noviembre 2020 - IV Año

ENSAYO

Demos la palabra a Herbert Marcuse

El hombre y la sociedad unidimensional ¿están superados?
Solo gracias a los sin esperanza nos es dada la esperanza.
Walter Benjamin
(Marcuse sitúa esta cita al final de El Hombre unidimensional)
Todavía existe el legendario héroe revolucionario que puede derrotar
incluso a la televisión y a la prensa: su mundo es el de los países subdesarrollados
Herbert Marcuse, El hombre unidimensional

Herbert Marcuse in Newton Massachusetts 1955La revista digital ‘Entreletras’, viene dedicando una notable atención en sus últimos números a la Escuela de Frankfurt. Han aparecido o aparecerán, próximamente artículos de Ángel Martínez Samperio, Félix Recio y otros intelectuales. Hay mucho que pensar y repensar sobre la Escuela de Frankfurt, no tanto por su actualidad, que es mucha, sino por la aplicación de sus ensayos, análisis y propuestas a la sociedad desnortada del presente.

Sírvanos como por ejemplo, H. Marcuse. Un judío alemán que tuvo que huir, como tantos otros, ante la llegada de los nazis al poder. Se instaló en los Estados Unidos e incluso, escribió sus principales obras en inglés. Escojamos la más emblemática, El hombre unidimensional (1964) y fijemos en ella nuestra atención. ¿Las propuestas de H. Marcuse, siguen estando vigentes? Si actualizamos su terminología ¿no está hablado de lo que pasa y de lo que nos pasa? Ese es, sin duda, uno de los méritos principales de su trayectoria intelectual.

Empecemos por señalar que fue un referente imprescindible y un teórico de los movimientos juveniles de protesta de los años 60 y 70 del pasado siglo. Es importante estar atento a lo que pasa, interpretarlo concienzudamente y plasmarlo en textos analíticos, serenos y apasionados que invitan tanto a la acción como a la reflexión. En España como en tantas otras ocasiones, fue Manuel Sacristán quien ayudó a introducir su figura y a familiarizarla entre nosotros. Para algunos llegó a ser considerado mentor e incluso padre de la ‘nueva izquierda’.

22994984Entre sus ideas en clave política se encuentran las siguientes: El hombre unidimensional es víctima de su propia impotencia y de la opresión continua que utiliza métodos de dominación cada día más sofisticados y complejos. Como puede apreciarse va más allá de los postulados de Adorno y Horkheimer. Analiza, también, que el capitalismo en sus versiones más desarrolladas y occidentalizadas ha traído, sí, una mejora de las condiciones de vida pero a su vez esto mismo ha sido la causa de la desaparición o de la inoperancia del movimiento obrero que ha sido asimilado y desactivado. Igualmente expone con lucidez, que la conciencia ha sido fetichizada y que las sociedades postindustriales modernas han creado necesidades ficticias para mantener al hombre en la docilidad, la sujeción y la alienación. Otro de los aspectos, sin duda, de mayor interés es la utilización de los medios de comunicación y tecnológicos para la desinformación y el control masivo. No menos acertada es su idea de que las expectativas, las ambiciones y las necesidades artificialmente creadas son inteligentemente movidas por hilos, más o menos visibles para suprimir toda forma de rebeldía y oposición. Quizás debamos tomar buena nota de su aportación de que en las sociedades industriales avanzadas se agazapan y ocultan mal disimuladamente, rasgos totalitarios bajo una apariencia democrática. Huelga decir que en estas condiciones toda posibilidad crítica es prácticamente ilusoria y la oposición a lo establecido, débil y casi inexistente. Pensemos, tan sólo, -porque el lenguaje sigue siendo esencial-, en las connotaciones negativas que tiene el término ‘antisistema’. Por citar un último aspecto me parecen de singular relieve sus análisis y exploraciones sobre el ‘sujeto revolucionario’. El proletariado ya no lo es. Los partidos y sindicatos del movimiento obrero se han burocratizado y perdido sus fines primigenios… pero sigue habiendo explotación, persecución, refugiados, opresión racial y un número muy alto de personas son excluidas del sistema. Es imposible, por motivos de espacio, desarrollar esta idea pero este ‘precariado’ tiene una posición revolucionaria, aunque su conciencia no lo sea. Ahí radica el germen del nuevo sujeto revolucionario que hunde sus raíces en el denominado tercer mundo.

marcuseHerbert Marcuse, al igual que otros pensadores frankfurtianos, hace hincapié en que en las sociedades post-industriales, tanto la técnica como la ciencia, han acabado por convertirse en instrumentos de dominación, que coadyuvan a que las relaciones cada día se vuelvan más alienantes y represivas. Cuestionan, por tanto, la supuesta neutralidad de la ciencia. Otro terreno en el que los filósofos de la Escuela de Frankfurt insisten con rotundidad y lucidez es en la progresiva manipulación de los ciudadanos que acaba por desembocar en una pérdida de autonomía moral. En un mundo progresivamente globalizado, hay poderes ocultos que se erigen en árbitros de lo que debe producirse, lo que debe consumirse, los modelos de conducta e incluso el lenguaje políticamente correcto que debe emplearse. Lógicamente la posverdad, los hechos alternativos y la manipulación informativa no son más que una consecuencia lógica de cuanto venimos diciendo.

Karl Marx y Sigmund Freud son las dos influencias más decisivas de Herbert Marcuse y de su freudomarxismo aunque lleva a cabo una crítica de diversos aspectos de uno y otro pensamiento antes de fundirlos. Otra reflexión pertinente, versa sobre el ‘trabajo enajenado’ que propone ser sustituido por el trabajo no alienado. Lo que redundará en las posibilidades de realización del proceso de liberación individual y social.

marcuse rainbow - croppedVe con clarividencia que el bienestar y la calidad de vida sólo se consiguen en las sociedades post-industrializadas a costa de la pérdida de autonomía y de la renuncia a los ‘ideales de clase emancipadores’. A veces, se criticó a Marcuse por visionario y utópico, sin embargo, los hechos han acabado por dar la razón a sus postulados, incluso en una progresión geométrica.

Para Marcuse el psicoanálisis, una vez expurgado el pensamiento de Freud, puede ser una interpretación válida, tanto de la sociedad como del comportamiento humano. La represión de ‘el principio del placer’ ha posibilitado el dominio y conquista de la naturaleza y el progreso tecnológico pero… también, ha incidido en la pérdida de libertad y felicidad e incluso puede ocasionar la destrucción del Planeta si no se embrida a tiempo.

La crítica al consumismo que realiza es, sin duda, certera y profunda. Llega a afirmar que cuando compramos un producto compramos, también, una forma de existencia. Para él, el mercado, con su creciente poder, llega a convertir la cultura en mercancía relegándola a algo que se puede comprar y vender.

Por último, y no porque falten cosas por decir, es más que interesante su teoría del lenguaje. Cuando los conceptos no son críticos, el pensamiento tampoco lo es y acaba por desembocar en una conciencia deformada.

marcuse 1Leer a H. Marcuse y repensar las críticas que hace a las sociedades alienadas y al hombre escindido es una tarea útil que no debemos renunciar a poner en práctica. Hay determinados pensadores, intelectuales, periodistas y críticos que han considerado a El hombre unidimensional, el libro más subversivo del siglo XX. Aunque, eso sí, en el momento de su aparición, recibió críticas por parte de los representantes del marxismo ortodoxo, si bien en contrapartida su influencia en la nueva izquierda fue notable.

Con independencia de El hombre unidimensional deben leerse y meditar sobre ellas otras obras de Marcuse. Citemos por ejemplo Eros y Civilización (1955) donde su freudomarxismo es más palpable, El final de la utopía (1967) tiene un gran interés por su análisis de los movimientos alternativos o su Ética de la Revolución (1970) por su exigencia moral y su desenmascaramiento de una falsa moral acomodaticia.

Para Marcuse, y es difícil no estar de acuerdo con él, el hombre unidimensional o como queramos llamarlo hoy en día, ha retrocedido hasta situarse al borde del abismo. El dominio de los poderes ocultos y visibles, que rigen el planeta, es mayor que nunca.

Entre las ideas que siguen teniendo vigor, potencia y actualidad del filósofo frankfurtiano destacan: que las fuerzas sociales manipulan férreamente al individuo a través de medios, cada vez más sofisticados, produciendo alienación creciente y una sumisión, también, en aumento. La alternativa no puede ser otra que dar aliento a un proceso de liberación que parta del reconocimiento dialectico, de las contradicciones en que nos hallamos inmersos.

Hay que dar la palabra a Marcuse. No nos arrepentiremos.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”