febrero 2023 - VII Año

ENSAYO

Heráclides Póntico (siglo IV a.C.): La filosofía clásica griega está llena de recovecos y misterios

Quiero ser discípulo de aquellos de quienes también me gustaría ser hijo
Plutarco

Hoy, me propongo ir del hilo al ovillo. Me sigue pareciendo, a estas alturas, admirable la existencia de aquellos pensadores que se preguntaron el por qué de las cosas, cómo era el mundo y cómo darle una explicación lógica a lo que hasta ese momento habían sido relatos míticos.

La filosofía griega clásica es apasionante. De muchos pensadores sólo nos han llegado fragmentos y con una paciencia arqueológica hay que ir completando el dibujo con las pocas teselas que disponemos.

Un problema con el que nos tropezamos a menudo, es que una misma idea o –no sé si llamarla descubrimiento- se ha atribuido a distintos pensadores. Solemos, además, por inercia, adscribirlos a una Escuela o Corriente de Pensamiento, cuando es frecuente que tengan influencias plurales… por lo que hay que rastrear, con sumo cuidado su andadura.

Comencemos por preguntarnos ¿quién fue Heráclides Póntico? Lo elijo a él como podría haber optado por otros varios. ¿Qué sabemos de él? Puede considerársele un filósofo, más también, un astrónomo. Lo que llamamos ciencia no se separó del tronco de la Filosofía hasta tiempo después.

La información que nos ha llegado sobre él procede, en buena medida, del polígrafo Diógenes Laercio. Incide en la influencia del atomista Demócrito, así como de Aristóteles. Puede constatarse también, su vinculación con la Escuela Platónica y su filosofía es deudora del pitagorismo.

Por tanto, es ostensible su eclecticismo y su disposición a captar y a asimilar las ideas que le parecieran más atractivas, fuese cual fuese, su procedencia. Al igual que él hubo otros muchos que siguieron esta forma de actuar.

Desde luego, con estos componentes su filosofía es muy original y, por tanto, difícil de adscribir a una posición determinada. Sabemos, eso sí, que nació en Heraclea Póntica; de hecho, de ahí procede la denominación por la que le conocemos. Era natural de Bitinia, un antiguo reino que se situaba al noroeste de Asia Menor y al suroeste del Mar Negro.

Pronto se trasladó a Atenas por ser ésta la ciudad a la que dirigían sus pasos los espíritus inquietos de toda la Hélade y que se iba convirtiendo en el centro de referencia político y cultural.

La originalidad de su pensamiento se pone de relieve, sin ir más lejos, en que se le atribuye o se dice de él que fue el primero (o de los primeros), en defender que la tierra lleva a cabo un movimiento de rotación en torno a su eje.

Hay algunas preguntas ineludibles, que otros se hicieron en el pasado y que nosotros hemos de formular ahora. Una de ella es ¿a quiénes llamamos filósofos? o ¿quiénes merecen ser calificados con este apelativo? Entre las respuestas posibles elijo estas: ‘A quienes comprendieron mejor que otros lo que caía bajo su mirada inquisitiva e inteligente’, ‘A quienes caminaban con paso firme persiguiendo encontrar respuestas al por qué de las cosas… sin saciarse nunca y buscando más y más’.

El conocimiento de la Naturaleza y de sus misterios es sencillamente inabarcable, mas quienes eran considerados y se consideraban así mismos, por modestia,  amigos de la sabiduría… debían tener como meta suprema el ir aproximándose a un conocimiento que diese una explicación convincente de los hechos.

Corren tiempos de frivolidad, donde además el esfuerzo personal no se valora. Todo se comercializa. Los investigadores encuentran todo tipo de obstáculos en su labor y muchos sucumben a la tentación de cubrirse con el cínico manto de un individualismo insolidario.

Es mucho más importante ‘el tener que el ser’. Por eso, precisamente por eso, son admirables quienes llevaron a cabo la ingente tarea de superar la indigencia intelectual.

