diciembre 2022 - VI Año

ENSAYO

Zubiri: ¿Un retorno?

En estos primeros veinte años del siglo XXI, en los que se asiste a un renacer del realismo filosófico, la figura de Xavier Zubiri se ha constituido, a la vez, en vanguardia y en defensa de la tradición del realismo en filosofía. De una parte, representa la vanguardia de la metafísica realista en el siglo XX, que se ve justamente reivindicada por el resurgimiento del realismo en la actualidad, en el siglo XXI, y de otra, representa la permanencia de la tradición filosófica realista.

Desde el inicio de su formación como estudiante de Teología y Filosofía en el seminario diocesano de Madrid, Zubiri (1898-1983) adquirió una amplia formación científica y filosófica. Allí, tomó un profundo conocimiento de la escolástica, desde Santo Tomás de Aquino y Francisco Suárez, hasta la escolástica crítica, de inspiración kantiana, de finales del siglo XIX y comienzos del XX. Pero sería erróneo considerarlo un neo-escolástico. Durante su vida, Zubiri extendió sus estudios a todos los campos del saber, a fin de comprender incluso los problemas más complejos de la investigación científica. Fue un pensador que, en el mejor estilo clásico, se enfrentó a la totalidad del Universo, consiguiendo ser un especialista universal, valga el oxímoron.

Se ordenó sacerdote en 1921 para, a continuación, tratar de pasar a la vida secular desde 1922, lo que no conseguiría hasta 1936. En marzo de 1936 contrajo matrimonio con Carmen Castro Madinaveitia (hija de Américo Castro). Estudió en Madrid con Ortega y Gasset, que dirigió su tesis doctoral. Y amplió sus estudios en Lovaina, Friburgo, París, Múnich y Berlín. Zubiri se formó, estudió y trabajó con algunos de los más grandes maestros de las ciencias y el pensamiento del siglo XX, como Einstein (1879-1955), Ortega y Gasset (1883-1955), Bergson (1859-1941), Husserl (1859-1938), Heidegger (1889-1976), De Broglie (1892-1987), o Severo Ochoa (1905-1993), etc. Además, era un profundo conocedor de toda la filosofía clásica, antigua, medieval y moderna, y poseyó una vastísima cultura general, tanto científica, como humanística.

Pese a todos los avatares y demoras que padeció para abandonar el sacerdocio, Zubiri continuó siendo católico, lo que influyó mucho en su vida y en su obra. Desde 1926 a 1936, fue catedrático de Historia de la Filosofía en Madrid. Retornado a España tras la Guerra Civil (1936-1939), enseñó filosofía en la Universidad de Barcelona entre 1940 y 1942, año en que abandonó la cátedra y se dedicó a exponer su pensamiento en cursos privados y en sus escritos. Zubiri, ante todo filósofo, fue siempre fiel a este saber universal que, queriendo dar cuenta de las últimas razones, ha de conocer también las razones particulares de cada ámbito de la realidad. Quizá, junto con Ortega y Gasset, Unamuno (1864-1936) y Gustavo Bueno (1924-2016), Zubiri ha sido una de las grandes figuras de la Filosofía Española del siglo XX.

La Fundación Zubiri, creada en 1989, y el Seminario Xavier Zubiri que fue fundado por el propio filósofo en 1971, han mantenido vivo su legado filosófico. Quizá ha llegado el momento de revisar el “realismo radical” de Zubiri, asunto éste que cobra mayor importancia con el auge de las posiciones realistas en filosofía, como el Nuevo Realismo (leer Markus Gabriel y el Nuevo Realismo filosósfico del siglo XXI).

Zubiri, Ortega y Morente

El pensamiento de Zubiri nace de su profunda decepción ante la situación de la filosofía en la primera mitad del siglo XX. Durante ese siglo, la filosofía, nacida para intentar comprender y dar sentido a la realidad, se adentró en el nihilismo más profundo, de la mano del existencialismo y del positivismo. Zubiri no desdeñó el legado de Husserl o Heidegger, ni el de la filosofía analítica, ni el de casi toda la tradición metafísica (o anti-metafísica). Pero atribuyó a casi la totalidad de los filósofos, en general, la responsabilidad de haber desarrollado el pensamiento sin tener en cuenta aspectos básicos y esenciales de la condición humana. Para Zubiri, habían fallado desde el comienzo porque habían obviado precisamente el comienzo.

La filosofía de Xavier Zubiri es una filosofía de la realidad, un realismo. Un realismo específico, pues es realista en su formulación, y singular, pues el concepto de realidad de Zubiri envuelve e integra los demás conceptos de su metafísica. Y es un “realismo radical”, aunque esta afirmación deba ser convenientemente matizada, pues bajo la denominación de “realismo” se acogen en filosofía planteamientos muy diversos, a veces contrapuestos. Matización tanto más necesaria actualmente pues, tras la crisis de la filosofía posmoderna, han brotado realismos, naturalismos y nuevos realismos. Los nuevos realismo son un intento aún no culminado de reconstrucción de la filosofía, tras su hundimiento en el subjetivismo nihilista de la filosofía posmoderna (leer La filosofia posmoderna un final ineludible).

Después del abandono de la Universidad, en 1942, Zubiri alcanzaría su plena madurez filosófica, que proyectaría en sus escritos y cursos privados. Su principal propósito fue establecer una Teoría General de la Realidad, es decir, un realismo integral. Pero su metafísica está muy alejada de la metafísica tradicional y se funda en la pretensión zubiriana de no dejar de lado ningún dato. Su realismo toma como punto de partida gnoseológico la determinación del ser cognosciente, pues el sujeto de conocimiento no es para Zubiri ni la Conciencia, ni el Dasein, ni el Para sí, ni ninguna otra realidad abstracta, más o menos incorpórea, separada de la realidad, como lo determinaron otras orientaciones filosóficas, incluso realistas.

La filosofía de Zubiri se funda en una concepción del hombre como “inteligencia sentiente”. En esto, Zubiri establece una antropología de base escolástica, pero plenamente consciente de los avances científicos modernos, que conocía bien. Para Zubiri, el sujeto de conocimiento no puede ser el “ego” del cogito ergo sum cartesiano, fantasía en la que se extraviaron los racionalistas y empiristas posteriores a Francisco Suárez (leer Francisco Suárez, doctor eximio, filosófo y jurista). El sujeto del conocimiento es el hombre, ese compuesto indisociable psico-físico, inteligencia sentiente dotada de cuerpo y espíritu, pero situado e inmerso dentro en la realidad física, entre los demás objetos y fenómenos reales.

La intelección humana es la actualización de lo real en esa “inteligencia sentiente”. Una intelección que integra y unifica “realidad externa” y “sujeto cognoscente”. Pero la realidad no se puede entender como externa y ajena al hombre. La realidad está constituida y determinada por el propio acto de la percepción, en la que se integran en una unidad indisociable realidad y sujeto cognoscente. Por medio de esa unificación de sujeto-objeto, integrados, la cosa inteligida aparece en la intelección. Es decir, tan sólo puede captarse algo como real al percibirse. Sentir y comprender no son lo mismo, claro, pero son inseparables, pues se producen simultáneamente, se dan en el mismo momento, en un solo y actual acto de aprehensión.

En este sentido, la determinación de qué sea la “realidad” y de qué son las cosas “en realidad” y “en la realidad” se ha de completar en la intelección por la acción de los factores de la comprensión, que Zubiri denomina “logos” y “razón”. La categoría clave de la metafísica zubiriana es la realidad. Para él, toda la filosofía es metafísica, aunque no en el sentido tradicional del término. Por eso, aunque no siguió la vía trazada por Heidegger o por su predecesor, Husserl, es decir, el camino de la fenomenología, sí que siguió a su manera la orientación marcada por ambos. Sobre todo, por Husserl, en lo que se refiere a que la filosofía debe ir a las cosas mismas

En el realismo de Zubiri, sujeto y objeto no son entidades separadas entre sí, como entendieron los racionalismos y empirismos posteriores a Suárez (1648-1617), sino que conforman entre ambos la realidad. El ser humano no es una parte distinta y separada del mundo, ni tampoco es el contenido consciente del universo. Como dice Zubiri, no se trata de considerar la existencia humana como una parte del universo, ni tan siquiera como una envolvente virtual de él. La misión intelectual de la existencia humana es la de alumbrar el ser del universo. La realidad es previa al ser, que se funda en ella. Por ello, Zubiri usara el concepto de respectividad, que no es otra cosa que la relación de interdependencia y correspondencia entre los entes, lo que le separa definitivamente de la fenomenología de Husserl, del vitalismo orteguiano y del existencialismo de Heidegger.

Zubiri trató de elucidar qué constituye la “realidad”, tanto en su ser real, en cuanto tal, como en su ser «concreto», como objeto o hecho. Para Zubiri la realidad es anterior, previa al ser, pues el ser surge y se funda en la realidad. El «ser» es el momento de actualización de lo real en esa relación de respectividad que constituye trascendentalmente al mundo. La realidad, como realidad, es lo fundamental y primario, y sólo secundariamente, como momento propio de esa misma realidad, puede hablarse del ser. La realidad es «realidad sentida», «impresión de realidad». Y puesto que el inteligir humano presenta las cosas reales en su realidad, el hombre puede ser definido como «animal de realidades».

Para Zubiri la razón no es absoluta, ni debe serlo. Los saberes racionales, incluidas las ciencias, no pueden llegar a conocer todo, por lo que es un error pensar que podrán hallarse en ellos todas las respuestas. Sin embargo, Zubiri no considera esto como carencia, sino al contrario, es casi una ventaja, pues la mente humana queda liberada de la servidumbre ante la racionalidad, que lastró a la modernidad. Y así, dado el carácter abierto de la realidad, hay realidades que no pueden entenderse como cosas en el sentido de los objetos de las ciencias. La persona es una de esas realidades, que para Zubiri constituye un género diferente de realidad.

La tarea filosófica primaria, para Zubiri, consiste en «enfrentarse sentientemente con la realidad de las cosas». Y el saber no consiste solo en conocer las esencias, sino en conocer las cosas mismas en su realidad inmediata, a través de la aprehensión de la realidad. Una aprehensión de la que se ocupa lo que él llamó “filosofía primera” o noología, situada más allá de las ciencias y filosofías concretas. No se trata de saber que haya de positivo o negativo, de bueno o de malo en cada objeto o hecho, sino de saber qué es lo que hay, ante todo. La función primaria de la inteligencia no puede ser concebir o juzgar, sino atender a los hechos mismos. La noología enseña que la “aprehensión” de la realidad y su “intelección”, son lo mismo.

Algunos han querido ver en la metafísica de Zubiri una reformulación de Aristóteles, o de Santo Tomás de Aquino, o incluso quizá mejor de Suárez. Pero, como señala el Profesor Abellán, tras la publicación de la trilogía zubiriana sobre la Inteligencia Sentiente esas interpretaciones no se pueden sostener. No hay en Zubiri ninguna reformulación escolástica, a la que considera importante, pero definitivamente superada. Lo que sucede es que Zubiri es también, como ellos, un filósofo realista. Pero no en tanto que reformulador o impugnador de todos o de alguno de esos tres grandes maestros del realismo filosófico. Zubiri sigue la tradición del realismo filosófico en modo específico, innovador de los grandes sistemas realistas precedentes. Zubiri formuló un realismo verdaderamente novedoso y singular, que él mismo denominó “reismo”.

Y con ello, además, Zubiri se situó también en la tradición más genuina de la filosofía española desde el Renacimiento, que ha sido el realismo filosófico. Su propuesta de ir a las cosas y de conocerlas antes de categorizarlas, o de juzgarlas, de saber qué es lo que hay, antes de determinar juicios y relaciones, sigue la línea de realismo propia de la filosofía hispana. Un planteamiento que se puede rastrear, como se ha dicho, en el pensamiento español desde sus albores, desde Juan Luis Vives (leer Juan Luis Vives y el Renacimiento español). Un planteamiento realista que se encuentra también y muy especialmente en Suárez. Un propósito realista que también se percibe en la base de la filosofía de Balmes, y en parte también de los krausistas, de Ortega y Gasset y hasta de Gustavo Bueno y su “materialismo filosófico”.

Por último, debe destacarse la influencia determinante de Ortega y Gasset sobre Zubiri. La mayor parte de los estudios sobre Zubiri han incidido sobre todo en su relación con Husserl, cuya fenomenología trascendió, y con Heidegger, cuya hermenéutica cuestionó. Sin embargo, no se debe ignorar que la filosofía zubiriana debe a Ortega y Gasset mucho. Por ejemplo, algo tan importante como el conocimiento y el acceso a Husserl y Heidegger. Tanto Ortega, como Zubiri, tomaron como punto de partida en su pensamiento el nivel al que Husserl condujo a la fenomenología. Pero Zubiri comprendió que era necesario ir más allá de los planteamientos, tanto de Husserl, como de los de Ortega y Gasset. Un ir más allá que resolvió con su decantación final por el realismo radical.

Como al comienzo se dijo, el siglo XXI se ha orientado a la reconstrucción del pensamiento tras la deconstrucción general realizada por los posmodernos. Una reconstrucción que se está abordando en la filosofía actual desde planteamientos realistas. Pero esa reconstrucción, en todo caso, no está concluida: ¿será quizá necesaria una nueva Ilustración? (leer Markus Gabriel y la Nueva Ilsutración). Reconstruir el pensamiento es una tarea que hace más que inevitable retomar el realismo zubiriano, bien sea para desarrollarlo o para proseguirlo, con mayor o menor fidelidad, o bien sea para impugnarlo. Lo que será realmente imposible, e indeseable, será no recordarlo.

Pedro López Arriba

Licenciado en Derecho y Filosofía (UAM) y funcionario de la Administración del Estado

Ver todas las entradas de Pedro López Arriba →

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

La fe ciega en las máquinas

Ensayo

¿Para qué filosofía?

Ensayo

El socialismo de Louis Blanc

Ensayo

Solo uso la lavadora para lavar

Ensayo

Estado de sitio y suspiros democráticos

Ensayo

Heráclides Póntico (siglo IV a.C.): La filosofía clásica griega está llena de recovecos y misterios

Ensayo

El conservadurismo español en los inicios del siglo XX

Ensayo

España y su historia en el liberalismo del siglo XIX y su deriva

Ensayo

Rita Levi-Montalcini: una mujer valiente en la vida

Ensayo

Elogio de la alegre contención

Ensayo

La concepción de España y su historia en la Ilustración española

Ensayo

De Noheda a Zamora: el rapto de Helena

Ensayo

Los jardines de la Ruta de la Seda y el Juego de la Oca

Ensayo

Tus hijos…

Ensayo

Los ojos de Ovidio: un heraldo poético de la modernidad

Ensayo

Las voces del deseo

Ensayo

Crisis de la modernidad: Atenas y Esparta, ¿un dilema moderno?

Ensayo

Santayana ante la religión

Ensayo

Lo digital como gran estafa

Ensayo

Crisis de la modernidad: mito y realidad de las revoluciones

Ensayo

Con el cerebro en un puño…

Ensayo

José Giral: la sombra de Azaña, siempre en el ojo del huracán

Ensayo

El exilio de la palabra

Ensayo

Cada hombre en su cárcel

Ensayo

Guion nacional

Ensayo

La huella de Cajal en el exilio mexicano

Ensayo

Cultura Latinoamericana

Ensayo

Arthur Schopenhauer: Un pensador incomprendido y casi olvidado…

Ensayo

¿España, invertebrada todavía?

Ensayo

La escolástica: grandeza y servidumbre (Paradojas del pensamiento medieval)

Ensayo

Giorgio Agamben: un diagnostico desolado para un presente incierto

Ensayo

El simplismo es un crimen

Ensayo

De la tristeza

Ensayo

El ocaso de las ideologías

Ensayo

‘La leyenda de D. Juan’: una conferencia de Gregorio Marañón en Lisboa

Ensayo

Apuntes sobre la decadencia de España (Estudio de sus causas a partir de Juan Valera)

Ensayo

Estar bien, sin llorar

Ensayo

La idiotez artificial

Ensayo

Jovellanos: elogio de Carlos III

Ensayo

Revolución silenciosa

Ensayo

El reto de la igualdad como principio ideológico

Ensayo

Complejo de inferioridad español

Ensayo

Señuelos, o personas

Ensayo

Sentido y finalidad

Ensayo

El concepto de «biopoder» de Foucault: resumen y evaluación critica 

Ensayo

El chantaje del futuro

Ensayo

Milena Rudnitska, periodista, feminista y activista en pro de los derechos del pueblo ucranio

Ensayo

Nunca lo hará ninguna técnica

Ensayo

“La secularización en España”, un nuevo libro luminoso

Ensayo

Cicerón: un ciudadano culto, inteligente y contradictorio que vivió el derrumbamiento de la República romana

Ensayo

Liberalismo político francés e inglés: ¿Fueron realmente modelos?

Ensayo

Zubiri: ¿Un retorno?

Ensayo

El estoicismo, repensado

Ensayo

Markus Gabriel, frente al determinismo científico

Ensayo

El escepticismo, revisitado

Ensayo

Antisistemas por sistema

Ensayo

Wolfgang Harich ¿no fue rescatable?

Ensayo

Markus Gabriel y la Nueva Ilustración

Ensayo

Peter Singer y el animalismo: epígonos del 68

Ensayo

Jovellanos y el liberalismo español

Ensayo

La filosofía posmoderna: un final ineludible

Ensayo

Markus Gabriel y el Nuevo Realismo Filosófico del siglo XXI

Ensayo

Paul Virilio, una reflexión sobre la velocidad y sus implicaciones cibernéticas

Ensayo

Platon, ¿empirista?

Ensayo

Circe: atractiva, inteligente y poderosa

Ensayo

Epicuro de Samos, replanteado

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Fernando de Castro

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Jorge Francisco Tello

Ensayo

Manuel Azaña Díaz, el ateneista

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”