julio 2021 - V Año

ENSAYO

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

8M, Día Internacional de la mujer

María Lejárraga

Es curioso señalar que aunque el número de maestras sea similar al de maestros en los centros educativos, en el nivel de representación sindical en la FETE (UGT) desde sus inicios en 1912 era abrumadora la presencia de los varones, así como lo era en las direcciones de los centros escolares y en el resto de los estamentos directivos y representativos de la sociedad en todos sus órdenes, por lo tanto el sindicalismo no resulta una excepción.

Cabe destacar algunos casos excepcionales como el de Victoria Zárate (maestra) que participa como delegada de la FETE en el XIV congreso de la UGT en 1920 junto con destacados pedagogos como Luzuriaga y políticos como De los Ríos y Ovejero, dando lugar al programa educativo de la UGT, uno de los gérmenes de lo que sería el programa educativo de la II república. La representación femenina en este caso en el Congreso era de un 17 % y única en la delegación.

Si analizamos la UGT que es una organización fundada en 1888, la primera mujer que aparece como vocal en la ejecutiva de la UGT es Virginia González en 1916 (XII Congreso), siendo Vicente Barrio el Secretario general y Pablo Iglesias presidente, también está presente en la de 1918, su oficio ella era guarnicionera del calzado.

La siguiente mujer en la ejecutiva de la UGT es Claudina García Pérez en 1938, nada menos que veinte años después, siendo presidente Ramón González Peña y secretario general José Rodríguez Vega, ella era bordadora y responsable de la Federación Nacional de la industria del vestido y del tocado.

No vuelve a aparecer una mujer en la dirección hasta el XXX congreso en 1976, nada menos que 38 años después, donde se incorpora Ludivina García Arias (maestra) como secretaria de emigración procedente del exilio mexicano. En el siguiente congreso en 1978 se incorpora, sustituyéndola, Helena Vázquez como secretaria de prensa e inmigración.

No vuelve a aparecer una mujer en la ejecutiva hasta el congreso XXXV en 1990, siendo Inés Ayala, que es elegida secretaria de acción social en la última ejecutiva de Nicolás Redondo.

Con Cándido Méndez se va produciendo una mayor presencia de mujeres, en 1998 ya aparecen tres y seis en la del 2002, apareciendo por fin una situación de paridad, lo que indica un cambio, muestra del signo de los tiempos. En la última ejecutiva de Cándido Méndez elegida en el 2009 hay 6 mujeres y 7 varones. Un largo y lento camino para la presencia de la mujer en las responsabilidades directivas de la UGT. En la ejecutiva de José María Álvarez se mantiene la misma proporción, 6 mujeres y 7 varones.

Victoria Zárate es la sindicalista más destacada desde 1920 hasta 1936 en la AGM y en la ATEMYP (FETE Madrid)

La primera vocal en la ejecutiva de la Asociación General de Maestros AGM (predecesora de la FETE) es Carmen García Moreno (maestra responsable de la escuela Cesáreo del Cerro desde 1927, siendo ésta dependiente de la casa del pueblo de Madrid e inspirada en la ILE, siendo una de las obras más queridas por Julián Besteiro), ella figura en agosto de 1929 con Manuel Alonso Zapata como secretario general y Rodolfo Llopis como presidente (Datos de El Socialista), siendo sustituida en la ejecutiva de enero de 1931 por Victoria Zárate como única mujer en la misma representando a Madrid, siendo reelegidos en dicho congreso el secretario general y el presidente. En abril se produce el primer congreso de la AGM (FETE), pero en este no se elige ejecutiva, al ser exclusivamente pedagógico y reivindicativo, realizándose justo antes de la II República. En junio del mismo año el Comité Nacional elige una nueva ejecutiva donde se mantiene Manuel Alonso Zapata como secretario y siendo Dionisio Correas el presidente, incorporándose Elisa López Velasco como única mujer en una vocalía. Elisa era maestra especialista en dibujo en el colegio Cervantes, dependiente de la ILE, siendo este centro uno de los más prestigiosos de la época, Ángel Llorca era su director y en el que también se encontraba como maestro el propio Manuel Alonso Zapata.

En el II Congreso, celebrado en abril de 1933, ya asumiendo la denominación de FETE, se elige una nueva ejecutiva en cuya dirección sigue manteniéndose como secretario Manuel Alonso Zapata y apareciéndose Dionisio Correas como presidente, figurando como única mujer Carmen Castilla Polo (maestra superior, que había sido becaria de la ILE en el Smith College en EEUU en el curso 1920-21, y que posteriormente sería inspectora constando como tal en Salamanca en abril de 1932).

Josefa Uriz

Los debates internos posteriores de la UGT producen una disminución de la presencia Besteirista y una radicalización de la estrategia sindical, teniendo un reflejo en la FETE en enero de 1934, produciéndose un voto de censura a la ejecutiva que da lugar a la sustitución de Manuel Alonso Zapata (que había salido recientemente elegido diputado por Madrid provincia) y una nueva ejecutiva con Fermín Corredor como secretario general y Antonio Rodríguez Espinosa como Presidente, en la que ya no figura ninguna mujer, curiosamente ni siquiera en la representación del Comité Nacional que la elige.

En el primer congreso extraordinario en abril de 1934 se elige una nueva ejecutiva con César García Lombardía como secretario y Vicente Valls como presidente, en la que tampoco figura ninguna mujer.

En julio de 1934 se produce una nueva elección de una ejecutiva en el Comité Nacional, siendo reelegido César García Lombardía como secretario y Luis Huerta como presidente, y en el que tampoco figura ninguna mujer. En 1935 figura Norberto Cerezo como presidente, pero dada la persecución sindical que se produce como consecuencia de la revolución de octubre no se conoce el resto de la ejecutiva.

La dirigente navarra Julia Álvarez Resano tiene una breve presencia como presidenta de FETE en 1936

Tras la recuperación de la legalización de la actividad sindical, la FETE elige en enero de 1936 una nueva ejecutiva presidida esta vez por una maestra, Julia Álvarez Resano (en las siguientes elecciones de febrero, donde triunfa el frente popular, es elegida diputada por Madrid provincia) y cuyo secretario general sigue siendo César García Lombardía. Julia es un caso excepcional en la FETE ya que había sido la secretaria de la federación de enseñanza de Navarra desde noviembre de 1932, donde figuraba como la única mujer. Su presencia de seis meses es extremadamente breve, siendo sustituida en el III Congreso en junio de 1936 por Rodolfo Llopis que vuelve a desarrollar una importante presencia sindical en una ejecutiva donde sigue manteniéndose César García Lombardía como el secretario general en una ejecutiva con nula presencia femenina.

En plena guerra civil, la FETE debido a la incorporación al frente de alguno de sus directivos, reorganiza su dirección en el pleno ampliado del Comité Nacional de junio de 1937 incorporando dos mujeres: Emilia Elías Herrando (profesora de escuela normal de considerable prestigio) y Amparo Ruíz González, esta última como secretaria adjunta de prensa y propaganda.

La última ejecutiva de FETE en España en la guerra civil es la elegida en el Comité Nacional de junio de 1938 en la que no figura ninguna mujer, siendo sustituidos Rodolfo Llopis y Julio Hernández. Amparo Ruiz actúa en 1939 en Francia como secretaria general en funciones en la organización de la evacuación a México de 100 maestros y profesores.

La dirigente de la federación catalana Josefa Uriz forma parte de las ejecutivas en el exilio francés

La FETE en el exilio mantiene la organización de la federación estableciendo dos equipos diferenciados en su dirección denominados Grupos profesionales que son elegidos entre los afiliados bien en Francia o en México. Entre la organización que se mantiene en Francia (después de la liberación) se organiza una comisión provisional en mayo de 1945 en la que están Josefa Uriz, Teresa Andrés y Manuela Cabrera, en la ejecutiva de agosto de 1945 es elegida Josefa Uríz como vocal, que había sido una destacada dirigente en Cataluña, en una ejecutiva Presidida por Julio Hernández y cuyo secretario general es Olegario Serrano. En octubre de 1946 se incorpora Teodora Noguerol como tesorera, siendo en esa ejecutiva elegido como secretario general Cecilio Palomares, manteniéndose como presidente Julio Hernández y Josefa Uríz como vocal. En octubre de 1947 sale Teodora de la ejecutiva, es elegido Luís Huertas como presidente, manteniéndose Cecilio Palomares como Secretario General y Josefa Uríz como vocal. En 1949 la organización entra en crisis interna debido a los acontecimientos internacionales, reduciendo su presencia a una delegación de la ejecutiva elegida en 1938 en el Comité Nacional en plena guerra civil.

Veneranda Manzano y Regina Lago son dirigentes de FETE en el exilio mexicano

Veneranda Manzano

El grueso de la emigración al exilio de los dirigentes de FETE y de una parte de los afiliados se reorganiza en México organizando un Grupo profesional en cuya ejecutiva de septiembre de 1943 siendo el presidente Pedro Carrasco y Domingo Tirado el secretario general, aparecen en ella en posición destacada tres mujeres de ocho miembros: Veneranda Manzano (ex Diputada a Cortes por Asturias en 1933-36) como vicepresidenta, Regina Lago (profesora de Escuela Normal) como secretaria de solidaridad y Estrella Cortich como secretaria de finanzas. Se eligen en asamblea anual la dirección, existiendo continuidad en 1946 en Veneranda y Regina y no así en Estrella. En 1948 la dirección del Grupo profesional elige a Antonio Ballesteros como secretario general, manteniéndose Veneranda como vicepresidenta y Regina pasando a ser vicesecretaria y se incorpora Teodora Noguerol como vocal.

La situación de la representación femenina de la FETE en Madrid, comienza su existencia formalmente diferenciada de la organización nacional desde 1932 con el nombre de ATEMYP, con su primera ejecutiva con Fermín Corredor como presidente e Ildefonso Prieto como secretario, no incorpora a ninguna mujer en la misma, aunque una de las secciones autónomas: la de la Asociación de Licenciados y Doctores en Filosofía y Letras y Ciencias es dirigida por María Calvo, dirigente de la minoría del Colegio de Doctores y Licenciados. En la ejecutiva elegida al año siguiente se incorpora María Antonia Muñoz como tesorera y Victoria Zárate que inicia en diciembre de 1932 como suplente de Sidonio Pintado que ejercía como presidente al pasar a otras funciones en la República en el Consejo de Cultura.

En la ejecutiva elegida en enero de 1934 se mantiene Victoria como presidenta y se incorpora Encarnación Fuyola como tesorera. En esta época se produce la represión sindical como resultado de la revolución de octubre, estando en la cárcel varios meses Encarnación por delitos de opinión tras escribir un artículo en el Trabajadores de la Enseñanza (periódico de la FETE). En enero de 1936 se reorganiza la federación siendo Fermín Corredor el secretario general y volviendo Victoria Zárate a la presidencia. En enero de 1937 es elegida una nueva ejecutiva donde Victoria se mantiene como presidenta y Carlos de Sena en la secretaría general.

Analizando la estructura en sectores en que estaba organizada la federación de Madrid de FETE no se vuelve a encontrar representación femenina más que en 1938 en la ejecutiva del sindicato de maestros fusionado, donde aparecen Dolores Molina y Julia Fernández. En 1936 en el comité provincial de enlace entre la Asociación Nacional (sindicato mayoritario) y la FETE para formar el Sindicato de Maestros, que a su vez se integrará posteriormente en la FETE, aparece como representante de la ATEMYP Victoria Zárate como única representación femenina.

La principal conclusión de este breve recorrido es la gran valía sindical de algunas dirigentes, pero su presencia siempre fue aislada y puntual en las diferentes direcciones de la FETE. Algunas participaron además muy activamente en organizaciones feministas como Encarnación Fuyola y Emilia Elías. Otras maestras con compromiso sindical pero que no estuvieron en las ejecutivas, pero que tuvieron amplias responsabilidades en la época fue la dirigente granadina María Lejárraga, que fue diputada del PSOE en 1933, y que hizo una intensa labor internacional en la evacuación de niños a colonias en el extranjero, en gran parte a través de las organizaciones sindicales internacionales y la OIT.

Con posterioridad completaremos este artículo indicando la presencia de mujeres en la dirección de la federación de enseñanza de la UGT, tanto en las ejecutivas de la transición como en la democracia.

BIBLIOGRAFÍA
El Socialista (diversos números).
Boletín de la UGT (diversos números).
Trabajadores de la Enseñanza (diversos números).
El Magisterio Español (diversos números).
Trabajadores de la Enseñanza en México (diversos números).
Trabajadores de la Enseñanza en Francia (diversos números).

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”