Pasar de hilo al ovillo no es fácil. Es un camino lleno de aristas, escollos y preguntas sin resolver. Sabemos que Filolao de Crotona o Hicetas de Siracusa, afirmaron el movimiento de la Tierra. Ahora bien, conocieran unos las teorías de otros, o no, lo cierto es que todo esto contribuye a poner ante nuestros ojos un panorama vivo y, por qué no decirlo, un poco desconcertante, aunque quizás por eso mismo, apasionante como lo suelen ser todos los momentos aurorales. La rueda gira y no se detiene.

Llegó a la conclusión, asimismo, que Mercurio y Venus se mueven en torno al Sol. Ni que decir tiene que planteamientos como estos, lo convierten en un pensador  y astrónomo en torno al que merece la pena detenerse. Es una lástima que no podamos extraer más jugo de sus ideas y de otras similares, al ser tan escasas y fragmentarias las notas que han llegado hasta nosotros.

Igualmente, se ha dicho de él que fue el primer filósofo que consideró fijas a las estrellas. Apréciese que en su concepción astronómica la Tierra es la que se mueve y gira.

Según se cuenta, tuvo conocimientos amplios de matemáticas, lo que lo vincularía a la Escuela Pitagórica. Consideraba, inspirándose en la doctrina atomista de Leucipo y Demócrito, que el mundo está compuesto de corpúsculos libres que flotan en el espacio y que la divinidad ha construido el cosmos, entrelazándolos.

No se me escapa que todo esto es un tanto contradictorio. La Tierra está en el centro del universo, mas no es fija. Es ella la que se mueve en torno a su eje y es el universo el que permanece quieto.

No quiero, ni puedo olvidar que nada menos que Copérnico, lo considera uno de sus precursores. La historia de la Filosofía y de la Ciencia no es una línea recta sino un itinerario de avances y retrocesos, en los que van apareciendo los distintos eslabones de que se compone la cadena.

Los filósofos de la Grecia Clásica, por lo general, eran audaces, valientes y no tuvieron reparo ni miedo en cuestionar lo establecido.

La vida fluye y en ese constante fluir hay que saber apreciar, abrir el pensamiento a nuevas perspectivas. El saber es siempre resultado de una búsqueda constante, intensa y, con frecuencia una tarea en la que unos pensadores van pasando a otros el testigo.

Las cosas no son simples. La realidad oculta un lado oscuro que, sin embargo, merece la pena esforzarse por conocer. Tal vez, por eso, sus ideas las consideramos extraordinarias por lo sorprendentes y por el germen de novedad que contienen.

No es cuestión de someter a revisión concepciones de contenido historicista. No es el momento. Ahora bien, es atractivo concebir que el saber apunta hacia el futuro, hacia lo desconocido y no se para nunca.

La sed de conocimiento es una pasión que no envejece ni se sacia, sino que encuentra siempre nuevas fuerzas e impulsos para analizar, dialécticamente, la realidad.

Será todo lo complicado que se quiera, mas el pensamiento y el espíritu crítico que surge de él, se las han ido arreglando para echar un pulso a la ignorancia y pese a las dificultades, ganar las más de las veces la partida.

Considero muy sano el lema de omnibus dubitandum (de todo hay que dudar). No me resisto a glosar, una vez más, el papel que la duda ha jugado en la historia de la Filosofía y el profundo daño que han hecho al pensamiento las prohibiciones, cortapisas y trabas que se han llevado a cabo en nombre de fundamentalismos y de ortodoxias.

Permítaseme otra digresión. Siempre he admirado la filosofía de Baruch Spinoza, en especial su Ética. Tengo grabadas en la mente unas palabras suyas ‘non ridere, non lugere, neque detestari, sed intelligere’ (no te rías, no llores, ni destetes solo intenta comprender).

