julio de 2024 - VIII Año

¿Por qué no Corea en Málaga?

Exposición «Why not Korea?» Hasta el 12 de marzo. L-S: 10:00-14:00 y 17:00-21:00 (cerrado festivos) Rectorado de la UMA. Avda. de Cervantes, 2.  Málaga – Acceso gratuito

Cuando este pasado verano tuve la oportunidad de visitar en Madrid  la interesante exposición de arte coreano, que proponía  la Casa de Vacas de El Retiro, no imaginaba que la Universidad de Málaga me iba a ofrecer el regalo que ha supuesto para mí asistir a la inauguración del proyecto expositivo «Why not Korea?» en la sala del Rectorado.

Diez artistas, como representantes de este pequeño país del Pacífico, que ahora es un auténtico balón de oxígeno para el actual panorama internacional del mercado del arte, ofrecen sus inquietas propuestas en una muestra que está organizada por la Casa Asia y el Vicerrectorado de Cultura de la Universidad de Málaga, con la colaboración del Centro Cultural Coreano de Madrid.

Una vez más la atenta mirada de Tecla Lumbreras, vicerrectora de cultura de la UMA, al panorama artístico internacional posibilita este acercamiento al público malagueño del rico acervo cultural coreano. En la última edición del FANCINE la universidad también le dedicó un ciclo al reciente cine de este país asiático.

El interés por Corea del Sur  en nuestro país une la atención que le dedican los medios de comunicación ante los diferentes fenómenos de lo que pasa en este rincón del planeta al descubrimiento de su nueva literatura, de su cine y de sus artes visuales, como ha ido ocurriendo antes con otros países del Extremo Oriente como Japón o China.

En el plano económico, el potencial inversor de las grandes empresas coreanas en España es muy elevado. La República de Corea es la cuarta economía de Asia y dispone de una fuerte base industrial orientada a la exportación. Este desarrollo de un país que es cinco veces más pequeño que el nuestro pero que tiene, sin embargo, una población ligeramente superior, ha propiciado una prosperidad que por fuerza se ha de trasladar al ámbito de las artes.

Baste traer aquí la multipremiada comedia negra ‘Parásitos’, del realizador Bong Joon-ho, para dar fe de lo que está sucediendo en este pequeño país con una de las civilizaciones más antiguas del mundo y con una economía que ha crecido vertiginosamente en las últimas décadas, estando a la cabeza del mundo en infraestructuras y es líder mundial en la industria de la construcción naval.

Volviendo a la exposición de la UMA, obviamente si bien no es posible que estén todos los artistas que son, sí son todos los que están.  Contamos con los más representativos de las nuevas generaciones y tendencias contemporáneas predominantes.

Si en Madrid pudimos disfrutar de siete de ellos (Cho Yea Jae, Do Ho Suh, Im Heung Soon, Jong Oh, Lee Jin Woo, Timothy Hyunsoo Lee y Won Ju Lim) ahora tenemos la suerte de que se ha ampliado el espectro y podemos encontrarlos de nuevo con la incorporación de tres más, entre los que se encuentran Han Sungpil, Koo Jeong-A y los Hermanos Moojin.

Este inexcusable proyecto, como su precedente madrileño, no pretende ofrecer un solo relato sino que viene a generar  un efecto multiplicador presentando formatos diversos conectados entre sí a través de la interpretación de la pintura, del vídeo, de la fotografía, de la instalación o de la escultura.

Un somero recorrido por cada uno de los artistas representados en la exposición nos hará entender la riqueza de la propuesta.

La artista Cho Yea Jae (Busan, 1971) hace una reflexión filosófica sobre el ser y el existir que se nutre del pensamiento clásico oriental tratando de unir la experiencia de una vida habitada por el viaje.

Do Ho Suh (Seúl, 1962) muestra una obra que se caracteriza por sus arquitecturas reveladoras, vinculadas a su experiencia personal y a su construcción cultural de la identidad.

Los trabajos multimedia de Won Ju Lim (Gwangju, 1968) se centran en una poética de la arquitectura, con sus evocadoras maquetas,  sobre la base de un discurso crítico que pone en solfa la vida urbana en las megaciudades actuales con la vida rural.

Lee Jin Woo (Seúl, 1959) utiliza habitualmente como soporte el papel Hanji, la madera y el carbón en bellísimos objetos artísticos.

