junio 2021 - V Año

ENSAYO

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Parece un absurdo que las leyes, esto es, la expresión de la
voluntad pública, que detestan y castigan el homicidio,
lo cometen ellas mismas, y para apartar a los ciudadanos
del intento de asesinar, ordenen un público asesinato.
Cesare Bonesana, Marqués de Beccaria

foto 1Me preocupa, y mucho, la pérdida de valores que de un tiempo a esta parte se está agudizando. Otros motivos de alarma son la falta de sensibilidad moral y la indiferencia ante el dolor y sufrimiento ajeno. En medio de estas cavilaciones he de reconocer que sigue intacta mi admiración por Cesare Beccaria, un jurista, filósofo, economista y escritor italiano que tanto influyó en los pensadores ilustrados.

Recuerdo que Beccaria (1738-1794) era un referente progresista para mi padre, de hecho en su mesa de despacho había un pequeño busto suyo y entre sus libros de cabecera estaba ‘Dei delitti e delle pene’. Me hablaba, con frecuencia, de sus planteamientos contra la pena de muerte y las torturas y, también me contaba que era el abuelo de Alessandro Manzoni el autor de Los Novios, novela que también estaba en la biblioteca de casa.

Crecí familiarizado con las ideas de Beccaria y esto ni lo puedo ni lo quiero olvidar nunca. Hoy me da la impresión que vivimos en franco retroceso y que las propuestas ilustradas pertenecen más al futuro que al pasado, puesto que la sin razón y la barbarie, ganan cada día terreno. Pensemos que los informativos son cada vez más nauseabundos, que se confunde interesadamente, o por ignorancia, el castigo con la venganza y que ante cualquier hecho criminal que los medios de comunicación difunden, surge enseguida la recogida de firmas para endurecer las penas…

Cesare Beccaria, que es un convencido contractualista, pero que sabe colocar en los cimientos de ese contrato la salvaguarda de los derechos de los ciudadanos, considera que la sociedad tiene derecho a defenderse pero con medidas proporcionales a los delitos cometidos, añadiendo que ningún hombre puede disponer de la vida de otro.

En su obra emblemática De los delitos y las penas defiende y argumenta las razones para combatir la pena de muerte y, se atreve, a apostar por la prevención de los delitos como una medida de futuro necesaria.

foto 5Este breve tratado ‘Dei delitti e delle pene‘ ha jugado un papel primordial a lo largo del tiempo, contribuyendo, en buena medida, a avanzar y a humanizar; influyó poderosamente en el campo del derecho y de los derechos y, una vez más hay que lamentar que la Iglesia lo incluyera en el vergonzante índice de libros prohibidos.

Detengámonos un momento y hagamos algunas consideraciones. Se ha venido diciendo que este breve tratado, que apareció por primera vez de forma anónima, puede ser obra de varios autores. Es posible. Cesare Beccaria formó parte de un grupo de ilustrados milaneses, entre los que figuraban los hermanos Pietro y Alessandro Verri, que colaboraban en la revista Il Caffè y lo animaron a plasmar, por escrito, algunas ideas comunes sobre las condiciones carcelarias y la necesidad de humanizar la justicia.

Nada más aparecer impresionó, vivamente a los ilustrados franceses y se convirtió en un tratado influyente. Beccaria supo posicionarse valientemente contra el Antiguo Régimen y apostó, con entusiasmo por la abolición del tormento y la limitación del arbitrio judicial. Igualmente le repugnaban los suplicios infringidos a los reos y, sobre todo, el espectáculo degradante que constituían las ejecuciones públicas.

¿Fue Beccaria un reformador? Si, sin paliativos. Esto no debería ser objeto de discusión. Insatisfecho con el antiguo derecho penal continental se enfrentó decididamente a su crueldad y, sobre todo, a su falta de racionalidad. En cierto modo fue un hombre que contribuyó a diseñar y perfilar aspectos fundamentales del Proyecto Ilustrado en su vertiente, tanto de la defensa de la autonomía personal como de la lucha contra el despotismo. No hay que olvidar que la lectura de la Enciclopedia y de los enciclopedistas ayudó a extender y a vertebrar el incipiente movimiento ilustrado. Advirtamos que cuando el abate Morellet tradujo el libro de Beccaria al francés y comenzó a circular por los círculos parisinos, casi inmediatamente fue elogiado por Diderot, Buffon y Voltaire; naturalmente, tampoco faltaron los ataques, especialmente de los jesuitas. Es de justicia señalar, asimismo que el filosofo Locke y Montesquieu, autor de El espíritu de las leyes, dejaron una profunda huella y contribuyeron a la formación del pensamiento político y jurídico del intelectual milanés.

foto 2Hoy sigue en pié, contra viento y marea, una parte sustancial del legado de Cesare Beccaria. No exagero. Pensemos en alguna de sus afirmaciones más comprometidas como que ‘hay que reducir al máximo la violencia del Estado y, sobre todo, someterla al control de la legalidad’.

No deja de ser tremendamente actual su alegato de que es necesaria una proporcionalidad racional entre el delito y la pena. Cuando padecemos una insoportable lentitud de la justicia y algunos delincuentes de cuello blanco, alargando los procesos se favorecen de la prescripción de delitos, resultan refrescantes sus aportaciones de que la pena debe ser rápida e igual para todos.

Atrevámonos a echar la vista atrás. En este 2018 donde se juzgan casos de corrupción acaecidos, 8-10 o 12 años antes. Hace 254 años, ni uno más ni uno menos, que vio la luz el tratado de Cesare Beccaria.

Observo con tristeza que con él –e incluso contra él- se suele ejercer un principio hipócrita, alabar su obra y sus reformas, al mismo tiempo que se ignoran paladinamente en la práctica. Pese a esto algunos de sus postulados hoy están presentes en los ordenamientos jurídicos mundiales. Podría decirse más, están plenamente vigentes porque no nos hemos acercado lo suficiente ni hemos dado cumplimiento a sus propuestas, sino que muy al contrario, hay quienes ya han comenzado la tarea de desmontar algunos de los principios esenciales que defendió, aludiendo a la seguridad, a las demandas de la opinión pública o a que es necesario incrementar los poderes represivos del Estado, en la lucha contra el terrorismo por lo que debe hacerse la vista gorda o permitir determinados tipos de actuaciones al margen de la legalidad vigente.

La simple represión, no es democrática. Por el contrario, es mucho más útil la prevención y muy especialmente el contar con una respuesta democrática de los ciudadanos, que no puede provenir si no de una sólida formación.

foto 3Si hubiera que quedarse con una frase, con una idea defendida con ahínco por Cesare Beccaria, pero expuesta de una manera tangencial y que demuestra su firme identificación con los principios de la Ilustración. Me quedaría con esta: El más seguro, pero más difícil medio de evitar los delitos es perfeccionando la educación. No deberíamos olvidar estas palabras cuando por fin logremos un pacto educativo… que permita o posibilite plantearse supuestos tan necesarios como el formulado hace más de dos siglos y medio por Beccaria….

Hay que releer a Cesare Beccaria. Es más, hay que trazarse el firme propósito de evitar, en la medida de lo posible, el salvaje troceamiento y destrucción del Proyecto Ilustrado a manos de los posmodernos más iracundos. Ya puestos a pedir, sería deseable una mayor atención hacia el pensamiento y la cultura italiana, Beccaria no escribió sólo De los delitos y las penas, hay otros dos textos que merece la pena reconsiderar, estudiar y conocer el primero, Investigación sobre la naturaleza del estilo (1770) y en segundo lugar Elementos de economía pública, aparecida por carácter póstumo en 1804.

Las cosas muchas veces no son como parecen. En un lombardo como Cesare Beccaria, con frecuencia hay una retranca, una ironía y un distanciamiento… cuando no una sonrisa maligna. Pensemos, por ejemplo en una de sus frases más citadas felicidad es tener buena salud y mala memoria ¿No les parece que no hemos cambiado tanto? De salud andamos regular y a penas vamos tirando… pero de mala memoria hemos hecho con creces los deberes. No hay nada que los poderosos deseen más fervorosamente que el olvido de sus tropelías y de su patrimonialización de lo que debería ser de todos.

Tal vez, aquí y ahora sea conveniente leer a Cesare Beccaria como filósofo. Más que una reforma concreta cabe admirar en él un pensamiento ilustrado racional y potente contra todo tipo de abusos y a favor de la dignidad humana.

Mientras Cesare invierte sus mejores energías en ‘proteger’ a los ciudadanos, hay quienes desde supuestos irracionales y marcadamente economicistas, instrumentales y anti-humanistas actúan directamente para su destrucción, esgrimiendo leyes existentes o promulgando otras que eliminan derechos como arma arrojadiza.

Sus ideas políticas fueron notablemente avanzadas para su tiempo. Es más, se adelantaron notablemente. Hay quienes lo consideran un precedente de socialistas utópicos como Saint-Simon

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”