Prosigamos nuestra andadura. Pensemos, aunque sólo sea un momento, en el papel y la función que ha venido desempeñando la memoria en la historia del pensamiento. Es el ser humano el que funda y crea lo que hemos venido llamando historia a partir de la transmisión de la memoria. Así de una generación a otra se ha ido transmitiendo el conocimiento como si de un testigo se tratara.

La memoria sirve, también, para enfrentarse al futuro prolongando el pensamiento y no deteniéndose jamás en la búsqueda de certezas, a partir del aguijón de la duda. Sin olvidar, claro está, que la experiencia es la fuente primaria de la exploración y conocimiento de la realidad.

Regresemos a Heráclides Póntico, en el que hoy hemos puesto nuestra atención, fuese o no fuese, el primer astrónomo que admitió la rotación de la Tierra sobre su eje. Creía, también, en una especie de inteligencia en el universo, que podemos llamar ‘Nous’. De una forma u otra, los principios  y raíces del heliocentrismo están presentes en su concepción del cosmos, aunque de forma incompleta y un poco tosca.

Escribió mucho, mas sus obras se han perdido. Tenemos noticia de que compuso un diálogo sobre la justicia y otro sobre las leyes y que, igualmente, escribió tratados sobre la mente y sobre el alma. Huelga decir que sería magnífico que pudieran ser accesibles y que en lugar de especular o, en el mejor de los casos basarnos en el testimonio de otros, poder entrar en contacto con sus propias concepciones e ideas.

Otra de sus preocupaciones fue la gramática y consta que compuso un Tratado acerca de la edad de Homero y Hesíodo. El tiempo, ayudado por el desinterés, ha posibilitado tanta destrucción, recordemos como acabó la Biblioteca de Alejandría y que no hayamos podido conservar las ideas y hallazgos  de estos pensadores y pre científicos. Por último es constatable, asimismo, que en un estilo conciso y utilizando recursos persuasivos, escribió sobre la dialéctica.

La filosofía clásica griega, de la que nos falta tanto por comprender, no tiene sus piezas bien encajadas, mas quizás por eso, es un desafío a que sigamos, sin denuedo, buscando e interpretando ‘sus claves’.

Es el nuestro un tiempo, de poco o casi nulo interés por el pasado, que algunos se empeñan en presentar asociándolo a un penetrante olor a naftalina. Nos faltan incentivos y los incentivos son necesarios para despertar la imaginación.

Conviene seguir la pista a quienes se atrevieron a especular, a razonar, sin temor a las servidumbres impuestas por las tradiciones. A lo largo de la Historia de la Filosofía tienen más importancia de la que parece, quienes han seguido el rastro de otros… buscando la verdad de las cosas e intentando que no se difumine y que la nebulosa de la ignorancia las arrastre al agujero negro  para siempre.

Es posible –no acabaremos nunca de encontrar la respuesta adecuada- que el pensamiento sea una dolencia crónica… mas no es menos cierto, que junto con la palabra es lo que nos hace humanos.

Quienes desprecian lo que no comprenden, no pueden situarse frente al espejo del tiempo sin que este transmita una imagen poco favorecedora, incluso ridícula, de quienes pretenden, irresponsablemente, cortar los hilos que nos vinculan al pasado.

Antonio Chazarra

Profesor de Historia de la Filosofía

Ver todas las entradas de Antonio Chazarra →

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Crisis de la modernidad: ¿Qué pasó con la ética?

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

Antropocracia, el “factor exceso»

Ensayo

Creación

Ensayo

Crisis de la modernidad: ¿impostura y fanatismo?

Ensayo

La fe ciega en las máquinas

Ensayo

¿Para qué filosofía?

