septiembre 2021 - V Año

ENSAYO

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Nada más provechoso pueden recibir los hombres
que el buen juicio y la mente sabia
Sófocles. Electra

solon 3Algo que podemos aprender de la historia, sobre todo si escudriñamos con atención sus recovecos, es que todos los tiempos han sido difíciles. Siempre han estado presentes las incertidumbres ante el futuro y el temor ante los males, insuficiencias, abusos y problemas del presente… pero afortunadamente siempre ha habido ‘hombres alerta’ que han sabido enfrentarse a los desafíos con inteligencia y audacia. En tanto que otros, se han mostrado notoriamente incapaces de apreciar la magnitud de los problemas.

Verdaderamente, la confianza en la razón fue un paso al frente decisivo. La curiosidad intelectual es un buen apoyo para adentrarse por la senda del conocimiento. Cada época, cada momento histórico invita a resolver algunos problemas y atreverse a desentrañar algunos enigmas.

Se puede y se debe aprender de la historia. Uno de los errores más comunes y desastrosos del presente es su desconocimiento… lo que nos hace tropezar, una y otra vez, en la misma piedra.

La figura de Solón de Atenas (640 – 558 a.C.) es una muestra palpable de lo mucho que se puede aprender del pasado, interrogándolo con habilidad.

Vivimos tiempos de incertidumbre. Hay quien habla, incluso, de que hemos entrado o estamos a punto de entrar, en una etapa impredecible, que podríamos denominar post democrática. Precisamente, por eso, es más útil que nunca preguntarnos ¿cómo y por qué surgió la democracia ateniense?, ¿a qué problemas pretendió dar solución y quiénes fueron sus precursores?

No es baladí, desde luego, conocer el itinerario tortuoso que recorrieron quienes hicieron posible su advenimiento y crearon las condiciones para que arraigara y llegara a ser considerada una seña de identidad inequívoca de la polis.

Solón fue un excelente y concienzudo estadista. Su prestigio fue enorme y es uno y quizás, el más conocido de los siete sabios de Grecia. ¿En qué consistió su mérito? Principalmente en que supo hacer frente a la crítica situación social de Atenas y, puso en marcha, una serie de medidas encaminadas a resolverla.

La propiedad privada y, muy especialmente, el abuso de ella es un factor innegable de inestabilidad social. La acumulación de tierras y el poder excesivo en manos de la aristocracia era el problema más agudo que amenazaba la ciudad de Atenas. Por otra parte, unas leyes arcaicas y clasistas posibilitaban que los campesinos perdieran sus porciones de tierra e incluso su libertad, ya que estaba extendido el principio de que quien no podía hacer frente a los abusivos compromisos adquiridos, se convertía en esclavo.

solon 2Una pregunta de no poca enjundia es ¿para qué sirve el poder?, ¿qué puede hacerse con el poder? Soy consciente de que las respuestas son innumerables. Más quiero hacer hincapié en que bien administrado sirve para resolver problemas, para darse cuenta de lo que se nos viene encima y diseñar salidas que pretendan, ante todo, el bienestar social y la convivencia.

Para Solón legislar no era otra cosa que adoptar medidas dirigidas al bien común. Era consciente de los riesgos. Me sigue asombrando su clarividencia cuando afirmaba que ‘en asuntos importantes es difícil agradar a todos’. En tesituras arriesgadas supo estar, desde luego, a la altura de las circunstancias aunque, como es lógico, se granjeara la enemistad de quienes veían en peligro sus privilegios.

Sucintamente, veamos como procedió: suprimió las deudas e hipotecas e impidió que la imposibilidad de hacer frente a los pagos, acarreara la esclavitud. Razonablemente, limitó la extensión de las propiedades y, por no citar más que otra medida complementaria, prohibió los contratos que implicaban la pérdida de la libertad.

Su legado más conocido es la reforma de la Constitución ateniense. Otra lección de inteligencia es que cuando la realidad social desborda los límites establecidos en un texto constitucional, heredero de una tradición consuetudinaria, lo más inteligente, beneficioso para el bien común y necesario es proceder a su reforma para abrir nuevos horizontes y abandonar los manidos círculos concéntricos que empujaban a la ciudad a la decadencia y al inmovilismo.

Dentro de los límites de la imperfecta pre-democracia ateniense, las decisiones adoptadas fueron valientes y audaces. Todos los ciudadanos adquirieron el derecho a tener voz y voto en la Asamblea (como sabemos, estaban excluidos, las mujeres, los esclavos y los metecos). Creó el Consejo, una especie de órgano intermedio, entre la Asamblea y el Areópago, es decir, estableció una serie de pesos y contrapesos para equilibrar, aceptablemente, el poder.

Solón, en cierto modo, fue también un filósofo que incidió, al igual que otros, en lo que podríamos llamar ‘una vida sin equipaje’ o lo que es lo mismo la austeridad y un desapego de las riquezas y del lujo.

