octubre 2022 - VI Año

ENSAYO

Tus hijos…

No son tus hijos, dice el libanés Kahlil Gibran, autor de un poema muy conocido y uno de los padres del Movimiento de la Nueva Era. “Tus hijos son del Estado”, aclara la actual embajadora ante el Vaticano y ex ministra de Educación, Isabel Celaá, de Neguri por más señas, educada ella y sus hijas por las Irlandesas y licenciada por Deusto, universidad privada, regida por jesuitas, y de élite, como corresponde a una socialista de pro y de estilo elegante; de clase pudiente y modelos exclusivos, quiero decir.

El pasado 24 de junio, en el Ateneo de Madrid, la socióloga Lucio Pérez, en el curso de la conferencia que pronunciaba acerca de la Unidad de Identidad de Género que gestiona, vino a decir que su cliente de menos edad contaba con cuatro años. Ciertamente, a poca psicología evolutiva que se sepa, y las sociólogas por sentido común, a los cuatro años no hay por dónde agarrar una disforia de género, que no determine el tratamiento inmediato de los padres, convertidos en máquina proyectiva. Sin embargo, la socióloga, buena funcionaria del Estado, concienciada ideológicamente ad hoc, no dudó en aceptar el caso para proceder al tratamiento oportuno.

Cuando a los padres, por la desgracia que tengan y no sepan, o no puedan, gestionar, los jueces les privan de la patria potestad, sus hijos son recluidos en una suerte de orfanatos, al cuidado de funcionarios, que siguen un protocolo, estricto y enjuto de afectividad, con resquicios para que los menores puedan ser abusados por algún funcionario poco escrupuloso, o escaparse, prostituirse y adentrarse en el mundo destructivo de la droga. Es decir, señora embajadora social, que el Estado como padre adoptivo se cubre de gloria con harta frecuencia, cuidando de sus hijos. ¿O es que sólo es padre putativo, a efectos políticos y por imperativo legal?

El poeta Kahlil Gibran murió en plena madurez, con apenas 49 años, fumador empedernido, hizo una tuberculosis pulmonar y también se proveyó de una cirrosis hepática. Sin duda, madrugó su condena a muerte. Había nacido en una familia paupérrima y hubieron de emigran a USA, donde tuvieron que afrontar muchas dificultades. En el lodazal de la penuria, le dio vida el amor incondicional de su madre, con el que sobrevivió. Hoy, los Servicios Sociales se habrían incautado de la cuantiosa prole de los Gibran, y Kahlil ni siquiera hubiera contado con la inyección de esperanza que le infundió su madre.

Por aquellos años de la infancia de nuestro poeta, René Spitz estaba alumbrando el concepto de “síndrome del hospitalismo”, que sin duda ignoran los legisladores que sufrimos. Spitz observó que los niños criados en hospicios crecían menos, enfermaban con más frecuencia y eran menos inteligentes que los niños criados en su familia, aunque ésta los alimentara peor y tuviera menos condiciones higiénicas que las vigentes en el orfanato. Era un cúmulo de paradojas: peor alimentados, con menos recursos para cuidarlos y salen más sanos, crecen más y son más inteligentes.

Spitz se puso a observar, qué ocurría en un sitio y en otro. En la familia, cuando un niño lloraba por la noche, acudía la madre, o la abuela (estamos en años anteriores a 1910), arrullaba a la criatura, la calmaba, le daba el pecho, el biberón o un chupete y el bebé volvía a dormirse confiado. En el hospital, la misma escena era respondida por la oscuridad de la noche; el terror nocturno se prolongaba, a coro, porque despertaba a los otros hospicianos, hasta la extenuación de todos. La inundación del cortisol acarreaba el desaguisado orgánico y psíquico del berrinche crónico. La psiquiatría podría venir después a diagnosticar una depresión endógena.

El control de esfínteres y la incorporación de hábitos daban lugar a indiferencia en el hospicio, frente a los aplausos y refuerzos en la familia, cuando no a desavenencias agresivas ante el fracaso de los niños acogidos. El saldo siempre iba a favor de los niños de familia y en contra de los huérfanos. Así pues, estos últimos andaban más tarde, comían de forma más irregular, tardaban más en hablar y, el colmo, se enfermaban con más frecuencia. Parece que el Estado es peor padre que los que mantienen una familia, aunque sean imperfectos, alcohólicos y a duras penas ganen el salario mínimo para alimentar mal a su prole. Entre otras consideraciones, el Estado no da afecto, no suscita sentimiento de apego, no genera vínculos y, sobre todo, no enseña a amar, ni da permiso para vivir.

