noviembre 2020 - IV Año

ENSAYO

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Félix Recio (Profesor titular de la Universidad Compluense de Madrid y Psicoanalísta).-

AdornoTheodor W. AdornoAdorno, al igual que otros compañeros de la Escuela de Frankfurt, realizó una crítica a la Modernidad, crítica que declina de diferentes maneras: a una Ilustración que se apartó de su camino, pues en lugar de una razón emancipadora, tal como postuló Kant en su texto ¿Qué es la Ilustración?, la razón se puso al servicio de la dominación, del ‘mundo administrado‘, que es el mundo que cumple los requerimientos y necesidades del capitalismo tardío. A la critica de la deriva de la razón ilustrada que realiza Adorno, le siguen como corolario, otras criticas: crítica del positivismo, que en el terreno de las ciencias humanas implica la conversión de los sujetos en objetos, siendo el positivismo una modalidad de saber cosificado; crítica del capitalismo y del fascismo, siendo este último un pliegue del primero, pues la subjetividad conformista que trata de generar el capitalismo es condición necesaria para la aceptación de cualquier fórmula autoritaria; crítica a una industria cultural que ofrece productos únicamente evasivos y de entretenimiento, etc.

El individualismo y el racionalismo son aportes de la modernidad y paradójicamente éstas características van acompañadas de una pérdida de libertad. El sujeto moderno, supuestamente autónomo y libre, es un sujeto construido, sujeto sujetado a los imperativos de la lógica del capital.

El desvío de la Ilustración tiene, para Adorno, su máxima expresión en Auschwitz. En los campos, la muerte fue técnicamente planificada. Las duchas, las cámaras de gas forman parte de una industria del exterminio. La muerte del prisionero dejó de ser una mera consecuencia del odio o de la negación del otro, se convirtió en un asunto técnico. Eliminar prisioneros de una forma eficaz y barata requiere el concurso de una ‘razón técnica‘.

minima-moraliaFrente al optimismo del primado de la razón, Auschwitz gravita en el pensamiento de Adorno, su filosofía no es ajena a la experiencia de la catástrofe. Reflexiones desde la vida dañada es el subtítulo del libro de Adorno Minima moralia, este subtitulo podría englobar la totalidad de la obra de Adorno. No solo por ilustrar la deriva de las sociedades occidentales en la primera mitad del siglo XX, sino también porque remite a su propia visión dialéctica. Si el mundo es un mundo uniformado, la expresión de lo dañado introduce una grieta en lo uniforme. Schönberg y sus disonancias en la música, y Kafka y Beckett en la literatura. Cuando ‘la vida dañada‘ alcanza su expresión, lo que aparece es la alteridad y la no identidad. Alteridad y no identidad son dos rasgos de la dialéctica negativa de Adorno. Dialéctica que perturba el imperio de lo mismo a través de la emergencia de lo otro: ‘en las grietas que desmienten la identidad de lo existente, aparecen las promesas, constantemente rotas, de lo otro‘. La dialéctica de Adorno desconoce la síntesis feliz.

La crítica de Adorno al dominio de la razón instrumental no implica resignación, es una apuesta por lo necesario, por el libre despliegue de lo no idéntico propio de una sociedad emancipada, frente a la uniformidad se trataría de la conciliación de las diferencias. Apuesta, a pesar de las ‘promesas constantemente rotas‘ por lo improbable pero necesario, pues la expresión de lo dañado es germen de lo por venir a pesar de que lo esperado no advenga. El futuro que se quiere no acaba de llegar, pues hay una diferencia entre lo que un sujeto persigue y lo que consigue, una diferencia entre la razón y su logro. Entre lo uno y lo otro hay algo que queda sustraído en el logro y es en esa sustracción donde se sustenta la dialéctica negativa de Adorno: ‘el pensar es pensar en lo sustraído en relación a lo logrado, lo bueno como aquello que no se es capaz de producir‘. Es decir, la emancipación quedó sustraída en el despliegue de la razón ilustrada.

La critica a la modernidad, como burocratización en Max Weber y como triunfo del resentimiento en Nietzsche tiene una tonalidad trágica: ‘la jaula de hierro‘ en el primero y ‘el amor fati‘ en el segundo. Sin embargo, la crítica de Adorno, cercano a Benjamin, tiene una tonalidad melancólica, lo sustraído es el futuro, necesario aunque improbable. Resuena, aunque de otra manera, la espera benjaminiana en la redención. No es extraño el aprecio que Adorno podía sentir por Vladimir y Estragón, esos antihéroes de su admirado Samuel Backett.

Max Horkheimer y Theodor AdornoMax Horkheimer y Theodor AdornoLa crítica adorniana a la condición ‘dañada‘ de la vida en el capitalismo tardío, es una crítica de la subjetividad cosificada. Uniformidad con aniquilación de la singularidad y lo diferente, propio de ‘el mundo de la administración total‘. Mundo regido por la cálculo racional y la norma, por ‘la razón instrumental‘. Para Adorno, el individuo no se puede abstraer del contexto social que vive, tenderá a adaptarse a los imperativos que socialmente se determinen, imperativos que obedecen a la lógica del capital, por eso ‘no cabe una vida justa en una vida falsa‘, el daño viene suscitado por una vida en lo falso. La autonomía del individuo se revela como un espejismo: ‘Quien quiera conocer la verdad sobre la vida inmediata, tendrá que estudiar su forma alienada, los poderes objetivos que determinan la existencia individual hasta en sus formas más ocultas‘.

Pero el daño o el dolor es también una categoría esencial de su pensamiento dialéctico, expresión de la no identidad, refutación del ideal de una sociedad reconciliada. El dolor es materialista y crítico, y también objetivo: ‘el sufrimiento es objetividad que soporta el sujeto‘. Aunque se experimente de forma individual, el dolor, más allá de lo orgánico, también se genera socialmente. A través de la explotación y los imperativos de una ‘vida falsa‘.

La aportación de Adorno, a la hora de convertir el daño o el sufrimiento en una categoría del pensamiento que por su materialidad, su objetividad y su negatividad se convierte en el soporte de su dialéctica negativa.

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”