noviembre 2020 - IV Año

ENSAYO

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Mañana es un mar hondo que hay que cruzar a nado
Ángel González

polibioDesde mis ya lejanos tiempos de estudiante, me atrajo la figura, un tanto escurridiza pero sagaz de Polibio de Megalópolis. Quizás en un primer momento, lo que más me llamó la atención fue la importancia que le daba a los valores. En el mundo occidental hemos ido arrojándolos, uno tras otro, por la borda. En la vida política y cotidiana casi han desaparecido y nos vemos reducidos a seres individualistas y manipulables, poco sensibles hacia lo colectivo y común y, por ende, poco dispuestos a hacer sacrificios, ni a defender un modo de vida digno, ni tampoco, nuestros derechos que merman cada día.

Polibio (201-118 a.C.) nació en la ciudad griega de Megalópolis. Fue mucho más que un historiador, pues supo dar a la historia un nuevo enfoque y de sus obras se desprenden comentarios y enseñanzas de gran utilidad para la vida política. Puede decirse que es el fundador o quien pone los cimientos de una historia científica. Lo que él llama ‘historia pragmática’ es una disciplina con valor formativo, de la que se aprende y de la que pueden extraerse consecuencias para aplicarlas al presente.

Polibio que fue llevado a Roma en calidad de rehén; pronto entró en contacto con los Escipiones y se convirtió en una especie de consejero que los acompañó en sus expediciones tanto a Cartago (II Guerra Púnica), como a Hispania durante el cerco y la destrucción de Numancia.

A Polibio le interesaba, sobre manera, como Roma había sido capaz, en un espacio de tiempo relativamente breve, de adueñarse de la Cuenca Mediterránea y de llegar a ser la potencia hegemónica europea. ¿Cuál era su orden político? ¿en qué valores se sustentaban? ¿Cómo defendían y protegían sus derechos? ¿Cómo garantizaban el cumplimiento de las leyes? Estos son algunos de los interrogantes a los que irá dando respuesta.
Polibio había leído a Platón pero sobre todo, La Política aristotélica, así como su análisis de las distintas constituciones. De ahí, que profundice en la Constitución romana, su equilibrio de poderes y su fortaleza.

Su principal obra, Historia General consta de cuarenta libros, que en un lenguaje actual, vendrían a ser capítulos. Se conservan íntegros los cinco primeros y dedica a la Constitución romana el libro VI, del que disponemos de abundantes referencia y se han conservados extensos párrafos.

polibio2El propósito de sus Historias es describir como Roma, en poco más de cincuenta años, se hizo con lo que hoy llamaríamos hegemonía mundial. Se remonta hasta la I Guerra Púnica, para conocer los antecedentes y extrae las consecuencias oportunas. Uno de sus descubrimientos ‘clave’ es la teoría de la ‘anaciclosis’, que analiza los movimientos de la historia. Toda nación próspera tiene una fase de impulso inicial, otra de expansión y otra de decadencia, cuando la corrupción la destruye por dentro y los valores que la han levantado se derrumban.

Polibio nació en el periodo helenístico, marcado por la inestabilidad. Probablemente de ahí, procede la admiración hacia las virtudes y valores que aprecia en los romanos. Hay en él reminiscencias de Tácito y una coincidencia, con no pocos análisis y observaciones de Cicerón. En su pensamiento, por otra parte, la huella de la filosofía estoica es patente. A partir de estos elementos construye una historia que es, también, un tratado de teoría política.

Para una persona que ha nacido en el periodo helenístico como él, su visión del mundo, necesariamente, se amplía y, en cierto modo, se convierte en holística. Puede decirse que son los primeros cosmopolitas que han existido en el orbe. De ahí, quizás su pasión por viajar, por conocer las cosas de primera mano, visitar países y ciudades y ampliar sus puntos de vista.

Enumeraremos ahora, algunas ideas extraídas de los textos de Polibio, de los que se ha perdido una parte, pero se han conservado algo más de un tercio de las obras que compuso.

En el libro VI de su Historia General, dedicado a la Constitución romana, podemos leer, por ejemplo, las razones de la supremacía de un gobierno que se basa más en la razón que en el miedo, la importancia de la obediencia a las leyes, porque como diría Cicerón más tarde, ‘sólo es libre, quien es esclavo de las leyes’. Es importante que el pueblo se dé un gobierno a sí mismo. Admira el valor republicano de la libertad y valora lo que llama una Constitución Mixta en la que hay un cierto equilibrio de poderes entre el Consulado, el Senado y los Comicios o lo que viene a ser lo mismo, incorpora elementos de la monarquía, la aristocracia y la democracia.

No es menos interesante su consideración de la ‘autoritas’, entendida como el respeto por parte de todos y la autoridad que viene a dotar al gobernante de una legitimidad moral y política, lo mismo que sus consideraciones sobre el ‘optimus cives’; por no extender más esta enumeración citaré la importancia de la justicia para el orden social y a la educación como formación de ciudadanos. Y, no me resisto a citar, aunque sea de pasada, la ‘Verecundia’, entendiendo por tal, el respeto que un romano siente por sí mismo y por los demás o la ‘fides’ que viene a ser una especie de fidelidad recia a las obligaciones, compromisos y a la palabra dada; desde luego ocupan un lugar destacado la austeridad y la implicación de los ciudadanos en la ‘república’.

NumanciaCreo que merece destacarse que Polibio, junto con Tucidides, es el primer historiador que elimina la intromisión divina en los hechos humanos. Lo que significa, nada menos, que atribuir las consecuencias del devenir histórico a la acción de los hombres, a sus aciertos y a sus errores. ¿Por qué es útil y provechoso conocer la historia política? Porque nos capacita para gobernar y para afianzar y engrandecer el Estado.

Para Polibio puede y debe hablarse de las guerras y conquistas, pero hay que hablar, también de los asuntos políticos. Nos invita a buscar denodadamente las causas. Todo hecho tiene un por qué y sólo desentrañándolo se logra descifrar la realidad. A la hora de extraer consecuencias la estructura-sociopolítica de un Estado nos proporciona informaciones valiosas. Atribuye a la resistencia y plasticidad de Roma, en cierto modo, su supremacía.

El estilo de Polibio es seco y directo, podía decirse que árido. Sin embargo, también hay lugar en su prosa para las metáforas y las citas extraídas, por ejemplo, de Homero o del dramaturgo Eurípides.

Los romanos, lo vieron siempre como un extranjero, los griegos por su parte no le perdonaron nunca que relatase como fueron derrotados y, sobre todo, que considerase el orden político, de los romanos, netamente superior. Quizás, por eso, atravesó un periodo de olvido y su pensamiento no volvió a interesar hasta el Renacimiento.

No es baladí, que uno de sus ‘recuperadores’ fuera Nicolás Maquiavelo, que cita, analiza y se explaya en sus explicaciones sobre el éxito de la República Romana y sus valores. Tampoco suele tenerse en cuenta, que en el siglo XVIII el filósofo y jurista Charles Louis de Secondat, barón de Montesquieu fuese otro de sus lectores atentos, que tomó buena nota de sus advertencias sobre todo, en sus comentarios sobre las leyes, así como en su teoría sobre la separación de poderes. Si cabe, más desconocida aún es la influencia de sus ideas en la elaboración de la Constitución de los Estados Unidos.

greciaSe puede considerar, en cierto modo, emblemática su tesis de que el mejor sistema de gobierno es el que participa de todos, como es el caso de la República romana. No es momento para profundizar en este aspecto pero, Polibio se siente fuertemente atraído por los pesos y contrapesos que se daban en la Constitución. Quizás en ese equilibrio consistió su grandeza.

Fue un historiador y político que supo apreciar, como nadie, las circunstancias del momento histórico que le tocó vivir. Puede decirse que tuvo suerte porque ‘fue protegido’ por una aristocracia romana que valoraba la cultura griega. El apoyo que le dispensaron los Escipiones fue decisivo para que pudiera planificar y llevar a cabo su obra.

Me parece sencillamente admirable su consideración de que la historia debe proporcionar un conocimiento objetivo de los hechos, incluyendo necesariamente, los políticos. Sabe remontarse hasta disponer de una perspectiva global desde la que conocer las causas y claves que han permitido que Roma posea un poder hegemónico.

Aunque griego de nacimiento, puede considerarse a Polibio un historiador romano que busca conocer, de forma objetiva y racional, las causas y razones del poder de Roma. Entre ellas concede una importancia especial a su Constitución Mixta que participa de las tres formas de gobierno clásicas. Hace hincapié en la importancia de la participación del pueblo en las Instituciones.

Polibio, ha tenido a lo largo de la historia, defensores y detractores. Su estilo seco pero objetivo ha sido apreciado por lectores penetrantes en distintos momentos históricos.

Por mi parte sólo he pretendido en esta aproximación de urgencia, reflexionar sucintamente sobre el significado de los ‘Valores Republicanos’ en el auge y consolidación del Estado romano.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”