abril 2021 - V Año

LETRAS

La literatura y sus soportes (I)

soportes 1El tiempo es enemigo de la estabilidad. El paso del mismo no sólo deforma las cosas tal como las vemos, sino que también modifica los recuerdos, las ideas, los principios, y los códigos, ya sean estos académicos, científicos, religiosos o filosóficos. Lo deseemos o no, el paso de los días lleva implícito la constante e irreparable transformación de lo existente, incluyendo tanto lo que pensamos -quede o no por escrito- y, como sabemos bien los que escribimos, también, todas aquellas disquisiciones que provengan de hechos acontecidos o de lúcidas o no fabulaciones que, por supuesto, existen y envejecen, o mutan en otras cosas de significados diferentes, por ir entroncando ya con el término literatura que es de lo que deseo hablar.

Hoy no toca hablar de la literatura en tiempos de crisis, que es otra discusión distinta. Corresponde hacerlo sobre las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) y de Internet como herramientas de transmisión de la literatura, y sobre lo que eso supone o no de incidencia en el tridente formado por el autor, la obra y el lector.

El cordobés Vicente Luis Mora publicó en 2006 un ensayo denominado Pangea: Internet, blogs y comunicación en un mundo nuevo, en la Fundación José Manuel Lara.

En 2012 volvió a la carga sobre el mismo tema con El lectoespectador, de forma curiosa, también publicado en papel en Seix Barral.

En contraposición con lo leído hasta ahora, el maestro Saramago decía: “Hagan lo que hagan el Internet y la computadora, no hay nada en el mundo que pueda sustituir al libro. ¿Por qué? Porque sobre la página de un libro se puede llorar, pero no se puede llorar sobre el disco duro de la computadora”.

No cabe duda que es una cita pasional, la del Nobel, pero, podría definir a todas aquellas personas que tienen al libro como un objeto de culto y que no saben o no quieren leer de otra manera.

Es hora de decir que la literatura no ha desaparecido a lo largo de los siglos, a pesar de todos los cambios, de todas las transformaciones que ha sufrido el continente en que se fue desarrollando. La tablilla de arcilla o de cera, la madera, el hueso, las paredes de las grutas o de los palacios, el papiro, el pergamino, el papel, la imprenta artesanal -que se cargó de un plumazo a los copistas pero que nada influyó sobre la obra-, o la imprenta industrial que desde el siglo XIX hasta nuestros días se mantiene como elemento transportador del hecho literario.

Pero… ésta última, la imprenta industrial, está teniendo que convivir hace aproximadamente tres décadas, aunque hasta ahora aguanta el tipo, a mi entender, con un buen número de soportes que por su accesibilidad, su capacidad de almacenamiento, su poco peso y sus reducidas dimensiones, permiten al lector llevar consigo una biblioteca ambulante, bien sea ésta seleccionada por él, escogida entre cánones literarios o, en su caso, si le apetece, optar por la posibilidad de otear una librería mundial, elegir la obra que desee, comprarla a cualquier hora del día o de la noche, en días laborables o festivos, en la lengua que desee, y desde cualquier lugar en que se encuentre.

soportes 2Los cánones literarios no debieran sufrir tampoco con las transformaciones de los formatos, es decir, las obras, mientras que no se modifiquen las traducciones realizadas de ellas, mientras se mantengan fieles al pensamiento del creador, conservan su inmutable calidad, sea el que fuere el soporte que la contenga.

Es cierto que el exceso de información que nos proporciona la Red, para los no iniciados en la lectura… en la aventura que supone la búsqueda del saber o del entretenimiento, se hace hoy -si uno no posee el adiestramiento adecuado en formación telemática-, además de la literaria, reitero, mucho más laberíntica -por recordar a Borges y su maravilloso relato La biblioteca de Babel-, mucho más farragosa en definitiva que cuando sólo existía el libro en papel.

Es decir, lo más probable, es que nos sumerjamos en una maraña de obras literarias de superficie o epidérmicas y nos sea muy difícil el localizar, a no ser que la diosa Fortuna nos acompañe, el trazado que nos saque de La Caverna -por rememorar a Platón-, y que nos lleve a ese vergel numinoso, puro e inmaculado, en donde residen, libres, las obras maestras de aquellos autores que caminan imperturbables por la vereda del tiempo, porque supieron captar con su inteligencia y trabajo, o, a veces, por su excentricidad o locura, tanto monta en literatura y hay muchos ejemplos, la esencia del ser humano, y por ello, en los entresijos de sus poemas o de sus narraciones, brillan, relampaguean, independientemente de la época en que vieron la luz sus obras, las metáforas arquetípicas, las alegorías, la simbología si se quiere denominar así, que define al ser humano como un animal racional, con toda la carga de virtudes y defectos necesarios para su completud.