Es un detalle de inequívoca modernidad su sensibilidad y solidaridad con los explotados, así como, su sentido de la justicia. Lo que le llevó, por ejemplo, a diseñar y legislar repartiendo las propiedades excesivas.

solon 1Concedió una importancia angular a la virtud (areté). En cierto modo, es también un precedente de los valores republicanos. Podríamos preguntarnos ¿para qué sirve la virtud? Solón hubiera respondido que para hacer socialmente llevadera la vida en común. No es posible o al menos Solón no concebía la felicidad sin una correspondencia con la igualdad social y el equilibrio.

Apuntemos brevemente, alguno de los logros que se desprendieron de sus reformas como el crecimiento económico y el incremento de los vínculos de relación entre el ciudadano y el Estado.

Quisiera, no obstante, hacer hincapié en una de sus actuaciones, que a veces pasa desapercibida. Estableció, por primera vez, la igualdad de los ciudadanos ante la Ley (isonomía). Este quizás sea el rasgo que más lo vincula con la democracia ateniense del Siglo de Pericles.

Solón supo adoptar la razón por guía y actuó con el convencimiento de que había que hacer, no lo que fuera más agradable o popular, sino lo mejor para el bien común y para el prestigio de Ateas.

Al valorar los aspectos encomiables de su figura, no puedo dejar de mencionar una sentencia de Plutarco en su Moralia ‘la mejor forma de gobierno es aquella que escucha, principalmente a las leyes y, mínimamente, a los oradores’. Y es que tanto en el pasado como en el presente los demagogos y sus proclamas son quienes ponen en peligro la estabilidad y el funcionamiento de la arquitectura social y su solidez.

No olvidemos que lo que podríamos llamar el pensamiento de Solón, si hubiera que definirlo con una sola palabra, esta sería (eunomía) ¿En qué consiste? En el buen orden y el buen gobierno, o lo que es lo mismo, los dirigentes deben respetar a los ciudadanos, especialmente a los más débiles, y el pueblo debe obedecer las leyes.

Otro rasgo que convierte a Solón en una figura actual y atractiva fue su decidida actuación para separar el gobierno de la ciudad de la religión. Lo llegó a formular de forma inequívoca, aunque sutil ‘la justicia social solo se logra si es elaborada por el hombre’

Las leyes solonianas en un principio fueron colocadas en la Acrópolis ateniense pero cuando fueron destruidas por los persas se reconstruyeron, y tras pasar, efímeramente, por varios lugares. Terminaron en el Pitraneo, es decir, donde estaba la sede del poder ejecutivo, que por cierto es quien, en primer lugar, debía tenerlas en cuenta.

solon legisladorSus reformas, en buena medida, atraviesan como una flecha que apunta al blanco, distintos modelos de sociedad, poniendo de manifiesto que fue un adelantado y que supo vislumbrar un futuro de cohesión social presidido por la equidad.

Me atrevo a destacar especialmente, que antes de estas modificaciones legislativas, la vida de los hijos pertenecía a los padres, que podían arrebatársela si lo consideraban necesario. Evidentemente, fue un logro como lo fue también prohibir la mendicidad infantil.

Antes de finalizar quisiera poner de relieve que Solón fue el responsable de acuñar las primeras monedas atenienses, que por cierto llevaban la lechuza y el olivo y estaban fabricadas con plata de calidad procedente de las minas del Laurio.

Hemos comentado que fue ‘un hombre alerta’ y, por tanto, percibió con nitidez que otras polis acuñaban moneda y que esto suponía una posición desfavorable para Atenas, especialmente en lo referente al comercio. Una decisión como esta, tomada a tiempo, permitió invertir la posición desfavorable de partida.

¿Cómo vemos a Solón hoy? Como un adelantado, como un sabio con visión de futuro que, ante todo, supo otorgar a los ciudadanos libres la capacidad necesaria para ejercer sus derechos. Por esto, no es exagerado afirmar que es probablemente el inventor de la Democracia o, al menos, quien concibió un esbozo más completo antes del Siglo de Pericles.

El tiempo es muchas veces quien da y quita méritos a las acciones de los hombres, quien los ensalza o los deja caer en el olvido. Las reformas legislativas y políticas de Solón resultaron decisivas en la Antigua Grecia y su figura fue recordada siglos más tarde como nos lo demuestran los bustos helenísticos en su memoria.

Supo hacer frente a problemas que se repiten, una y otra vez, a lo largo de la historia como la pobreza, la inestabilidad y la desigualdad social y lo hizo además de forma inteligente y equitativa, buscando el bien común y la estabilidad. Me sigue produciendo una mezcla de admiración y de respeto su abolición de la esclavitud por deudas o la reforma que llevó a término de la Constitución ateniense.

El tiempo es puro fluir. Muchas cosas cambian, pero no es menos cierto, que otras muchas permanecen, quizás porque sean inherentes a la condición humana, a sus diversas formas de agruparse y de constituir relaciones políticas estables.

Los maestros latinos nos advirtieron, sabiamente, que la historia es maestra de la vida.

A veces, me da por pensar que Solón de Atenas es una metáfora retrospectiva cuyo profundo significado, eliminando las adherencias superfluas, nos toca descifrar a nosotros ‘aquí y ahora’.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”