El Estado incardina valores que interesan políticamente, aunque sea mediante la yincana sexual de Vilassar de Mar, dirigida a niños de 11 años junto a adolescentes de hasta 30; pero no puede, ni sabe incardinar valores existencialmente útiles; es decir, puede fomentar la solidaridad, la igualdad, la cooperación, la no violencia, incluso la empatía y hasta la claudicación de los principios morales vigentes en la Ley, según determine la ideología de los rectores; sin embargo, desconoce el afán de superación, la solidez del sentimiento de pertenencia, la base del amor propio, como deber de respeto y catapulta del proyecto personal de vida, y no digamos ya, cualquier otro valor que suene a sublime. En definitiva, el Estado enseña qué somos para el otro, o qué podemos ser; pero, se le escapa la enjundia de la mismidad, el valor intrínseco del sí mismo humano, la individualidad.

Cuando encontramos una familia desestructurada y llega el juez con su toga y la ley, y tras él, la trabajadora social con su carnet ideológico y su protocolo, ya está hecho el daño en la estructura y en la dinámica psicológica de los niños y adolescentes. Los padres biológicos han sido nefastos, dañinos y, por eso, ahora les quitan la patria potestad, dejando huérfanos, por entero, a sus desgraciados hijos. ¿Es que una mancha quita otra?, ¿o un daño mejora con otro mayor?

Con las providencias de los funcionarios, podrán mejorar las condiciones materiales, los cuidados para el cuerpo físico; pero, el perjuicio que sufren esas personas es de otra índole: requieren bizmar sus desgarros psíquicos, hacer regresiones para reparentalizarse, o rematernalizarse, que tanto me da, o pasar por cualquier otro proceso de psicoterapia, más pretencioso que una simple modificación de conducta que, a fin de cuentas, son saberes más sofisticados que las jaulas de Pavlov, o los instrumentos de Skinner, pero, básicamente, meros aprendizajes, adquiridos mediante refuerzos, como los perritos y las ratas.

Y aquí volvemos a chocar con el protocolo. Todo ha de ser objetivo, o estar objetivado, porque, en el mejor de los casos, el psicólogo funcionario trabaja de espaldas a los sujetos; sabe casi todo sobre comportamientos y casi nada sobre el individuo que se comporta; tiene que trabajar desde fuera, para subsanar apariencias y conformarse con cambiar conductas, sin más pretensiones y sin plantearse cuál sea el encuadre existencial y la humanidad de sus clientes, perdón, de sus usuarios. Y así no hay modo de obtener eficacia, ni prevenir violencia social, ni paliar el retorno posterior del mismo síndrome, porque los niños de familias desestructuradas tienen muchas probabilidades de organizar conatos de nuevas familias también desestructuradas, porque ellos mismos están desestructurados y sólo pueden dar lo que tienen.

En el peor de los casos, los niños y niñas en orfandad legal pueden caer en manos de sujetos desaprensivos, impúdicos, o psicopáticos, como el ex marido de la Sra. Oltra, condenado por abusos sexuales cometidos sobre una menor a su cuidado. Y es que el Estado es capaz de poner zorros a cuidar el gallinero, si el zorro viene con carnet, da el perfil previamente amañado, es emigrante que necesita integración…, o está bien apadrinado.

Mal termina todo lo que arranca de la asepsia (¿¡!?) de los escaños de un parlamento, donde el poder de la ideología prevalece sobre cualquier otro saber y poder.

La tutela de la familia entera, manteniendo los padres la patria potestad y obligándolos a reciclarse con un plan sistémico de tratamiento integral sería un proyecto más inteligente, toda vez que pudiera administrarse una mejora de vida a todos los miembros de la familia, sin romper su unidad. Al no deshacer la familia, el Estado respetaría la singularidad del núcleo familiar, su cultura, su idiosincrasia de grupo, su libertad, en definitiva. Pero, un plan sistémico de tratamiento integral es caro; más efectivo, más humanista, pero costoso y al Estado le interesa más lo simple, esto es, inmiscuirse, usurpar la patria potestad, hacer que los hijos de otros sean sus hijos, según el apotegma de la señora Celáa, aunque vaya a fracasar de forma espeluznante y ostentosa.

Yo no espero que el Papa cristianice a la embajadora, porque a él, como buen jesuita, le gusta trabajar en la frontera, unas veces a un lado y otras al otro, como hacía el padre Llanos; menos aún tras su encuentro íntimo con doña Yolanda Díaz. No obstante, la sociedad civil tiene el deber de reivindicar el saber, lo que dice la vasta enciclopedia del conocimiento antropológico, la inmensa sabiduría recogida en las anamnesis de los archivos clínicos y las experiencias abiertas realizadas, también en programas institucionales como el de Minuchi para el ayuntamiento de Wasington. Convendría, de vez en cuando, que el Parlamento descubriese el Mediterráneo.

Francisco Massó Cantarero

Psicologo y Analista Transaccional

Ver todas las entradas de Francisco Massó Cantarero →

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

La concepción de España y su historia en la Ilustración española

Ensayo

De Noheda a Zamora: el rapto de Helena

Ensayo

Los jardines de la Ruta de la Seda y el Juego de la Oca

Ensayo

Tus hijos…

Ensayo

Los ojos de Ovidio: un heraldo poético de la modernidad

Ensayo

Las voces del deseo

Ensayo

Crisis de la modernidad: Atenas y Esparta, ¿un dilema moderno?

Ensayo

Santayana ante la religión

Ensayo

Lo digital como gran estafa

Ensayo

Crisis de la modernidad: mito y realidad de las revoluciones

Ensayo

Con el cerebro en un puño…

Ensayo

José Giral: la sombra de Azaña, siempre en el ojo del huracán

Ensayo

El exilio de la palabra

Ensayo

Cada hombre en su cárcel

Ensayo

Guion nacional

Ensayo

La huella de Cajal en el exilio mexicano

Ensayo

Cultura Latinoamericana

Ensayo

Arthur Schopenhauer: Un pensador incomprendido y casi olvidado…

Ensayo

¿España, invertebrada todavía?

Ensayo

La escolástica: grandeza y servidumbre (Paradojas del pensamiento medieval)

Ensayo

Giorgio Agamben: un diagnostico desolado para un presente incierto

Ensayo

El simplismo es un crimen

Ensayo

De la tristeza

Ensayo

El ocaso de las ideologías

Ensayo

‘La leyenda de D. Juan’: una conferencia de Gregorio Marañón en Lisboa

Ensayo

Apuntes sobre la decadencia de España (Estudio de sus causas a partir de Juan Valera)

Ensayo

Estar bien, sin llorar

Ensayo

La idiotez artificial

Ensayo

Jovellanos: elogio de Carlos III

Ensayo

Revolución silenciosa

Ensayo

El reto de la igualdad como principio ideológico

Ensayo

Complejo de inferioridad español

Ensayo

Señuelos, o personas

Ensayo

Sentido y finalidad

Ensayo

El concepto de «biopoder» de Foucault: resumen y evaluación critica 

Ensayo

El chantaje del futuro

Ensayo

Milena Rudnitska, periodista, feminista y activista en pro de los derechos del pueblo ucranio

Ensayo

Nunca lo hará ninguna técnica

Ensayo

“La secularización en España”, un nuevo libro luminoso

Ensayo

Cicerón: un ciudadano culto, inteligente y contradictorio que vivió el derrumbamiento de la República romana

Ensayo

Liberalismo político francés e inglés: ¿Fueron realmente modelos?

Ensayo

Zubiri: ¿Un retorno?

Ensayo

El estoicismo, repensado

Ensayo

Markus Gabriel, frente al determinismo científico

Ensayo

El escepticismo, revisitado

Ensayo

Antisistemas por sistema

Ensayo

Wolfgang Harich ¿no fue rescatable?

Ensayo

Markus Gabriel y la Nueva Ilustración

Ensayo

Peter Singer y el animalismo: epígonos del 68

Ensayo

Jovellanos y el liberalismo español

Ensayo

La filosofía posmoderna: un final ineludible

Ensayo

Markus Gabriel y el Nuevo Realismo Filosófico del siglo XXI

Ensayo

Paul Virilio, una reflexión sobre la velocidad y sus implicaciones cibernéticas

Ensayo

Platon, ¿empirista?

Ensayo

Circe: atractiva, inteligente y poderosa

Ensayo

Epicuro de Samos, replanteado

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Fernando de Castro

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Jorge Francisco Tello

Ensayo

Manuel Azaña Díaz, el ateneista

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”