enero 2021 - V Año

ENSAYO

John Locke: forjador del liberalismo político

… y no puedo 
dejar de oír estas voces
que me cantan aquí dentro
Jaime Gil de Biedma, La historia para todos

johnlockeEl liberalismo económico ha acabado convirtiéndose en un sistema, en un conjunto de ideas caducas, desfasadas y que han ocasionado y siguen ocasionando injusticia, desazón y explotación. Por el contrario, el liberalismo político, tan escasamente citado de un tiempo a esta parte, ha sido fuente de liberación y uno de los afluentes más poderosos que nutren las aguas de ese gran río, al que podemos llamar democracia.

La mayor parte de politólogos, sociólogos y especialistas en Historia de la Filosofía, lo consideran el fundador y teórico del liberalismo político. Creo que no se equivocan. Ha sido, con toda justicia, considerado como uno de los pensadores más influyente de los últimos siglos.

Por una serie de razones históricas, culturales y quizás, hasta antropológicas, su gigantesca figura ni ha gozado, ni goza entre nosotros del interés y de la atención debida.

Comienzo a escribir este breve ensayo con el propósito de poner de manifiesto todo lo que debemos a un pensador tan valiente, penetrante e influyente.

Sólo algunas ideas, que dan que pensar y que nos van a permitir seguir el rastro de su trayectoria y valorar la importancia que tuvo. Sus planteamientos no han dejado de proyectarse en el tiempo y conservan todo su vigor.

Se mostró un decidido partidario de la separación iglesia – Estado, defendió el derecho del pueblo a cambiar de gobierno y a derrocar a los gobernantes injustos. Se adelantó a Montesquieu propugnando y sistematizando la separación de poderes…

Para él todos los hombres nacen libres e iguales en derechos. ¡Enorme visión democrática! Sus ideas y planteamientos se adelantaron a la Declaración de Independencia de los Estados Unidos y a la Revolución Francesa.

Fue un contractualista que entendía la libertad política como la obediencia a una ley auto-impuesta. Hombres libres e iguales se ponen de acuerdo para crear el Estado al que transfieren el poder para dirimir conflictos, para proteger derechos y para garantizar libertades.

Permítaseme una evocación. Entre las nieblas británicas la melancolía lo invade todo. Nos encontramos a mediados del 1660, es decir la Revolución, llamada Gloriosa (1688), aún no ha tenido lugar.

En toda Europa el absolutismo, la teocracia y una visión del mundo impuesta por una clase dirigente, que históricamente está agotada, comienza a resquebrajarse haciendo ostensible los primeros síntomas de descomposición del Viejo Régimen.

Lockeobra1A veces, el germen del futuro comienza a entreverse y manifestarse en las páginas que escribe un pensador, pongamos John Locke (1632-1704), en su mesa de trabajo.

Moja la pluma en tinta, escribe, medita y continúa escribiendo. Su pensamiento es valiente. Tiene la audacia de atreverse a cuestionar lo establecido. El poder de la imaginación, unido a un rigor analítico, a un humanismo y a un afán emancipatorio… va dando consistencia a cuánto va quedando plasmado.

Hace falta valor para cuestionar, categóricamente, el absolutismo y todo el modelo de sociedad que se levanta en torno a él. Hay que afilar la pluma, no como licencia poética sino como instrumento político. Hay que hacerlo aunque los contrincantes sean poderosos, aunque sus pupilas inmisericordes… puedan cercenar ardientes esperanzas.

Y todo esto, sin perder la compostura y sin hacerse excesivamente visible, a quienes tienen la sartén por el mango y organizan el juego, sobre el tapete de la historia, con cartas marcadas.

John Locke, cuyas lecturas son abundantes y selectivas piensa en un Estado que proteja y brinde seguridad a los que poco más tarde serán definidos como ciudadanos. El giro político es notable. Siente un estremecimiento. Los malhechores suelen tener buena memoria y confían en el inmovilismo como ámbito e instrumento que siga prestando inmunidad a sus abusos y atropellos.

El ‘modus operandi’ de quien así piensa y escribe, consiste en reflexionar y en dejar que sus ideas cobren impulso y se lancen al espacio manteniendo un vuelo firme y prometedor. Cree que se puede desconectar del pasado y abrirse a un presente en el que vayan ganando fuerza otros planteamientos más humanos y emancipatorios. El proyecto ilustrado está generando sus primeros frutos… silenciosamente.

El cumplimiento y respeto a las Leyes, debe ser autoimpuesto. Las personas con buena cabeza, cálidas y generosas con las que convive son un estímulo para proseguir la tarea.

Procura alejarse de las arideces filosóficas que enturbian las limpias aguas de la Ética y de la Filosofía Política con inútiles, banales y frías disquisiciones metafísicas. Tiene la convicción de ser hijo de su tiempo… y se decide a no mirar atrás y proseguir la tarea emprendida. Piensa que ha llegado el momento de abandonar la contención de la lengua y de la pluma. Sus coetáneos empiezan a tener la conciencia de que la figura de John Locke, desprende un inequívoco magnetismo.

