diciembre 2020 - IV Año

ENTREVISTAS

Manuel Beirão Martins Guerreiro: ‘Estoy orgulloso porque haya tenido lugar aquel 25 de Abril en Portugal’

Portugal, revolución y memoria (I parte)

ENTRELETRAS ha conversado con Manuel Guerreiro. En Abril de 1974, cuando tenía lugar la ‘Revolución de los claveles’ en Portugal, el teniente primero Manuel Beirão Martins Guerreiro era Consejero de la revolución como representante de la Armada

Por Ricardo Martínez-Conde*.- | Julio 2018

Guerreiro fot1El hoy almirante en la reserva Manuel Guerreiro es un hombre sencillo, esto es, con perspectiva de un destino constructivo. Y su sencillez es humildad y comprensión, lo he podido comprobar personalmente luego de largas y nocturnas charlas donde, aunque el trasfondo de la conversación fueren la política, o la guerra, o la actitud ante una realidad social concreta, lo eran de esa voluntad constructiva a la que quiero referirme, de la importancia de la palabra, de la importancia civil de la libertad.

Él sostiene, a modo de un sabio (siempre sencillo, no pretencioso, pues le sale de natural como el agua de la fuente) que en la matemática, curiosamente, está una forma casi perfecta de verdad, entendiendo en ello que la matemática pura, abstracta, se basa en una convención. Pero, ¿acaso las leyes no son una convención? Él se ocupó, y entregó mucho en la empresa, de la importancia de la verdad en el devenir cívico, social, de su país, Portugal; algo que atañe a la práctica política, a la forma política. Y por esto casi le hacen un héroe sin pretenderlo. Él fue unos de los hombres que contribuyó, a partir de un mes de abril para el recuerdo, a que Portugal recuperase el bien de la democracia, el destino de la libertad. Él fue uno de los nombres significados que propiciaron el desarrollo efectivo de la Revolución de los claveles.

Mi voluntad, no obstante, aquí, no es interesarme tanto por el protagonista histórico (que sí le cabe, como atributo personal efectivo) sino por el hombre, por su sentimiento democrático pero también por la importancia del comportamiento moral; incluso por el sentido inherente al hombre libre cual es el de la soledad. Un marino acreditado como él, que orientó el rumbo de grandes barcos de vela por los caminos de la extensa mar, me dijo un día que allí, en ese escenario inacabado de la mar, lo humano está muy presente por ese sentimiento convocador de la soledad, por la percepción que se percibe cuando, en un día desventado, hay que aprender a esperar, a percibir el silencio, la pequeñez del hombre ante los elementos. Y uno, así, se hace solidario. Algo se le confiesa al mar como atento y sobrio interlocutor que es, y el mar le escucha y corrobora, a su modo, la necesidad de tal sentimiento solidario. Construir pues, elegir un destino, entregarse a él.

P.7El interlocutor protagonista

-¿Cómo se hizo el hombre? ¿Y el ser comprometido?: ¿qué razones hubo para ello?

-Habré de referir en síntesis lo que ha sido mi infancia y adolescencia, junto a algunas circunstancias relevantes en mi biografía, como el curso en la Escuela Naval de la Marina entre 1959 y 1962. Más tarde una comisión en Guinea (1962-64) en el inicio de la guerra colonial y, posteriormente, el curso de Ingeniería Naval en la Universidad de Génova, de 1965 a 1969.

Retomando el origen, diré que nací en octubre de 1940 en la región del Algarve, en el lugar de Sao Brás de Alportel, a medio camino entre el mar y la sierra. Allí crecí en completa libertad de movimientos, en amplios horizontes, con un vínculo muy estrecho con la naturaleza y el campo. Me percaté desde muy joven de las dificultades y dureza del trabajo agrícola y de la vida de los trabajadores en el campo. Cursé la escuela primaria en ese espacio rural, allí donde las diferencias sociales se establecían por vía de la propiedad, más donde prácticamente las diferencias no existían: ni diferencias culturales ni de clase.Más adelante, cuando hube de frecuentar el Instituto de Enseñanza en Faro, percibí claramente la diferencia social y cultural entre el campesino y el trabajador rural, vinculados a la tierra, y el habitante de la ciudad, vinculado a los servicios, al comercio o a la industria. Quiero decir que la diferencia pueblo-ciudad estaba muy marcada. Y lo sentí con intensidad, más si cabe que la diferencia entre clases sociales.

Es ahí donde se desarrolla mi sentido de solidaridad para con los otros, en ese tránsito de la infancia y el Instituto, que se tradujo en el apoyo que procuro prestar a aquellos compañeros que tenían dificultades en los estudios. Por eso a los 18 años de edad, cuando accedo a la Escuela Naval, ya tengo una clara conciencia social, que se ha de fortalecer cuando entro en contacto con nuevos amigos empeñados en la consecución de un mundo mejor, un pensamiento ligado a la Iglesia Católica. Allí tendré acceso a nuevas formas culturales, nuevas lecturas y nuevos contactos sociales. Y comienzo a percibir que el régimen político portugués es antidemocrático, pues reprime fuertemente a quien defiende otras vías políticas o alternativas culturales.

En la Escuela Naval, por medio de los colegas ligados al Movimiento Para Un Mundo Mejor, tengo acceso a la lectura de libros prohibidos. Así comienza a despuntar en mí una conciencia política iniciada en 1958 con motivo de la campaña electoral a elecciones para Presidente de la República. Se acrecienta el espíritu crítico e de dudas sobre las enseñanzas recibidas en la escuela primaria y secundaria respecto del significado del imperio colonial portugués (un país pluricontinental y multirracial) y al régimen dictatorial, disimulado en una pseudo defensa de los intereses del pueblo portugués y la nación portuguesa.

P.2Guerreiro en Abril de 1974-¿Cómo?, ¿por qué eligió su profesión pública? ¿qué destacaría de ello?

-Mi opción de ingresar en la Escuela Naval fue en primer lugar por razones de independencia económica; con ello dejaba de depender económicamente de mis padres, algo que no hubiera ocurrido de optar por cursar Ingeniería en la Universidad, materia para lo que me sentía, es cierto, con voluntad y capacidad de realizar. Por medio de un compañero de Instituto que tenía familiares oficiales en la Marina, me informé mejor sobre los diferentes cursos en la Escuela Naval y decidí que era una buena opción para adquirir conocimientos científicos en varios dominios. Junto a ello, se me ofrecía la posibilidad de viajar y conocer mundo sin costo alguno para mi familia.

Concursé a la Escuela Naval, donde el número de plazas era limitado para el curso de Marina que escogí. Tenía mis dudas porque el número de aspirantes era elevado. Las pruebas de selección eran de diferente naturaleza: aptitud física y natación, académicas, sanitarias y psicológicas. Para mi sorpresa, resulté el primer clasificado. Y ese hecho habría de influenciar toda mi vida en adelante. Supuso para mí la asunción de crecientes obligaciones y responsabilidades. Por mi condición asumida de jefe de curso, y por las consecuencias de ello, desarrollé un acusado sentido de justicia para con los otros, sobre todo los más débiles, así como un enorme rechazo por los castigos injustos que en ocasiones se daban; cuando algo malo ocurría y los jefes no sabían qué hacer, quien lo pagaba inevitablemente era el jefe de curso. A la vez, la Escuela Naval me proporcionó una sólida formación técnica, científica, cultural y marinera. Ello me convirtió en un profesional poseedor de una nueva cultura, un nuevo lenguaje, una forma de estar, con una actitud de apertura a los otros y al mundo, con capacidad y espíritu críticos y con sentido de responsabilidad y justicia en el ejercicio de la autoridad y de mando

-¿Cómo definiría hoy la Revolución desde su condición de ciudadano?

-El 25 de Abril y la Revolución Portuguesa que le siguió son casos muy especiales de participación de los militares en un proceso revolucionario y de instauración de la Democracia en un país, luego de la pervivencia de un régimen beato-fascista-corporativo y de una guerra colonial librada en tres frentes durante once años consecutivos.

La dictadura portuguesa mantenía al país en un gran aislamiento y atraso cultural. Reprimía violentamente cualquier oposición. La guerra colonial agotaba los recursos y las capacidades de la nación. La emigración de los jóvenes era una forma de huir de la guerra y de la pobreza. En la década de 1960 más de un millón de portugueses emigraron a Francia, Alemania y otros países de Europa; casi otro millón participó en la guerra colonial.

En los pueblos eran las mujeres las responsables de la familia, quienes llevaban a cabo la mayor parte de las tareas agrícolas. El pueblo deseaba paz, libertad y mejores condiciones de vida. Una aspiración profunda para la inmensa mayoría de los portugueses.De ahí que el 25 de Abril fuese recibido con alegría por la gente. La generosidad, el espíritu de sacrificio y el desapego del poder por parte de los militares jóvenes se fundió pronto con la idea de libertad y el descubrimiento de un presente distinto y la esperanza de un nuevo futuro para la mayoría de los ciudadanos.

El 25 de Abril hizo Historia en Portugal y su proceso de instauración de la democracia hizo Historia e inspiró nuevas democracias en Europa y en todo el Mundo. Por eso hoy el 25 de Abril constituye el factor más reciente de la identidad portuguesa y es visto con orgullo por la inmensa mayoría de los portugueses tanto dentro como por parte de las comunidades de emigrantes en el extranjero. Desde luego, hay un antes y un después del 25 de Abril en nuestra historia y en nuestra identidad.

P.5En mi condición de ciudadano estoy orgulloso porque haya tenido lugar ese 25 de Abril en Portugal y porque el país haya reconquistado su dignidad y el respeto de la comunidad internacional. Ahora bien, si me preguntan si ya estoy satisfecho, diré que no. Aspiro a más, sobre todo pensando en los más desfavorecidos y frágiles de la sociedad portuguesa. Afortunadamente el ser humano es un ser esencialmente insatisfecho, lo que le lleva a procurar siempre una mayor libertad, mejores realizaciones. La revolución portuguesa, como todas las revoluciones, no se puede decir que haya realizado todos sus objetivos y sueños. La Libertad y la Democracia se alimentan y construyen todos los días, las consecuciones nunca se concretan completamente de manera definitiva. De ahí que los ciudadanos portugueses tienen la oportunidad de continuar ese Abril bajo nuevas fórmulas, de fortalecer las instituciones de la República, de mejorar la calidad de la Democracia y de sus vidas

-¿En qué medida se siente todavía vinculado a ese gesto, a esa idea?

-Mi vinculación con el 25 de Abril como protagonista y como ciudadano es completa. No significa eso, con todo, que si tuviese de nuevo la oportunidad repetiría mi actuación de la misma forma. Claro que no. Trataría de evitar los errores y reducir el sufrimiento que supusieron múltiples rupturas: políticas, sociales, económicas, culturales y de costumbres que se producen siempre en determinadas personas o entidades sociales. Y aún así he de decir que desde el punto de vista de la revolución portuguesa, tales hechos constituyeron un caso raro y benigno

-¿Qué es hoy el nuevo Portugal? ¿Cómo es?

-Es un país mucho más desarrollado, más culto, más libre. Es cierto a la vez que, después de 44 años transcurridos, el progreso técnico y económico hubiera de tener lugar de un modo u otro aunque el régimen político hubiese sido otro. Hoy Portugal es un país integrado en la Unión Europea, que tiene buenas relaciones con todos los países del mundo, que es respetado en el marco de la comunidad internacional. Los portugueses han podido demostrar su capacidad para entender otras culturas y son, en general, muy aceptados en las organizaciones internacionales donde desempeñan, en ocasiones, funciones de alta responsabilidad. Y aun así, si nos preguntamos si estamos satisfechos, habrá que decir que no. La libertad y la democracia están en riesgo ante la globalización, la crisis y la relativa inestabilidad del sistema financiero que castiga a la mayoría de los ciudadanos en los países más o menos desarrollados como Portugal. No estamos satisfechos con una sociedad de mercado donde todo se compra o se vende, donde el dinero es el dios, los bancos sus templos, y la ley del mercado su credo; donde las personas son reducidas a cosas o números al servicio del capital y del mercado. En este sistema global Portugal y los portugueses son una parte del sistema, integrado en la Unión Europea más o menos en crisis, por lo que el nuevo Portugal no es muy diferente de otros países de la U.E. a pesar de tener características propias: situación geográfica privilegiada, identidad, lengua y cultura específicas. Y más allá de esta Europa en crisis, las propias dificultades financieras y sociales no están enteramente vencidas, a pesar de lo cual tenemos una relativa estabilidad política y de gobierno

-¿Cómo observa, o piensa, el futuro?

AlmiranteMartínez-Conde y Guerreiro-Con perspectiva positiva. A pesar de la naturaleza de los riesgos y de los derroteros de riesgo en que estamos, procuro continuar a ofrecer mi colaboración de ciudadano responsable y activo en pro de soluciones políticas, sociales y económicas respetuosas con la dignidad humana, con la libertad y los Derechos Humanos, garantizando la satisfacción de las necesidades básicas de las personas, de modo que puedan desarrollar sus potencialidades y realizar sus sueños de felicidad, que puedan ser ciudadanos libres, informados y críticos, capaces de asumir opciones arriesgadas y tomar decisiones responsables. Pienso que el futuro nos traerá enormes progresos técnicos, científicos y de información, pero a la vez el mundo y la sociedad serán más complejos y difíciles de interpretar para muchos de los ciudadanos menos adaptados e informados. La marginalización, la exclusión y la desigualdad aumentarán en muchos países de continuar esta lógica del poseer, de la imagen y de lo inmediato, esta lógica de recudir al mínimo el factor social. Tengo la esperanza de que el lado luminoso de los seres humanos se consiga afirmar a través de la cooperación, inclusión y colaboración, no sucumbiendo a un individualismo de disputa feroz en la lucha por el poder y por el tener. Tengo la esperanza de que un mayor número de personas con acceso a la cultura y las artes creen obras, elaboren pensamientos e ideas que condicionen positivamente el pequeño grupo que lidere el sistema mundial; tengo esperanza de que un gran número de ciudadanos aporte su contribución, dé lugar a una nueva cultura, para que el mundo de mañana sea mejor que el de hoy.

-¿Tiene conciencia de haber dejado un legado teórico, didáctico, de compromiso social, político?

-Sí. Nuestro legado como militares del 25 de Abril, de ciudadanos comprometidos y responsables, de personas abiertas al mundo y a otros fue de carácter práctico y teórico. Sin duda que ha sido didáctico y pedagógico, que puede inspirar a nuevas generaciones, que refleja nuestro compromiso con la sociedad, la libertad y la democracia. A partir de nuestro caso concreto, de nuestro ejemplo de vida, de empeño moral y social, de lucha constante por la dignidad y los derechos humanos, por las prácticas democráticas a diferentes niveles, es posible elaborar un legado teórico. Algunos de nosotros han avanzado mucho en este dominio. Por mi parte estoy vinculado y entregado a favor de que las transformaciones políticas, democráticas y sociales sean sustentables, lo que significa la difusión y práctica de una cultura humanista de colaboración, integración y cooperación, no permitiendo que el Poder y sus gentes usen y abusen de una cultura competitiva, individualista y rentable a cualquier precio, como una forma de controlar y subyugar a la sociedad. Para construir un mundo más sustentable, libre y justo, necesitamos difundir una cultura humanista de respeto por los otros, sobre la cual puedan apoyarse sistemas políticos y económicos democráticos respetuosos con las personas y su dignidad individual. Sin una cultura positiva y humanista de base, los sistemas de poder y de dominio más o menos autoritarios reaparecerán a la primera oportunidad.

(La II parte de la entrevista con Manuel Beirão Martins Guerreiro se publicará en la próxima actualización de la revista)

ricardo cir

 
 
* Ricardo Martínez-Conde es escritor, web del autor http://www.ricardomartinez-conde.es/

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENTREVISTAS

Entrevistas

Iván Oñate: ‘Uno no elige la poesía, la poesía le elige a uno’

Entrevistas

Santiago Acedo y ‘La batuta mágica’: «Si la lección es divertida, se fija mejor en nuestra mente»

Entrevistas

Santiago Manzarbeitia: ‘Creo que el Museo del Prado es, en su calidad de pinacoteca, la mejor del mundo’

Entrevistas

Gonzalo Giner: ‘Cuando visité el Serengueti y la zona tropical del sur de África quedé prendado. Allí todo se ve que otra manera’

Entrevistas

Constantino Lora: ‘UPDEA es un espacio donde aprender se convierte en placer y donde fomentar las relaciones sociales con personas afines’

Entrevistas

María Teresa Pedraza: ‘El Ateneo de Madrid es una institución cargada de historia, los madrileños deben conocerla y disfrutarla’

Entrevistas

José Calvo Poyato: ‘Soy de los que piensan que una novela no está nunca acabada. Siempre se puede afinar un detalle. Matizar algo…’

Entrevistas

Miguel Berzal de Miguel: ‘El mundo se puede volver muy frío si el ser humano sólo es sociable a través de la tecnología’

Entrevistas

Álvaro Arbina: ‘Siempre iré allá donde haya una gran historia por contar’

Entrevistas

Carla Montero: ‘La literatura es entretenimiento y evasión’

Entrevistas

Fernando Rueda: ‘Con ‘Destrucción masiva. Nuestro hombre en Bagdad’ he querido rescatar la epopeya de unos héroes que lo dieron todo sin esperar nada a cambio’

Entrevistas

Chema Gómez Hontoria: ‘En Escolibro 2020 se creará un gran ambiente literario, como en ediciones anteriores’

Entrevistas

Eduardo Montagut: ‘La Historia sirve para construir proyectos de futuro’

Entrevistas

Carolina Molina: ‘No somos del todo conscientes de lo mucho que Galdós aportó a la literatura española’

Entrevistas

Pablo Méndez: ‘Morir es como un cuento’ es una novela donde el amor se vive al límite de la vida y la muerte

Entrevistas

David Botello: ‘Un pueblo que no conoce su historia es un pueblo sin identidad’

Entrevistas

Francisco Caro: ‘La palabra no ha encontrado todavía rival en la imagen, la imagen es complementaria de la palabra, o viceversa’

Entrevistas

Eman Al Yousef: “En Sharjah hay más mujeres que publican libros que hombres”

Entrevistas

Alberto Infante: ‘He dedicado mucho tiempo a la poesía, ahora sin embargo cultivo más la novela’

Entrevistas

Robert Hillman: ‘El tema de todos mis libros es el amor y sus impedimentos’

Entrevistas

Luis Quiñones: ‘La Transición es algo más que el relato de un pacto pacífico firmado por los líderes de los principales partidos políticos’

Entrevistas

Rosa Estremera: ‘La poesía es el cauce por el que la palabra llega a un otro que la hace suya’

Entrevistas

Isabel Vilabella Tellado: ‘Al nuevo gobierno le pediría algo muy difícil: que escuche’

Entrevistas

Juan Díez Nicolás: ‘Las otras guerras, no militares, que hoy se libran pueden tener consecuencias muy negativas pues afectan al acceso a los recursos’

Entrevistas

Ruperto Long: ‘La guerra muestra lo mejor y lo peor del ser humano’

Entrevistas

Aladino Cordero: ‘Mi proyecto inmediato es difundir el documental ‘Pasado, Presente y Futuro del Parque Móvil del Estado’, el gran desconocido’

Entrevistas

Mario Prisuelos: ‘Tengo un recuerdo especial del Carnegie Hall de Nueva York, tocar en un lugar como ese fue una experiencia inolvidable’

Entrevistas

Rafael Simancas: ‘Es hora de hacer cambios en la Constitución: la reforma federal del modelo territorial, blindar derechos sociales y actualizar las instituciones democráticas’

Entrevistas

Coia Valls: ‘La lectura nos capacita para construir universos y agudizar nuestra imaginación’

Entrevistas

César Cantoni: ‘La creación poética es la única cosa capaz de ofrecerme algún argumento existencial’

Entrevistas

Rafael Soler: ‘En mi novela ‘El último gin-tonic’, hasta los muertos hablan, y mucho’

Entrevistas

Silvia Casasola: ‘De todas las mujeres de mi libro ‘El valor es cosa de mujeres’, María Pacheco es con la que más me identifico’

Entrevistas

Francisco Forte: ‘Radio La Barandilla es una emisora social que pretende ser la voz de las personas con discapacidad’

Entrevistas

Woo Ji- Yeon: ‘Cuando hablamos de sonidos hermosos y de expresar la emoción del ser humano hablamos de algo común’

Entrevistas

Emilio González Martínez: ‘Poeta, hoy más que nunca, es quien es capaz de amar y sostenerse en ese amor’

Entrevistas

Ezequiel Triñaque y Vicky Ibáñez: ‘La radio tiene algo que ‘engancha’, es gratificante que los oyentes nos cuenten sus opiniones o sus problemas’

Entrevistas

Elena Muñoz: ‘Escribo la literatura que a mí como lectora me gusta’

Entrevistas

Fernando López Guisado: ‘La gente lee más poesía y eso es lo único que importa’

Entrevistas

Manuel Beirão Martins Guerreiro: ‘Las revoluciones son momentos muy intensos de las sociedades y de aceleración para la historia’

Entrevistas

Manuel Beirão Martins Guerreiro: ‘Estoy orgulloso porque haya tenido lugar aquel 25 de Abril en Portugal’

Entrevistas

Antonio Daganzo: ‘Las convenciones del melodrama permiten un diálogo muy intenso con la modernidad’

Entrevistas

José Luis Hernández Garvi: ‘Estados Unidos se ha construido sobre un poso de violencia’

Entrevistas

José Luis Morante: ‘Juan Ramón Jiménez entendía la soledad como un estado natural del creador’

Entrevistas

María José Mattus y Jesús de Castro: ‘Aquarellen es una aventura con mucho futuro, donde queremos aunar literatura y arte’

Entrevistas

José Antonio Rupérez Caño: ‘El principal valor del Centro Riojano de Madrid son sus socios’

Entrevistas

José Luis Alonso de Santos: ‘Un cargo que yo aceptaría sería dirigir un teatro para jóvenes, porque es lo que hace falta’

Entrevistas

Ricardo Martínez-Conde: ‘Un idioma, es sobre todo, una forma distinta de observar y expresar la realidad’

Entrevistas

Carlo Francesco Defranceschi: ‘Debo emocionarme con mi música, solo así puedo entusiasmar a los demás’

Entrevistas

Miguel Ángel Rodríguez: ‘Es una vergüenza que Podemos quiera hacer experimentos de gobierno con Castilla-La Mancha y sus habitantes’

Entrevistas

Encarnación Pérez Relaño: ‘Las mujeres harán un gran papel allí donde tengan una obligación que cumplir’

Entrevistas

Vicente Molina Foix: ‘Yo lo paso pipa escribiendo, nunca es una obligación’

Entrevistas

Fernando Rueda: ‘El servicio de inteligencia español está a un nivel impresionante en muchos aspectos’

Entrevistas

Jesús Cimarro: ‘En nuestro país se hace teatro desde hace 2.000 años, eso es un bagaje a tener muy en cuenta’

Entrevistas

Mario Mora: ‘Hay un público que busca disfrutar de la música clásica como de cualquier otro placer de la vida’

Entrevistas

Cláudio Guimarães dos Santos: ‘Mi deseo es que los lectores de mis textos sientan el mismo placer del que disfruto al hacerlos’

Entrevistas

Pablo Méndez: ‘Una pareja es un universo apasionante’

Entrevistas

Luis Miguel López Reillo: ‘Las empresas multiservicios son las causantes de la triste figura del trabajador pobre’

Entrevistas

Oliver Díaz: ‘La música clásica está tratando de acercarse a otras músicas para demostrar que al final la música es sólo una’

Entrevistas

Alfredo Villaverde: ‘El conocimiento nos conduce a la libertad como individuos y como sociedad’

Entrevistas

Félix Alonso: ‘San Lorenzo de El Escorial podría ser la capital cultural de la Sierra de Madrid, un pequeño Salzburgo.’

Entrevistas

Jorge de León: ‘Hay que analizar la obra y el autor para dar sentido a la interpretación’

Entrevistas

Javier Olalde: ‘La poesía es un oficio que nos viene impuesto, un oficio íntimo, y lo ejercemos a cambio de nada’

Entrevistas

Lior Shambadal: ‘Para mí la música encierra un misterio sagrado, un mensaje espiritual’

Entrevistas

Jack Martínez; ‘He intentado reflejar los márgenes de la ciudad,…y como construyen sus dinámicas económicas y sociales’

Entrevistas

Ioana Gruia: ‘Escribo porque me hace feliz’

Entrevistas

Pedro López Arriba : «Trabajamos por La Rioja en Madrid, sin limitaciones ni exclusiones y siempre abiertos a otras realidades»

Entrevistas

Javier Dotú: ‘Lo más difícil del doblaje es la humildad, no debemos salirnos de lo que ya está hecho’

Entrevistas

José Zarate: ‘La música clásica no ha alcanzado todavía la repercusión mediática que debería tener en España’

Entrevistas

Mercedes Lezcano: ‘No concibo el Teatro como una simple herramienta de ocio sin substancia’

Entrevistas

Rafael Fraguas: ‘La informatización de nuestras vidas ha favorecido al capital financiero’

Entrevistas

Maurizio Colasanti: ‘Se necesita mucho estudio, valor y un toque de locura para ser director de orquesta’

Entrevistas

Fatos Kongoli: ‘Lo que me interesa es la actitud del ser humano bajo los acontecimientos políticos’

Entrevistas

Gustavo Travi: ‘La poesía es una forma de conocer’

Entrevistas

Raúl Herrero: ‘Siento una atracción cada vez mayor por la literatura popular’

Entrevistas

Claudio Magris: ‘La pseudocultura de la transgresión es incapaz de transgredir’

Entrevistas

José María Alfaya: ‘El humor con sentido y el sentido del humor aportan un plus de inteligencia’

Entrevistas

María del Valle Rubio: «Hay tantas corrientes como creadores»

Entrevistas

Rosa Estremera: ‘La poesía y el psicoanálisis nos abren la puerta a un mundo interior’

Entrevistas

Jesús María Gómez y Flores: “Todos los poemas tienen banda sonora y la música es fuente de poesía”

Entrevistas

Raúl Lara: ‘En el doblaje tienes que pegarte a unos ojos que no son los tuyos’

Entrevistas

Antonio Lázaro: «La poesía puede curar y, como poco, consolar de los males prosaicos de la realidad»

Entrevistas

José Elgarresta: «Soy un esclavo de la escritura y la poesía»