abril de 2024 - VIII Año

La costa de Águilas lugar de paso en el viaje de la reina Isabel II por Andalucía y Murcia

Imagen de Águilas el ultimo cuarto del Siglo XIX

El inicio del Siglo XIX será un proceso convulso de la historia de la España con la invasión napoleónica, produciéndose durante  el posterior reinado de Fernando VII  la crisis de las estructuras del  Antiguo régimen y de la monarquía absolutista.  A la muerte del monarca,  la minoría de edad de la heredera   obligó a una regencia desempeñada primero por la reina viuda María Cristina y desde 1840 por el general Baldomero Espartero que permanecerá hasta 1843. Durante este periodo es cuando se implanta el régimen liberal y las bases de un nuevo modelo de estado que asentará el concepto moderno de España como nación y de su sistema político, siendo cuando se inicia el reinado de Isabel II que será conocida por el pueblo como “la Reina castiza”.

Hija de Fernando VII y de la napolitana María Cristina de Borbón-Dos Sicilias, accedió al Trono cuando a los tres años falleció su padre, después de que fuera derogada la Ley Sálica que impedía reinar a las mujeres. Una disposición que dejó fuera de la sucesión dinástica a su hermano el infante Carlos María, provocando un conflicto civil entre isabelinos y partidarios del Pretendiente Carlos que derivó en tres guerras civiles a lo largo del Siglo XIX. Isabel II fue coronada a la edad de trece años tras un largo periodo de Regencia de su madre en el que fue respaldada por los liberales. A los dieciséis se casó con su doble primo hermano, Francisco Asís de Borbón; matrimonio sin amor ni respeto mutuo, impuesto por razones de Estado y subordinado a los intereses de Francia e Inglaterra. Un desastre en lo personal dada la homosexualidad de él y sus ansias de poder. Lo único que  hará será aparentar, reconociendo a sus hijos como propios.  Consecuencia de ello y del ardor amoroso que arrastraba la reina, su vida íntima resultó escandalosamente desordenada por su adicción a los hombres, conociéndosele numerosos amantes, teniendo como fruto de una de estas relaciones al que sería futuro rey Alfonso XII.

Arco del Triunfo levantado en Murcia en honor de Isabel II

En el ámbito político su reinado tendrá una enorme inestabilidad por los enfrentamientos entre moderados y progresistas que irán disputándose el poder, produciéndose continuos cambios de Gobierno  encabezados por los generales Narváez y O’Donnell, representantes de esta ideologías. Habrá durante el periodo numerosas revueltas y asonadas militares,  diversos proyectos y promulgación de constituciones y tendrán lugar las desamortizaciones eclesiásticas. La soberana se rodeará de una serie de figuras controvertidas impopulares  que influirán en su persona, como la franciscana María Dolores Patrocinio “la monja de las llagas” milagrera y vidente,  acusada por algunos sectores de embaucadora y mentirosa que decía sufrir  los estigmas de Cristo o su confesor el padre Claret que será participe de muchas de las decisiones que tome. Mientras tanto, la nación y el pueblo sufría impotente las derivas del desgobierno, sumida en un enorme atraso, alejada del bienestar y desarrollo económico que la revolución industrial comenzaba a procurar al resto de Europa.

La llegada de la Unión liberal en 1858 liderado por O’Donnell, conllevó un periodo de estabilidad  política de cinco años donde se realiza una ambiciosa política estatal de obras públicas, transportes y comunicaciones de grandes inversiones que permitirán el desarrollo del ferrocarril, la aprobándose una reforma de la administración y la liberación del mercado de la propiedad y subsuelo, que producen un importante crecimiento económico acabando con el estancamiento en que se encontraba el país. Igualmente se produce una destacada acción internacional  con  su actuación en la Guerra de África (1859-1860) y las intervenciones en Indochina (1857-1863) y  Méjico (1861-1862) que pondrán a España al nivel de las principales potencias del momento.

El prestigio recuperado hará que la reina inicie, para recobrar entre la ciudadanía el respeto de la institución monárquica, una serie de visitas oficiales como instrumento político que le llevarán por todo el territorio nacional. En 1858  viajará a Valencia y Alicante para inaugurar el ferrocarril, Igualmente ese año estará  en Valladolid, Toledo y Extremadura primero y después en Castilla-León,  Asturias y Galicia. En 1860 se desplazará   a  Aragón, Alicante, Baleares y Barcelona y en  1862 recorrerá Andalucía y Murcia.   En este último viaje partirá de Madrid para entrar en Andalucía por Jaén, siguiendo por Córdoba, Sevilla y Cádiz, desde donde regresará a Sevilla y a Jaén para continuar por Granada y Málaga continuando en barco hacia Almería y Cartagena, siguiendo por Murcia y Orihuela desde donde regresará a Madrid.

El Infante Alfonso con el traje de huertano de Murcia

La comitiva real estaba formada por una corte de unas cincuenta personas, la plana mayor del estado, su esposo Francisco de Asís y dos de sus hijos, María Isabel y el Infante Alfonso príncipe de Asturias que posteriormente reinará como Alfonso XII. El día 20 de octubre llegará a las nueve y media de la mañana a Almería con una escuadra de once buques  que la escoltaban, desembarcando en un muelle construido para la ocasión. Isabel II permanecerá una ochos horas, partiendo rumbo a Cartagena  a las cinco y media de la tarde cuando empezaba a atardecer.

En el recorrido marítimo entre las dos ciudades atravesara la costa aguileña a la que llegara con las luces del amanecer. Las autoridades estarán  dos días consecutivos embarcados frente a las aguas del puerto de Águilas esperando el paso de la familia Real, acompañados de numerosos bajeles de diversa clase que querían tener el honor de saludarles y ofrecerles su homenaje. Los barcos de la flota pesquera le ofrecerán sus honores acompañándola desde Terreros a Cabo Cope. El tributo dispensado motivo que los patronos que salieron recibieran posteriormente como reconocimiento un pergamino de agradecimiento firmado por la soberana.

La Correspondencia de España 25/10/1862

“Los vecinos del Puerto de Águilas han hecho una grande ovación al paso de los reyes el día 21 por delante de aquel punto, saliendo a saludarles el capitán del puerto y demás autoridades acompañados de músicas y más de 1000 personas que ansiosas de saludar a los reyes equiparon el bergantín goleta San Ginés y el de igual clase San Juan, y los laúdes de gran porte Nazareno y Dolores.

Las autoridades montaban el Paliebot Aníbal”

No cabía duda de la simpatía que se le procesaba en el municipio, habiéndose decantado Águilas por la causa Isabelina durante las contiendas civiles carlistas, denominando durante la primera de estas la Plaza Mayor  con el nombre de Isabel II. La flota real corresponderá reduciendo la  marcha para recibir los saludos aunque no se detendrá continuando su marcha.  Estaba constituida por las fragatas: “Isabel II” donde navegaba la reina,  “Vasco Núñez de Balboa” y “Berenguela”, el vapor “Colon” y la goleta “Consuelo”. La formación la completaban  la fragata “Carmen”, Esperanza” y “Ferrolana, las goletas “Concordia”, “Santa Lucia” y “Buenaventura”, los vapores “Ulloa”, “Lepanto”, “Piles”,  y la corbeta inglesa “Malacca” donde iba el cónsul.

Isabel II

Llegará Cartagena a las siete y media de la mañana del  día 22,  teniendo la ciudad a la vista desde las seis y cuarto. Desembarcaron a tierra  alrededor de las once y media de la mañana  debido al malestar en que se encontraba  la reina por la travesía marítima realizada. Estará varios días en la ciudad visitando la cuenca minera de la Unión donde descenderá a una mina en el pozo llamado “La Belleza” de 300 metros de profundidad. Finalizando la estancia se desplazó en un tren a Murcia, inaugurando la línea férrea. En la capital  permanecerá  del 24 al 27 de octubre donde entre otros lugares visitara  la Catedral de Murcia y el Santuario de la Fuensanta, disfrutará de las esculturas de Salzillo y asistirá al estreno del Teatro Infantes  con una obra de Julián Romea.

Águilas será participe del acontecimiento. El Gobernador civil de la provincia Pedro Celestino Argüelles como organizador de los actos que iban a realizarse durante la visita de la reina, dará cuenta  de un oficio el día 15 de septiembre al consistorio aguileño en el que se informaba de que se invitaba a una comisión presidida por el alcalde José Crouseilles, para que estuviera en Murcia en representación de la población y felicitar a su alteza llevando de presentes los productos más importantes del país que entregarían los jóvenes que hubiera designado. La corporación elegirá como miembros de esta comisión a los concejales José Fernández Corredor, José Hernández, Domingo Rex y Manuel Orts que prepararían  todo lo necesario para tan importante servicio.

El  Gobernador publicará una circular el 29 de septiembre por el interés que mostraron diversas localidades en contribuir económicamente para darle solemnidad a las fiestas que iban a realizarse en obsequio de la soberana indicando que no debía permitir que este gasto afectara los fondos municipales. Para esto se resolverá que se presentará un presupuesto que se cubriría con la partida de imprevistos. El consistorio aguileño en este sentido responderá que como no iba a resultar afectada en absoluto la hacienda local, para que se cumpliera del mejor modo la efeméride se tomará la diferencia  del sobrante de los ingresos calculados para la población resultando una suma comprendida entre 4000 y 5000 reales.

La reina en Murcia recibirá el día 25 de octubre a las dos de la tarde a los alcaldes y comisiones de las diversas poblaciones de la Región, después del besamanos oficial, siendo obsequiada con una corona de flores de cada municipio. En este acto por la intersección del diputado Provincial del partido de Lorca José Moreno Rocafull, pudo presentarle la alcaldía la petición de la construcción del puerto y la ampliación de privilegios de productos de su aduana, que no había podido hacerse cuando la escuadra real paso frente a Águilas, siendo tomada en consideración.

Navio “Isabel II”, donde iba la reina, en el puerto de Cartagena

Una circular informará el 29 de octubre de  que por las atenciones recibidas, la reina hacía un donativo de 6000 reales para socorro de las poblaciones, en cuyo término había transitado. El síndico municipal indicará que como Águilas había sido el primer lugar de la región que atravesó la comitiva real, siendo recibida esta frente a las aguas de su puerto, podía considerarse comprendida dentro de este reparto habiendo además contribuido el vecindario en las celebraciones en su honor. La corporación elevará un oficio al gobernador en este sentido indicando se le tuviera presente en las distribución que iba a realizarse por la cantidad que se estimara oportuna por merecerla.

El ayuntamiento recibirá del Gobernador de la Provincia, el 23 de febrero de 1863, un comunicado del ministro de Obras Públicas sobre la determinación de la construcción del puerto como se había demandado en la reunión con la reina. En este se indicaba que sería costeada la obra con el compromiso de que el municipio reintegrara la mitad en el plazo de diez años, siempre que estuviera de acuerdo lo que es aceptado unánimemente, autorizando el pleno al alcalde para iniciar las gestiones pertinentes. Igualmente el 16 de mayo, el Gobernador enviara un oficio de la dirección general de Aduanas y Aranceles en la que se pedía que se detallara que productos eran los que entraban en su petición. En este sentido se responderá qué eran (madera. hierro, brea, acero)  los necesarios para atender las diversas artes e industrias y alcohol por los impuestos derivados, siendo los principales artículos en el comercio.

No podrá acometerse  la obra del puerto por producirse en ese momento la descomposición del régimen isabelino  . La inestabilidad  política que se inicia con la dimisión de O’Donnell  en marzo de 1863 y la crisis financiera y de subsistencia que afecta al país (1865-1866) ocasionará un descontento popular que derivo en el estallido revolucionario de 1868 donde Isabel II será derrocada. El destierro posterior  hará que la historia la recuerde como “ la de los Tristes Destinos” quedando en el olvido como un recuerdo el cariño que la nación le había procesado.

COMPÁRTELO:

Escrito por

Archivo Entreletras

Luz sobre César Franck en su bicentenario
Luz sobre César Franck en su bicentenario

El escritor y musicógrafo Antonio Daganzo arroja luz sobre la figura, la dimensión estética y el corpus creativo de César…

‘¿Qué pensaría su padre si…?’
‘¿Qué pensaría su padre si…?’

Centenario del nacimiento de Enrique Tierno Galván (1918-1986) Este interrogante lo he ido escuchando cada vez más a menudo durante…

Hegel: un contradictorio pensador imprescindible
Hegel: un contradictorio pensador imprescindible

250 aniversario del nacimiento de Hegel  Controvertido, contradictorio, discutido, admirado, atacado, vilipendiado. Estas, y muchas cosas más, pueden encajar en…

1118