noviembre 2020 - IV Año

LETRAS

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Por Alfonso Berrocal.- / Noviembre 2019

olaldeJavier OlaldeA menudo se busca la reconciliación de la poesía y la filosofía en un supuesto origen común, en esa afección del espíritu que consiste en el asombro, entendido a veces como extrañamiento, no sin mezcla de cierta fascinación por la espontaneidad con que la realidad surge ante nosotros y nos interpela con la sensualidad de la presencia, la desolación de la ausencia o el lujo de todas las semejanzas posibles entre las cosas.

Acaso ese lugar es al que se refiere el último texto -y lo tomamos como índice de la poética del autor- al afirmar que ‘sentir, analizar, comprender, expresar’ es el asunto humano primordial.

La enumeración indica ya que ni pueden disociarse del todo, ni mezclarse completamente. ‘Sentir, analizar, comprender, expresar’ contiene entre sus términos la discontinuidad que nos constituye. Sería injusto decir que este libro presenta una serie de poemas acompañados de una explicación.

Quizá al lector, cuando abre el libro, se le posa la mirada, antes de empezar a leer, en esa separación existente entre el poema y el texto. Es quizá algo más que un espacio en blanco. Es la posición que hace posible una nítida correspondencia, acaso con forma de sutura, entre la exclamación que esconde todo poema y la sintaxis de los razonamientos.

‘Sentir, analizar, comprender, expresar’. Podríamos evocar la imagen del archipiélago porque es un conjunto de islas que justamente están unidas por aquello que las separa. Una misma disposición hay en los temas que abordan textos y poemas; el Ser, la realidad tanto en su inmensidad cósmica como en su inmediatez, la comunidad de lo existente y sus vacíos, el tiempo y sus formas, el yo con su juego, representaciones o ficciones que nos alimentan o nos dejan ayunos, los otros, el otro (por citar algunos de esos temas) aparecen como orillas de una grieta, cuando no como grietas insalvables ellos mismos.

Los poemas de Javier Olalde no ocultan sus referentes, que por otra parte son amplios, remotos y lo suficientemente fundados como para no caer de ningún modo en vanos culturalismos y lo suficientemente ricos como para que Dámaso Alonso dialogue con los presocráticos. Exploraremos sin ánimo de ser exhaustivos, tan sólo uno que proponemos como línea argumental. Heráclito, con su devenir y el fuego secreto que altera todas las cosas y todo lo muda, se presta inevitablemente a la estoica contemplación de que todo perece, a veces pronunciada con noble impasibilidad romana, otras con la tonalidad sombría de la cuna y la sepultura -que decía Quevedo-, cuando no con el heideggeriano ser para la muerte, pues no es sino la extinción lo que retorna una y otra vez.

extravaganciaPero ante esas verdades evidentes, certezas garantizadas por el tiempo, Olalde nos muestra también -acaso con Parménides y Spinoza- que la ‘finalidad de lo existente es existir’ y que incluso en lo más fugaz hay una resistencia hermosa, poética, conmovedora: ‘Por un instante, el árbol y la nube y el pájaro y el hombre coincidieron’. El poema se titula Fugacidad, el texto reflexiona sobre la extinción y sus círculos concéntricos. Quizá todo cumpla ese destino, pero el poema por sí sólo defiende -a nuestro juicio- ese instante que a lo mejor también merece retornar. Lo podemos defender también en la distinta pero igual perspectiva de lo momentáneo a partir de la figura del viajero que se presenta en el texto ‘Arrío las banderas’.

Si alguien, al escuchar, todo esto, piensa que es demasiado pesimista, podríamos decir con Nietzsche que ‘el pesimismo es nuestra fortaleza’, o quizá que no nos queda más remedio que seguir de pie contemplando el lento discurrir de las cosas o los meta-universos hacia la nada o hacia su regreso. Es más, estos poemas no aspiran a ser ‘demasiado humanos’ sino solamente ‘estrictamente humanos’ y acaso todas esas formas de infinitud, universos posibles o meta-universos no son nada si no cabe pensarlos a medida -sea esta la que sea- del ser humano.

A menudo se recuerda la frase de Protágoras ‘el hombre es la medida de todas las cosas’, pero se omite su segunda parte ‘de las que son en cuanto que son y de las que no son en cuanto que no son’. Lo estrictamente humano de estos poemas es la búsqueda de esa medida de lo que somos y dejamos de ser. Una medida que difícilmente se amolda a la cifra, a la magnitud exacta, pues el azar conspira, normalmente, contra toda ilusión de orden y permanencia– No sin cierta ironía se dice: ‘Nos hallamos emplazados en la confluencia de tres corrientes primordiales; la determinación innata del instinto biológico, el condicionamiento del medio sociocultural y la permanente contingencia del azar. Y situados en esa encrucijada hemos de ejercer la autodeterminación personal’.

Difícil pues, y en ello reside el trance de estar vivo, dar con la propia hechura, Lo usual es el exceso y la desmesura, la firmeza improbable de las causas y las finalidades, la legislación moral o histórica, la altura imposible de los cielos teológicos, ante los cuales siempre será verdad la queja de Iván Karamazov que repite todo ser humano que haya conocido la piedad: ‘Ningún dios clemente es compatible con el orden físico y biológico’. Y de igual modo Olalde: ‘Demasiadas las víctimas para que un dios pueda aguantar su peso’.

El dolor es acaso nuestra medida más cierta y estos poemas también nos invitan a mirarlo desnudamente, a ser capaces de sostenerle la mirada y reconocer que todo lo que le podemos oponer o es demasiado frágil o es demasiado falso.

La última parte del libro, bajo el título de El otro, es una desnuda meditación sin asideros sobre el dolor. Y acaso no es casual que aparezca ahí como ápice en que se sostiene la realidad y la irrealidad en la que estamos, el universo con su apariencia de orden, los tiempos -sean cíclicos, sucesivos o históricos-, pero siempre en permanente interinidad que nos configura y desfigura, y con ellos todos los edificios conceptuales que no hacen sino soslayarlo, quizá nos estemos dejando llevar por Schopenhauer.

Se dice con frecuencia que la filosofía es una actividad radical, porque aspira a llegar a la raíz mas profunda de las cosas. Los poemas y los textos de Extravagancia infinita surgen de la constatación y de la conciencia de que lo que considerábamos arraigando en la comprensión de nosotros mismos y de las cosas ha sido descuajado, y en ese desarraigo vagamos sin fin por un afuera en que no hay cobijo alguno. No diremos eso de la muerte de Dios, porque ya es muy tarde, y porque los poemas de Javier Olalde son claros, no por ello fáciles, y antes de solicitar de nosotros una interpretación, lo que creo que pide este libro es que escuchemos la verdad con que interpela a nuestras conciencias.

 

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación