noviembre 2020 - IV Año

ENSAYO

Sobre la Constitución y su Preámbulo

constitucionAmable lector o lectora, tienen en sus pantallas el texto que resume unas ideas sobre las que hablé recientemente, con motivo de dos homenajes a la figura del Prof. Tierno Galván que tuvieron lugar en Madrid. Al no haber conservado textos escritos, he preferido dictar las estructuras superpuestas de ambas intervenciones, tal y como recuerdo haberlas verbalizado. Seguramente haya perdido en precisión, pero espero que haya guardado una cierta frescura expositiva. En ENTRELETRAS han aparecido reseñas de ambos actos, he de decir que excelentes.

Fueron éstas mis palabras tras los agradecimientos de rigor y la lectura del Preámbulo a la Constitución Española:

… Si siempre es una satisfacción hablar de temas sociales relevantes para los tiempos que vivimos, aún lo es más cuando, como es el caso, se juntan el centenario de mi padre, el Prof. Tierno Galván, con los cuarenta años de la Constitución española de 1978, la que fuera ratificada -con más de un 88% por ciento de votos a favor- por el pueblo español un 6 de diciembre de ese mismo año.

Cuando comencé a escribir unas notas que me sirvieran de guía, me surgieron dudas sobre el contenido que debería darla. Inicialmente pensaba hablar acerca de la necesidad urgente de revisar algunos aspectos constitucionales que, en la actualidad, se han visto desbordados por la evolución de nuestra sociedad. Pensaba centrar los temas en recapacitar acerca de una, para mí necesaria, reforma constitucional en algunos casos concretos: por ejemplo, los planteados por algunas Autonomías y que nos llevarían a una reelaboración del modelo territorial; o la inevitable referencia a la UE; o la eliminación de los aforamientos.

Pero dos reflexiones me hicieron cambiar de opinión:

a) Primero me pregunté acerca de si todos teníamos una idea clara del contenido y alcance del Preámbulo que acabamos de oír, porque, aunque este no tenga valor de ley (luego hablaré sobre eso), no es menos cierto que supone una exposición de motivos, de principios y objetivos del texto constitucional que le sigue. Y el análisis de esta exposición de motivos es de gran utilidad para comprender mejor el mensaje ciudadano que contiene la Constitución y su verdadero alcance.

b) Además, pensé que los recientes resultados electorales en Andalucía ofrecían la primera comprobación empírica de la aparición institucional de un partido político ‘ultra’ populista que -por lo que se desprende de su programa- parece ser ajeno a los valores de concordia y convivencia que emanan de la Constitución. Estos resultados y la consiguiente irrupción en la gestión política de planteamientos ultraconservadores, algunos de ellos entroncados en una rancia tradición carpetovetónica, exigen tener más presente que nunca la Constitución española. Y teniéndola presente, defenderla. Reformándola siempre que sea necesario, sí, pero siempre defendiéndola.

De aquí que, corriendo el riesgo de cansarles a ustedes con un exceso de citas sobre los textos del entonces diputado Prof. Tierno Galván, me haya decidido a recordar con cierto detalle el origen, la difícil gestación, a caballo entre el Parlamento y el Senado, el significado y la importancia que adquiere el Preámbulo dentro del contexto constitucional.

preambuloSean ustedes mismos jueces y comencemos:

El 5.01.’78 se publicó en el Boletín Oficial de las Cortes el Anteproyecto de la Constitución, anteproyecto que no contenía texto alguno semejante a un Preámbulo constitucional. Esto fue debido a la poca importancia que los grupos parlamentarios concedían a una Introducción, habiéndola relegado para ser discutida más adelante en una Comisión específica, a constituir por representantes de los principales partidos del Congreso.

A este Anteproyecto se presentó una enmienda por parte de los diputados D. Enrique Tierno Galván y D. Raúl Morodo Leoncio (este último como Portavoz del Grupo Parlamentario Mixto), en la que se proponía un texto concreto para ser insertado como Preámbulo del articulado constitucional.

La gestación de la enmienda tiene su prehistoria, pues el Prof. Tierno ya había encargado a un grupo de colaboradores, todos miembros del Partido Socialista Popular, encabezados por D. Raúl Morodo, que prepararan un borrador sobre el cual pudiera trabajar y redactar un prolegómeno a la Constitución. De este grupo recuerdo, además de Morodo, al Dr. Fuejo y a D. Pablo Lucas Verdú, pero creo que olvido alguno más. Me disculpo.

La enmienda fue transaccionada en la Ponencia Constitucional designada para estudiar todas las enmiendas recibidas al Anteproyecto, con el triste resultado de que desaparecieron algunos párrafos y precisiones de la versión original. Destacamos las dos desapariciones de mayor enjundia:

1. El párrafo inicial:

El pueblo español, después de un largo período sin régimen constitucional, de negación de las libertades públicas y de desconocimiento de las nacionalidades y regiones que configuran la unidad de España, proclama, en uso de su soberanía, la voluntad de: …’.

2. El final:

Por consiguiente, los representantes del pueblo español, ateniéndose al principio de reconciliación nacional, reunidos en Cortes, aprueban la siguiente Constitución: …

El párrafo inicial desapareció en su totalidad y con él, el reconocimiento constitucional de haber superado un régimen totalitario con mención explícita de las nacionalidades. Del párrafo segundo desapareció la mención a un principio de reconciliación nacional.

En mi opinión, con estos antecedentes -entre otros muchos- no es de extrañar que los principales partidos políticos conservadores se hayan negado hace un par de semanas a condenar la dictadura franquista… o se hayan atrevido a proponer leyes contra la Memoria Histórica. Pero bueno, no son sino herederos de una tradición reaccionaria que -como acabamos de ver- ya se manifestó con claridad durante la redacción de la Constitución democrática.

Volvamos al Preámbulo: tras dichas modificaciones, el nuevo texto de la enmienda se llevó al Pleno del Congreso, donde se leyó, aunque no se debatió y fue aprobado por 268 votos a favor y dos en contra.

TiernocongresoMuy distinta suerte corrió el nuevo texto del Preámbulo en el Senado, donde sí fue enmendado y debatido, con un resultado bastante diferente del aprobado en la Cámara baja, pues, aunque recoge la mayor parte de sus planteamientos, resulta mucho más farragoso, retórico y menos concreto.

Compruébenlo ustedes mismos y para ello voy a leerles el texto aprobado por el Congreso el trece de octubre de 1978:

La nación española, por medio de sus representantes democráticamente elegidos y en uso de su soberanía, proclama su deseo de establecer un Estado de Derecho que asegure la independencia y las relaciones entre todos los poderes y el sometimiento de estos a la ley como emanación de la voluntad popular; de fomentar la libertad y la convivencia democrática de cuantos la integran dentro la constitución y de las leyes; de proteger el ejercicio los derechos humanos, dentro de un orden económico y social justo, y de garantizar el respeto de las culturas, tradiciones, lenguas e instituciones de los Pueblos de España; de promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar una digna calidad de vida en una sociedad democrática avanzada y de colaborar con los pueblos de la tierra el fortalecimiento de las relaciones pacíficas y de cooperación entre todos ellos.

Para la consecución de estos fines, las Cortes aprueban y el Pueblo español ratifica la siguiente Constitución: …

En todo caso, la redacción de esta larguísima frase fue aprobada con un solo voto en contra.

Seguidamente, los textos definitivos aprobados por ambas Cámaras fueron enviados a la Comisión Mixta Congreso–Senado, prevista en la Ley de Reforma Política como la encargada de solucionar las diferencias entre distintas propuestas.

Curiosamente, el resultado al que llegó esta Comisión fue el recoger la mayor parte (aunque siempre sin los párrafos inicial y final) de la enmienda original del Prof. Tierno, aquélla que dio lugar y señaló la necesidad e importancia de un Preámbulo constitucional. Y así se llegó a la redacción definitiva del Preámbulo que apareció en el Boletín Oficial de las Cortes el 28 de octubre de 1978 y que hoy encabeza nuestra Constitución, del texto que acaba de leernos D. Francisco del Barrio.
¿A qué se debió el gran interés que tuvo el Prof. Tierno por introducir un Preámbulo en la Constitución Española?

Expuso sus motivos en una intervención ante la Comisión de Asuntos Constitucionales el 20.06. ’78, destacando que España se encontraba en una situación transitoria, por lo que hacía falta una explicación en términos generales de lo que representaba el contenido de la Constitución y su significado histórico en la actualidad.

De esta manera, justificaba el Preámbulo como una simple introducción ilustrativa del articulado constitucional, aunque sin valor normativo. Es ésta una cuestión importante para cualquier pieza del texto pues, de formar parte normativa de la Constitución, podría traer consecuencias en cuanto a la jurisprudencia respecto a futuras decisiones que fuera a tomar el Tribunal Supremo. Aunque la insistencia del Prof. Tierno en su carácter no normativo se entiende desde un punto de vista táctico a la vista de las circunstancias históricas, el debate jurídico todavía abierto sobre el alcance del Preámbulo está todavía abierto y algunas sentencias del Supremo si lo toman en cuenta en sus decisiones.

En palabras del Prof. Tierno durante su intervención:

‘… Me parece que para tranquilidad de todos habría que advertir que he elegido ‘…siguiente Constitución…’ [añado: estas son las palabras con las que se cierra el Preámbulo], que nos dejan una libertad que creo permite que la discusión sea menos comprometida en cuanto no estamos discutiendo un texto constitucional, sino un Preámbulo explicativo que está fuera del compromiso interpretativo posterior…’.

cortes 1979Acto seguido, pasa a explicar lo que no quería ser el Preámbulo y resumo sus explicaciones:

– En primer lugar, no es un Preámbulo que detalle ninguna concepción del mundo, ninguna cosmovisión ideológica que condicione de alguna manera el texto constitucional.

Sin embargo, no es menos cierto que configura una formulación política de la Constitución al enmarcarla en la justicia, la libertad, la seguridad, el bien de los españoles y los derechos humanos.

– No entra en explicar o recomendar una forma específica de gobierno para el Estado español.

Pero deja claro que la organización jurídica ha de ser un Estado de Derecho.

– No preestablece una estructura socioeconómica, pero habla de un orden económico y social justo, de la necesaria promoción de la cultura y la economía para asegurar una calidad de vida digna y, curiosamente, también aparece el concepto de una sociedad democrática avanzada. Una expresión, me permito recordarles, propia de la izquierda socialista con raíces marxistas.

– No se busca el rigor técnico en el enunciado explicativo que plantea el preámbulo.

Acto seguido, siempre en la misma intervención del 20.06,’78, justifica alguno de los conceptos que habían aparecido en la enmienda original y que fueron definitivamente eliminados:

1º ‘… Largo período sin régimen constitucional…’.

Afirma el Prof. Tierno que si este elemento fuera omitido (como lo fue)

… Dejaría insatisfecha a gran parte de la opinión pública…’.

Máxime cuando la Constitución no había sido la consecuencia de una convulsión social, como fue el caso en otros textos del constitucionalismo histórico español (supongo que pensaba en las Constituciones de 1812 y 1869).

2º El segundo concepto eliminado fue el de

… Reconciliación nacional…

El Prof. Tierno afirma en la misma sesión parlamentaria que con este concepto pretendía

‘… Aclarar el hecho de que los españoles han pasado de un período de discordia en el que convivían una legalidad [añado yo, franquista] y una clandestinidad [añado yo, antifranquista], período durante el cual la primera está protegida [lógico] y la segunda perseguida; hemos pasado [repite] a un período de reconciliación’.

Por tanto, para él, el Preámbulo contendría la esencia de una nueva convivencia, formalizada en el propio texto constitucional.

En sus palabras:

Mi opinión personal es que es necesario que este Preámbulo quede claro como Preámbulo de unas Cortes que son algo más que constituyentes de un texto jurídico; que son Cortes constituyentes de un nuevo modo de convivencia, de una nueva posición psicológica y de una nueva actitud mental’.

Aquí y así acaban las palabras mi padre: con la convivencia, los planteamientos abiertos al diálogo y las actitudes positivas y tolerantes como consecuencias de la referencia ciudadana que nos ofrece la Constitución española.

TiernosepQuedó así el texto introductorio: como una exposición de motivos anterior al articulado. La Constitución fue ratificada por el pueblo español en referéndum del seis de diciembre y sancionada el Rey D. Juan Carlos I el veintinueve de diciembre de 1978, habiendo incluido al Preámbulo dentro del bloque constitucional, por lo que ya se le considera como un elemento inseparable del articulado que le sigue.

Y no sé, no sé, pero barrunto que la Constitución de 1978 va a ser una herramienta imprescindible para enfrentarnos políticamente a los tiempos poco halagüeños que tenemos enfrente.

Señoras y señores gracias por su atención.

Anexo:

El siguiente texto fue leído como introducción a la intervención del Dr. Tierno:
‘…

DON JUAN CARLOS I, REY DE ESPAÑA, A TODOS LOS QUE LA PRESENTE VIEREN Y ENTENDIEREN, SABED: QUE LAS CORTES HAN APROBADO Y EL PUEBLO ESPAÑOL RATIFICADO LA SIGUIENTE CONSTITUCIÓN:

PREÁMBULO

La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:

Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo.

Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular.

Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.
Promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida.

Establecer una sociedad democrática avanzada, y

Colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra.

En consecuencia, las Cortes aprueban y el pueblo español ratifica la siguiente Constitución: … ‘.

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”