Ensayo

El socialismo de Louis Blanc

Ensayo

Solo uso la lavadora para lavar

Ensayo

Estado de sitio y suspiros democráticos

Ensayo

Heráclides Póntico (siglo IV a.C.): La filosofía clásica griega está llena de recovecos y misterios

Ensayo

El conservadurismo español en los inicios del siglo XX

Ensayo

España y su historia en el liberalismo del siglo XIX y su deriva

Ensayo

Rita Levi-Montalcini: una mujer valiente en la vida

Ensayo

Elogio de la alegre contención

Ensayo

La concepción de España y su historia en la Ilustración española

Ensayo

De Noheda a Zamora: el rapto de Helena

Ensayo

Los jardines de la Ruta de la Seda y el Juego de la Oca

Ensayo

Tus hijos…

Ensayo

Los ojos de Ovidio: un heraldo poético de la modernidad

Ensayo

Las voces del deseo

Ensayo

Crisis de la modernidad: Atenas y Esparta, ¿un dilema moderno?

Ensayo

Santayana ante la religión

Ensayo

Lo digital como gran estafa

Ensayo

Crisis de la modernidad: mito y realidad de las revoluciones

Ensayo

Con el cerebro en un puño…

Ensayo

José Giral: la sombra de Azaña, siempre en el ojo del huracán

Ensayo

El exilio de la palabra

Ensayo

Cada hombre en su cárcel

Ensayo

Guion nacional

Ensayo

La huella de Cajal en el exilio mexicano

Ensayo

Cultura Latinoamericana

Ensayo

Arthur Schopenhauer: Un pensador incomprendido y casi olvidado…

Ensayo

¿España, invertebrada todavía?

Ensayo

La escolástica: grandeza y servidumbre (Paradojas del pensamiento medieval)

Ensayo

Giorgio Agamben: un diagnostico desolado para un presente incierto

Ensayo

El simplismo es un crimen

Ensayo

De la tristeza

Ensayo

El ocaso de las ideologías

Ensayo

‘La leyenda de D. Juan’: una conferencia de Gregorio Marañón en Lisboa

Ensayo

Apuntes sobre la decadencia de España (Estudio de sus causas a partir de Juan Valera)

Ensayo

Estar bien, sin llorar

Ensayo

La idiotez artificial

Ensayo

Jovellanos: elogio de Carlos III

Ensayo

Revolución silenciosa

Ensayo

El reto de la igualdad como principio ideológico

Ensayo

Complejo de inferioridad español

Ensayo

Señuelos, o personas

Ensayo

Sentido y finalidad

Ensayo

El concepto de «biopoder» de Foucault: resumen y evaluación critica 

Ensayo

El chantaje del futuro

Ensayo

Milena Rudnitska, periodista, feminista y activista en pro de los derechos del pueblo ucranio

Ensayo

Nunca lo hará ninguna técnica

Ensayo

“La secularización en España”, un nuevo libro luminoso

Ensayo

Cicerón: un ciudadano culto, inteligente y contradictorio que vivió el derrumbamiento de la República romana

Ensayo

Liberalismo político francés e inglés: ¿Fueron realmente modelos?

Ensayo

Zubiri: ¿Un retorno?

Ensayo

El estoicismo, repensado

Ensayo

Markus Gabriel, frente al determinismo científico

Ensayo

El escepticismo, revisitado

Ensayo

Antisistemas por sistema

Ensayo

Wolfgang Harich ¿no fue rescatable?

Ensayo

Markus Gabriel y la Nueva Ilustración

Ensayo

Peter Singer y el animalismo: epígonos del 68

Ensayo

Jovellanos y el liberalismo español

Ensayo

La filosofía posmoderna: un final ineludible

Ensayo

Markus Gabriel y el Nuevo Realismo Filosófico del siglo XXI

Ensayo

Paul Virilio, una reflexión sobre la velocidad y sus implicaciones cibernéticas

Ensayo

Platon, ¿empirista?

Ensayo

Circe: atractiva, inteligente y poderosa

Ensayo

Epicuro de Samos, replanteado

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Fernando de Castro

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Jorge Francisco Tello

Ensayo

Manuel Azaña Díaz, el ateneista

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”