enero 2021 - V Año

ENSAYO

Redes infames

redessociales‘La soledad es algo innato a la noción de ser y existir del humano’ -le dije el otro día a uno de mis colegas que preguntó sobre mi creciente actitud a no querer ir a la Universidad a perder el tiempo. -Es que no lo entiendo, cómo se te ocurre dejar las clases presenciales para quedarte sola en tu casa, estás loca. Yo le contesté que sí, que sí, que estoy loca pero mi locura se vuelve creativa cuando estoy sola. Las conferencias online en este momento de caverna y encierro me van más. Entre otras cosas -tampoco es que me derritiera en explicaciones con el colega- le dije que yo cuando estoy sola me encuentro muy bien, tengo una armonía muy apetecible y una creatividad muy inteligente que aprovecho al máximo y que me proporciona muchos beneficios emocionales. Sí, ya se que lo normal en el ser humano es que socialice mucho, es decir, que tenga lo que llamamos hoy una vida social en la que se incluyen muchas cosas. La soledad está estigmatizada sin lugar a dudas.

Es verdad, el Hombre está solo y mucho en el mundo, pero ¿y qué? Más le vale aceptarlo. Tampoco pasa nada, sí, comprendo que una buena conversación es muy saludable y a mí, me encanta, sobre todo si es una conversación inteligente (no tiene por qué ser culta) y con cierto humor de por medio. Lo que me gusta de verdad, es poder observar, ver a la persona o personas que tengo enfrente o al lado, poder escuchar cómo es su risa, su entonación, cómo mira, qué gestos hace, qué bebe, qué come, cómo reacciona a un estímulo en el discurso conversacional espontáneo…en definitiva ver a la persona, tener algo de Verdad delante de mi, aunque sea una o dos veces al año, algo fresco, el ser en actividad. Pero ¿Qué sucede hoy? Pues que esto cada vez se va perdiendo y perdiendo hasta llegar a otro tipo de relación que en nada tiene que ver, por ejemplo, con lo que yo estoy acostumbrada a hacer que es a hablar incluso más de una hora y media por teléfono si es preciso; teléfono, otro vehículo donde también se observa, se siente y se intuye a la persona. Ahora existe la red, el internet, el chat, los sms y otras cuantas chorradas más que abren el mundo a otro tipo de relaciones completamente distintas, ¿por qué? porque no son verdad, son mentira. Aquel que crea que son verdad se está engañando. Es en estos momentos donde me siento bastante existencialista y me dan ganas de cualquier cosa.

fake newsCon la palabra manipulada en un whassap por ejemplo, la persona da, ofrece una imagen que no corresponde en absoluto a lo que de verdad esa persona es o está sintiendo. No conozco por su voz el estado anímico ni la pragmática de ese mensaje. Se inventa un personaje, se reinventa a si mismo, se inventa de nuevo, se inventa algo, otro, otra, que evidentemente le gustaría ser pero que no es y se queda tan tranquilo, la mayoría de las veces engañando a la persona que tiene al otro lado del chat, porque, repito, está dando una imagen completamente falsa. Otra vez verdad, mentira, farsa. Si esas mismas cosas el individuo (quien sea) tuviera que decirlas en directo –o sea cara a cara- cambiaría completamente, probablemente, no las diría. Pero escondidos detrás del teclado somos capaces de cualquier barbaridad. Esto es lo que les sucede hoy también a la juventud que no saben relacionarse si no es por el mensaje escrito vía virtual, después no son capaces de enfrentar a esas mismas personas con las que se escriben veinte veces al día, pero en la manera oral, no son capaces y no lo son. Mucha gente se mete en unos líos de aúpa, porque en la generalidad de los casos la gente miente para ligar, o para poder tener una relación de lo que sea, o para sentirse admirado, querido, comprendido, escuchado…miles de cosas, pero que no son verdad, es decir, que tardan en ser verdad porque la sinceridad no existe en ese mundo virtual, o existe poco. Vuelvo a la frase ya mencionada: todo es mentira. Es un mundo de sentimientos de juguete. Algunos han chateado o se han escrito, se han escrito una y mil veces. Luego un día deciden conocerse. Ahí se desvanece el mundo que se había creado entre esas dos personas por completo. Incluso cuando es sincero es un mundo que pertenece al intelecto. Es así.

¿Quién no añora el mundo ficticio de la epístola? Alguien puede argumentar que también se creaban mundos oníricos, imaginarios y no digo que no. Con mis respectos escribir una carta no es igual que un chat, tiene un nivel mucho más inferior este último, sin duda.

Pero lo más trágico y –ahora me refiero al móvil- es que ha llegado a desestructurar las familias por completo, sea cual sea el modelo de familia, claro. En un restaurante o en cualquier lugar, se puede ver una familia de 7 cada uno mirando su móvil. Hasta ese punto ha llegado la esclavitud a la que nos han sometido las grandes compañías. Ha perdido incluso sentido ‘castigar’ a tu hijo quitándole el móvil, ¿por qué? Porque ahí le escriben incluso sus profesores, hay aplicaciones didácticas que tienen que seguir…un desastre que causa incomunicación total entre las personas.

Solo hay que ver cómo en facebook no proliferan precisamente gente que diga toda la verdad, los hay, pero frente a estos hay otros que mienten como bellacos, que enmascaran su personalidad…miles de cosas, un asco. Las únicas conversaciones que se pueden salvar es cuando ya conoces a esa persona y en lugar de hablar por teléfono, pues chateas. ¿Qué sucede? muy sencillo, por ejemplo, yo paso unas diez horas en el ordenador cada día, ordenador que uso como máquina de escribir, o para impartir conferencias online, es un procesador de textos y lo entiendo como lugar creativo y cuando quiero cambiar el rollo, pues lo que quiero es hablar, pasear, distraerme, no seguir escribiendo. En ocasiones el escritor en este caso yo misma, pierdo los modales cuando alguien ha intentado chatear conmigo por facebook, supongo que la luz verde de que estoy ahí se verá, no lo sé, pero claro, no estoy en facebook, éste se enciende porque estoy trabajando y no puedo atender el chat, de ninguna manera puedo hacerlo, me desconcentra y además no podría continuar mis deberes, mi trabajo.

En fin, no estoy lo que se dice en contra de que los individuos ‘encuentren’ incluso maridos y esposas por medio de la red e incluso que se enamoren, solo digo que no es lo mío, que mi forma de relacionarme ha de ser cara a cara. Si las gentes fueran más sinceras, más valientes, este sería un medio mediante el cual los Hombres (y mujeres evidentemente, uso el genérico para incluir a todos) se ayudarían mucho y compartirían parte de la vida.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”