mayo 2022 - VI Año

ENSAYO

El estoicismo, repensado

Epicteto

Quizá no fuese la ética la cuestión fundamental de la filosofía griega antigua. Pero, mucho antes de que la religión cristiana erigiese el impresionante edificio de su ética y de su moral, Sócrates fijó para siempre la atención en la ética, dejando tras de sí un resplandor inextinguible. La muerte de Sócrates en el año 399 (a. C.) fue un hecho trascendental del que solo cabe decir que es mítico. El momento de su condena y ejecución, aceptadas hasta el punto de renunciar a la fuga, el modo como afrontó su hora final… Todo aparece impregnado de esa plenitud épica (y ética) que los descreídos llaman casualidades del azar y otros denominamos la providencia, que guía a los favoritos de los dioses.

Sócrates se convirtió en el gran referente de la libertad moral para los tiempos futuros. Es el Sócrates que, sustraído a todo dogma y a toda tradición y sin más gobierno que el de su propia persona, sólo obedece al dictado de su conciencia. Con su vida y muerte, Sócrates inspiró una idea de felicidad al alcance de cualquier hombre, apelando a la tendencia espontánea para el perfeccionamiento del propio ser. Momento culminante de la creación filosófica antigua, los que le siguieron, excepto Platón y Aristóteles, perdieron el impulso especulativo y creador de los presocráticos y formaron escuelas filosóficas que sistematizaron y divulgaron la doctrina de Sócrates (leer Sócrates soldado).

Una de esas escuelas, la Cínica, fue fundada por Antístenes (444-365 a. C.), uno de los pocos discípulos que acompañaron a Sócrates en sus últimos momentos. De humilde origen, nunca poseyó la ciudadanía ateniense. Estudió con Gorgias (460-380 a. C.), pero fue de los muchos que se unirían a Sócrates. La leyenda le atribuye haber vengado la muerte de su maestro logrando la condena de dos de los acusadores de Sócrates: Anitos, al destierro, y Meletos, a muerte. Antístenes, enemistado con Platón (leer Platón empirista), formó su propia escuela en las afueras de Atenas, en el Gimnasio de Cinosargos (perro blanco), de dónde procede el nombre de su escuela. Los cínicos practicaron un rigorismo moral extremado hasta la extravagancia, y aceptaron a pobres, mujeres y esclavos en sus clases.

Los cínicos adoptaron la idea socrática de “abstinencia”, como medio de alcanzar la “autarquía” (autodominio y autosuficiencia), y también la de vivir conforme a la naturaleza, pero de un modo radical, a menudo estrafalario. El ideal moral de Antístenes no valoraba tanto la trascendencia del saber y veía lo esencial del socratismo en la denominada «fuerza socrática», la voluntad moral inquebrantable de comportarse conforme a los dictados de la propia conciencia. Los cínicos desarrollaron también la ironía socrática, pero sin medida y despojándola de sentido crítico, con la finalidad de producir el escándalo y llamar la atención del público.

Son célebres y aún se recuerdan las ingeniosas y hasta grotescas anécdotas de los filósofos cínicos, singularmente las atribuidas a Diógenes de Sínope (412-323 a. C,), más conocido como Diógenes el Cínico. Una de las más famosas es la que le presenta prisionero y a punto de ser vendido como esclavo, momento en el que su captor le preguntó qué sabía hacer, para ofrecerlo a los posibles compradores. Entonces, Diógenes le respondió que él solo sabía mandar y que eso era lo que mejor sabía hacer, así que podría adquirirle cualquiera que quisiese comprarse un amo.

Zenón de Citio

El estoicismo nació de la escuela cínica en el año 301 (a. C.), en que Zenón de Citio (336-264 a. C.), creó su escuela en la “Stoa Poikile” (Puerta Pintada) de Atenas. Zenón estudió en la Academia platónica y recibió también la influencia de la escuela megárica. Y fue discípulo del más destacado cínico de la segunda generación de esa escuela, Crátes de Tebas (368-288 a. C.). El primer estoicismo estuvo muy cerca del ideal de vida cínico. La concepción cínica de la “autarquía” (autosuficiencia) del sabio adquirió entre los estoicos la mayor importancia. Pero ese ideal de vida tomado de los cínicos iría siendo paulatinamente depurado de excentricidades y enriquecido por los estoicos.

No obstante, la influencia cínica se mantuvo siempre viva en el estoicismo, en especial el espíritu de rebeldía insumisa típicamente cínica. Así, el estoico Epicteto (55-135) propondría como los dos modelos máximos e inimitables del comportamiento ético a Sócrates y a Diógenes. Para él, estos dos personajes representaban el modelo del sabio estoico, conocedor de la verdad, imperturbable, siempre acertado en sus juicios y sus comportamientos. Zenón resumió la ética en dos grandes principios de inspiración asimismo cínica: vivir de acuerdo consigo mismo y vivir de acuerdo con la naturaleza.

La obra de Zenón se perdió íntegramente, pero estudió la física, la lógica, la ontología y la ciencia política. De hecho, sabemos que en el siglo I (a. C.) su República era más apreciada que la de Platón. La política estoica aplicaba fuertes dosis de realismo al objetivo de lograr la máxima libertad de obrar. Zenón estimaba que el ser corpóreo deslindaba lo real de lo imaginario y era la libertad la que permitía asumir la condición social del hombre. Y las instituciones políticas no eran arbitrariedades coactivas, sino plasmaciones públicas establecidas para dar satisfacción a los deseos de libertad y seguridad. La base del derecho estaba en el consentimiento, articulado en un sistema de normas para permitir la autonomía de la voluntad.

Los estoicos fundamentaron el cosmopolitismo presocrático y cínico, definiéndolo en relación con la divinidad, que vivifica al mundo y configura las cosas singulares. Al igual que la vida del hombre, la physis (la realidad) está ordenada y regulada por la potencia omnisapiente de la divinidad. Por tanto, el obrar moral debe someterse a los dictados del destino asignado por la divinidad al hombre. Idea que implicaba la condena de la esclavitud. Los estoicos no la consideraron “natural”, a diferencia de Aristóteles. Para los estoicos, por “naturaleza” los hombres son libres y la esclavitud es de orden convencional. También los estoicos reivindicaron la igualdad en la educación para las mujeres

La consecuencia más importante del principio de igualdad esencial de los hombres, fundada en su común racionalidad, fue la teorización estoica del Derecho Natural. A la comunidad universal de los seres humanos corresponde un derecho también universal. Un derecho fundado en principios éticos dimanados de la misma naturaleza humana, es decir de la Razón Suprema que rige el universo y a los hombres, por la participación que tienen en esa divinidad los hombres. El estoicismo estableció así el precedente inmediato de la posterior teoría cristiana de la Lex Naturalis emanada de la Lex Aeterna. Las aportaciones estoicas alcanzaron también al desarrollo de la lógica y al inicio de los primeros estudios de gramática y de lingüística.

Al igual que epicúreos (leer Epicuro de Samos, replanteado) y escépticos (leer El escepticismo revisitado), los estoicos centraron su ética en la serenidad de ánimo y en alejarse de todo lo que pueda perturbar la serenidad del alma. Alcanzar la imperturbabilidad, la ataraxia (ἀταραξία), consistía para los estoicos en seguir el camino de la virtud. Una virtud que huía de todo exceso y miraba con desconfianza los placeres puramente sensoriales como vía hacia la felicidad. A la virtud podía acceder cualquiera que obedeciese la voz interior de su conciencia. La virtud, para los estoicos, es el único bien de los seres humanos.

La virtud estoica aspira a una felicidad que se alcanza prescindiendo de los bienes materiales, practicando la tolerancia, el autocontrol y la sabiduría, así como tratando a los demás de manera justa y equitativa. Una virtud que se basa en el dominio y control de los hechos, fenómenos y pasiones que perturban la vida, que se puede lograr mediante la razón y la fuerza del carácter personal. Como ser racional el hombre debe vivir conforme a su naturaleza, para ser capaz de aceptar la vida tal como se presenta, sin dejarse dominar, ni por el deseo del placer, ni por el miedo al dolor y a la muerte. El sabio debe usar su mente y su voluntad para conocer y comprender el mundo, así como para contribuir con su acción al plan de la naturaleza.

A diferencia de epicúreos y escépticos, los estoicos sí consideraron importante participar en la vida pública y en la política. Cierto que ya no era el marco de la Polis o de la Cívitas el ámbito donde se desarrollaba la política. La muerte de Sócrates (año 399 a. C.) se produjo en momentos inmediatamente previos a la aparición de los nuevos despotismos que sucederían a la experiencia democrática de la política griega clásica. Primero fue el Imperio Macedonio (leer Demóstenes y el fin de la libertad griega), al que siguieron las monarquías helenísticas y, finalmente, el Imperio Romano. Ese fue el entorno político en el que se desarrolló la vida del mundo antiguo, desde el siglo IV (a. C.) hasta su caída en el siglo V de nuestra era.

En la nueva realidad de las grandes monarquías despóticas, el “sabio” ya no sería el legislador o el político que pudo ser en el origen del pensamiento griego. Las escuelas socráticas propusieron que el camino de la sabiduría era accesible para cualquier hombre. Éste podrá ser rico, noble, rey o conductor del pueblo, y hasta podrá rivalizar con los dioses. Pero de lo que realmente disponía el sabio no era del poder efectivo, o de la sabiduría activa en relación con las cosas. El sabio dispone de autonomía moral, es decir, de independencia respecto a los poderes externos capaces de dominarlo. Al no tener poder sobre el mundo o sobre los hombres, el sabio no puede cambiar las cosas, pero sí dominar la acción de las cosas sobre él.

Los estoicos recuperaron el ideal platónico del “gobierno de los filósofos” como “gobierno de los sabios”. Pero esa recuperación del ideal de “gobierno de los filósofos”, rebajaba las pretensiones de Platón y se adaptaba a las tiranías griegas o romanas dominantes en el mundo antiguo desde mediados del siglo IV (a. C.) hasta su disolución a partir del siglo V. El sabio estoico no aspiraba al ejercicio efectivo de los poderes de gobierno, sino a aconsejar e inspirar a los gobernantes de las monarquías helenísticas, primero, y del Imperio Romano después. Cicerón (106-43 a. C.), Cónsul Romano, adoptó la ética estoica como propia. Séneca (4-65) fue consejero de emperadores y Marco Aurelio (121-180) fue emperador.

Bajo el Imperio Romano, predominaron las escuelas y sus diferencias, por encima de la creación. Junto a la Academia platónica y el Liceo aristotélico, destacaron las escuelas, epicúrea, escéptica y estoica. Escuelas que terminaron en el anquilosamiento doctrinal. Los académicos se convirtieron en escépticos, los peripatéticos en puros empiristas, los altivos estoicos en resignados funcionarios y el casi revolucionario epicureísmo mutó en una ideología más bien acomodaticia y conservadora. Simultáneamente, resurgieron con fuerza los elementos místicos a expensas de una especulación filosófica cada vez más declinante.

Filón de Alejandría

De inspiración platónica, pero también estoica, está la importante figura de Filón de Alejandría (20 a. C.-40). Filón fue el primer autor que abordó la tarea de interpretar el Pentateuco (los cinco primeros libros de la Biblia) a la luz de la filosofía griega. La obra de Filón es filosófica, aunque sugiera (y algo más) que las “revelaciones divinas” contenidas en el Pentateuco son verdaderas. Para Filón, el mundo fue hecho por Dios, lo que constituye una tesis teológica más que filosófica. Filón ha devenido en autor fundamental para entender el largo y complejo proceso de asimilación de la tradición filosófica greco-latina por el incipiente cristianismo. Una asimilación que se completaría con el neoplatonismo y con San Agustín (354-430).

La influencia posterior del estoicismo ha sido muy grande, quizá a la altura del platonismo y del aristotelismo. Preparó el camino para el neoplatonismo de Plotino (205-270), que combinó la filosofía de Platón, la aristotélica y la estoica. Plotino, Porfirio (232-304) y Proclo (412-485), fueron filósofos en sentido estricto, es decir, pensadores que intentaron analizar lo real con conceptos adecuados. Pero otros neoplatónicos predicaron un espiritualismo místico apoyado en rituales extáticos, revelaciones angélicas, magia, ascetismo y secretismo, que cada cierto tiempo descubría un nuevo ser intermedio entre lo “Uno absoluto” y el más acá. La doctrina de la eternidad del alma y sus transmigraciones fue una constante de todo el neoplatonismo.

También proporcionó el estoicismo los elementos primarios de doctrina, así como los modos elementales de expresión filosófica, a los primeros apologistas cristianos. Y también aportaron los estoicos los criterios básicos para la elaboración de la incipiente teología cristiana, que se empezó a formar con Clemente de Alejandría (muerto entre 215 y 216). Y aún llegan los ecos del estoicismo hasta Boecio (480-525), que adoptó la ética estoica en su De Consolatione Philosophiae. Una obra que, junto con las de Cicerón y las de Séneca, mantuvieron la filosofía estoica viva durante la Edad Media.

En el Renacimiento, el naturalismo y la moral estoicos tomaron nuevo auge, al tiempo que el platonismo se escindía definitivamente en una línea mística y en otra científica. Erasmo de Rotterdam (1466-1536), potenciaría la renovación ética, sobre bases estoicas, reivindicando la figura de Sócrates. Erasmo, el gran humanista renacentista, culminando la tradición cristiana medieval, que había otorgado a Sócrates la corona de mártir precristiano, le incluyó audazmente entre los santos cristianos y hasta propuso componer una oración al sabio ateniense. El escepticismo de Michel de Montaigne (1533-1592) se nutrió de temas estoicos y sus Essais (Ensayos) hubieran sido imposibles sin el estoicismo de Séneca.

Desde el siglo XVI, el neo-estoicismo ya no sería una corriente filosófica más, pues se constituyó en referencia del espíritu moderno para definir la autonomía del sujeto moral y defender la independencia de la razón respecto a usos y tradiciones, en la línea socrática de los estoicos. También las ideas de religión natural y de derecho natural se remontan al estoicismo, al que se recurrió como referente en la ética moderna, desde Descartes (1596-1650) a Kant (1724-1804), pasando por Spinoza (1632-1677).

Prácticamente toda la modernidad tomó elementos del estoicismo, especialmente de su ética. Una presencia permanente del estoicismo en la filosofía, antigua y moderna, casi quizá definitiva, que acredita la universalidad de su doctrina.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Apuntes sobre la decadencia de España (Estudio de sus causas a partir de Juan Valera)

Ensayo

Estar bien, sin llorar

Ensayo

La idiotez artificial

Ensayo

Jovellanos: elogio de Carlos III

Ensayo

Revolución silenciosa

Ensayo

El reto de la igualdad como principio ideológico

Ensayo

Complejo de inferioridad español

Ensayo

Señuelos, o personas

Ensayo

Sentido y finalidad

Ensayo

El concepto de «biopoder» de Foucault: resumen y evaluación critica 

Ensayo

El chantaje del futuro

Ensayo

Milena Rudnitska, periodista, feminista y activista en pro de los derechos del pueblo ucranio

Ensayo

Nunca lo hará ninguna técnica

Ensayo

“La secularización en España”, un nuevo libro luminoso

Ensayo

Cicerón: un ciudadano culto, inteligente y contradictorio que vivió el derrumbamiento de la República romana

Ensayo

Liberalismo político francés e inglés: ¿Fueron realmente modelos?

Ensayo

Zubiri: ¿Un retorno?

Ensayo

El estoicismo, repensado

Ensayo

Markus Gabriel, frente al determinismo científico

Ensayo

El escepticismo, revisitado

Ensayo

Antisistemas por sistema

Ensayo

Wolfgang Harich ¿no fue rescatable?

Ensayo

Markus Gabriel y la Nueva Ilustración

Ensayo

Peter Singer y el animalismo: epígonos del 68

Ensayo

Jovellanos y el liberalismo español

Ensayo

La filosofía posmoderna: un final ineludible

Ensayo

Markus Gabriel y el Nuevo Realismo Filosófico del siglo XXI

Ensayo

Paul Virilio, una reflexión sobre la velocidad y sus implicaciones cibernéticas

Ensayo

Platon, ¿empirista?

Ensayo

Circe: atractiva, inteligente y poderosa

Ensayo

Epicuro de Samos, replanteado

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Fernando de Castro

Ensayo

Científicos en el exilio interior: Jorge Francisco Tello

Ensayo

Manuel Azaña Díaz, el ateneista

Ensayo

Los enigmas de Perictione

Ensayo

Juan Valera, un ateneista para un bicentenario

Ensayo

Marjorie Grice-Hutchinson y Juan Luis Vives

Ensayo

Santiago Ramón y Cajal: Un genio autodidacta de gran proyección internacional

Ensayo

Demóstenes y el fin de la libertad griega

Ensayo

Emilia Pardo Bazán, punto culminante en el estreno de la primera obra de Galdós

Ensayo

La apoteosis de la insignificancia

Ensayo

Santo Tomás Apóstol, evangelizador de las Américas

Ensayo

La Ciencia en el Exilio: una imagen extraordinaria de vitalidad

Ensayo

Desmovilización, descontento y desafección: Una estrategia de la derecha para la toma del poder

Ensayo

Sarah  Kofman, la espantosa sombra del holocausto es alargada

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”