junio 2021 - V Año

ENSAYO

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Derechos del hombre, democracia y paz son tres momentos necesarios del mismo 
movimiento histórico: sin derechos del hombre, reconocidos y protegidos 
no hay democracia; sin democracia no se dan las condiciones mínimas 
para la solución pacífica de los conflictos. En otras palabras, la democracia 
es la sociedad de los ciudadanos, y los súbditos se convierten en ciudadanos 
cuando les son reconocidos algunos derechos fundamentales; habrá paz estable, 
una paz que no tenga la guerra como alternativa, solamente cuando seamos 
ciudadanos no de este o aquel Estado, sino del mundo. 
(Teoría general del Derecho, Norberto Bobbio)

bobbio1Siento un profundo respeto por el pensamiento de Norberto Bobbio (1909 – 2004). Este jurista, filósofo, ensayista, profesor y teórico del pensamiento político es una figura admirable, serena y que defendió como pocos la democracia. Entre sus ideas, que gustaba repetir una y otra vez, está el respeto al orden constitucional, así como el rechazo de los métodos antidemocráticos y la crítica a la corrupción que tanto y tan profundamente daña la vida política.

Tuvo una vida intelectual dilatada. Murió a los 95 años y hasta el final se mostró no sólo activo sino enérgico en su crítica al terrorismo y a las corruptelas que iban socavando el clima democrático en Italia y que han dado lugar a formaciones próximas al fascismo y al populismo que hoy la gobiernan.

Pasaré ahora a comentar su relación con el pensamiento de Karl Marx. Bobbio era un dialéctico convencido. Creía que había que ser más marxiano que marxista ¿qué significaba esto para él? En primer lugar que había que valorar las aportaciones y las perspectivas que abrió, la vitalidad del pensamiento marxiano pero, al mismo tiempo, había que discutir determinados aspectos, reinterpretar no pocas de sus ideas y enfrentarse con vigor y con audacia, no exenta de respeto, a los aspectos poco desarrollados o incompletos de algunas de sus teorías como la del Estado.

Entre los planteamientos, que creo deben ser repensados de Bobbio, está su posicionamiento nítidamente favorable al compromiso histórico italiano y a vincular socialismo y democracia. Algunos, tras la aparición en 1984 de El futuro de la democracia, lo han considerado nada menos que ‘el filosofo de la democracia en el mundo contemporáneo’. Si bien no es posible detenernos en este punto, convendría preguntarse qué entiende Bobbio por democracia. Nada más pero nada menos que la búsqueda crítica de consensos, una participación de los ciudadanos en las decisiones públicas y la alternancia en el poder.

NorbertoBobbioEs hora de aproximarnos a la crítica y reflexión sobre el pensamiento marxiano que de forma sistemática llevo a cabo Bobbio en distintas obras. Ahí está para probarlo De Hobbes a Marx 1965, así mismo, tiene un notable interés su obra La teoría de las formas de gobierno en la historia del pensamiento político (1977 – 1ª Edic. castellano) que recoge las ideas que desarrolló durante un curso de Historia del Pensamiento Político, cuyo capítulo XIII está dedicado íntegramente a Marx.

Por otro lado, sus polémicas, afinidades y contrastes sobre el pensamiento de Karl Marx son constantes en su dilatada obra. Me parece particularmente interesante que Carlo Violi, bajo el título Ni con Marx ni contra Marx, publicó en 1997 una compilación de 18 ensayos sobre Marx y el marxismo de Norberto Bobbio.

Antes de abordar los planteamientos del filosofo turinés con respecto a Marx, citaré someramente, que pese a provenir de una familia filo-fascista piamontesa, formó parte de la resistencia antifascista como integrante del movimiento Giustizia e Libertà.

Nunca fue un marxista ortodoxo sino que podríamos calificarlo de marxiano heterodoxo. Sus estudios sobre Historia del pensamiento político, le fueron granjeando un prestigio creciente. Sus ensayos y planteamientos en la Revista Occidente, aparecida en Milán y que años más tarde recaló en Turín, dan sobradamente cuenta de ello. A través de sus páginas se vislumbra como uno de los precursores de una Europa unida, surgida de la ruina y destrucción tras la Segunda Guerra Civil europea. Mencionaré de pasada, que fue un crítico implacable de ese auténtico cáncer llamado Berlusconi y que fue compañero de pupitre de Cesare Pavese con quien compartió el entusiasmo por los clásicos anglosajones.

tgderechoComo es sabido, en filosofía tiene tanto o más sentido formularse preguntas que responderlas. Norberto Bobbio, lleva a cabo una crítica implacable, netamente dialéctica a lo largo de su extensa producción intelectual. Así se atreve a preguntarse ¿existe una teoría de las formas de gobierno en el pensamiento político de Marx? Esta pregunta escuece y no es habitual entre los exégetas del pensamiento marxiano. Por otra parte, en ninguno de los numerosos textos de Karl Marx aparece de forma detallada una tipología de las formas de gobierno. Es de destacar, por otro lado, que Marx no escribió ninguna obra dedicada específicamente al problema del Estado, por lo que sólo podemos obtener pinceladas de pasajes breves de sus obras de economía, historia o política.

Karl Marx, en lo que se refiere a la relación entre sociedad civil y Estado tiene una posición abiertamente antitética a la de Hegel.

El Estado se ha identificado con la justicia (PLATÓN), con el bien común (ARISTÓTELES), con la felicidad de los súbditos (LEIBNIZ), con la libertad (KANT) o con la máxima expresión del ethos de un pueblo (HEGEL). Karl Marx, por su parte, considera al Estado como un instrumento de dominación. Marx por extraño que pueda parecer, es heredero de las tesis de Maquiavelo, para quien el Estado era, sobre todo, un instrumento de poder. El Estado es siempre un instrumento de clase y en cuanto tal, el portador de un poder férreo y ostensible. Por eso, afirma que puede modificarse la forma de ejercer el poder pero no la naturaleza de éste.

Otro aspecto sobre el que se han vertido ríos de tinta es ¿qué entiende Marx por democracia directa? Hay que interpretar, una vez más, al viejo de Treveris. Bobbio se decanta porque no es aquella forma en que cada uno participa directamente en la deliberación colectiva sino que más bien radica en la democracia electiva con revocación de mandato.

Parece cierto que lo que se propone Marx es posibilitar el proceso de extinción de cualquier posible forma de gobierno, esto es la transformación de una sociedad estatal en otra no estatal.

Sirvan las anteriores apreciaciones y comentarios para contemplar cómo se puede dialogar con Marx, confrontando puntos de vista e interpretándolos. De hecho, estoy convencido de que la renovación, actualización y vigencia del pensamiento marxiano ha de forjarse sobre la crítica e interpretación de las agudas y brillantes ideas que formuló.

Seguir considerando a Marx como un icono y comentarlo desde posiciones rígidamente inmovilistas, no sólo conduce a una renuncia tácita, a entender y transformar el presente sino a la melancolía. Por otro lado, el propio Karl Marx es, también, contradictorio. En algunos textos lleva a cabo análisis pormenorizados y hasta exhaustivos, en tanto que en otros, de carácter más ligero su prosa está llena de sobreentendidos y de alusiones.

democraciaHe elegido a Norberto Bobbio porque me parece un pensador de altura intelectual, de reciedumbre moral, de probada honradez y de un inequívoco compromiso con los valores republicanos.

Hago esta afirmación porque durante estas últimas semanas las noticias que nos llegan de Italia son altamente preocupantes. Matteo Salvini, por ejemplo, voy a atreverme a no ser políticamente correcto, es un fascista. En estos tiempos de posverdad, de manipulación y donde tantos individuos acríticos se muestran huérfanos y desnudos de todo conocimiento del pasado y condenados, por tanto, a vagar erráticamente por el presente, no está de más releer y analizar, con rigor, algunas de las aportaciones esenciales de Bobbio. Por si lo anteriormente expresado no fuera suficiente, durante toda su vida defendió con un tesón encomiable los derechos humanos y la paz.

Si me preguntaran ¿qué hay que leer de Norberto Bobbio? Responderé sin vacilar que junto a los libros que ya han aparecido en este breve ensayo, me parecen de actualidad y de interés ¿Qué es socialismo? (1976), donde se adelanta a análisis y concepciones en boga, años más tarde, así como El tiempo de los derechos y La duda y la elección: Intelectuales y poder en la sociedad contemporánea. Por último me sigo considerando de gran valor su obra Ensayo sobre la ciencia política en Italia, que viene a ser nada menos que un excelente compendio de su pensamiento sobre esta materia.

Obviamente, un artículo de estas dimensiones constituye sólo una aproximación al pensamiento de Norberto Bobbio, en el mejor de los casos. El lector ha de confrontar estas ideas y análisis con sus propias apreciaciones. Lo que parece cierto, no obstante, es que Bobbio en cientos de sus páginas dialoga con Karl Marx, mostrándose en todo momento más marxiano que marxista, respetando profundamente la obra del viejo de Tréveris, pero atreviéndose a criticarla abiertamente y a interpretarla donde considera que los postulados son insuficientes o dudosos.

Termino señalando que sólo quienes se atreven a repensar a Marx y a enfrentarse, sin prejuicios a su pensamiento crítico, están en condiciones de hacer nuevas aportaciones que resulten útiles para orientarnos en este proceloso presente, donde la explotación se efectúa bajo otras formas más sofisticadas… pero probablemente sea más lacerante que nunca.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”