No niega su abierta simpatía hacia los Whigs y hacia aquellos a quienes las dificultades no los empequeñecen… sino todo lo contrario. Así van surgiendo, tranquilas pero contundentes las respuestas a las preguntas que han constituido y constituyen la raíz, la base y la esencia de la Filosofía Política.

John Locke es lo que entendemos por un filósofo poliédrico. Con paciencia y habilidad supo ‘lanzar’ muchas ideas, algunas de las cuales arraigaron en terreno fértil y han tenido un desarrollo posterior considerable.

Su Teoría empirista del Conocimiento y su Ética, son de un interés notable pero, en esta breve aproximación a su pensamiento, me centraré, casi exclusivamente, en su Filosofía Política. A lo largo de sus obras defendió el contacto, la influencia y la colaboración entre Filosofía y Ciencia. Mostrándose un adelantado, también, en este ámbito.

Uno de los aspectos destacados de su pensamiento es la tolerancia. De hecho, su Carta sobre la tolerancia, así como un ensayo más amplio sobre el mismo tema, influyeron más de lo que parece en varios pensadores ilustrados, aunque desde mi punto de vista, no se le cita lo que se debería.

Buen conocedor del mundo greco-latino, no olvidemos que durante muchos años fue profesor de Griego, sintió una sincera admiración por el pensamiento heleno y por las aportaciones y valores cívicos de Tito Livio o de Cicerón. Le causó gran impresión al leer a Sófocles una idea que no olvidaría nunca. No es otra que la lengua tiene un gran poder cuando se pone al servicio de una causa justa.

locheliberalismoSu época, como muchas otras de la historia, fue testigo de numerosos enfrentamientos. En periodos de polarización la neutralidad no es posible. Se opuso, con firmeza, a los conservadores y a quienes defendían una monarquía absoluta, fundamentada en el derecho divino. Puso su pensamiento al servicio de las ventajas y virtudes del parlamentarismo.

No puedo ni debo extenderme en este punto pero no me resisto a señalar algunas de las personas con las que convivió y que le marcaron. En primer lugar, Anthony Ashley Cooper, Tercer Conde de Shafetsbury, político, filósofo y escritor que fue, uno de los fundadores de los Whigs, al que acompañó en sus viajes y andanzas por el Continente. De hecho se considera a John Locke la cabeza intelectual de los Whigs. Gracias a su influjo fue ganando prestigio entre los integrantes de este movimiento que lo consideraron nada menos que su referente intelectual.

En segundo lugar me referiré a Isaac Newton, con quien mantuvo tanto una fluida correspondencia, como entrevistas personales, a fin de intercambiar ideas y coincidir o polemizar sobre Ciencia y otros asuntos políticos y sociales. Ambos fueron miembros de la prestigiosa Royal Society de Londres, lo que facilitó estos contactos.

Uno de los planteamientos nucleares del pensamiento lockiano, es que existen derechos naturales que han de ser respetados y puestos en valor por la Filosofía Política como el derecho a la vida, la libertad, la salud y seguridad y a la propiedad.

Formula y desarrolla en Dos tratados sobre el gobierno civil, que todos los seres humanos son iguales, dentro de los límites de la naturaleza. Combate, categóricamente, el derecho divino de los reyes, que para él carece de legitimidad y se muestra decididamente partidario tanto de una monarquía parlamentaria, como de una Constitución que consagre y renueve el pacto o contrato que da origen al Estado.,

La lectura del Leviathan de Hobbes, le impactó y le hizo meditar largamente… para argumentar contra sus ideas reaccionarias y absolutistas. Se detiene, más tarde, sobre los criterios de legitimación del poder político especificando el alcance y límites de la autoridad. Creo que es justo mencionar el influjo de Guillermo de Ockham, en quien puede rastrearse los orígenes de algunos de estos planteamientos.

Quizás uno de los puntos de mayor atractivo del pensamiento lockiano es que los hombres delegan en el Estado poderes que les pertenecen, pero conservando, siempre, el derecho de elegir periódicamente a sus representantes o de arrebatárselo por la fuerza si es preciso, a quienes se muestren arbitrarios, tiránicos o injustos.

Este ensayo, va tocando a su fin. No obstante, quisiera afirmar como uno de los aspectos que más me ha impresionado de la Filosofía de Locke, que no es otro que el derecho a defender los derechos y las libertades individuales y colectivas que emanan del pueblo soberano. Así como, la mención que hace de que el poder ha de respetar los derechos humanos. Es incuestionable su rabiosa actualidad.

Causa admiración que Thomas Jefferson, Tercer Presidente de los Estados Unidos, tuvo muy presente las ideas de John Locke. Su sistema de pesos y contrapesos y sus garantías a la hora de redactar supuestos esenciales de la Constitución Estadounidense, así lo atestiguan. Desde este punto vista la importancia de John Locke no es solo filosófica sino también histórica.

Es difícil centrar la atención en un solo aspecto de su Filosofía. En su pensamiento se cruzan y entrecruzan distintas materias y contenidos de diversa procedencia: las científicas, las éticas, las históricas, las estrictamente pertenecientes a la Filosofía Política… y, para mí, una de las más relevantes, sus análisis y visiones sobre la Educación… pero esto quedará necesariamente… para otro día.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”