mayo 2022 - VI Año

LETRAS

El paradigma ético de José Saramago

2022 – Centenario del nacimiento de José Saramago

Guardo en un rincón de mi memora aquel catorce de marzo de 2006: En el salón de actos del Ateneo de Madrid se presentaba el libro de Juan José Tamayo “Nuevo Diccionario de Teología”, uno más en ms anaqueles. Junto a su autor tomaba asiento José Saramago quien dio muestras de agnosticismo» al señalar los 100.000 millones de galaxias del universo conocido, comparando esta inmensidad con la limitación humana, y luego renunciar a toda búsqueda de Dios. Aunque no pretenda yo objetar, ya entonces pensé que ese número de galaxias era parecido al número de neuronas que alberga nuestro cerebro, y éste, como aquel, está en permanente actividad constructora y destructiva, alimentado por la pasión humana de rebasarse y con-crecer.

Entonces quedaba claro que esta reducción a lo cercano, donde quedan tantas cosas por arreglar, era la opción adoptada por Saramago: un compromiso con la vida, una actitud ético-política propia de la izquierda, un desprendimiento solidario de sí mismo.

José Saramago se situaba en línea humanista de la Modernidad que, desconectada de lo religioso, que lo había tutelado, asumía la emancipación de lo humano. Por dar un ejemplo, Jürgen Habermas, en su ‘‘Discurso filosófico de la Modernidad’’ echa mano de Max Beber para señalar ‘‘la conexión interna, es decir, la relación no contingente entre modernidad y lo que llamó “racionalismo occidental”. Y, como “racional”, describió aquel ‘‘proceso de desencantamiento que condujo en Europa a que aquel desmoronamiento de las imágenes religiosas del mundo resultara en una cultura profana’’.

El hombre, al distanciarse de la religión y de las representaciones que ésta le ofrecía de lo divino, volvió su responsabilidad sobre sí mismo y sobre su mundo. De este modo, al renunciar a la moral del acomodo, surgió la ética autónoma. El hombre, en ese tiempo histórico, carga el mundo sobre sus espaldas; las vuelve a la religión; se hace profano.

Claro está que ser humanista, declarar su confianza en lo humano, practicar una ética y una praxis humanista que lo procura, no es ser ciego para con la barbarie humana. Las guerras del siglo XX, que dieron la puntilla a la metafísica, también mostraron hasta dónde podía llegar el hombre con su barbarie, y el difícil camino que el hombre tiene por delante.

En el año 2010, Alfaguara publicó ‘‘José Saramago en sus palabras’’, una edición y recopilación de Fernando Gómez Aguilera. Permítanme que, bebiendo en otras fuentes que algunas cita, ofrezca una referencia a otras declaraciones suyas a distintos medios en diferentes fechas:

En el Diario El Mundo reclamaba Saramago la responsabilidad humana: ‘‘Somos nosotros los que tenemos que salvarnos, y sólo es posible con una postura ciudadana ética’’ (22/5/1996). Sabemos que la salvación integral del hombre es asunto religioso, pero de hecho se dan distintas comprensiones de qué abarca esa integridad para aquellos que consideran al hombre sin Dios como responsable, no sólo de si mismo, sino de lo que a su mano esté en la sociedad.

Se da una metáfora de la situación de lo social en casi todas las obras de Saramago. Consideren el ejemplo de su ‘‘Ensayo sobre la ceguera’’: Resumo en mi tesis doctoral la situación general: La ceguera se extiende como una pandemia, y en la ciudad de los ciegos, donde nadie es visto, cunde la violencia como ley de la supervivencia. Queda una esperanza depositada en el médico, y en su mujer que aún conserva la vista. He aquí el fragmento del relato:

‘‘ […] no nos quedamos ciegos, creo que estamos ciegos. Ciegos que ven, ciegos que viendo no ven. La mujer del médico se levantó, se acercó a la ventana. Miró hacia abajo, a la calle cubierta de basura, a las personas que gritaban y cantaban. Luego alzó la cabeza al cielo y lo vio todo blanco. Ahora me toca a mí, pensó. El miedo súbito le hizo bajar los ojos. La ciudad aún estaba allí’’.

