junio 2021 - V Año

ENSAYO

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

pedroypabloA medida que transcurre el tiempo, se percibe con creciente claridad el verdadero discurso del ultracapitalismo, camuflado bajo su disfraz de liberal: más de la mitad de la población mundial, le sobra. Le sobra igualmente, la política. Y por ende, el Estado. Su objetivo central: anular la sociedad y transformarla en mero mercado. Eso sí, un mercado desigual, donde todo lo anegue su insaciable codicia, dispuestos a terminar de una vez por todas con cualquier atisbo de paz, de igualdad y de justicia: quiere acabar con todo aquello en lo que durante tantos años hemos soñado tant@s. Veamos, si no, qué papel desempeña ese engendro que ha accedido a la Casa Blanca creyendo redimir a sus gentes con el mandato ultracapitalista bajo el brazo. A quienes lo han colocado allí no les importa su racismo, su ignorancia, su zafiedad. Es el mejor agente del que pueden dotarse para conseguir su propósito de acabar con la política, la sociedad y el Estado. Entretanto, siguen fabricando armas de una destructividad inusitada en la Historia de la Humanidad. Les van a ser útiles para intentar aniquilarla. ¿Qué sentido tiene si no el rampante tamaño de sus arsenales? ¿Por dónde van a empezar a desplegarlas?

En España, pese a numerosos camuflajes, vivimos en primera fila este proceso alineado con aquel discurso. De allí parecen venir las instrucciones. Durante los onerosos años de los Gobiernos del PP, contemplamos casi inermes el robo directo y el desmantelamiento de las fuentes de la riqueza nacional, para sernos expropiada y regalada a manos llenas a voraces entes privados, sin rostro, ni saber alguno, ni autoría de ningún tipo, sin responsabilidad, que no representan a nadie más que a sus inhumanos intereses. Agencias de capital privado evalúan, sancionan y condenan el monto y calidad de los recursos públicos: esto también ha sido posible por la infiltración de las prácticas del crimen organizado en todos los circuitos del capital financiero, toda vez que éste se irguió como hegemónico respecto del capital industrial o comercial que, por su naturaleza productiva, mantenían al menos un nexo directo con el mundo del Trabajo del que siempre han vivido.

Ahora el capital financiero, el más especulativos de todos los modos del capital, se enseñorea eructando a diario que sabe, puede y quiere anular, desplazar, al Trabajo de las prácticas sociales y humillarlo hasta arrebatar hasta la última gota de sudor a quien lo ejerza. Y lo pretende sin cortapisa legal alguna. Para conseguirlo, los métodos mafiosos copan ya el espectro entero de la llamada ingeniería financiera, una aberración pseudo-económica que parte de confundir la riqueza con el dinero y que ha contado aquí con la imprescindible –e irresponsable- ayuda de la cúpula del Partido Popular: sus hombres de negro, bolsistas, jueces, policías, tertulianos, aliados y sicarios de todo tipo.

sindicatosEntretanto, la izquierda de nuestro atribulado país ha seguido anclada en polémicas internas, paralizantes, originadas en el siglo XIX; polémicas que hoy han dejado de tener sentido. La monstruosa presencia del mafioso capitalismo financiero es tan amenazadora, acosa de tal manera a la posibilidad de vivir socialmente en dignidad, que ha llegado el momento urgente de apartar a un lado aquellas diferencias y poner sobre la mesa la apremiante necesidad de unir fuerzas contra el desalmado monstruo, el mismo que impide a nuestr@s hij@s, vecin@s, migrantes, vivir, a los que esclaviza con salarios miserables e impone condiciones de trabajo propias de la servidumbre medieval.

¿Qué razones subsisten hoy para que personas de sensibilidad socialista, comunista, republicana, anarquista… no puedan sentarse a dialogar para encontrar un consenso democrático de izquierda que levante un sólido y compacto dique contra la atroz impostura ultracapitalista? ¿Acaso no anida en todas estas gentes un mismo anhelo, acaso no viven un mismo y simultáneo latido en sus corazones cuando escuchan palabras como dignidad, igualdad, emancipación o libertad? ¿Por qué hemos renunciado a articular la lucha a escala europea? ¿Vamos a dejar que los especuladores secuestren para siempre nuestro Viejo continente? Hay amigos en Portugal, en Grecia, en Francia e Italia. Convoquémosles a nuestra lucha. Ayudémosles y nos ayudarán.

Pasar de las palabras a los hechos es la tarea urgente a emprender ahora mismo. Hay un conato de unidad de la izquierda en la escena parlamentaria española que tiene que ser el germen indestructible de lo que puede llegar a alcanzarse. Es preciso erradicar tanto la ingenuidad como el maximalismo. Urge más que nunca expropiar a la cúpula de la derecha de los poderes que tan irresponsablemente ha ocupado y aún ocupa durante tantos años. No puede seguir humillándonos.

Hay que recobrar a la juventud, ayudarle a desterrar la inconsciente indolencia y el fatalismo que parecen haberse adueñado de ella y que puede acabar por destruirla al completo. Su resignación sería el principal tributo a sus verdugos. Nosotr@s, que luchamos como pudimos y entre errores y terrores contra la dictadura, hemos de aprender a transmitirles que la organización es la vida. Decirles que si no se organizan política, sindical, asociativamente -como ell@s decidan-, si no lo hacen, perecerán. Ya están pereciendo. Y ell@s lo saben. La estéril fascinación por las tecnologías les ha sepultado en ensoñaciones que a la larga solo sirven para empobrecerles. Cambiemos los usos tecnológicos. Convirtámoslos en armas contra quien nos oprime.

tresizquierda2Otra gran meta. El Estado, que históricamente vino a ser el consejo de administración del capitalismo, ya no puede mostrarse tal como fue. Nuestras luchas de siglos le han obligado a cambiar su función. Necesita de la legitimidad, de la propensión al consentimiento del pueblo ciudadano. Si no, no se sostendría. Para ello despliega sus políticas sociales. Y lo proclama. A ello le hemos obligado con nuestro esfuerzo. Vayamos hacia el Estado. Transformemos su entraña otrora sórdida en una transparente herramienta democrática de defensa y distribución de la riqueza colectiva y pongámoslo al servicio de la mayoría, con el respecto que las minorías merecen. Impidamos que el voraz monstruo ultracapitalista destruya el Estado, porque esa es su pretensión cuando ha visto que no defendía únicamente sus intereses privados sino que también era obligado por nuestras luchas a satisfacer algunos importantes intereses públicos, educación, sanidad, vivienda, cultura….

No puede perderse un solo recurso. El legado emancipador de luchas de la izquierda socialista, comunista, anarquista, republicana… esa experiencia histórica de indignado combate que constituye un tesoro de abnegación solidaria y humana, puede ayudarnos enormemente a yugular a esa bestia inhumana sin rostro, que quiere contaminarlo todo con sus guerras, su represión, su mensaje de muerte envuelto en seductoras sedas que siempre acaban impregnadas de sangre. Quieren una nueva conflagración mundial. La preparan y la buscan. La mejor manera de contribuir a detenerla es apartar del poder aquí a sus cómplices. Solo así podremos entre tod@s descorrer las densas cortinas de su impostura y abrir un ventanal al futuro para respirar su brisa fresca y donde cada persona pueda vivir en paz y en armonía consigo, con los demás y con la hoy dolorida Naturaleza, víctima de la rapacidad de nuestro monstruoso enemigo común. La tarea a acometer está ahí mismo, al alcance de la mano. Aquí, en la izquierda, no sobra nadie.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”