abril 2021 - V Año

ENSAYO

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Retrato de M. Lobo. Museo Naval de Madrid

Se suele decir que «de casta le viene al galgo el ser rabilargo», y que me perdone D. Quijote, y eso cabría decir del Almirante D. Miguel Lobo y Malagamba. De apellido paterno asturiano, aunque su padre D. Manuel naciera en Jalapa (entonces parte de la Nueva España), nació en la marinera ciudad de San Fernando el 26.11.1821, un año después de la creación del primer Ateneo en aquel ya lejano 15.05.2020 del que hoy estamos celebrando haber culminado 200 años de vida y, con arrojo, andar por el camino del tercer centenario que es nuestra meta próxima.

El padre del que sería el Almirante Lobo, D. Manuel ascendería a brigadier el año 1826; su tío Rafael llegó a ser capitán de navío antes de fallecer en 1816 en la ciudad en que naciera, también Cádiz, y su hermano mayor, Ramón José, fue nombrado guardiamarina cinco años antes que el propio Miguel el 25.05.1835 año. Fue en ese año cuando la viuda del “felón” permitió reabrir el Ateneo de Madrid cerrado por su esposo en 1923 por su espíritu progresista y liberal, pese a que lo presidía el General Castaños al que, entre otros debía la corona. En ese mismo año Lobo participara en las guerras carlistas defendiendo el ”mayor derecho” de Isabel II frente a Carlos, el hermano de Fernando VII. Fueron épocas de un cierto progreso social: la constitución de 1836 liquidó el Antiguo Régimen con las leyes sobre señoríos y mayorazgos, abolió el diezmo y desamortizó los bienes eclesiásticos. Lobo es nombrado alférez en La Habana en 1841, el mismo año en que ocurre la segunda desamortización.

Tras el levantamiento de O’Donnell y el fusilamiento de Diego de León en 1842, al año siguiente Isabel II es nombrada reina; tiene 12 años. La marina se está renovando con la introducción del vapor. En 1847 Lobo recibe el mando del vapor de rueda “Magallanes” botado en Inglaterra. Tiene luego diferentes destinos en diversos barcos con los que pasea por todo el mundo. La Vicalvarada de 1854 da fin a la década moderada. Acaudillada por O’Donell, que configura la Unión Liberal en esos dos años, emerge entre los progresistas el republicanismo que confluirá con otras corrientes socialistas y federalistas.

Lobo traduce del inglés «La aguja de las tormentas”, manual de M. A. Becher de uso en la armada inglesa, del francés el  «Método para arreglar cronómetros por distancias lunares” de Henry Foynbec y en 1858 el «Derrotero de las islas Canarias», de M. Charles Philippe de Kerhallet. En 1859 traduce el «Tratado de navegación del golfo de Lyon» de M. A. Gouin y del inglés  las «Instrucciones para manejar botes de remos sin cubierta, en grandes resacas y rompientes, con observaciones prácticas propias para marineros u otros individuos que tengan botes a su cargo; a las cuales van unidas otras instrucciones para salvar a personas que estén ahogadas en apariencia». En 1860 publica, ya como autor, un folleto titulado «La Marina española tal como ella es. Defectos y vicios de que adolece, sin cuyo remedio serán estériles los esfuerzos que se hagan para su fomento» que tuvo gran fama por el análisis crítico que en él hace fruto de su amplia experiencia.

Participará también en la guerra contra Marruecos asistiendo a los buques que participaron en ella y a las tropas de marina que intervinieron en la batalla de los Castillejos que ganaría Prim, por lo que recibe la Cruz laureada de S. Fernando de 1ª Clase. Pocos años después participará en las pruebas del Ictíneo de Monturiol que alaba entusiasmado y le anima a terminar de perfeccionar su invento. Se le encarga la terminación del sistema de señales en la Armada que entrará en vigor el 01.01.1863. Nombrado Capitán de Navío en 1864 ese mismo año será nombrado también Mayor General de la escuadra del Pacífico. Participa en el bombardeo de Valparaíso y en la guerra del Callao substituye interinamente en el mando a Méndez Núñez mientras estuvo herido, al que finalmente relevará en 1868, el mismo año en que la revolución pone en la calle Isabel II. Ascendido a contraalmirante en 1869 es nombrado Jefe de la Escuadra de Suramérica.

Tras su relevo como Jefe de la Escuadra en 1871 es nombrado Comandante general en O Ferrol, ya bajo el reinado de Amadeo I. En 1873 hace la «Traducción francesa de la explicación de la teoría sobre que se fundan las principales tablas náuticas de D. José Mendoza y Ríos» y en 1874 del inglés la «Introducción al estudio teórico-práctico del levantamiento de planos hidrográficos» de J. K. Langhon, que será su obra póstuma (1878).

Su iniciativa gubernamental en contra del cantonalismo le hace tomar la ciudad de Cádiz, tras lo cual es nombrado Comandante general de la Escuadra del Mediterráneo. No consigue tomar Cartagena, pero finalizada la guerra cantonal es nombrado seis meses después Capitán general de la ciudad, logrando recuperar la actividad del arsenal en breve tiempo. Por razones sanitarias y lleno de condecoraciones y honores causa baja en 1873, reinando ya Alfonso XII tras el golpe de Estado del General Martínez Campos. Tuvo fuertes discrepancia con Cánovas del Castillo, que fuera Presidente del Ateneo, quién siendo Prsidente del Consejo de Ministros dijo de él, alabando su erudición y su determinación, «no cabemos ambos en el mismo Ministerio»

El año anterior a fallecer en París en 1876, se publicará su monumental obra en tres tomos “Historia General de las antiguas colonias hispanoamericanas desde su descubrimiento hasta el año 1808”. En ella rebate la leyenda negra y sin negar el afán de enriquecimiento propio del ser humano y los abusos de la mita, no obstante ser inferiores a los que ocurrían en la península en las minas de Almadén, destaca la huella que ha perdurado durante siglos fundida en esencia de las tierras y los hombres americanos y la generosidad y grandeza de la entrega con que se hizo. Inicia esta Historia General con la Guerra de Sucesión, iniciado el S. XVIII, analiza el escenario atlántico americano (buques de registro, flotas de Tierra Firme, ataques corsarios y filibusteros, etc.), el suceso de la emancipación de las trece colonias inglesas con el erróneo apoyo de España – los enemigos de nuestros enemigos no los convierte en nuestros amigos como comprobaría México una vez independizado – y los distintos ataques ingleses a las posiciones españolas empezando por La Habana en 1762, la pérdida de Trinidad en 1797, los acciones filibusteras de 1805 y aun la toma de Buenos Aires por los ingleses (1806). Acaba su obra con los levantamientos y rebeldías (1805-1808).

A esta ingente labor cultural se añade la de los numerosos artículos y ensayos publicados en El Diario Español, La España, La Ilustración, El Contemporáneo y El Clamor Público, entre otros, en una época en la que la lectura de los periódicos era el pan de cada día del ciudadano ilustrado, porque no podemos olvidar el inmenso nivel de analfabetismo que existía en el S. XIX y aun en el S. XX hasta que la labor de la II República con su plan general de escolarización empezó a poner coto al secular atropello al derecho de los ciudadanos al conocimiento.

Numerosos buques ostentaron el nombre del Almirante Lobo en homenaje a su excelente vida profesional, en tiempos harto difíciles, al servicio de España desde la Armada.

ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ENSAYO

Ensayo

Protágoras de Abdera (480 – 411 a.C.)

Ensayo

América y las Diez Tribus Perdidas de Israel

Ensayo

Violencia verbal en la política española

Ensayo

Un almirante ateneísta: D. Miguel Lobo

Ensayo

Alfonso X ‘El sabio’ en su 800 aniversario: su mayor empresa científica

Ensayo

De Amore

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (II)

Ensayo

El 8 de marzo de 2021, un día muy adecuado para hablar de la filósofa feminista Silvia Federici

Ensayo

Salud democrática y liberalismo político

Ensayo

Pioneras en la actividad sindical en enseñanza

Ensayo

Los españoles y los hispanos en Estados Unidos (I)

Ensayo

El legado constitucional de Jiménez de Asúa

Ensayo

Teofrasto: filósofo, pedagogo y botánico

Ensayo

Emerson y el Trascendentalismo norteamericano

Ensayo

Julio Hernández Ibáñez, un profesor republicano transterrado

Ensayo

Diógenes de Sinope: un filósofo desarraigado, provocador y subversivo

Ensayo

Hechos y razones contra obsesiones delirantes

Ensayo

Análisis de los resultados de las elecciones en EE.UU

Ensayo

En torno a la dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel

Ensayo

¿Qué clase de mundo nos dejará el Covid 19?

Ensayo

José Ballester Gozalvo, una biografía entre la pedagogía y la política

Ensayo

Naturalismo y religión en el debate entre Habermas y Ratzinger

Ensayo

Acerca del amor

Ensayo

La política de Balmes

Ensayo

Thomas Jefferson reivindicado

Ensayo

España, en la atención y en los escritos de Engels

Ensayo

Engels y Marx

Ensayo

Friedrich Engels: su actualidad y virtualidad

Ensayo

Recordando a Friedrich Engels, un ágil y demoledor polemista

Ensayo

Donoso Cortés y el romanticismo político

Ensayo

Un ensayo de María de Maeztu sobre Emilia Pardo Bazán, aparecido en el diario bonaerense ‘La prensa’ en 1939

Ensayo

Evocación política y social sobre el primer Unamuno

Ensayo

Reflexiones sobre la actualidad del pensamiento de Hegel según Paul Ricoeur

Ensayo

Jeremy Bentham, reconsiderado

Ensayo

La Constitución de 1812 (y II)

Ensayo

La Constitución de 1812 (I)

Ensayo

La Ilustración en España

Ensayo

Kafka: una meditación

Ensayo

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

Ensayo

Baltasar Gracián, el Barroco y el final de la Escuela Española

Ensayo

‘Ser es pensar’. El idealismo filosófico es esencialmente, Hegel

Ensayo

Hegel cumple 250 años

Ensayo

Sagasta, el gran prestidigitador

Ensayo

Andrés Saborit líder socialista

Ensayo

La archiduquesa austriaca… ‘roja’

Ensayo

¡Votes for women!: siete luchadoras que contribuyeron al milagro del voto en los EE.UU

Ensayo

Ideología y política: de Marx a Piketty

Ensayo

El Futurismo de Marinetti condujo directamente al fascismo

Ensayo

Francisco Suárez: Doctor Eximio, filósofo y jurísta

Ensayo

Síntomas psicopatológicos en tres de los principales líderes mundiales,…

Ensayo

Sócrates ¿soldado?

Ensayo

La desamortización general de Mendizábal

Ensayo

Ruido de sables en Washington

Ensayo

Referendum constitucional

Ensayo

La influencia del sufragio femenino en la cultura política

Ensayo

A propósito de Rawls

Ensayo

Duelo sin realidad

Ensayo

Responsabilidad social del periodista ante las crisis

Ensayo

Post-pandemia, una ocasión única para reinventar nuestro mundo

Ensayo

Robert Nozick, un anarquista de derechas

Ensayo

España y la antiEspaña

Ensayo

Alexander Fleming, descubridor de la Penicilina

Ensayo

La gran esperanza frustrada

Ensayo

Aporías, paradojas y dialéctica

Ensayo

El triunfo del Librepensamiento

Ensayo

Conflicto y negociación ¿A quién le puede interesar?

Ensayo

El nacimiento del liberalismo: Spinoza y Locke

Ensayo

John Locke: forjador del liberalismo político

Ensayo

Pensar en grande

Ensayo

La convivencia entre culturas y civilizaciones

Ensayo

Breves notas sobre Benito Pérez Galdós y el socialismo, en las elecciones de 1910

Ensayo

Inteligencia y liderazgo

Ensayo

Alcance militar y geopolitico del Brexit

Ensayo

Aprender a vivir con lo que nos ha tocado

Ensayo

Como seguir siendo cristiano en un tiempo postsecular. Una respuesta a Bonhoeffer.

Ensayo

Progreso y sentido

Ensayo

Rita Levi-Montalcini

Ensayo

Redes infames

Ensayo

Juegos de poder del nacionalismo

Ensayo

Héroe mutilado

Ensayo

Juegos de poder de la información

Ensayo

Sexto Empírico: Una aproximación al escepticismo grecolatino

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (y II)

Ensayo

Habermas-Rawls-Tönnies (I)

Ensayo

Repensar la protección de las personas vulnerables en la investigación científica

Ensayo

Decir y representación

Ensayo

La verdad, relativistas, los liberará

Ensayo

¿Cómo feminizar la vida social?

Ensayo

Nietzsche y la breve verdad

Ensayo

Juan López de Hoyos: el nexo entre Erasmo de Rotterdam y Cervantes

Ensayo

Hay mucho de lo que enorgullecerse

Ensayo

Europa un hermoso y original edificio… a medio construir

Ensayo

La estética en Eugenio Trías

Ensayo

Diez años releyendo a Dahrendorf

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (y II)

Ensayo

Consecuencias sociales y políticas de las nuevas tecnologías en el marco del transhumanismo h+ (I)

Ensayo

Solón puso los cimientos de la democracia ateniense

Ensayo

Lógica, comprensión, traducción. Crítica de la traducción pura

Ensayo

Europa: Sísifo y la piedra

Ensayo

Ángel Fernández de los Ríos, un lugar destacado en la historia de Madrid

Ensayo

Hacia la unidad europea

Ensayo

Magdala o la historia de la trampa

Ensayo

Guillermo de Ockham… es mucho más que su célebre navaja

Ensayo

Política, comienzo incausado del arte de historiar

Ensayo

En el espejo se reflejan… los forajidos

Ensayo

Contra la misoginia, inteligencia y combatividad

Ensayo

El compromiso democrático de John Dewey

Ensayo

Unos meses decisivos para Europa

Ensayo

Infieran, no vaticinen, aborrecedores del lopezobradorismo

Ensayo

Las socialistas belgas hasta finales de los años veinte

Ensayo

Maquiavelo, más allá de los lugares comunes

Ensayo

Sobre la Constitución y su Preámbulo

Ensayo

De tal palo tal astilla

Ensayo

La pérdida del impulso liberal (y II)

Ensayo

La pérdida del Impulso Liberal (I)

Ensayo

Séneca: invitación al diálogo sereno y a la reflexión

Ensayo

Ferdinand Buisson en el laicismo francés

Ensayo

Trasímaco vuelve… o quizás, no se haya ido nunca

Ensayo

Filosofía, enemiga de la economía digital

Ensayo

La reseña crítica de Manuel Cordero de la Restauración de Romanones

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (I)

Ensayo

El liberalismo en el siglo XXI (y II)

Ensayo

John Rawls: un nuevo paradigma contractualista basado en la justicia redistributiva

Ensayo

Ferdinand Tönnies

Ensayo

Aquí, en la izquierda, no sobra nadie

Ensayo

La ‘Mélange’ ideológica y el ‘soufflé’ estratégico catalán

Ensayo

Guillermo de Torre, heterodoxia frente a conformismo

Ensayo

Un prefacio de Tierno Galván al Contrato Social de Rousseau

Ensayo

El movimiento del espíritu social. De la religión al arte

Ensayo

Fancesco Guicciardini, un diplomático toscano por tierras extremeñas

Ensayo

Norberto Bobbio, más marxiano que marxista

Ensayo

Freud nuestro contemporáneo

Ensayo

La experiencia de Suecia para Andrés Saborit en 1930

Ensayo

La naturaleza en Marx

Ensayo

Las contradicciones de Gertrude Stein

Ensayo

Jean Jaurès, un pacifista y un europeista convencido

Ensayo

Encomienda de moderación

Ensayo

Aproximación a las bases teóricas del Mayo 68

Ensayo

Polibio de megalópolis y los valores republicanos

Ensayo

Una ética ecológica contra el totalitarismo tecnológico

Ensayo

Gioberti o el nacionalismo conservador

Ensayo

Al hilo de unas reflexiones políticas

Ensayo

Karl Korsch: ha vuelto para quedarse

Ensayo

David Harvey: La acumulación por desposesión

Ensayo

Guy Debord: la lucidez anticipatoria

Ensayo

Lo más humano, la idea, es la materia de la historia

Ensayo

Laicidad, sociedad abierta y emancipación ciudadana

Ensayo

Cesare Beccaria, un ilustrado frente a la barbarie

Ensayo

Política y pensamiento científico

Ensayo

El infinito viajar

Ensayo

El político y el científico

Ensayo

Enrique Tierno Galván

Ensayo

Nos sigue haciendo falta Tierno Galván

Ensayo

Albert Camus, un extranjero rebelde entre seres alienados

Ensayo

Los miedos de Baruch Spinoza

Ensayo

Lenin, la Revolución como Ciencia

Ensayo

Virtualidad y cultura (La realidad fingida)

Ensayo

Cataluña y la ‘navaja de Occam’

Ensayo

Epicuro: el filósofo de los placeres moderados

Ensayo

Isaiah Berlin, un excelente y polémico ensayista

Ensayo

Rafael Méndez (1906 – 1991)

Ensayo

La serena inteligencia de Kolakowski

Ensayo

La posibilidad de la utopía

Ensayo

1 de octubre, 2018: días antes de un día después

Ensayo

Año 2018: ¿tiempo de la gran revisión constitucional?

Ensayo

Introducción estival al concepto de ‘liderazgo político’

Ensayo

Todo cambia…algo permanece

Ensayo

El sentimiento trágico de la vida

Ensayo

Adorno: Reflexiones desde la vida dañada

Ensayo

¿Por qué nadie recuerda a Daniel Bensaïd?

Ensayo

Cataluña, ‛casus belli’

Ensayo

Ferrater Mora, un catalán universal

Ensayo

Gramsci y Maquiavelo

Ensayo

La educación y la filosofía como utopía

Ensayo

El laicismo en Habermas y su origen griego

Ensayo

Walter Benjamin, fracturas de la modernidad

Ensayo

Demos la palabra a Herbert Marcuse

Ensayo

Los misterios de Homero

Ensayo

La función de las ideologías según Max Horkheimer

Ensayo

Les presento a Margarita Nelken

Ensayo

Impunidad, no gracias

Ensayo

La vigencia de Erich Fromm

Ensayo

María Zambrano está viva

Ensayo

Buscando a Fernando Pessoa

Ensayo

El encuentro borgiano de Shakespeare y Cervantes

Ensayo

Dones de Amor, ay, cuitas de Amor

Ensayo

Intransigencia y control social: Flaubert y Baudelaire en el banquillo

Ensayo

El día que conocí a Ernesto Cardenal

Ensayo

Li Po y la melancolía

Ensayo

Epicteto de Hiérapolis (55dc/135dc), un esclavo filosófo del periodo helenístico

Ensayo

Gianni Vattimo y el “pensiero debole”