En el fragmento citado, las personas gritan y cantan en medio de las basuras que han generado, sin verse, sin verlas. El grito, nacido del horror, y el canto que disfraza la visión de la violencia, la decadencia y el horror, se mezclan en la ciudad de los ciegos donde se apaga el trabajo y a esperanza. El grito o el canto son la música estridente que trata de no escuchar la soledad.

El académico Francisco Proaño Arandi, de la Academia Ecuatoriana de la Lengua, publica en su trabajo ‘‘Los renacimientos de José Saramago y sus dimensiones ética, estética, y política”, una frase lapidaria de Saramago: ‘‘Dios es el silencio del universo, y el ser humano, el grito que da sentido al silencio’’.

Que Dios sea “sijé”, el silencio de los gnósticos, un silencio de lo trascendente que invita al conocimiento introspectivo como “gnosis”, o sea palabra de la inmensidad, no es cuestión para tratar aquí.

Que el grito, como el que expresa Edvard Munch en su cuadro, rojos y negros en onda, sea producido por el sentir humano de estar como “arrojado en la nada” que para nada existe, o sea el que produce la visión, todavía esclarecedora, de los resultados de un quehacer humano, vuelto contra la Vida, convertido en la ‘‘Balsa de piedra’’ de Saramago, esta vez desprendida de su continente humano, navegante a la deriva sin saberlo, es dialéctica de significados.

Que el ser humano haya de sentirse desubicado, fuera de sitio en una realidad cambiante y diversa, regida por un poder escondido y amorfo, como aquel artesano de ‘‘La Caverna’’ de Saramago, que ya no encuentra lugar en un mundo dominado por “El Centro”, donde imperan el pragmatismo y la rentabilidad como un nuevo paradigma de lo sagrado e intocable (‘‘quien no se ajusta no sirve’’, dice Marcial al renunciar a su puesto de guardia en “El Centro”), donde sólo se salvan Cipriano Algor y su familia…

Tras ellos, El Centro, en su fachada exhibe un cartel publicitario: ‘‘En breve, apertura al público de La Caverna de Platón, atracción exclusiva, única en el mundo, compre ya su entrada’’. Lo que ha sido un macro-mercado de cosas, vencedor en toda competencia agresiva, donde la violencia era ya ejercida contra los seres que eran incitados al consumo, ahora se convertía en el macro-negocio de la imagen sustitutiva de las cosas; un mundo fantasmagórico, un espectáculo de sombras chinescas para el que se podía comprar el lugar de la cadena, ya sin filosofía.

¿Cómo no evocar aquí la ingente producción que aborda el tema de la postverdad y sus enigmas?, ¿o el reciente libro publicado por el filósofo surcoreano Byung-Chul Han, titulado ‘‘No-Cosas. Quiebras del mundo de hoy’’? Que el progreso no sea hoy abarcador de totalidad, y que la racionalidad, productora de ese progreso, se haya tornado instrumental y aún falsaria, es evidencia. Como declaró Saramago a El Espectador (Bogotá 21/2/2009): ‘‘El sentido común se convierte en instrumento más revolucionario en este mundo de locos que es el de la violencia’’. Sólo que aquí nos topamos con una contradicción en los términos porque lo común es la violencia “extraespecífica”, como decía Konrad Lorenz, la que pierde el sentido en su ciega acometida, el para qué y el hacia dónde de las acciones humanas, en una revolución “diaespasmódica” que produce cambios que distorsionan lo humano.

‘‘Yo estoy comprometido con la Vida hasta el final de mis días, y me esfuerzo por transformar las cosas, y para ello no tengo más remedio que hacer loque hago y decir lo que soy’’, declaró Saramago a El Faro de Vigo el 9 de noviembre de 1994. El ser no está escondido del hacer. Casi siete meses antes había dicho en “Baleares”: ‘‘El único poder que considero revolucionario es la bondad, que es lo único que cuenta’’; una bondad, la suya, que trabaja para el “bien común” como “sumo bien” sin referencia al “Sumo Hacedor”.

No es la suya una filosofía trascendental a lo kantiano, sin embargo, se le parece: Había declarado en “Época” el 21 de enero de 2001: “Si nos ponemos a pensar las pequeñas cosas llegaremos a entender las grandes”. Sólo que no basta pensar lo pequeño para entenderlo, sino actuar en favor suyo para que realice toda su potencial grandeza. Aquí, “La Razón pura” se hace militante de “La Razón práctica”. Cuando el hombre actúa y sus acciones alcanzan valor universal, aunque no sea ese su propósito, se crea tal consecuencia. Si la ética corresponde a la dimensión personal, y la moral a la colectiva, la ética construye moralidad; de su ejercicio se produce un modo de vida, privado y colectivo, que constituye sabiduría del bien en el mundo, una sabiduría no teórica, salida de la praxis solidaria.

Créanme si les digo que percibo un campo común de trabajo ético, donde el creyente, que tiene su referencia última más allá de sí mismo, residente en sí, motivadora de su conducta ética y moral, tiene también en ello su banco de trabajo.

Cuando Habermas debate con Ratzinger la ‘‘Dialéctica de la secularización sobre la razón y la religión’’, casi al finalizar el debate, al hablar de “secularización como doble -y complementario- proceso de aprendizaje”, señala el peligro en que se encuentra el balance de la modernidad entre los tres medios de integración social, ‘‘porque mercados y poder administrativo excluyen a la solidaridad social cada vez de más ámbitos de la vida En la sociedad postsecular se impone la evidencia de que “la modernización de la conciencia pública” abarca de forma desfasada tanto mentalidades religiosas como mundanas y las cambia reflexivamente’’. Ambas partes deben entender y hacer públicos sus respectivos “descarrilamientos”. Ambas partes deben reconocer sus respectivos “depósitos de sentido”, sus “tradiciones fuertes. Ambas partes deben comprender el trabajo en común en defensa del hombre y de la Vida.

Pese a su ateísmo, Saramago no anda lejos. Comenzó su trayectoria literaria en 1947, en plena postguerra, cuando apenas contaba con 25 años. Llamó a su primer trabajo ‘‘Tierra de pecado’’. Pasaron los años y nos entregó ‘‘El Evangelio según Jesucristo’’, pero esa es ya otra historia.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN LETRAS

Letras

Chéjov, Deledda, la dignidad del paisaje

Letras

Los hombres contemporáneos no son otra cosa que ciegos que pueden ver… pero que no miran

Letras

En torno al libro ‘Lo que mueve el mundo’ de Kirmen Uribe

Letras

La escritura de Saramago: del monólogo al coro. Proximidad a la redacción de Philippe Claudel

Letras

Consideración de los cuentos de hadas

Letras

José Saramago, heterónimo de Fernando Pessoa

Letras

Se llamaba León Felipe

Letras

‘Cinco poemas comentados’

Letras

Almudena Grandes: el poderoso influjo de Galdós

Letras

La palabra interior del Ulises de James Joyce

Letras

Bernarda Alba y doña Rosa, confidentes de patio de vecindad

Letras

Nuno Júdice: cincuenta años de poesía

Letras

Regreso a Lisboa (Saramago versus Ricardo Reis)

Letras

Tarás Shevchenko, poeta de la liberación

Letras

Sobre el libro ‘Un largo silencio’ de Ángeles Caso

Letras

Años de hambre en Kiev

Letras

Saramago a escena

Letras

La impronta de Galdós en Cela: un paseo por Madrid

Letras

Saramago describe el extraño viaje del elefante Salomón

Letras

En torno a la poesía surrealista

Letras

Saramago: de la metáfora al ‘thriller’ futurista

Letras

‘Viajeras al Tren’ de Pilar Tejera, las sorprendentes aventuras protagonizadas por mujeres en los trenes de su época

Letras

Dos poetas descubiertos y uno por descubrir

Letras

Los muchos ‘Mark  Twain’ que hay en el polifacético y mordaz escritor

Letras

‘Todos Náufragos’ de Ramón Lobo

Letras

La estatua y la piedra, de Saramago

Letras

Los recientes poemas de Luis Alberto de Cuenca

Letras

Miniguía para seguir el ‘Ulises’

Letras

El paradigma ético de José Saramago

Letras

La desconocida estancia de Baroja y Azorín en la Sierra de Segura

Letras

Después de todo, Ángel Guinda 

Letras

Damaso Alonso “descubre” a Antonio Machado

Letras

Saramago, comunista de siempre

Letras

Como para que las leyesen los colibríes

Letras

¡Ese es Galdós! ¡Ese es Galdós! La Fontana de oro

Letras

‘Camino de palabras voy abriendo’: La poesía de José Saramago

Letras

Recordando a Galdós: La mujer en la sociedad de principios del XX

Letras

Tullia d’Aragona: el Renacimiento, especialmente el italiano, tiene también nombre de mujer

Letras

Entreletras recomienda 15 novelas / libros de relatos

Letras

Entreletras recomienda 15 libros de Poesía

Letras

Entreletras recomienda 15 libros de Ensayo / No ficción

Letras

En torno al libro ‘La mujer de Eliot y el hacedor de poesías’ de Pío Zelaya

Letras

Las parábolas de José Saramago entre la historia y la ficción 

Letras

Sofía Guadalupe Pérez y Casanova, 160 años de una ateneista olvidada

Letras

Almudena Grandes, en el mapa de honor de la literatura

Letras

Duelos y quebrantos

Letras

El viaje a Italia casi puede considerarse un género literario

Letras

‘La noche de los tiempos’ de Antonio Muñoz Molina

Letras

Poesia a Sul, 2021

Letras

Poesía y vino

Letras

Carmen Castellote, la última poeta viva del exilio español rescatada por el escritor Carlos García de Olalla

Letras

‘Arte Cisoria’ de Enrique de Aragón

Letras

Roberto Calasso, el conductor a “quién sabe dónde”

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (y II)

Letras

Emilia Pardo Bazán y Vicente Blasco Ibáñez. Encuentros capitalinos (I)

Letras

Salvador Reyes Figueroa: novelista, ensayista y poeta chileno

Letras

Roberto Bolaño, póstumo y contundente gancho de izquierda

Letras

Virtudes Cuevas. Una superviviente del campo de concentración alemán de Ravensbrück

Letras

Dario Fo: un humor inteligente, corrosivo, sano, catártico, crítico y provocador

Letras

Rafael Alberti, el poeta deshabitado

Letras

La literatura de ficción de Santiago Ramón y Cajal

Letras

Emilia Pardo Bazán: Coraje, preparación, lucha contra los añejos prejuicios y feminismo

Letras

De Juan Ruiz a André Breton: El buen amor vs. L´amour fou

Letras

Wéstern, inédito confín

Letras

Los círculos de Justo Jorge Padrón

Letras

El día que murió Joan Margarit

Letras

‘Tea Rooms. Mujeres obreras’ de Luisa Carnés

Letras

Sencillamente contar historias

Letras

Ernesto  Herrera  Lascazes: dramaturgo uruguayo, transgresor… y un tanto bohemio

Letras

La enfermedad y la medicina en las novelas de Emilia Pardo Bazán

Letras

Gonzalo Rojas: voz fundamental de América

Letras

‘Con la ley en los tacones. Bautizo de fuego’ de Carlos Grau

Letras

José María Castillo-Navarro o el realismo social

Letras

Emilia Pardo Bazán: 170 aniversario de su nacimiento

Letras

Poesía de la sinceridad

Letras

Publicaciones sobre Galdós en su centenario

Letras

Vigencia del paisaje de Castilla

Letras

La vuelta a casa

Letras

El encuentro de Beethoven y Goethe

Letras

Vicente Aleixandre o el lugar donde el mar deja ver el horizonte de piedra  

Letras

La lluvia fina de Luis Landero

Letras

‘Siddhartha’, la búsqueda interior de Hermann Hesse

Letras

Una peregrinación hacia Shakespeare: Galdós en Stratford-upon-Avon

Letras

Galdós: Imagen y repercusión social

Letras

Galdós vs. Delibes: Vidas paralelas

Letras

‘El médico de Ifni’ de Javier Reverte

Letras

Emilia Pardo Bazán y su vinculación con el Ateneo de Madrid, en visperas del centenario de su muerte

Letras

La relación de Galdós con el socialismo

Letras

Antonia Pozzi: ‘El gran abismo hacía la tristeza’

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (y 6)

Letras

Ernest Hemingway, la novela que encierra el gran cuento

Letras

Nicasio Álvarez de Cienfuegos, un ilustrado coherente y poeta innovador

Letras

Longfellow y Jorge Manrique, venturas y desventuras del traductor

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (5)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (4)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (3)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (2)

Letras

Caleidoscopio sobre Galdós (1)

Letras

Un futuro para la poesía

Letras

Edmond Hamilton, la ciencia ficción narrada con sencillez magistral

Letras

John Fante, mostró la xenofobia y la explotación de las minorías en la América profunda

Letras

Andrea Camilleri, la literatura consciente de sus rasgos sociales

Letras

Un poco de Don Juan

Letras

Unamuno y Portugal

Letras

‘Historias de aquí y de allá’ de Luis Sepúlveda

Letras

Raúl Zurita: desde el dolor

Letras

Francesco Petrarca… mucho más que un gran poeta

Letras

En torno a la novela ‘Antonia’ de Nieves Concostrina

Letras

Albrit o la creación del personaje en Galdós

Letras

Alejandra Pizarnik, cuando la sombra araña el alma

Letras

Meditaciones de gastronomía transcendente

Letras

‘Litoral’: la revista más hermosa y representativa de la generación del 27

Letras

Yorgos Seferis en el piélago

Letras

Jo Nesbø, huellas dactilares de excelente confesión literaria

Letras

Cesare Pavese: el sufrimiento como oficio

Letras

Duque de Rivas: liberal, dramaturgo y presidente del Ateneo de Madrid

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (y II)

Letras

Galdós en el horizonte epistolar de Blasco Ibáñez (I)

Letras

‘La caza del Snark’ de Lewis Carroll

Letras

Yorgos Seferis: poeta, ensayista, premio Nobel y diplomático

Letras

Somerset Maugham en Lisboa

Letras

Las novelas dialogadas de Galdós a debate

Letras

Vittorio Amedeo Alfieri, todo un carácter

Letras

Los cimientos de ‘El abuelo’ de Benito Pérez Galdós

Letras

Abril es el mes más cruel…

Letras

En torno al libro ‘En los pliegues del olvido’ de Ignacio Vázquez Moliní

Letras

Juan Eugenio Hartzenbusch, un punto de vista sigular…

Letras

La pasión por los naipes del doctor Egas Moniz

Letras

Doña Perfecta

Letras

Galdós para ‘Dummies’

Letras

Antonio Gamoneda: La poética de la oscuridad como origen de la luz

Letras

Literatura clásica, o metafísica, materialista, lógica, política

Letras

El Galdós protofeminista

Letras

Los tres grandes pasos hacia la Ilustración

Letras

La conferencia de Julián Zugazagoitia en Bilbao sobre literatura en 1924

Letras

Benito Pérez Galdós en el centenario de su muerte (1920-2020)

Letras

A la memoria de mi tío Pablo

Letras

Pérez Galdós, el Nobel arrebatado

Letras

Tolstoi y Shakespeare

Letras

Aproximación al libro ‘Que no se entere la Cibeles’ de Mar de los Ríos

Letras

En torno al libro ‘Extravagancia infinita’ de Javier Olalde

Letras

Augusto de Angelis (1888 -1944)

Letras

Fernando Pessoa. El yo conflictivo

Letras

Federico García Lorca ocho décadas después

Letras

Antonio Daganzo, poeta de aleaciones

Letras

Sufriente, prometeico, iconoclasta y quijotesco

Letras

Leopoldo María Panero, el traductor de la locura

Letras

Poesía y dignidad

Letras

Buenos libros malos

Letras

Confesiones de un crítico de libros

Letras

En torno a ‘Sombra de Luna’ de Francisco Álvarez ‘Koki’

Letras

Alda Merini, vivir al borde de la sombra

Letras

Literatura de cordel

Letras

Demian. Herman Hesse

Letras

Hilario Martínez Nebreda, el poeta silencioso

Letras

La literatura y sus soportes (I)

Letras

La literatura y sus soportes (y II)

Letras

La Escuela Nueva y el centenario de Ruskin

Letras

Don Quijote y el mar

Letras

Elizabeth Barrett Browning, una poeta victoriana

Letras

Por qué escribo

Letras

Ángel González: la ácida ironía de un poeta

Letras

Carmen Posadas y su feria de las vanidades

Letras

El caso Miguel Hernández

Letras

Quevedo en sociedad y III.- Obra y vinculación cívica

Letras

Quevedo en sociedad II.- La crítica como ‘función’ social

Letras

Quevedo en sociedad I.- El hombre, la sociedad

Letras

VII Certamen de Novela Histórica de Úbeda

Letras

Antología poética. Alfonsina Storni

Letras

Ángel González: palabra sobre palabra

Letras

Galdós y el melodrama

Letras

IV encuentro de Poesia a Sul

Letras

Feminismos: la mujer sobre la letra

Letras

El Hidalgo: literatura y pobreza

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (y II)

Letras

‘Celia en los infiernos’, la obra socialista de Galdós (I)

Letras

El nazismo para Antonio Ramos Oliveira en 1930

Letras

Ana Caro Mallén: una esclava en los corrales de comedias del siglo XVII

Letras

José Rodrigues Miguéis, casi olvidado

Letras

Tristeza que es amor. Alusión a Don Quijote

Letras

George Sand: ‘Un invierno en Mallorca’

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (y II)

Letras

José Ángel Valente: una estela inmortal de palabra poética (I)

Letras

Imagen de José Ángel Valente

Letras

Valente, sin aditivos

Letras

Valente: Qué la palabra sea solo verdad

Letras

José Ángel Valente, en ‘el borde de la luz’

Letras

John Berger: ‘Un hombre afortunado’

Letras

Los desafíos de Lou Andreas-Salomé

Letras

La primavera y su sombra

Letras

El Conde de Montecristo, historia de una venganza

Letras

Luis Martín-Santos y James Joyce

Letras

Los cimientos culturales del abolicionismo: Harriet Beecher Stowe

Letras

Pinceladas sobre Agatha Christie

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (y II)

Letras

Juan Ramón Jiménez, escritor de epístolas (I)

Letras

Thomas Mann: Una Europa que se derrumba

Letras

El eterno romanticismo

Letras

Qué es ser agnóstico

Letras

Pedro Garfias: La poesía desgarrada del exilio

Letras

El descenso a los infiernos de Dorothy Parker

Letras

El Conde de Oxenstiern, a quien llamaron el Montaigne del Septentrión

Letras

La sonrisa del Quijote (Una concesión a la melancolía)

Letras

Antonio Machado que estás en los libros

Letras

‘Agua’: Virginia Woolf y Alfonsina Storni

Letras

Críticos literarios, dueños del espíritu humano

Letras

El papel del lector en la posmodernidad

Letras

Poesías. Catulo.

Letras

Los vínculos entre Américo Castro y Jovellanos

Letras

Michel de Ghelderode y las Vanguardias del siglo XX

Letras

El trabajo entre las raíces, mirada sobre la creación literaria

Letras

La frase del escritor

Letras

Un cuarteto literario en clave de sol

Letras

Oía hablar a los árboles

Letras

El ‘slow’ de Pessoa (o las vicisitudes de la melancolía)

Letras

Claudio Rodríguez: del camino, del hombre

Letras

Sobre las Brontë

Letras

Borges en Ginebra

Letras

Philippe Jacottet: ‘Pensamientos bajo las nubes’

Letras

Juan Goytisolo: ‘sobre asuntos sociales y personales’

Letras

Miguel Hernández en Portugal

Letras

Mi Gloria Fuertes

Letras

Robert Walser, el paseante espiritual

Letras

‘Al menos, memoria’: Juan Ruiz de Torres

Letras

Cela, celador, celando, celar

Letras

Miguel Hernández: ‘Cancionero y romancero de ausencias’

Letras

Rafael Montesinos, renovador

Letras

Bartolomé Soler, lo amargo de la diosa

Letras

Rubén Darío, poeta de las dos orillas

Letras

Jovellanos, poeta

Letras

Un paseo por los ‘jardines’ de Eloy Tizón

Letras

Azorín, sobrevivido

Letras

Rosalía de Castro, la mejor de los mejores

Letras

Eugenio Gerardo Lobo, el ‘capitán coplero’

Letras

Galdós: una conciencia histórica lúcida

Letras

Desde el silencio, a Nicolás del Hierro

Letras

Salustiano Masó, la fuerza del tiempo

Letras

Los ‘Rubaiyat’ de Omar Khayan

Letras

Carmen Laforet, esa chica explosiva del Ateneo

Letras

Gabriel Celaya, el sueño de trabajar la poesía

Letras

Ramón Hernández, un diamante literario en las calles de Madrid

Letras

María Teresa León, el papel de la melancolía

Letras

Luis Felipe Vivanco, un poeta de los que siempre regresan

Letras

Rafael Pérez Estrada, el poder de la imaginación