abril 2021 - V Año

ENSAYO

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Centenario del nacimiento de Enrique Tierno Galván (1918-1986)

tierno galvanSon muchos y variados los artículos, que están apareciendo estos días, en que se recuerda el legado de Enrique Tierno Galván al cumplirse el Centenario de su nacimiento. ‘Entreletras’ viene dando buen ejemplo de ello. Creo que la nostalgia es un arma de doble filo. La herencia que Tierno dejó entre nosotros es, sobre todo, la de un impulso para proseguir su obra e intentar completar los muchos ‘cabos sueltos’ que fue dejando para que quienes veníamos detrás, avanzásemos.

Hoy, que la figura del intelectual se ha desdibujado e, incluso, ha perdido toda relevancia, llama, sobre todo, la atención la estatura moral de su figura, su compromiso con la democracia, su ideología transformadora y muy especialmente, su europeísmo, del que fue un abanderado, cuando nadie hacía gala de él. Recuérdese a este efecto que fundó la Asociación para la Unidad Funcional de Europa. Como en tantas otras cosas, fue adelantando conscientemente piezas en el tablero, corriendo los consiguientes riesgos y contribuyendo, con su inteligencia y rigor, a que soplara un poco de aire fresco en una atmósfera tan viciada y corrompida como era la de la dictadura.

Sin duda fue un gran hombre, un referente, un ejemplo a seguir. Tuvo el coraje de ser un profesor universitario comprometido en una época de sumisiones y de envilecimiento. Destacó por sus ensayos. Nunca ocultó su pensamiento de raíz marxiana, su firme creencia en el motor utópico como componente esencial de la izquierda y, ante todo, se atrevió a ser un ciudadano exigente y libre cuando a su alrededor muchos hacían dejación de sus convicciones, demostrando un oportunismo despreciable. No puedo olvidar que, también, fue un excelente tribuno que sabía conectar y comunicar sus ideas a quienes escuchaban su serena y culta palabra.

Desde que mi padre me lo presentó tuve un gran respeto intelectual por Tierno Galván. Lo admiraba. Me agradaba escuchar sus opiniones, comprobar, una y otra vez, su inteligencia, no exenta de mordacidad, su profunda erudición y su ironía demoledora.

Recuerdo ahora, la figura del viejo profesor hablándome de Saavedra Fajardo o nuestras charlas en alguna tasca de Chamberí, en las que junto a frases brillantes y agudos comentarios, tomábamos una copa de anís ‘machaquito’ que era su preferido.

librotierno2Tengo presente en la memoria, cuando apareció su traducción de El Tractatus de Ludwig Wittgenstein, que por aquellos años causó furor en las universidades madrileñas. Una vez más, se adelantó a unos programas de estudio ‘mostrencos’, haciendo un gesto y un guiño con esa traducción. Nos mostró que estábamos perdiendo el tiempo y que había otras líneas de pensamiento que merecía la pena conocer y que eran necesarias para salir del laberinto en el que estábamos atrapados.

No perdió nunca su curiosidad intelectual, su afán por ahondar en las cosas y por extraer observaciones y puntos de vista que a otros habían pasado inadvertidos. Me entusiasmaba una de sus máximas predilectas, tomada de Virgilio, que de cuando en cuando repetía en latín: ‘felix qui potuit rerum cognoscende causas‘ (feliz el que puede conocer las causas de las cosas).

Este año junto al Centenario de Tierno Galván, conmemoramos el II Centenario del nacimiento del Viejo de Treveris. ¿Fue Tierno marxista? Rotundamente sí, pero su pensamiento era heterodoxo y tenía muy en cuenta las interpretaciones de Luckas, Gramsci y los filósofos frankfurtianos como Walter Benjamin o Herbert Marcuse. No tenía excesivo interés por el marxismo ortodoxo, escolástico y esclerotizado. Pensaba que había que releer al joven Marx y conectaba con el pensamiento de quienes defendían lo que de fresco y transformador tenían las aportaciones marxianas.

Cuando otros no hablaban de estas cosas, sino que repetían hasta la saciedad, nociones de teoría marxista de vuelo corto, a él le gustaba hablar del control financiero del capital y coincidía con el pensador de Treveris en que las ideas no existen con independencia del lenguaje. Una prueba de cuanto vengo apuntando es su concepto de ¿qué es ser dialéctico? Para él era ni más ni menos que llegar a la conclusión de que negar es destruir, construyendo.

Pocos han leído y disfrutado su libro Carlos Marx (1983). Considero que pasó bastante desapercibido, por distintas razones que no vienen al caso, pese a que apuntaba interpretaciones sugerentes y rompía con un tono hagiográfico demostrando con la práctica que se puede ser crítico con un pensador que le merece un profundo respeto, pero a quien no hay que considerar, en modo alguno un icono de cartón piedra.

Es relevante que en este mundo hipócrita y tartufesco hasta la protesta ha acabado por convertirse en mercancía. Quizás la mayor prueba del engaño y del espejismo en que se ha convertido la existencia… es que el mundo no es sino otra mercancía más. Así nos va. No es de escaso valor que Tierno lo intuyera.

En este Centenario del nacimiento habría que releer alguna de sus obras emblemáticas que han resistido muy bien el paso del tiempo y que siguen gozando de plena actualidad.

Sus bandos son encantadores, irónicos… y amables, pero su pensamiento es otra cosa más profunda, que hace de él uno de los intelectuales más relevantes del siglo XX. ¿Por dónde empezar? Toda selección es un atrevimiento. Pero, ahí van tres títulos, junto al texto de Karl Marx ya mencionado, y junto a Cabos sueltos, su autobiografía, lleno de agudeza, de reflexiones pertinentes donde pone de manifiesto sus filias y sus fobias y donde con inteligencia y rigor deja, en paños menores, a determinados farsantes.

librotierno3Las tres obras que me siguen pareciendo imprescindibles, asumiendo lo que de subjetivo tiene este juicios, son: Humanismo y sociedad, Ensayo sobre la novela picaresca y Estudios de pensamiento político.

Un rasgo para mi esencial de su modus operandi es su convencimiento de que quien domina el pasado, está en condiciones de entender el presente y de explorar el futuro. He ahí un excelente aviso para navegantes y, más hoy en día, donde el pasado se desconoce y se desprecia lo que da lugar a adanismos vergonzantes.

Son muchas las figuras de la historia del pensamiento y de la cultura a las que ha dedicado su atención de forma original y penetrante. Me atrevo a sugerir que se relean algunas de sus páginas sobre Tácito, F. de Vitoria, Erasmo de Rotterdam, Luis Vives, Gracián o Rousseau, entre otros.

Me siento abrumado al contemplar todas las perspectivas desde donde asomarse a la obra y al pensamiento de Enrique Tierno. No obstante hay algunos aspectos sobre los que no es posible pasar por alto, sin renunciar a entender los movimientos emergentes de mayor interés de los años 60. Su estancia en la Universidad de Princeton, tras ser expulsado de su cátedra por la dictadura, le permitió entender las protestas juveniles como un síntoma inequívoco que presagiaba cambios sociales de calado. Su encuentro con los movimientos estadounidenses a favor de los Derechos Civiles o contra la Guerra de Vietnam le permitió replantearse muchas cosas, abrirse a nuevas realidades e inauguró su etapa de atención hacia los movimientos de protesta juveniles.

Se dio perfecta cuenta de que lo que estaba ocurriendo, iba mucho más allá de un problema meramente generacional y se vinculaba con la caducidad de modelos socioeconómicos que se estaban desmoronando.

De especial calado es su reflexión sobre la universidad analizando que la educación, prácticamente en todas partes se entendía como una adaptación, coercitiva aunque disimulada, al sistema capitalista. Se muestra un adelantado cuando formula que quizás la principal función de la Universidad es dotar de sentido crítico y enseñar, por tanto, a cribar la información. No es posible apuntar con más acierto al corazón de la diana.

Con frecuencia, tengo la sensación de que Enrique Tierno pertenece más al futuro que al pasado. Abrió caminos que hemos de proseguir. A título meramente orientativo, sugeriré unos cuantos. Creía con firmeza y convicción en un Estado laico, es decir, con una separación nítida de las confesiones religiosas y el Estado. Hoy estamos aún lejos de ese objetivo. Precisamente por eso, hay que proseguir la tarea, estimulados por su palabra y por sus análisis.

bandosIgualmente, como político, como Alcalde de Madrid, rompió moldes y esquemas y sigue siendo un modelo a seguir. Hablar hoy de Enrique Tierno es soñar con un modelo de ciudad, más moderno y menos especulativo, es crear infraestructuras culturales, sanitarias y cívicas para compensar las desigualdades territoriales y mejorar la calidad de vida. Creyó en la participación de los ciudadanos en la gestión pública y en un entendimiento con los jóvenes que suponía una dosis, nada desdeñable, de complicidad.

Entendió como pocos lo que demandaban los ciudadanos de un Madrid que acababa de dejar atrás la negra noche de la dictadura. Captó con rapidez sus exigencias y demandas. Supo entregarse a los madrileños y obtuvo como respuesta su cariño y su afecto.

Quiero recordar a Tierno como un vitalista ‘me gusta vivir intensamente’ solía confesar a los amigos. Lo consiguió. Bajo su apariencia de modales exquisitos, tolerante e inteligente, latía un auténtico volcán que se manifestaba en su forma de dinamizar los proyectos que emprendía.

Cuando la ocasión lo requería sabía ser caustico, incisivo y mordaz. Su figura venerable, desprendía un halo de moralidad e integridad admirables. Odiaba y despreciaba la corrupción. En más de una ocasión, echó a ‘cajas destempladas’ de su despacho a quien se atrevía a formular algunas sugerencias que él consideraba despreciables.

Me restan por decir tantas cosas que he de poner fin a estas líneas apresuradas, sabiendo que harían falta muchos folios para exponer, siquiera una parte de sus méritos morales, intelectuales y políticos de este ciudadano comprometido, hasta los tuétanos con la democracia.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”