Im Heung-Soon (1969), que se alzó con el  León de plata en la Bienal de Venecia en 2015 por Factory Complex, plantea un manifiesto sobre las condiciones de explotación de las mujeres trabajadoras en las fábricas del país durante los sucesivos altibajos de una economía que ha alternado períodos de crisis extremas con otros de mayor florecimiento.

La reflexión de Han Sungpil (Seúl, 1972)  acerca de temas ambientales, del calentamiento global y del movimiento de los glaciares explorando la naturaleza e interpretando aquellos mundos comunes para comprender su diversidad, se apoya en el uso de la fotografía, del vídeo y de la instalación.

La obra de Koo Jeong A (Seúl, 1967) incorpora fenómenos intersubjetivos, rasgos digitales e imaginarios oportunos con capacidad de transformarse en escultura y pintura a gran escala, así como cine, animación, sonido y olor, para reinventar el espacio arquitectónico. En la muestra, sin embargo, podemos admirar su primorosa serie ‘Mountains of Love’, en unos líricos cuadritos de tinta sobre papel.

El colectivo de los Hermanos Moojin, formado por los tres  artistas Moo Jin Jeong,  Hyo Young Jeong y Young-Don Jeong, captura sentidos e imágenes extraños y excéntricos  a partir de las historias de las personas que los rodean, resaltando los aspectos nuevos y desconocidos de nuestras vidas. Reconstruyen así la vida de la gente común a través de varias maneras artísticas y resignifican el valor de los acontecimientos presentes al superponerlos al lenguaje de textos clásicos o imágenes míticas, en una exploración histórica del tiempo y del espacio, para trasladarlos al lenguaje cinematográfico.

Obviamente, el esfuerzo continuado de las galerías ha sido clave para que conozcamos la obra de algunos de los artistas que ahora llegan hasta nosotros. En el caso de Lee Gap Chul (1959), Lim Soosik (1974), Kim Joowon, Kwon In kyung (Seúl, 1979), Rhaomi, Kim Byounggu, y Kang Jin Ju hay que mencionar a la Galería Saro León de Las Palmas de Gran Canarias. Por su parte, la Galería Sabrina Amrani  de Madrid es la responsable de que Timothy Hyunsoo Lee (Seúl, 1990) y Jong Oh (nacido en Mauritania, aunque de origen coreano, 1981) hayan llegado al mercado español.

La exposición está comisariada con un exquisito equilibrio por Menene Gras Balaguer,  directora de Cultura y Exposiciones de Casa Asia. El excelente aprovechamiento del espacio expositivo y la delicada iluminación de la sala del Rectorado contribuyen a la singularización de cada de una de las obras que se presentan, como es de rigor en exposiciones colectivas como esta.

Las resonancias de este proyecto en nuestro país son numerosas, desde aquella estimable contribución de la citada Casa Asia para que Corea fuera el país invitado en 2007 en la Feria ARCO de Madrid, hasta la magnífica retrospectiva que ese mismo año la Fundación Telefónica le dedicó al legendario videoartista Nam June Paik, miembro prominente del Grupo Fluxus.

Y concretamente en el caso de Málaga hay que referirse a otro proyecto de la UMA en 2016-2017. Nos estamos refiriendo a la antológica de Cody Choi. Más oportuna no pudo ser la muestra por cuanto que el artista fue nombrado posteriormente por la Korean Foundation para representar a su país en el pabellón nacional  de la Bienal de Venecia de 2017. La Universidad de Málaga mantiene con Corea del Sur una intensa colaboración que le ha llevado a suscribir convenios de investigación y movilidad con once universidades del país.

En la apuesta que Málaga está haciendo por consolidar su protagonismo en liderar el mundo del arte en el Estado esta nueva iniciativa es, sin duda, una acertada elección que engrandece el afán renovador y ejemplar de una ciudad que enarbola incansablemente la bandera multicolor del más abierto cosmopolitismo.

¿Por qué no Corea en Málaga?

COMPÁRTELO:

Escrito por

Archivo Entreletras

El observador
El observador

En todas las épocas, las personas dedicadas al oficio de escribir han sido observadas como individuos a los que hay…

Cohesión por reparar (III)
Cohesión por reparar (III)

La Economía, tan material ella, es el alma del proyecto común, porque el hombre es un ser sociable sin remedio…

¿Para qué seguir con la filosofía?
¿Para qué seguir con la filosofía?

La diversidad desborda la capacidad comprensiva. Metafísica y ontología son pájaros caídos, aunque sigan siendo de primera necesidad. El cientifismo…

833