diciembre 2020 - IV Año

ENSAYO

Diez años releyendo a Dahrendorf

X aniversario del fallecimiento de Ralf Dahrendorf

ralphAsí como -salvo los obligados panegíricos en prensa, más o menos telegráficos- la muerte de Ralf Dahrendorf, el 17 de junio de 2009, tuvo más bien poca repercusión mediática, parece que tampoco al cumplirse diez años de su traspaso, vaya a ser objeto de especial recordatorio, pese a ser personaje central en el pensamiento social europeo del último medio siglo; pequeña injusticia que, con toda modestia, pretenden paliar estas líneas.

Sociólogo de formación, en su etapa universitaria Dahrendorf se había inspirado en el pensamiento de Marx, Weber y los socialistas utópicos para formular su teoría del conflicto social. Aunque asumía que el conflicto es el principal motor de la historia porque produce forzosamente cambios sociales a corto o largo plazo, consideró (en crítica al marxismo y especialmente a sus doctrinarios de penúltima hora) que en el conflicto social moderno el método real para la reducción de las pautas de desigualdad ya no responde ni puede responder, en la práctica, a aquél periclitado esquema de la lucha de clases, sugiriéndonos la idea de la refolución, cuya finalidad principal no es otra que el que todos los individuos tengan las mismas oportunidades vitales, pues en ese ofrecimiento de posibilidades radica la verdadera esencia de una democracia liberal avanzada. Las primeras lecturas de los textos de Dahrendorf suscitan en no pocos lectores una fascinación sólo comparable a la que produce el descubrimiento de ‘La sociedad abierta y sus enemigos’ de K. R. Popper, autor de cuyo pensamiento precisamente es tributario –junto al de Kant, Locke y Berlin-. A Dahrendorf le gustaba definirse como ‘científico social’, y su vida y obra dejaron constancia de su obstinada defensa de los valores de la razón, la tolerancia y la constitución de la libertad. Muchos le debemos la valiosa enseñanza de comprender que la libertad no es un estado, sino nada más y nada menos que la actividad capaz de hacer realidad las oportunidades que ofrece la vida; de ahí la importancia de establecer los mimbres para una sociedad del mérito que permita el desarrollo de las oportunidades vitales de cada individuo en función de su capacidad y esfuerzo.

dahrendorfTan sugerentes postulados incitan fácilmente a retomar la lectura de sus textos, tarea que permite disfrutar, página a página, de la claridad, viveza y plena vigencia de sus argumentos, y redescubrir el lúcido análisis de la realidad en cada hito histórico transformador de nuestro mundo, desde la caída del muro de Berlín hasta el 11-S, pasando por el proceso de construcción política europea y sus numerosos tropiezos hasta la Europa de los 28 (desde su doble alma germana y británica, sin duda le habría conmovido el Brexit ahora en curso); los procesos bélicos y de depuración étnica en los Balcanes, los intentos de desmantelamiento del estado de bienestar y la globalización de la economía (lo que él llamaba ‘plus de globalización’ o aceptación de la necesidad de los mercados globales pero añadiendo elementos clave de bienestar social); las nuevas amenazas totalitarias y la difícil dualidad libertad-seguridad…

A sus enseñanzas se van sumando, con infrecuente amenidad, rigor conceptual y precisión en el lenguaje, atinadas reflexiones sobre cuestiones que para muchos eran inicialmente fútiles, como la preocupación por el descenso en la participación electoral en casi todos los países democráticos, la propensión hacia el populismo antiparlamentario, la inercia del negativo impacto de los mecanismos burocráticos estatistas en los procesos de innovación y profundización democrática, o la relación entre Internet y el futuro de la democracia.

Otra clave omnipresente en su obra es la necesidad fundamental del imperio de la ley: de cómo de entre los grandes riesgos sociales de nuestro tiempo destaca la creciente disociación entre ley y orden, la impunidad y el consiguiente desorden e incertidumbre ciudadana. Sólo mediante un esfuerzo consciente de construcción y reconstrucción de las instituciones podemos tener esperanzas de asegurar nuestra libertad frente a la ‘anomia’. Las normas pueden ser meros epígrafes en un manual de derecho, pero deben ser sobre todo reglas vivas y llenas de significado, que formen un todo con los principios de los que derivan; el derecho necesita ser desarrollado, a fin de hacer que su imperio sea fructífero para la libertad. La anomia no es el único peligro: el otro es lo que él llamaba ‘hipernomia’, el crecimiento salvaje de normas, sanciones e instituciones. Amigo de la fina ironía, Dahrendorf nos relataba en Ley y orden que ‘si bien muchos parlamentarios consiguen ser elegidos por primera vez sosteniendo que hay demasiadas leyes y que es urgente una mayor simplicidad y transparencia de las normas, pronto se unen a sus colegas más veteranos contando orgullosamente el número de leyes que han aprobado como indicador de sus logros’.

leyRalf Dahrendorf nos enseña también el valor del método crítico (la autocrítica y la crítica reflexiva y amistosa), y razona que el liberalismo es un proceso de civilización, entendido justo como ya en 1929 había apuntado Carlo Rosselli; el método liberal no tolera atributos: no es ni puede ser burgués, ni socialista, ni conservador, ni revolucionario… Su naturaleza le lleva a favorecer las fuerzas de progreso, de lo que se infiere el sentido social liberal, o la evidencia de que –contra lo que en los últimos decenios sigue predicando el mal llamado neoliberalismo (que no es otra cosa que el conservadurismo de siempre)-, no todo puede quedar al albur del mercado ni del caos creativo de la sociedad civil, pues, como mínimo, los gobiernos determinan el tono de la economía y de la sociedad en general.

Los argumentos se suceden con inusual claridad, y a medida que redescubrimos capítulos y más capítulos de sus apasionados relatos, nos seguimos interrogando sobre cómo es posible que, a los diez años de la desaparición de tan relevante personaje, otrora reconocido con multitud de doctorados honoris causa y premios internacionales, su legado intelectual sea tan poco reivindicado en la actualidad. ¿Será porque cuando nos ofrecía su brújula ideológica para afrontar la comprensión de todas esas encrucijadas de nuestro tiempo, lo hacía, además de sin dogmatismos, con modestia, ajeno a pompas y a toda posible arrogancia? Muy probablemente tenga que ver su poca veleidad por los ruidos mediáticos; y que su enfoque popperiano en la universal tarea para encontrar la cuadratura del círculo entre libertad política, sociedad civil y sistema económico evitaba categorismos y cualquier solución omnímoda a los problemas, pues ‘las soluciones totales, lejos de mejorar las cosas, las agravan’. Las hemerotecas digitales de El País y La Vanguardia permiten releer docenas de artículos y entrevistas publicados entre 1994 y 2007. ¡Cuánto bien nos hará seguir leyendo a lord Dahrendorf, agradeciéndole el habernos mostrado el discreto encanto del liberalismo y la tranquila pasión de la razón!

* Max Arias es Abogado laboralista
 

 

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”