día con un cuchillo en las manos, no puedes dormir con él, no puedes llevarlo por la calle y mirarlo sin parar sin hacer caso ni de los semáforos.

Todo el mundo se da cuenta de que un autobús te lleva de un sitio a otro. Pero un autobús no escribe novelas ni te dicta cartas de amor ni sustituye a Proust.  Ni sirve para echarle trozos a la paella si la encuentras sosa.

Pero nadie se da cuenta de que el tecnologismo también tiene unos límites. Está muy bien que una máquina te lave la ropa y que otra te sirva para hablar con América. Pero las máquinas no van resolver todo en la vida. Hay un territorio vastísimo adonde nunca llega la técnica. La gente no te hará sentir vivo, ni te resolverá la nostalgia, ni te enseñará a amar mejor. La técnica nunca fabricará emociones, aunque les pongan a los robots los gestos de tres o cuatro emociones.  Y que si solo estás con técnica todo el día te resecas, te atrofias, te empobreces, te conviertes en un tornillo, te mueres. Te dicen: el futuro es eso, nada más que eso. Y si no lo acatas, estás fuera.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

‘La leyenda de D. Juan’: una conferencia de Gregorio Marañón en Lisboa

Ensayo

Apuntes sobre la decadencia de España (Estudio de sus causas a partir de Juan Valera)

Ensayo

Estar bien, sin llorar

Ensayo

La idiotez artificial

Ensayo

Jovellanos: elogio de Carlos III

Ensayo

Revolución silenciosa

Ensayo

El reto de la igualdad como principio ideológico

Ensayo

Complejo de inferioridad español

Ensayo

Señuelos, o personas

Ensayo

Sentido y finalidad

Ensayo

El concepto de «biopoder» de Foucault: resumen y evaluación critica 

Ensayo

El chantaje del futuro

Ensayo

Milena Rudnitska, periodista, feminista y activista en pro de los derechos del pueblo ucranio

Ensayo

Nunca lo hará ninguna técnica

Ensayo

“La secularización en España”, un nuevo libro luminoso

Ensayo

Cicerón: un ciudadano culto, inteligente y contradictorio que vivió el derrumbamiento de la República romana

Ensayo

Liberalismo político francés e inglés: ¿Fueron realmente modelos?

Ensayo

Zubiri: ¿Un retorno?

Ensayo

El estoicismo, repensado

Ensayo

Markus Gabriel, frente al determinismo científico

Ensayo

El escepticismo, revisitado

Ensayo

Antisistemas por sistema

Ensayo

Wolfgang Harich ¿no fue rescatable?

Ensayo

Markus Gabriel y la Nueva Ilustración

Ensayo

Peter Singer y el animalismo: epígonos del 68

Ensayo

Jovellanos y el liberalismo español

Ensayo

La filosofía posmoderna: un final ineludible

Ensayo

Markus Gabriel y el Nuevo Realismo Filosófico del siglo XXI

Ensayo

Paul Virilio, una reflexión sobre la velocidad y sus implicaciones cibernéticas

Ensayo

Platon, ¿empirista?

Ensayo

Circe: atractiva, inteligente y poderosa

Ensayo

Epicuro de Samos, replanteado

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Fernando de Castro

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Jorge Francisco Tello

Ensayo

Manuel Azaña Díaz, el ateneista

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”