Para todo autor, llegar a ese lugar en donde residen las claves, las ideas necesarias para que el imaginario individual y social puedan mirarse, y sacar del reflejo que proyectan en nuestras conciencias el impulso creativo necesario para seguir dichas estelas, modificarlas, echarlas en el olvido, o revolucionarlas a través de la negación absoluta de las mismas, sacando a la luz nuevas corrientes de pensamiento que hagan de nosotros, como lectores, seres singulares, manijeros de nuestra propia senda, diseñadores de nuestro propio camino… para todo creador, decía, son necesarias unas nociones mínimas, unas guías, unos referentes, que a nuestra generación, e incluso a las que nos siguen, no les han sido explicadas suficientemente, de ahí la imperiosa necesidad de hablar sobre lo que estamos disertando.

Hay un vacío formativo, que la rápida y constante evolución de la informática y las denominadas redes sociales, hacen cada día más evidente, abriendo una brecha descomunal entre la ciudadanía de cualquier lugar del mundo, que puede separar a los lectores en dos continentes bien definidos. Los lectores clásicos y los que hacen uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (las llamadas TICs). Así, sin más.

Continuando, diremos que, hoy, la biblioteca de Babel del maestro argentino se ha hecho realidad. Los artículos, narraciones, poemas, ensayos, opiniones… sobre la materia que deseemos, son incontables e infinitos en la Red. De ahí la necesidad de hacer un buen uso de las nuevas tecnologías, porque, si no es así, sólo será un impedimento para el desarrollo personal e incluso social, es decir, pueden llevar consigo y de hecho ocurre y lo observamos a nuestro redor, que la gente se idiotice y se quede colgada en un mundo de memeces, carente además de valores y de conocimientos esenciales para nuestra formación en el ámbito que fuere.

raeHoy, podemos, haciendo el uso adecuado, reitero, acceder al libro deseado con unos clics, y leer un ebook en un teléfono móvil, un tablet, un iPad, un iPhone o un ordenador convencional, con tal de que dispongamos de una conexión a Internet.

Y ahora sí, ahora hemos llegado al corazón del problema que plantea en el fondo el título de este escrito. ¿Qué le va a ocurrir o le ocurre ya, a la literatura, con la exposición de la misma en semejantes soportes? Pues, la respuesta, a mi entender, debiera ser nada. A la literatura como tal, no le ocurrirá nada.

¿Qué le puede ocurrir por el contrario al libro tradicional a medio o largo plazo? Aquí sí, aquí existe ya, a día de hoy, un serio problema -al menos una amenaza- para el libro en el formato en que lo conocemos, tal como lo imaginamos de forma platónica, porque, cada vez más, queramos o no, nos resistamos o no, puede que pase a ser un elemento para nostálgicos, para coleccionistas o, simplemente, y es muy triste decirlo, un componente decorativo en nuestras viviendas, como una cenefa de madera o un busto de escayola o de cartón piedra.

Pondré un ejemplo, hace muchos años, casi en la mocedad, mi padre, con mucho esfuerzo y pagándolo en cuotas mensuales, me regaló la Enciclopedia Universal Ilustrada, de Espasa Calpe, que entonces era la hostia, y sólo -se comentaba- estaba superada por la Enciclopedia Británica. Hoy, aunque me ocupa dos estanterías, duerme inservible y anticuada en sus contenidos, arrinconada, en un lugar poco accesible de mi librería y jamás acudo a ella como es obvio: utilizo los diccionarios en Red, como todos.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

‘Tea Rooms. Mujeres obreras’ de Luisa Carnés

Letras

Sencillamente contar historias

Letras

Ernesto  Herrera  Lascazes: dramaturgo uruguayo, transgresor… y un tanto bohemio

Letras

La enfermedad y la medicina en las novelas de Emilia Pardo Bazán

Letras

Gonzalo Rojas: voz fundamental de América

Letras

‘Con la ley en los tacones. Bautizo de fuego’ de Carlos Grau

Letras

José María Castillo-Navarro o el realismo social

Letras

Lecturas Transandinas

Letras

Emilia Pardo Bazán: 170 aniversario de su nacimiento

Letras

Poesía de la sinceridad

Letras

Publicaciones sobre Galdós en su centenario

Letras

Vigencia del paisaje de Castilla

Letras

La vuelta a casa

Letras

El encuentro de Beethoven y Goethe

Letras

Vicente Aleixandre o el lugar donde el mar deja ver el horizonte de piedra  

Letras

La lluvia fina de Luis Landero

Letras

‘Siddhartha’, la búsqueda interior de Hermann Hesse

Letras

Una peregrinación hacia Shakespeare: Galdós en Stratford-upon-Avon

Letras

Galdós: Imagen y repercusión social

Letras

Galdós vs. Delibes: Vidas paralelas

Letras

‘El médico de Ifni’ de Javier Reverte

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

El nazismo para Antonio Ramos Oliveira en 1930

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación