noviembre 2020 - IV Año

LETRAS

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Gonzalez1

Hay un poema del asturiano Ángel González (1925-2008) en el que se ríe de las etiquetas, las calificaciones y los estilos, con una ironía que recuerda a lo más afilado de autores como Quevedo:

‘Acusado por los críticos literarios de realista,
mis parientes en cambio me atribuyeron
el defecto contrario; afirman que no tengo sentido alguno de la realidad.
Soy para ellos un funesto espectáculo;
analistas de textos, parientes de provincias,
he defraudado a todos, por lo visto
¡qué le vamos a hacer!
Ciertas tías devotas no pueden contenerse,
y lloran al mirarme.
Otras mucho más tímidas me hacen arroz con leche,
como cuando era niño,
y sonríen contritas y me dicen: qué alto
si te viese tu padre…
y se quedan suspensas, sin saber qué añadir…(…)’

Esos planos aparentemente contradictorios entre la ironía, el intimismo, la mirada crítica, la ‘lectura en clave social’, un cierto sarcasmo, la jerga urbana sin caer en el guiño localista, está presente en un poeta, que por paradojas de la vida, debería haber tenido un mayor reconocimiento popular. Muchos de sus textos podrían proceder perfectamente de cantautores y músicos/letristas de ‘humor’ sarcástico y visión sobre los seres humanos y la circunstancia. Quizás esa falta de presencia popular –a pesar de haber tenido en vida muy buenos premios y reconocimiento de sus virtudes como poeta- sea debida a la dualidad de la última etapa de su vida, como residente en Estados Unidos, pero a la vez de cercanía a la sociedad española, en el aquí y allá, cuya proximidad nunca abandonó.

gonzalez2González es otro más de los referentes de la llamada ‘generación del 50’ a la que aún hoy no se ha rendido justo homenaje. Se trata de un grupo de autores, artistas y creadores que vivieron de niños la guerra civil, pero que sobretodo sufrieron las penurias culturales de la posguerra, el estrecho marco, la sociedad encorsetada y severamente controlada… En la que a pesar de todo intentaron buscar el contacto con el exterior, el entronque pese a las dificultades con los movimientos sociales de la mitad del siglo… Muchos de ellos pertenecientes a una clase media –o superior- muy por encima del provincianismo de su tiempo. Personajes que buscaron el ‘oxígeno’ por encima de la radical división implícita en la traumática posguerra. González sufrió directamente las consecuencias del conflicto. Huérfano temprano, uno de sus hermanos muere a manos del bando nacional –pero da igual quien le matara-, otro está en el exilio y una hermana no puede ejercer como maestra…Además padece tuberculosis, un mal tan típico de la época, y en uno de sus ‘tranquilos’ procesos de recuperación descubre la poesía…

González no tuvo una trayectoria profesional tan definida como otros autores de su generación. Estudia Derecho y Magisterio, y más tarde en la Escuela de Periodismo, para finalmente presentarse a las oposiciones a técnico de Obras Públicas, que finalmente logra, para entrar en la administración bajo un ministro tan peculiar como el Conde de Vallellano (1). Aquello debió interesarle poco por lo que a los pocos meses se pone a trabajar de corrector literario para editoriales en Barcelona, donde conoce y va a hacer amistad con los Barral, Gil de Biedma o Goytisolo, con los que comparte muchos elementos generacionales de referencia. Todavía más los tendrá a su vuelta a Madrid, otra vez reingresado en Obras Públicas, con Celaya, Caballero Bonald, García Hortelano, y otros, a los que hay que ubicar plenamente en ese ‘grupo de los 50’ que trata de sobrevivir buscando un referente cosmopolita en lo cultural, a pesar de las enormes dificultades. En esa época Ángel González era conocido de ese pequeño círculo de amigos, prueba de ello es su accésit al Adonáis en 1956 o su presencia en 1959 en el homenaje a Antonio Machado en Colliure, en el veinte aniversario de su muerte. Cuando no era nada fácil mentar el nombre de referentes como Don Antonio o Lorca sin sufrir las consecuencias o las sanciones administrativas.

Todos y cada uno de esos personajes sufrirán los mismos problemas que los artistas e intelectuales de la época, pese a tratarse del primer grupo de aspiración cosmopolita surgido desde la España interior. Se trata de un grupo de disidencias en todos los sentidos –también en el político, con afinidades diversas dentro de un anti-franquismo permanente en lo intelectual- que acaba por obligarle como ocurre en muchas otras biografías coetáneas a buscarse la vida en el extranjero. González prueba suerte en 1970 en una universidad americana (Nuevo México) a la que siguen a partir del 73 otros centros en ese país, dentro de lo que es el papel de ‘profesor invitado’ sobre literatura española contemporánea. Obteniendo la residencia en Estados Unidos para jubilarse en 1979. Ya muy mayor se casa en 1993 con Susana Rivera, manteniendo la residencia en Norteamérica.

Esa puede ser una de las causas de la relativa escasa trascendencia popular de la obra de un poeta como González, que si algo tiene es la facilidad de comprensión para el lector, incluso el menos especializado, con un uso magistral de la ironía, el sarcasmo y un humor de acíbar, como el que estaba presente en clásicos del Siglo de Oro, el manejo de lo típico sin caer en el tipismo, la presencia de contenidos cívicos y de crítica social, junto a la preocupación por la deriva del tiempo…Se trata por lo tanto de una poesía donde bajo una capa aparentemente distanciada, que a ratos provoca la sonrisa, hay un bisturí crítico usado sin morderse la lengua pero con una conjunción de palabras y expresiones con una gran capacidad para ganarse al lector por sus elementos de transparencia. Reivindicarlo hoy en día supone invitar al lector a descubrir o redescubrir la poesía de un ácido moralista social revestido de gracia e ironía, que, sin embargo, no quiere ganarse al lector a través del guiño estereotipado, sino que utilizando un lenguaje a veces muy coloquial es capaz de trascenderlo a los espacios de mayor profundidad y complejidad. En este aspecto, Ángel González –ganador del ‘Príncipe de Asturias’ en 1985 y desde el 98 miembro de la Real Academia- es una gratificante tentación para cualquier lector de hoy desde una ‘modernidad’ que está en los ‘irónicos’ de la República de las Letras, de Cervantes a Fielding o Defoe, de Quevedo a Lope, de Gogol a Evelyn Vaugh.

Notas:

(1).- Un curioso título consorte siempre vinculado al monarquismo más conservador que en los años 30 se convierte en cofundador y vicepresidente de Renovación Española, y más tarde entra en la administración franquista. Para en la década de los 50 ejercer como Ministro de Obras Públicas. Vallellano partidario de la ‘solución monárquica’ tras Franco, en 1935 había pronunciado en Madrid una conferencia en la que deslumbrado tras un viaje a Alemania, pedía que el pueblo español apoyara a otro ‘Hitler salvador’, y minimizaba la persecución a los judíos del nazismo comparándola con la de Castilla: ‘Si no llega a ser por Isabel La Católica, la unidad religiosa no se habría producido en España’.

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación