octubre 2021 - V Año

ENSAYO

Los enigmas de Perictione

Una filósofa del siglo IV y III a. de C. cuyo rastro se pierde en la bruma del tiempo… como en tantos otros casos, por negligencia

“Más aún, si del hombre culto se espera que no ignore por completo las cosas de Grecia y Roma, si le avergonzaría tener que confesar que no ha oído nunca hablar de Sófocles o de Virgilio y que nada sabe de los orígenes de la cultura europea, también puede exigírsele algún conocimiento sobre Platón y Aristóteles, dos de los más importantes pensadores que ha habido en el mundo, dos figuras cumbres de la filosofía europea.”
Frederick Copleston (Historia de la Filosofía)

Durante demasiado tiempo las mujeres han carecido de visibilidad. En la Historia de la Filosofía, por ejemplo, parece que no han existido. Son las grandes ausentes. Por ese motivo redescubrirlas y recuperarlas es una tarea urgente. Hay que hacerlo además a través de los pocos datos -a veces dispersos y aún contradictorios- que poseemos. Meditar sobre este aspecto es la principal finalidad de las reflexiones que siguen.

Los enigmas son de envergadura. ¿Hubo una Perictione o dos?, ¿fue o no la madre de Platón? Comencemos por ir atando cabos, con la escasa información que nos ha llegado y que, en buena parte, es debido a la poca atención que se ha prestado a las mujeres que se han atrevido a pensar.

Puede que entre sus antepasados figurara Solón de Atenas, uno de los siete sabios de Grecia y que perteneciera a la Escuela Pitagórica, como algunos testimonios aseguran.

Es, asimismo, probable que formara parte del círculo de amistades de Pericles y de Aspasia. El hecho de haber crecido en un ambiente en el que existían políticos sagaces, legisladores, pensadores y matemáticos posibilitaría, sin duda, la cultura y la preparación de esta admirable mujer… de la que apetece saber más. Por consiguiente, reunir los datos, ir interpretándolos hasta dar visibilidad histórica a esta filósofa, es una tarea que merece la pena emprender con entusiasmo

Un tópico que viene circulando siglo tras siglo, es que el pensamiento abstracto es cosa de hombres y que las mujeres no se desenvuelven bien en esos territorios metafísicos. El hecho es que se pueden contar con los dedos de una mano, las filósofas que han merecido atención. Hay que remontarse a épocas muy recientes, incluso al siglo XX, para tropezarse con una Simone de Beauvoir, María Zambrano o Hannah Arendt…

Como es natural, el avance de las ideas protofeministas, primero y feministas después, ha ido arrinconando por desfasados y añejos, algunos de esos burdos lugares comunes. Ha abierto espacios que han reconocido la contribución al pensamiento y a la ciencia, de destacadas mujeres que fueron pioneras rompiendo lo que se ha dado en llamar techos de cristal.

Parece lógico que apartadas de la vida pública y de los foros intelectuales, minusvaloradas, consideradas seres inferiores y sin haber recibido la formación que recibían los varones, fuera enormemente difícil demostrar sus capacidades, ser reconocidas y que se valoraran las inquietudes y hallazgos de su pensamiento intelectual.

Ayudó la tesis gramsciana de que toda persona puede y debe ser filósofo. Asimismo, el que se batieran en retirada instituciones que se habían erigido en depositarias de la verdad, de un tradicionalismo y fundamentalismo grosero, fue otro factor que permitió ocupar espacios sociales, reservados hasta entonces a los varones.

Lentamente las cosas se fueron poniendo en su lugar, aunque aun faltara un largo trecho por recorrer. El conocimiento pasó a tener más importancia que la tradición y –si bien cada palmo conquistado fue el resultado de muchos sacrificios- el protagonismo social, científico, literario y filosófico de la mujer ya no se discute más que desde la “caverna” y sus corifeos.

La venerable figura de Pitágoras de Samos, dejó un rastro de sabiduría apreciable. Entre sus seguidores se cuentan hombres y mujeres que se atrevieron a elaborar una teoría del Universo que adoptaba apariencias, símbolos y signos matemáticos y, desde unos supuestos metafísicos se atrevieron a preguntarse ¿de dónde venimos? y ¿qué camino hemos de recorrer para alcanzar el conocimiento?. Hicieron de los números y conceptos geométricos elementos básicos para descifrar el Universo.

Bajo los olivos del Ática se pueden lanzar preguntas que traspasan el tiempo como una flecha y que intentan dar una respuesta al porqué de las cosas. La naturaleza es realidad o apariencia. Un dilema que ha venido acompañando la exploración  del Cosmos es “nada es inmutable o todo permanece aunque no lo parezca”

Plantearse el ocaso del tiempo es el resultado de largas horas de meditación sobre el polvo del camino recorrido. Nuestra tarea es ardua. A partir de un resto de cerámica hemos de recomponer, al igual que los arqueólogos, cómo era la vasija y qué significado tienen los rojos oxidados.

Había que ordenar no sólo la Naturaleza sino el Tiempo. Era todavía un tiempo sin sintaxis y ellos y ellas contribuyeron a crearla. Las cosas tienen memoria y nos proporcionan datos de interés sobre los que nos han precedido, su rigor metafísico y su audacia.

Las primeras mujeres filosofas no tienen todavía, lugar ni espacio entre los presocráticos, aun padecen miradas oscas y despreciativas por parte de los fundamentalistas con sus concepciones desfasadas y atrabiliarias.

Por el momento hemos de hacer constar que la reclusión forzosa invita a añorar futuras redenciones.  Todo es cuestión de obrar con inteligencia y astucia para ensanchar el horizonte.

Las heridas del tiempo se sepultan, mas no desaparecen. Hay que aprender a sacarlas a la luz, retenerlas y descifrarlas. Otra pregunta, que tardaría algún tiempo en ser respondida, no es otra que ¿por qué hay tanto vacio a nuestro alrededor? o ¿qué es el vacio?

Perictione –hubiera una o dos- ejerce en nosotros la seducción de los enigmas no resueltos. Otra dificultad con la que nos tropezamos es que era un nombre común y, por tanto, tenemos constancia de la existencia histórica de varias.

La filosofía consistió desde sus orígenes en un esfuerzo por llegar hasta el fondo de las cosas, comprender su “ser oculto”. No nos extraña, por eso, que las filósofas que dieron los primeros pasos, al igual que los denominados presocráticos, tuvieran una actitud metafísica ante la vida.

Según algunos testimonios escribió un tratado “Sobre la sabiduría”, del que sólo se conservan algunos fragmentos. Se dice que también es autora de la “Armonía de las mujeres”, del que al igual que el primero, sólo han llegado hasta nosotros algunos pensamientos breves.

¿De qué forma se nos han transmitido esos textos? La filología clásica permite un rastreo, muy oportuno, así como la posibilidad de llevar a cabo una tarea hermenéutica que nos aclare, nos ayude a datar e insertar esos fragmentos en  sus coordenadas históricas y culturales.

¿Qué sabemos de esos fragmentos? Gracias al historiador y doxógrafo neoplatónico Estobeo, conocemos algunos aspectos del contenido del libro. La labor que realizó es gigantesca. Nos ha transmitido fragmentos de quinientos autores, muchos de los cuales habrían desaparecido sin dejar rastro.

En cuanto a la “Armonía de las mujeres” Focio, escritor bizantino, patriarca de Constantinopla es quien nos ha transmitido datos y observaciones sobre pensadores y filósofos de la antigüedad clásica, entre los que se cuenta Perictione. Diógenes Laercio, que en estos aspectos es valiosísimo, en su “Vida de filósofos ilustres”, también la menciona, aunque sólo tangencialmente. Hemos de movernos con cautela porque no pocas de las atribuciones son discutibles por no decir dudosas.

La escasez de datos es ostensible. No por eso, hemos de abandonar nuestra búsqueda. De momento, no nos es posible conocer con precisión si existieron una o dos Perictiones… aunque por lo que se desprende de los estudios y análisis realizados, gana terreno la hipótesis de que fueron dos.

Tiene, indiscutiblemente, mérito que se atreviera a dar forma a lo que llama los derechos de la mujer respecto a su esposo. Podría darse el caso, no obstante, que ambas Perictiones tuvieran una vinculación con el pitagorismo, al igual que otras pensadoras que podríamos incluirlas en la etapa presocrática, tal es el caso de Fintis de Esparta o Teano de Crotona que vivió y filosofó al sur de Italia, donde Pitágoras había creado su escuela filosófica. Posteriormente llegó a ser su esposa. Se conserva de ella un fragmento sobre su obra “La piedad”.

Obviamente, pensar desde los gineceos y, sobre todo, que su pensamiento fuera recogido y conservado era una tarea ímproba. Hay que ir, por consiguiente, realizando lecturas lentas, metódicas y reflexivas. Con los textos se dialoga. Ni podemos ni debemos olvidar que la filosofía es, también, amor a la palabra, al lenguaje, al menos en la Grecia Clásica.

¿Para qué filosofaron y se hicieron preguntas claves los primeros pensadores y pensadoras? La respuesta para mí no es otra que para ampliar el conocimiento sobre el mundo y nuestra experiencia. Saber lo que otros experimentaron antes nos ayuda a salir de nosotros mismos y nos invita a conocer más y más. E incluso podría decirse que leer y meditar sobre los descubrimientos de los primeros filósofos es nada más y nada menos, que descubrir el tiempo histórico. La dialéctica es el arte de preguntar y responder. La necesidad de preguntar no anda lejos de una actitud anti dogmática que no se conforma –está empezando a nacer el sentido crítico- con las respuestas mitológicas.

Fue como todos, un tiempo difícil. Las protofilósofas pretendieron pensar y comprender el mundo, aunque careciesen de los instrumentos para tal empresa. Estaban rodeadas de amenazas invisibles. En ese momento el tiempo se media aún en relojes de arena o de sol. Había que tener un olfato muy fino para atisbar los cambios que se avecinaban.

El destino es implacable con los vencidos, con los oprimidos y los suele recluir entre muros ennegrecidos… sin ventanas ni comunicación con el exterior. Los escombros interiores son harto difíciles de restaurar. Probablemente, aquellas pioneras fueron disidentes antes de que se creara el término. Para ellas presumiblemente, la filosofía nace en el instante en que toman distancia con sus ocupaciones cotidianas y se preguntan, abriendo con ello nuevas perspectivas, ¿cuál es el sentido de las cosas?

No es bueno confundir mapa con territorio.  Esta aproximación a Perictione, fuera o no la madre de Platón, hubiera una o varias, es un acto de reparación a las pensadoras presocráticas que permanecen olvidadas… porque no ha habido nadie que haya manifestado excesivo interés en rescatarlas.

En este breve ensayo en ningún momento resto importancia, a las dificultades de todo tipo que nos van saliendo al paso en esa búsqueda, mas estoy convencido asimismo, que merece la pena… aunque sólo logremos avanzar un trecho pues otros –y sobre todo otras- vendrán a completar la información, hasta ahora parcial y dispersa y que aguarda en el fondo del baúl de la historia.

Creo que es el momento para reproducir un fragmento de sobre “La virtud”. Me parece sencillamente admirable que se considere a la naturaleza como un todo, así como intentar apoderarnos de la esencia de las cosas contemplando asimismo los efectos.

Más dejemos que sea la propia Perictione la que nos haga llegar, desde el fondo del tiempo, sus palabras:

“La humanidad ha nacido y vive para observar el principio de la naturaleza como un todo. La tarea de la sabiduría consiste en llegar a poseer las cosas y comprender su finalidad”.

Durante años he sido profesor de Historia de la Filosofía. Voy a atreverme a hacer una modesta, mas a mi juicio, interesante propuesta. Habría que incluir en los materiales y libros de texto, entre los presocráticos, una o dos filósofas por dos motivos: primero, porque se ofrecería una visión más completa de ese periodo inaugural del pensamiento filosófico y segundo y, no menos importante, para motivar y estimular que hubiera más estudios e investigaciones y que pudieran reducirse las incógnitas y lagunas existentes sobre la vida y las obras de estas pensadoras en el periodo que se ha dado en llamar presocrático o inaugural del pensamiento abstracto.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Circe: atractiva, inteligente y poderosa

Ensayo

Epicuro de Samos, replanteado

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Fernando de Castro

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Jorge Francisco Tello

Ensayo

Manuel Azaña Díaz, el ateneista

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”