noviembre 2020 - IV Año

ENSAYO

Pensar en grande

sociedadLa sociedad es un organismo vivo, igual que un cuerpo biológico. Ambos se debaten a diario entre la vida y la muerte. En el plano físico, la mitosis y la meiosis generan células nuevas; hay un nacimiento constante, al tiempo que el sistema inmunológico, los leucocitos, preserva la higiene radical matando las células patógenas. Todos los días, nuestro organismo genera células cancerígenas, el principio de muerte, llamadas a ser fagocitadas por el principio de vida. Hasta aquí la metáfora.

El grito de ‘Teruel existe’ es un epifenómeno, que ha sido secundado por el de ‘León existe’. Soterrado aún y a somormujo, hay un movimiento de segregación de Cuenca y Guadalajara, ya hartas del centralismo de Toledo. Almería con sus desiertos y su poderío económico está al caer. Y surgirán más; el país está en descomposición, por la deriva de la mortudo, que así llama Freud al principio contrario al de libido, que apuesta por la vida.

Esta barahúnda divisoria es la fracción continua de los números irracionales, cuyo radical está en el llamado ‘procés’ catalán: células locas que, para ocultar la corrupción, han huido hacia adelante, generando expectativas imposibles que amenazan, con su metástasis, la existencia misma del organismo social. Algo parecido a esto pasó en 1934.

La corrupción es la carcoma del quehacer político actual: Jordi Pujol, el capo campeador de Banca Catalana, sigue ganando batallas después de muerto, cuando ha dejado de ser muy honorable. La última contra la Agencia Tributaria asciende a cerca de 900.000€, irrecuperables, mientras el delito queda impune. El agravio comparativo con relación a un ciudadano de a pie, que se descuide un día en pagar algo que no tenga domiciliado, no puede ser más bochornoso.

En Castilla la Nueva, hubo un tiempo que su presidente invirtió millones y millones en arreglar las techumbres de los templos parroquiales y sembrar el campo de ermitas a San Isidro. La inversión en espiritualidad, con aquella humareda del incienso, sirvió para ocultar el trabajoso proceso de amasar un suculento patrimonio material en viñedos, bodegas, picadero e inmuebles de lujo, por aquello de ‘a Dios rogando, pero con el mazo dando’.

Desde el caso Nóos abajo, o desde más arriba, PP, PSOE, PNV y, en lo por venir de Bolivia PODEMOS (Quiroga dixit) todos los partidos políticos comulgan bajo la misma especie. El problema es que el pueblo soberano no sólo calla, es decir, no sólo otorga y consiente, sino que sigue votando a sus corruptos con fruición religiosa.

votoLa corrupción es un producto del pensar pequeño, del pensar con el vientre, que nos induce a un epicureísmo cuyo horizonte está en el ombligo. Es un pensar tan pequeño que se agota en el propio yo, el yo inmediato, el yo material, con sus extensiones también materiales. El escarabajo pelotero es el paradigma.

Cada hombre, y toda mujer, es responsable de su proyecto existencial y éste ha de organizarse pensando en grande (sintagma acuñado por el Jefe del Estado el pasado día 24 de diciembre), con amplitud de miras, ideas ambiciosas, pretensiones serias de excelencia, que gocen del altruismo preciso para convocar adhesiones y fomentar la cohesión que empodera. Ahí está la frontera frente a la desagregación.

El proyecto existencial no proviene de arriba, es horizontal, cada uno ha de tener el suyo y reconocerse como centro de regeneración, un foco en la entalpía, sólo la pasividad es un hueco que rompe ésta. Si cada quien cumple con su proyecto existencial, la sociedad estará protegida, el principio de vida habrá triunfado sobre el de muerte.

Pensar en grande es pensar en los demás, o en uno mismo, en tanto que uno de tantos. Por ejemplo, cuidar el planeta ha de hacerse porque, detrás de los nietos a los que quizás vemos, vendrán los biznietos a quienes tal vez no veamos. Todos vendrán con derecho a tener un planeta habitable. Ese derecho, hoy es obligación para quienes usufructuamos la vida y somos meros inquilinos del planeta.

Pensar en grande exige hacer un uso productivo de los recursos personales, en provecho propio y ajeno. Otro ejemplo inmediato: escribir este artículo a mí me resulta útil, porque hago funcionar mis neuronas y las mantengo en forma; quienes lo lean pueden acrecentar su conciencia crítica y percatarse, en algún sentido, de su responsabilidad personal. Yo gano-tú ganas.

Pensar en grande impone dejar de practicar corruptelas ordinarias: aceptar facturas sin numerar y sin IVA; hacer trampas con el PER; buscar la subvención diciendo que se va a hacer esto y aquello, para defraudar después haciendo la cuarta parte de la mitad, o nada; reducir la jornada laboral del funcionario, discrecionalmente, a expensas del criterio individual del propio funcionario, etc. Hay una cantera inmensa en la que el pensamiento positivo puede promover rectificaciones y más si agrandamos y ampliamos la línea del horizonte.

Pensar en grande deriva a compromiso, al pacto que obliga mutuamente a quienes lo suscriben porque se otorgaron confianza y se hacen acreedores a recibir bienes y servicios en virtud de sus entregas a cuenta. El contrato social es compromiso, una transacción continua, un intercambio leal permanente, que garantiza la convivencia con la ley ‘yo gano – tú ganas- ellos ganan’. La reciprocidad como norte y guía.

Pensar en grande es superar las actitudes decimonónicas, relativas al nacionalismo y las ideologías de clase, por los nefastos resultados que obtuvieron ambas cuantificados en guerras y millones de muertos, para encontrar espacios amplios de consenso, integradores, que hagan posible la sinergia y den cauce a valores como la solidaridad y la cooperación.

Pensar en grande es promover investigación, crear futuro, ordenar el porvenir. Una sociedad arrastrada por el presente, sin línea del horizonte, debe desaparecer porque carece de proyecto. La falta de proyecto individual arrostra, de inmediato, la muerte psíquica; y ésta, ineludiblemente, la muerte física.

Pensar en grande es promover la sociedad civil, la autonomía de cada quisque, cuya soberanía es incuestionable: listo o tonto, preparado o en proceso, educado o por civilizar, sabio o ignaro, cada ser humano es sumamente respetable, siempre y cuando sea foco de entalpía, agente de calor, ejecutor de su proyecto existencial.

Pensar en grande es gobernar con ejemplaridad moral, respetando las instituciones y leyes que democráticamente nos hemos otorgado y, yendo un poco más lejos, marcando un estilo, un modo de ser generoso, entusiasta del nosotros, como sesgo diferenciador: nosotros los europeos, nosotros los españoles europeos, nosotros los castellanos, españoles, europeos, o los euscaldunes, españoles, europeos porque, así como el yo tiene nombre y dos apellidos, el nosotros, los seres humanos del planeta, también nos diferenciamos antes de confluir.

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”